Prueba

Sometemos a prueba al Skoda Spaceback 1.6 TDi 105 CV 2013

35 fotos

Ampliar

09 de abril, 2014

El Skoda Rapid Spaceback 1.6 TDi de 105 CV es un coche que ha demostrado ser muy práctico en el día a día por su amplio interior y bajos consumos. Tal vez la gran pregunta sobre este modelo es si merece la pena respecto al modelo de quien deriva, ¿qué ventajas tiene frente al Skoda Rapid?, lo vemos.

El Skoda Spaceback de la prueba de hoy es un ejemplo perfecto de lo que yo suelo llamar “un coche honesto”: tiene todo lo que uno necesita de un automóvil, es práctico, sencillo, cómodo, amplio, gasta poco y el precio no está mal. La pregunta que me asalta es si hay alguna ventaja respecto al Rapid, el modelo del que deriva. Estéticamente me parece que sí, personalmente me gustan los coches tipo ranchera más que las berlinas, pero en el uso diario, el Spaceback no gana mucha versatilidad ni litros de capacidad frente a su hermano como veremos más adelante.

El motor 1.6 TDi de 105 CV es el complemento perfecto en este coche. Sus prestaciones son más que decentes y gasta realmente poco pese a tener una caja de cambios de sólo 5 relaciones cuando lo normal empiezan a ser las de 6. Ya que hablo de la mecánica, me ha sorprendido lo bien aislado que está el habitáculo de su sonido, mejor que en el Seat Toledo que pude probar en su día.

Nuestra valoración: 7,7

7

8

7

8

7

9

Destacable

  • Relación precio/producto
  • Consumos
  • Practicidad

Mejorable

  • Espacio plazas traseras
  • Sólo 5 marchas
  • Reposabrazos delantero

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Skoda Spaceback: Imagen de marca

El color rojo favorece al Spaceback.

35 fotos

Ampliar

Hay a quien no le gusta que todos los modelos de una misma compañía se parezcan demasiado, y en el caso de Skoda es difícil distinguir si estamos ante un Rapid o un Octavia (que son los más recientes) al primer golpe de vista. Personalmente me parece bien que una marca mantenga un cierto aire de familia en su gama y en el Spaceback, aunque me resulta algo anodino, me gusta como han solucionado el añadir una ventana más al lateral, transformando la berlina en un coche familiar.

Al prolongar el techo unos centímetros más, la puerta trasera deja un espacio más alto para acceder a los asientos de la segunda fila que en el Rapid, ya que en éste la puerta va descendiendo siguiendo la caída del techo hacia el portón.

Estéticamente no es un diseño espectacular, pero sí resulta homogéneo y proporcionado, algo que no es fácil de conseguir en un coche bastante compacto en sus dimensiones y con aire de station wagon.

Motor: Skoda Spaceback: en el punto de equilibrio

El motor 1.6 tiene unas buenas prestaciones y un consumo excelente.

35 fotos

Ampliar

El motor 1.6 TDi de 105 CV es perfecto para el enfoque de este modelo, con un equilibrio entre prestaciones y economía de funcionamiento destacable. Gracias a la generosa cifra de par tiene una buena respuesta al acelerador y no necesita un escalonamiento del cambio muy cerrado, por lo que se basta con una caja de cambios de 5 marchas, con una quinta bastante larga para bajar el régimen en autovía.

El tacto de la mecánica no es de los más finos del mercado, pero el Spaceback está bien aislado (aunque el motor carece de la clásica carcasa anti ruido sobre la culata, hay que contener los costes…) y no se cuela demasiado ruido en el habitáculo, aunque fuera sí suena descaradamente a diésel.

La caja de cambios es algo tosca de manejar, sobre todo la marcha atrás, que a veces se queda algo agarrotada y exige fuerza para volver a punto muerto.

Pese a la escasa cilindrada (1,6 litros) el motor tiene bastante par y se recupera bien, por lo que no vamos a necesitar utilizar demasiado el cambio, ni siquiera en los adelantamientos, donde merece más la pena aprovechar el empuje a medio régimen que la potencia en alta, pues el par cae rápidamente alrededor de las 4.000 rpm.

Este funcionamiento de la mecánica hace que sea un coche muy fácil y agradable de conducir y con el que podremos tirar de marchas largas incluso en ciudad.

Comportamiento: Skoda Spaceback: Para todos los públicos

Gracias a su compacidad es un coche muy práctico en ciudad.

35 fotos

Ampliar

La plataforma del Spaceback demuestra que un esquema sencillo puede ser más que suficiente si está bien puesto a punto y es equilibrado. No hay diferencias de comportamiento entre el Rapid y el Spaceback y la sencilla suspensión trasera con eje rígido y brazos tirados no plantea problemas.

Este Spaceback está muy equilibrado entre la dureza de las suspensiones, su geometría y el tamaño de los neumáticos, con unas sencillas llantas de 16 pulgadas que, además, son muy fáciles de limpiar.

La unidad de pruebas equipa frenos de disco en el eje trasero, lo que mejora a progresividad de la frenada en este eje, algo que se nota sobre todo si el ESP tiene que corregir la trayectoria cuando cometemos un error.

Los frenos tienen un buen tacto y detienen el Spaceback en unas distancias razonables, con un asistente a la frenada de emergencia que no hace cosas raras y sólo actúa cuando realmente estamos en una situación apurada.

La dirección es rápida y tiene un buen nivel de asistencia, lo que facilita tanto las maniobras en ciudad como el circular a altas velocidades, sin esa incómoda sensación de flotabilidad que proporcionan algunas asistencias demasiado exageradas.

La maniobra de esquiva la soluciona sin el menor inconveniente, basta con apuntar con el volante y el coche hace lo que le mandamos, aunque el balanceo es notable la trayectoria no plantea problemas, ni tampoco hace el menor amago de vuelco, de nuevo sale a relucir que es un coche muy equilibrado entre suspensiones y nivel de adherencia.

Definitivamente, el Skoda Spaceback resulta un coche muy noble y fácil para cualquiera. Es subvirador y no bate récords de velocidad en el paso por curva, pero tampoco es demasiado torpe ni nos pone en aprietos si cometemos errores.

Equipamiento: Skoda Spaceback: Para qué quieres más

Los mandos de la climatización son sencillos de utilizar.

35 fotos

Ampliar

Como es lógico en este segmento de precio no podemos esperar un equipamiento muy extenso, pero tampoco está mal servido, aunque no estaría de más que equipase climatizador automático de serie en lugar de un sencillo aire acondicionado.

En realidad, el Spaceback tiene todo lo necesario para el día a día: aire acondicionado, control de estabilidad, control de crucero, un equipo de sonido decente y con toma auxiliar… honestamente no necesitamos nada más en un coche, aunque sí que es cierto que algunos elementos de seguridad podrían estar presentes, como los sensores de ángulo muerto, pero eso encarecería un coche que tiene una buena relación calidad/precio.

Consumo: Skoda Spaceback: Austero viajero

La denominación Rapid desaparece del portón trasero.

35 fotos

Ampliar

Con una autonomía que puede llegar a los 1.000 km, el Spaceback 1.6 TDi es un viajero infatigable gracias a unos consumos medios que a 120 km/h se estabilizan en los 5,3 l/100 km, mientras que en ciudad tendrán que ponerse muy mal las cosas para llegar a los 7 l/100 km.

En carretera, con cruceros entre 70 y 90 km/h estaremos por debajo de los 5 l/100km, todo ello sin necesidad de cajas de cambio de 6 marchas, ni start/stop, etc. El truco es una mecánica eficiente, un peso razonable y unos neumáticos con unas medidas apropiadas para su tamaño y prestaciones.

Rivales

Vehículo

Skoda Rapid 1.6TDI CR Ambition 77kW

Seat Toledo 1.6TDI CR Style 105

Kia Cee´d SW 1.6CRDi Drive 128

Nissan Note 1.5dCi Tekna Sport

Precio Desde
20.930 €
Desde
21.870 €
Desde
23.010 €
Desde
19.475 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 5 marchas 5 marchas 6 marchas 5 marchas
Potencia (CV) 105 105 128 90
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,4 10,6 11,2 11,9
Consumo Medio (l/100 km) 4,4 4,4 4,5 3,5
Emisiones CO2 (g/km) 114 114 117 93

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Rubén Fidalgo

    El Skoda Spaceback es un claro ejemplo de lo que yo suelo llamar “Coche honesto”. Ofrece buenas cualidades por un precio muy competitivo, está bien construido y en ningún momento pretende ser lo que no es.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche