Sometemos a prueba al Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV

Sometemos a prueba al Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV

El Alfa Romeo Giulietta sigue vigente estéticamente pese a llevar casi 5 años en el mercado, pero lo que más sorprende es su excelente comportamiento dinámico, que demuestra que, para eso de "te gusta conducir", no es necesario recurrir a la tracción trasera.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

7

8

9

7

6

7

Destacable

  • Belleza.
  • Comportamiento.
  • Rendimiento mecánico.

Mejorable

  • Detalles de acabado.
  • Imagen de marca.
  • Plazas traseras.

Aún recuerdo la sensación que dejó en mí poder rodar por Balocco con el Alfa Romeo Giulietta con cambio TCT, por un lado porque su comportamiento en la pista me pareció muy bueno, pero también, porque fue la primera prueba que escribí para Autocasion.com. En esta ocasión sometemos a prueba al Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV.

Si hay una marca que puede presumir de verdad de tradición, sin duda es Alfa Romeo, una de las compañías automovilísticas con más historia y más injustamente tratada por ésta, especialmente en las últimas 3 décadas. Desde el “biscione” de su logotipo hasta historias como la de Ugo Sivocci y el Quadrifoglio Verde, Juan Manuel Fangio… Alfa es una de esas marcas cargadas de leyenda, magia, pasión y tradición. De hecho, la versión Sprint del Giulietta rememora uno de esos nombres míticos de la compañía, que busca recuperar el esplendor perdido (en parte merecidamente, todo sea dicho) y que, sin duda se merece. En los anuncios que puedes ver en televisión o en internet se presenta al nuevo Giulietta junto a un precioso modelo de los años 50 del siglo pasado que nació con carrocería de 2 puertas denominado Giulietta Sprint (llamado tipo 750 o 101)y de la cual surgieron numerosas versiones, incluidas una carrocería familiar con el particular nombre de “Giulietta Promiscua“.

A estas alturas ya conocéis mi predilección por los modelos clásicos y, sinceramente, alcanzar la belleza del modelo original de 1954 es algo imposible en la actualidad y sería injusto compararlo con un modelo que tiene que cumplir unas severas normas de seguridad hacia los peatones, aerodinámicas eficientes, etc., pero, aun así, reconozco que el Giulietta actual es uno de los compactos más bellos que hay en el mercado, y eso que también es de los más veteranos, pues lleva entre nosotros desde 2010 sin apenas cambios.

De todos modos, no se puede vivir de recuerdos y este modelo tiene unos rivales muy duros en su categoría. ¿Realmente está a la altura de ellos? En mi opinión en la mayoría de los aspectos, veamos cuáles.

Diseño Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV: finura italiana

Alfa Romeo Giulia Sprint 1960, La Coruña, Daniel Milnes
El el Sprint original los cromados marcaban sus sutiles trazos.
Ampliar

Pese a llevar en el mercado más tiempo que la práctica totalidad de sus rivales, el italiano hace valer su origen y, aunque no se puede comparar en belleza con el Sprint original “by Bertone(que podemos admirar en la galería de fotos gracias a la generosidad de Daniel Milnes, propietario del precioso ejemplar original de color azul), el Giulietta Tipo 940 diseñado por el propio centro de estilo de Alfa Romeo es, probablemente, uno de los compactos más bellos que hay en la actualidad en el mercado. De hecho, en mi opinión, modelos más recientes como el nuevo Mazda3 se han inspirado claramente en este coche.

En la versión Sprint se modifican algunos elementos que pasan de ser cromados o de aluminio cepillado a ir pintados en color grafito, como los marcos de las ventanillas, las manillas de las puertas o las lamas horizontales de la calandra del Alfa. En contraste con el color rojo de la unidad de pruebas, el resultado es realmente atractivo y se merece lucir los logotipos Sprint sobre los pasos de rueda delanteros.

Las ópticas traseras tienen un diseño muy particular que hace que uno distinga a la legua que el vehículo que va delante es un Giulietta, además de verse muy bien.

Los acabados tienen buena apariencia exterior, pero te encuentras con algunas “italianadas” si buscas un poco, como, por ejemplo, el enmasillado de las chapas soldadas que componen el marco del portón trasero, que, además, tiene algunos afloramientos muy acusados debido a unos malos ajustes en la estampación de las distintas piezas que componen la parte posterior del autobastidor, como puedes ver en este detalle de la galería fotográfica.

En cualquier caso, esto no afecta ni a la aerodinámica ni a la rigidez del chasis, que carece por completo de grillos ni ruidos en el interior, ni siquiera al apurar los pianos en las curvas del circuito. En ese sentido, no hay duda de la solidez estructural del coche, pero es una lástima lograr algo tan bello y no poner algo de esmero en dejarlo con unos acabados a la altura de su diseño.

Interior Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV: demasiado oscuro

Prueba Alfa Romeo Sprint 2.0 JTD 150 CV 2015, interior, Rubén Fidalgo
El interior es demasiado oscuro.
Ampliar

No termina de convencerme la moda de tapizar los pilares y el techo en tonos negros para darles un toque más “sport” a los coches. Personalmente no los encuentro más deportivos por ello y sí me parecen más “achicados” y aburridos. En el caso de este Giulietta, el contraste entre su preciosa carrocería y la sobriedad del interior hace que desluzca un poco en este apartado.

El salpicadero tiene unas salidas de aire en la parte central superior que sólo sirven para empañar el parabrisas por fuera si pones el aire acondicionado. Algunos mandos quedan bastante a desmano, como los que regulan la intensidad de la luz del cuadro, que también son los mismos que ajustan la altura de los faros.

La instrumentación es legible y suficientemente completa, pero no termina de convencerme que el ordenador de a bordo se ilumine en color rojo, pues hace que resalten menos los testigos de alerta que se puedan encender y fatiga más en conducción nocturna. Por cierto, la iluminación de los faros no es mala, pero el Giulietta se merece que sea mejor.

Los asientos tienen una buena presentación y sujetan perfectamente el cuerpo de los pasajeros delanteros, que viajarán a cuerpo de rey. Los traseros, si superan el metro ochenta, empezarán a notar algo de falta de espacio para las piernas y tampoco les sobrará la altura para las cabezas, aunque, en la versión probada, el doble techo de vidrio alivia un poco. Tres atrás irán francamente incómodos, porque el Giulietta tiene un diseño en el que los pilares se curvan para hacer un techo mucho más estrecho que la cintura del coche. El resultado es que hay poca anchura para los hombros en las plazas traseras.

El maletero es amplio y de formas muy aprovechables. Es una lástima que, al ser abatidos, los respaldos traseros no dejen un suelo completamente plano, pero al menos podremos ampliar el espacio de carga si lo hacemos.

Es un alivio encontrar una rueda de repuesto en lugar de kit antipinchazos al levantar la tablilla.
Resumiendo, el Giulietta es un coche cómodo para 4 pasajeros, bien presentado pero del que uno espera algo más de esmero en el interior después de ver la obra de arte que han hecho con su exterior.

Motor Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV: excelente rendimiento

Prueba Alfa Romeo Sprint 2.0 JTD 150 CV 2015, motor, Rubén Fidalgo
El motor del Giulietta de 150 CV tiene un rendimiento excelente.
Ampliar

La mecánica de esta versión destaca por 3 cosas: la alegría con la que responde al acelerador en modo Dynamic, la suavidad de funcionamiento a temperatura de servicio y unos consumos muy ajustados para la alegría que tenemos bajo el pie derecho.

Con la tecla DNA podemos elegir entre tres personalidades del Giulietta:

  1. Dynamic: en este modo el pedal del acelerador es más sensible, la dirección se endurece y cambia el tarado de la amortiguación, haciendo la conducción mucho más precisa.
  2. Natural: el acelerador es algo menos sensible y la dirección más suave, lo mismo que la suspensión.
  3. Allweather: aún menor sensibilidad en el pedal del acelerador y una mayor predisposición del ESP para evitar pérdidas de motricidad cuando el asfalto no está en las mejores condiciones de adherencia.

Si mantenemos el motor en el entorno de las 2.500 rpm´, los adelantamientos son coser y cantar, con un motor pletórico de par (destacable que pese a ello no se note el más leve “torque steer”* en la dirección) y que estira muy bien, pero con el que no merece la pena insistir más allá de las 3.800 rpm.

Me gusta que el sistema Start & Stop se pueda desconectar y quede memorizada la elección que hayamos hecho antes de apagar el coche. Normalmente los coches siempre encienden con el Start & Stop conectado por defecto, pero yo prefiero poder mantenerlo desconectado si no lo quiero utilizar y no tener que volver a hacerlo cada vez que cojo el coche.

La caja de cambios pone bastante de su parte para disfrutar de este motor, con un escalonamiento muy bien elegido para las prestaciones del motor y un buen tacto de la timonería, pero con un pomo algo incómodo, demasiado grande y con una unión en “el ecuador” de la bola que resta calidad al tacto del mismo.

*Nota: se conoce como torque steer a un efecto que tienen los coches de tracción delantera con mucho par motor que provoca zigzagueos en la dirección, como si el coche buscase como loco la parte del asfalto que más adherencia tiene. Es necesaria una geometría de suspensión y un bastidor muy bien puesto a punto para evitar este efecto.

Comportamiento Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV: excelente conducción

Prueba Alfa Romeo Sprint 2.0 JTD 150 CV 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
El comportamiento dinámico del Giulietta Sprint es de los mejores del mercado.
Ampliar

Si por algo enamora el Giulietta, es por lo que se siente tras su volante. La postura de conducción es muy buena, con unos asientos que recogen bien el cuerpo y resultan cómodos. La dirección es casi perfecta, con apenas dos vueltas de volante– de excelente tacto, por cierto- entre topes y un nivel de asistencia muy bien elegido y que, además, se puede variar con la famosa tecla “DNA”.

Los pedales están colocados estratégicamente para poder hacer un “punta tacón” de libro, de no ser por un abultamiento que tiene el guarnecido inferior del salpicadero, con el que tropezaremos en cada pisotón al pedal del embrague.

En ciudad la visibilidad no es muy buena con una línea en cuña muy marcada y un parabrisas muy tendido que hace que no dominemos muy bien dónde acaban las preciosas esquinas de nuestro Giulietta ni veamos al resto del tráfico. Pese a la dureza de las suspensiones y el bajo perfil de los neumáticos, no resulta incómodo a la hora de pasar por los baches, pero tampoco es todo dulzura.

Donde de verdad se disfruta este coche es a la hora de perdernos por una carretera de montaña y disfrutar enlazando curvas. Apenas balancea, se agarra como un gato cuando saca las uñas y frena de maravilla. ¿Dónde está el truco? Pues, además de en una dirección casi perfecta y en una suspensión muy bien equilibrada entre la dureza del muelle y la del amortiguador, en unas geometrías de los ejes muy buenas, con soluciones como los brazos inferiores del eje trasero en aluminio… un disfrute para los ojos y para “el tacto”.

En autopistas y autovías es una gozada el aplomo que se siente, sorprendente incluso sobre mojado, algo difícil de lograr con unas ruedas en medida 225/40-18 y además Pirelli P-Zero, que no son santo de mi devoción en cuanto el asfalto no está perfecto.

Pese a que en Balocco ya me quedó claro que el Giulietta iba de cine al límite, no pude probar allí a hacer la maniobra de esquiva ni la frenada de emergencia, algo que sí pude hacer en la pista de A Pastoriza de PTC Escuela. De nuevo, el Giulietta obtiene una nota excelente, con unas reacciones muy seguras en todo momento, y eso que las P-Zero nunca han destacado por su progresividad, con un límite de adherencia que “se acaba” de forma bastante brusca.

El control de estabilidad funciona muy bien, lo cierto es que el bastidor es tan bueno que apenas va a hacer trabajar a la electrónica, salvo que seamos unos verdaderos “tuercebotas” a la hora de dar órdenes con el volante y los pedales.

En definitiva, el Alfa Romeo Giulietta es un coche muy fácil de conducir que nunca va a “morder” a su amo, pero también puede ser de lo más divertido si queremos “buscarle las cosquillas”, con una dirección rapidísima y unos tiempos de espera lo bastante cortos como para hacer de él un modelo muy ágil, pero no tanto como para que sea nervioso. En este apartado, el Giulietta puede presumir de tener uno de los mejores bastidores del mercado en su segmento.

Equipamiento Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV: se notan los años

Prueba Alfa Romeo Sprint 2.0 JTD 150 CV 2015, Sada, Rubén Fidalgo
El equipamiento de la versión Sprint busca, ante todo, llamar la atención.
Ampliar

En lo que más se le notan los años al Giulietta es en lo que se refiere a dotación en sistemas de asistencia a la conducción, como la alerta de cambio involuntario de carril, sensores de ángulo muerto, etc.

Por 27.150 euros de tarifa se echan de menos algunos elementos como el climatizador automático (el aire acondicionado es algo engorroso de manejar), el control de velocidad de crucero o el navegador. Aquí lo que pagas son unos asientos formidables, unas llantas muy atractivas y una sonrisa que no te cabe en la cara cada vez que inicias la marcha en el Giulietta o lo miras mientras te alejas tras dejarlo aparcado.

El sistema U-Connect funciona bien y es fácil de manejar, aunque la pantalla se queda algo pequeña para los estándares actuales, pero resulta cómodo de configurar, buscar las emisoras, manos libres, etc.

Tal vez sea éste el apartado en el que peor nota saca el Giulietta Sprint, un coche que por ese precio se merece un control de crucero, unos faros bi-xenón y un climatizador automático para ser un producto redondo.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Faros antiniebla
  • Fijación asiento niños ISOFIX
  • Airbag lateral, frontal y cabeza cond/acomp
  • Sensor presión neumáticos
  • Desactivación airbag lado pasajero
  • VDC con Hill Holder (ABS + ASR + Brake Assistant) y Q2 electrónico
  • Sensor de parking trasero
  • Corrector de altura de faros
  • Luces de día
  • Pack Visibility

Confort

Equipamiento de Serie

  • Tapicería tejido
  • Asiento posterior partido
  • Alfa Chasis Domain Control (CDC)
  • Alfa DNA (Selector control dinámico del vehículo)
  • DST (Dinamique steering torque)
  • Elevalunas delanteros y traseros
  • Instrumentación Matrix con iluminación blanca
  • Salpicadero en aluminio oscurecido Sport
  • Climatizador automático bi-zona
  • Llantas aleación 17´´ Sprint
  • Ambiente interno en oscuro
  • Cruise control
  • Cierre centralizado mando a distancia
  • Volante en piel
  • Luneta trasera térmica
  • Espejos retrovisores abatibles eléctricamente
  • Filtro antipartículas DPF
  • Cristales oscurecidos
  • Q2 Electrónico
  • Start&Stop
  • Espejos retrovisores exteriores eléctricos
  • Volante deportivo en piel con elementos en microfibra y costuras rojas
  • Faldones exteriores laterales
  • Alfombrillas específicas

Equipamiento Opcional

  • 150.31 €Reposabrazos central delantero
  • 325.67 €Asientos delanteros calefactables
  • 150.31 €Pedales deportivos en aluminio
  • 50.11 €Talonera en aluminio
  • 1230.51 €Techo solar eléctrico doble panel
  • 75.15 €Regulación en altura asiento de pasajero
  • 30.06 €Salida aire plazas traseras
  • 1000 €Pintura gris mate magnesio
  • 524.99 €Pintura metalizada
  • 2355 €Pintura Sport Rojo Competizione (3 capas)
  • 524.99 €Pintura pastel Extra
  • 1100 €Llantas de aleación de 18´´ en cromo oscuro

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Uconnect Radio
  • Bluetooth + USB-Aux Multimedia
  • Sensor temperatura exterior
  • Mandos de control de audio/teléfono al volante

Equipamiento Opcional

  • 150 €Uconnect Radio digital
  • 751.56 €Hi-Fi Bose
  • 990 €Uconnect Radio navegador

Otros

Equipamiento Opcional

  • 50.11 €Segunda llave con mando
  • 120 €Cierre doble seguridad

Consumo Alfa Romeo Giulietta Sprint 2.0 Diésel 150 CV: bajos para sus prestaciones

Prueba Alfa Romeo Sprint 2.0 JTD 150 CV 2015, Sada, Rubén Fidalgo
Los consumos obtenidos durante la prueba son muy buenos para sus prestaciones.
Ampliar

El consumo homologado por esta versión es de 4,2 l/100 km de media ponderada entre el urbano, de 5 l/100 km, y el en carretera, de 3,7 l/100 km, unas cifras excelentes que permitirían superar con creces los 1.000 km de autonomía gracias a los 60 litros de combustible que caben en el depósito.

Esto al menos en teoría, pero en la práctica las cifras son algo más elevadas, aunque aun así siguen siendo francamente buenas teniendo en cuenta las prestaciones de este coche y el tamaño de sus neumáticos.

  • En ciudad, sacando partido del start & stop, el consumo medio real es de 6,2 l/100 km, un valor bueno, pero no tanto como las cifras oficiales presumen.
  • Si salimos a carretera, con cruceros entre 70 y 90 km/h, si somos suaves con el gas y nos olvidamos del modo Dynamic, es fácil ver medias de 4 l/100 km, muy cercanas a los valores oficiales.
  • Si salimos a autopista y nos movemos a los máximos legales, el consumo medio sube hasta los 5,2 l/100 km, también con el modo Dynamic desconectado, pues su uso hace subir el gasto medio más de medio litro de forma automática debido a la mayor sensibilidad del pedal del acelerador.

Ficha

Carrocería

  • Largo 4.351 mm
    Ancho 1.798 mm

    Alto
    1.465 mm

  • Batalla (mm)
  • Capacidad del maletero min/max (l) /
  • Peso (kg)1.825
  • CarroceríaBerlina
  • Número de puertas5
  • Número de plazas5

Motor

  • CombustibleDiesel
  • Cilindrada (cm3)1.956
  • Número de cilindros4
  • SobrealimentaciónTurbo de geometría variable

Transmisión

  • TracciónTracción delantera
  • Tipo de transmisiónManual
  • Número de marchas6

Prestaciones

  • Potencia (kW)110
  • Potencia (CV)150
  • Par (Nm)380
  • Velocidad máxima (km/h)210
  • Aceleración 0-100 km/h (s)8,8

Consumos y emisiones

  • Urbano (l/100 km)5,0
  • Carretera (l/100 km)3,7
  • Medio (l/100 km)4,2
  • CO2 (g/km)110
  • Depósito de combustible (l)60

Rivales

Giulietta 2.0JTDm Sprint 150

Desde
27.149 €

Diesel

Manual
6 marchas

150

8,8

4,2

110

A3 Sportback 2.0TDI Ambiente 150

Desde
29.971 €

Diesel

Manual
6 marchas

150

8,7

4,2

108

Mazda3 2.2 Luxury Safety+Cuero Beige

Desde
30.490 €

Diesel

Manual
6 marchas

150

8,1

4,1

107

León 2.0TDI CR S&S Style 150

Desde
24.250 €

Diesel

Manual
6 marchas

150

8,4

4,3

110

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Pablo 1 junio, 2015

Coincido plenamente, tanto el Giulietta como el \”agonizante\” Bravo me parecen dos de los compactos más bonitos del mercado, una pena que fiat ahora solo saque múltiplos del 500. Lo del control de crucero adaptativo y demás asistentes lo veo \”normal\”…pero el climatizador o el navegador no creo que tenga justificación. Una pena que no pongan algo más de cuidado para poder pelear con bmw o audi en condiciones, por cierto, ¿para qué es esa masilla?. En el apartado dinámico, me sorprende la buena impresión que comentas, teniendo en cuenta las diversas comparativas en las que \”cae\” ante el trío alemán (Audi, BMW y VW). En el eje trasero parece que en alfa echaron un ojo al mini..¿se puede considerar de brazo tendido? Porque el brazo de aluminio longitudinal parece el \”importante\”. Un saludo!

Rubén Fidalgo 3 junio, 2015

Hola Pablo, la masilla entre las chapas soldadas tiene 3 funciones: por un lado es un sellante para evitar la entrada de humedad. Por otro un anti ruido, si no pasa el agua tampoco las ondas sonoras y, por último, también evita ruidos entre las chapas soldadas que puedan rozarse entre sí en determinadas torsiones. El eje trasero es prácticamente un multibrazo, no es un eje tendido. Es importante que la mangueta (la pieza donde se asienta el muelle y donde va montado el buje, la rueda, los frenos…) sea de aluminio porque se reducen las masas suspendidas y por lo tanto la suspensión funciona mucho mejor.

Pablo 3 junio, 2015

Hola de nuevo, entonces la masilla entiendo que es algo necesario para la buena longevidad del coche, ¿el problema es lo descuidado de su aplicación en este coche? Mencionaba la posibilidad de eje tendido porque precisamente esa mangueta de alumunio sobre la que va montada todo (muelle, amortiguador, buje,..) está dispuesta en sentido longitudinal, y no transversal como en Ford, VW, etc.

Rubén Fidalgo 5 junio, 2015

Hola Pablo, fíjate en la foto número 13. Esa masilla que parece estar dada a brocha, suele estar aplicada de forma que queda como un cordón homogéneo y plano. Por otro lado, ese pico que hace la chapa queda separado del de la chapa que hay por debajo, ese tipo de afloramientos en las soldaduras muchos competidores los consideran inadmisibles, y no hablo de alemanes ni coreanos.

roberto 19 marzo, 2016

Seguramente si el detalle insignificante de la masilla hubiera sido en un Golf no le habrias dado la más mínima importancia. Como se trata de un Alfa todos a por él. Me parece más inadmisible las roturas de las válvulas EGR de los nuevos motores CR de VW, que solo la pieza vale 600 euros, o las roturas de turbocompresores en los motores de la misma marca, o las cadenas de distribución que se parten en los motores N47 de BMW. Alfa Romeo ha demostrado ser un producto competitivo, innovador, bonito y deportivo, y además con alma e historia. El detalle de esa “chapa” como tu llamas, panel exterior, decimos los profesionales del sector, carece de la más mínima importancia. Además te agradecería que me explicases lo que es un “afloramiento en la soldadura”, y cómo se produce ésta en la unión de piezas en soldadura por puntos. Llevo 30 años en el sector y todavía no lo se. Gracias.

Rubén Fidalgo 19 marzo, 2016

Hola Roberto, me temo que te confundes, no soy nada “golfista” y procuro ser imparcial en las pruebas, de hecho soy bastante fan de Alfa Romeo, pero cuando algo está mal, lo digo, por eso critico que la calidad de la estampación de las piezas no es buena, lo que provoca ese problema de afloramiento, no digo nada de la soldadura salvo en el comentario respondiendo al lector anterior, (que por cierto, en las uniones del techo hace años que ya no es por puntos y se suele hacer por láser en piezas de mucha superficie) sino de la calidad del enmasillado y de la estampación de las piezas. Un afloramiento es un mal ajuste entre dos piezas que deben quedar completamente enrasadas. Si te molestas en ver la foto a la que me refiero en la galería de fotos verás claramente a lo que me refiero y en la prueba hablo de que esos defectos no son admisibles en muchas marcas, ni japonesas ni alemanas…

Rubén Fidalgo 19 marzo, 2016

… y menos en zonas tan visibles como éstas del portón trasero, donde incluso puedes llegar a hacerte daño cuando secas el coche tras un lavado, si eres de los que también limpia los huecos de puerta porque te interesa mantener bien el coche. Un saludo y gracias a ti, te animo a que eches un vistazo a más pruebas mías y verás que no me suelo callar los defectos y también critico los acabados de modelos como el Mercedes CLA, VW Golf. Por otro lado, llevar 30 años en el sector no significa necesariamente tener unos conocimientos mayores que los de un recién llegado, así que dejémonos de tópicos como acusar de que a una u otra marca no se la critica, no es mi caso. Muchas gracias por tu comentario.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba