Prueba

Sometemos a prueba el Alfa Romeo MiTo 1.6 JTDm Sportiva 120 CV

41 fotos

Ampliar

23 de junio, 2014

El Alfa Romeo MiTo Sportiva se distingue por un acabado y una puesta a punto de su bastidor más racing. En el interior, los asientos Sabelt prometen fuertes sensaciones, pero el resultado no es tan bueno como uno se espera de un especialista de este nivel, pese a las bondades del modelo.

Aunque ya no llama tanto la atención como cuando llegó al mercado en 2008, lo cierto es que sigue siendo un coche con un atractivo superior a la media de su segmento y, si además lo “vistes” un poco de sport, el Alfa Romeo MiTo Pack Sportiva luce todavía más.

Equipado con unas llamativas llantas de 18 pulgadas, faros con máscara negra y unos impresionantes asientos tipo baquet con el armazón realizado en fibra de carbono y firmados por el especialista Sabelt, esta edición del MiTo tiene un aspecto que impone.

El mítico trébol de 4 hojas ha estado reservado a las versiones más “prestacionales” de las respectivas gamas de Alfa Romeo desde que el carismático piloto Ugo Sivocci lo pintó por primera vez sobre su coche de carreras para alejar la mala suerte que solía tener en las diferentes competiciones. El trébol cumplió su misión y Sivocci ganó la Targa Florio de 1923, otorgando a Alfa Romeo el primer título en una carrera internacional.

En el caso del MiTo de la prueba de hoy, el famoso amuleto verde está presente sobre los pasos de rueda delanteros, custodiando la mecánica diésel más potente disponible para este coqueto utilitario. Aunque sus prestaciones son buenas, lo cierto es que no lo son tanto como para justificar una puesta a punto del chasis tan radical como la de esta versión. El conjunto resulta un tanto desequilibrado, con unas suspensiones muy rígidas que lo hacen incómodo en el día a día y a las que no se les saca partido con esta mecánica.

Nuestra valoración: 7,7

8

8

8

7

7

8

Destacable

  • Imagen atractiva.
  • Relación prestaciones/consumo.
  • Personalidad.

Mejorable

  • Asientos Sabelt.
  • Tacto de la dirección.
  • Incómodo en ciudad.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Alfa Romeo MiTo Sportiva: estilo y personalidad

No cabe duda de que es un coche atractivo.

41 fotos

Ampliar

Dentro de los coches pequeños, el MiTo es uno de los más atractivos gracias a su diseño, con un frontal en el que la parrilla en forma de corazón de Alfa Romeo y unas formas muy redondeadas y agresivas otorgan a este modelo una imagen con mucha personalidad y un aire distinguido que la mayoría de sus rivales no posee y que se percibe en detalles como su llave, que imita la forma de la parrilla delantera.

La vista lateral está marcada por su cintura alta y unos voladizos muy recortados, con las ruedas prácticamente en los extremos de la carrocería, algo que, además de la estética, beneficia el comportamiento dinámico, al hacer más grande la superficie de apoyo sobre el asfalto.

La parte trasera es tal vez la que resulta menos atractiva; las dimensiones del MiTo son bastante recortadas y hay que lograr un espacio interior lo suficientemente práctico como para no perder la partida en este apartado en el segmento B, así que el portón cae casi en vertical desde el techo hasta el paragolpes.

Las llantas de 18 pulgadas (acabadas en negro mate y aluminio pulido) y la suspensión deportiva le dan un aire aún más agresivo al MiTo, resultando un conjunto muy atractivo.

Interior: Alfa Romeo MiTo Sportiva diésel: Sabelt puede mejorar

Una decepción, sujetan mucho peor de lo que su apariencia indica.

41 fotos

Ampliar

Tal vez las expectativas creadas sobre los asientos eran excesivas, pero esperaba más de Sabelt como especialista en estas lides. Es indiscutible que son eficaces en cuanto a la imagen deportiva que desprende este modelo. Nada más abrir la puerta, uno se encuentra con unos formidables baquets de aspecto impecable, que lucen orgullosos la fibra de carbono con la que está hecho su armazón. Sus prominentes pétalos prometen una sujeción inmejorable, pero sólo es así en la zona de los muslos; la espalda queda apoyada en una superficie completamente plana y hace que los hombros vayan de lado a lado en las curvas. Además, el mullido de los mismos es excesivamente duro y resultan incómodos.

También me parece mejorable la protección que ofrecen en caso de impacto por alcance, pues el reposacabezas queda muy alejado de la nuca. Es ideal para conducir con casco, pero no para ir en coche a diario.

El resto del habitáculo apenas difiere del de otros MiTo, con una instrumentación muy legible y bien presentada, un salpicadero acabado en un tejido que sigue el patrón de la fibra de carbono y una buena postura de conducción.

Las plazas traseras van un poco justas de espacio, algo normal en esta categoría. Los asientos Sabelt tampoco ponen las cosas fáciles, ya que resultan algo aparatosos: aunque además de abatir el respaldo deslizan la banqueta para dejar un mejor acceso a los pasajeros de la segunda fila, sus voluminosas dimensiones penalizan este apartado.

Los acabados son buenos y los ajustes también, sorprendiendo la ausencia de ruidos provenientes de las ventanillas y de las puertas. Conseguir esto es muy complicado en un coche con unas puertas tan grandes y sin marcos para las ventanillas como nuestro protagonista; deja patente que Alfa Romeo se ha preocupado de que el MiTo mantenga ese toque “superior a la media” que anuncia su atractiva carrocería.

Motor: Alfa Romeo MiTo Sportiva diésel: buenas prestaciones

Los consumos del MiTo invitan a viajar.

41 fotos

Ampliar

Aunque hay mecánicas más potentes disponibles para el MiTo (hasta los 170 CV del motor 1.4 de gasolina sobrealimentado), el 1.6 JTDm es el más poderoso de la gama diésel. Lo cierto es que sus 120 CV dan para bastantes alegrías, siempre y cuando llevemos activado el modo “Dynamic” en el selector “DNA“, que modifica la respuesta de este Alfa en tres grados:

  • Dynamic: el pedal del acelerador es más sensible y el motor responde con más brío.
  • Natural: además de un pedal menos sensible, se reduce la presión de sobrealimentación para disminuir el consumo.
  • Allweather: baja aún más el par de la mecánica para minimizar las pérdidas de tracción sobre superficies deslizantes.

Lo cierto es que la posición Natural la vamos a utilizar únicamente para reducir los consumos por ciudad y cuando circulemos por autopistas y autovías. En carretera, lo mejor es elegir el modo Dynamic para poder contar con toda la potencia del motor a la hora de realizar un adelantamiento.

La caja de cambios, por su parte, tiene un buen tacto, con unos recorridos de palanca bastante cortos y reacciones rápidas, de modo que se convierte en una buena aliada a la hora de sacar partido de la mecánica, con una zona de utilización notable entre las 2.000 y las 4.000 rpm. Aunque más arriba no va nada mal, no merece la pena insistir más allá de ese régimen.

Comportamiento: Alfa Romeo MiTo Sportiva diésel: este chasis aguanta más

Con el MiTo apetece perderse por carreteras secundarias.

41 fotos

Ampliar

Sólo si salimos a un tramo sacaremos partido de la puesta a punto tan radical del bastidor. Las llantas de 18 pulgadas con neumáticos de 215 mm de ancho y tan poco perfil resultan excesivos para el peso y prestaciones de este MiTo. Si además le añadimos una suspensión con un tarado tan firme, el resultado es un coche incómodo en el día a día, con el que notaremos la menor imperfección del asfalto en los riñones (por no hablar de las tapas de alcantarilla, bandas reductoras de velocidad, etc.).

Si nos perdemos por una carretera secundaria, sólo aprovecharemos las suspensiones cuando el asfalto esté liso como una alfombra y al avivar el ritmo, momento en el cual empezamos a darnos cuenta de que el MiTo es un coche que puede ser muy divertido… pero con la mecánica diésel de 120 CV no podremos sacar partido a tanta especialización. En cuanto el piso empieza a estar un poco roto o rizado, la amortiguación es demasiado dura y comenzamos a rodar “sobre las crestas del asfalto“, perdiendo bastante precisión.

La dirección es rápida y dota de una buena agilidad al eje delantero, aunque algo menos de asistencia no le vendría mal y resultaría más coherente con el resto del coche, con un tacto bastante racing.

Los frenos no están nada mal, siendo muy fáciles de dosificar gracias al buen tacto del pedal. Muestran bastante aguante; es difícil que con esta mecánica lleguemos a ponerlos en apuros por temperatura.

La maniobra de esquiva la soluciona sin el menor problema, con un balanceo mínimo y unas reacciones del chasis bastante nobles.

En definitiva, el MiTo Sportiva cuenta con un comportamiento dinámico muy seguro y estable, pero demasiado radical para las prestaciones disponibles.

Equipamiento: Alfa Romeo MiTo Sportiva diésel: completo para disfrutar

Las llantas de 18 pulgadas son excesivas.

41 fotos

Ampliar

El pack Sportiva dispone de un equipamiento bastante completo y coherente con un enfoque “racing”. Carece de elementos de última generación como los sensores de ángulo muerto, asistente de cambio de carril… pero es que se supone que es un coche hecho para los que aman conducir, no que les conduzcan. Teniendo en cuenta este punto de vista y el precio de catálogo de esta versión, no estaría mal que equipase faros bi-xenón, lo que mejoraría bastante la seguridad en los viajes nocturnos.

Climatizador automático, control de crucero, manos libres bluetooth, volante multifunción, llantas de 18 pulgadas en dos tonos, chasis deportivo… todo esto viene de serie, lo que hace que su relación precio/equipamiento no esté mal. Pero podría mejorar aún más y es que la unidad de pruebas supera los 25.000 euros, una cifra claramente elevada para un coche de estas características.

Consumo: Alfa Romeo MiTo Sportiva diésel: con cuentagotas

Las ópticas traseras son LED.

41 fotos

Ampliar

La mecánica 1.6 JTDm  ofrece unas cifras de consumo francamente buenas en términos absolutos, pero aún mejores si tenemos en cuenta sus prestaciones: es fácil que nos movamos en medias de poco más de 5 l/100 km si somos cuidadosos con el acelerador, siendo casi imposible alcanzar los 7 l/100 km aunque vayamos con el pie “en la tabla” permanentemente.

El sistema Start & Stop no está todo lo afinado que uno esperaría, siendo algo lento a la hora de ponerse en marcha cuando pisamos el pedal del embrague a fondo, pero ayuda a lograr que los consumos en ciudad se queden en unos razonables 6,2 l/100 km.

En carretera y circulando a velocidades de crucero legales, el gasto de combustible baja hasta los 5 l/100 km, una cifra muy buena si tenemos en cuenta el lastre que supone arrastrar las enormes ruedas que equipa esta unidad.

Si subimos la velocidad hasta los 120 km/h, el consumo se estabiliza en los 5,7 l/100 km; de este modo es fácil superar los 800 km de autonomía con el MiTo.

Rivales

Vehículo

Alfa Romeo MiTo 1.6JTDm S&S Distinctive 120

Audi A1 1.6TDI Ambition

Citroen DS3 1.6e-HDI Ultraprestige 115

Fiat 500 1.4 by Gucci

Precio Desde
20.900 €
Desde
22.059 €
Desde
26.400 €
Desde
19.650 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Gasolina
Cambio 6 marchas 5 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 120 105 114 100
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,9 10,5 9,8 10,5
Consumo Medio (l/100 km) 4,4 3,9 4,2 6,3
Emisiones CO2 (g/km) 112 99 109 140

Comparte este artículo:

Comentarios

Jandro 23 junio, 2014

Probablemente no será el mejor de su categoría, pero sin duda es el más bonito. Me parece precioso, con un frontal que parece un animalito buscando un hogar. Me encanta.

Samu 28 julio, 2014

Respondiendo a Jandro… Sí que puede ser el mejor de la categoría, pero lo cierto es que por alguna razón, el mercado se empeña en que no lo es, diciendo estupideces como que el fiesta o el polo son la crema; tengo el mito en casa y se los come a todos con patatas, porque posee un chasis fuera de lo común… ¿Lo malo? acostumbrarse a la dirección que parece flotante y no te incita a atacar al límite en un principio. Cuando lo conoces, la cosa cambia y te aseguro que impresiona por chasis. Tiene motores mejores que el diesel, pero apenas los hay más rápidos en la categoría. Por lo demás, precioso, como bien dices.
PD: Que den la misma nota al chasis del mito que al fiesta (en muchas ocasiones) es como para cometer un crimen, es blasfemia, el mito se agarra mucho mejor, pero mucho.

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche