Skoda Fabia Sport TDI 105cv

11 Octubre, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

El nuevo utilitario de Skoda se presenta como una de las ofertas más convincentes de su segmento por diseño, habitabilidad y prestaciones, aunque también hay ciertos defectos heredados del modelo anterior que no se corrigen

9

El nuevo utilitario checho convence por su atractivo diseño, su mejorado interior y sobre todo por su mecánica, que por otro lado, ya era de sobra conocida. Pero la evolución del Skoda Fabia se percibe más en detalles de ergonomía, espacio interior y equipamiento, parcelas en las que se revela más fuerte que su antecesor. Es un vehículo más que apto para el trajín diario de la ciudad, pero también cómodo y económico para realizar viajes largos. Su precio es ajustado pero en absoluto bajo, eso sí, hay que tener en cuenta que estamos ante un coche que ha sido lanzado recientemente al mercado. Con todo y esto, el Fabia es uno de los modelos más competitivos del segmento.


El nuevo Fabia presume de ser el modelo de Skoda que inicia la nueva línea estética de la marca, que cuenta ya con otros dos miembros: el original monovolumen Skoda Roomster –que comenzó a venderse con anterioridad al utilitario- y el Skoda Fabia Combi. El diseño del Fabia revela calidad, juventud y versatilidad. Es mucho más refinado y atractivo que su antecesor, con rasgos más sutiles y vanguardistas como el techo – completamente recto- o los faros tanto traseros como delanteros, más afilados. Por cierto, existe la opción de montar el techo blanco, a diferencia del resto de la carrocería -muy al estilo Mini- con un coste añadido de 500 euros.
En el interior, el salto de calidad también es fácilmente reconocible. La consola central, el salpicadero, el cuadro de mandos o la palanca de cambios adquieren un aspecto diferente y el equipamiento es más abundante.

  • En marcha



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



En marcha

El Skoda Fabia se beneficia de un chasis ágil que le proporciona unas óptimas cualidades dinámicas en carretera y de un motor de grandes prestaciones y equilibrado en el consumo lo cual es perfecto para la conducción en ciudad. Sin embargo, la alta rumorosidad en el interior y el poco refinamiento del motor, juegan en su contra. Estos defectos, conocidos en su antecesor, no son corregidos en esta nueva serie de aspecto mucho más civilizado.


Su base mecánica es conocida, transmite unas sensaciones prácticamente calcadas a las del Volkswagen Polo. Es por tanto un cohe noble, cómodo y dinámico. Dispone de unas suspensiones de firmeza adecuada, que priman el confort en marcha sobre la sujección en el paso por curva. No es tan brillante en un puerto como el Seat Ibiza Sport TDI 100cv, con quien también comparte muchos elementos mecánicos, pero sí puede resultar más cómodo o más manejable en ciudad que éste, por se un coche ligeramente más pequeño y que ofrece una mejor visibilidad.


La dirección es electro-hidráulica de endurecimiento progresivo y tiene un funcionamiento correcto. Se caracteriza por un tacto muy urbano, es decir, es fácil de manejar lo que posibilita realizar giros y maniobras de forma correcta pero en una conducción más exigente en carretera no es tan precisa como la del Peugeot 207, por ejemplo, aunque tampoco ofrece reproche alguno.


Las llantas que incorpora de serie esta versión Sport (el nivel de acabado más alto) son de 15 pulgadas con neumáticos 195/55 R15 H, muy adecuadas para este coche. Sin embargo, la unidad  empleada para la prueba montaba las de 16 pulgadas con neumáticos 205/50 R16 V. Es cierto que con estas llantas el coche gana en atractivo, pero dan mejor resultado las de serie y suponen un ahorro de 160 euros.

prestaciones

El motor más potente de la gama inicial del Skoda Fabia es este 1.9 TDI de 105 cv. Se trata de un propulsor de contrastada fiabilidad, tiene unos cuantos años en el mercado y sus prestaciones siguen estando a la altura de los mejores de su segmento. Sin emabrgo, en un utilitario que pretende ser más fino y elegante que su antecesor se echa en falta mayor refinamiento en el motor. El ruido que genera éste, especialmente en frío, es bastante elevado y la potencia -que es considerable- no se dispone de forma progresiva. Estos detalles están mejor cuidados por otros motores como el 1.6 HDI 110cv de PSA (ver prueba del Peugeot 207 GT con este motor) o el 1.6 CRDI de Hyundai y Kia (ver prueba del KIA Cee’d con este motor).


Sin embargo, a la hora de hablar de prestaciones, la mecánica Volkswagen le otorga al Fabia un plus con respecto a sus rivales. Merced a este 1.9 TDI el Fabia pasa de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 190 km/h. El consumo medio homologado en régimen mixto es de 4,9, según las mediciones oficiales. Y lo cierto es que en nuesta prueba no requirió más de 5,6 litros por cada 100 kilómetros, sin acusar tanto como otros propulsores de su misma clase, los cambios de conducción o carga del coche. Las prestaciones del Opel Corsa 1.3 CDTI de 90cv, o el Fiat Grande Punto de idéntico motor, son bastante inferiores, por ejemplo. El Ford Fiesta Sport dispone de um  motor TDCI de 90cv que tampoco ofrece unas prestaciones a la altura del Fabia, y el nuevo Mazda 2 no cuenta todavía con un propulsor de estas características.


La caja de cambios a la que está asociada este motor es manual, de cinco velocidades y su funcionamiento no ofrece crítica alguna. Aunque para aquellos conductores que empleen este coche a diario, seguramente sea más recomendable el cambio automático, tambien disponible con un coste añadido de 500 euros.

Interior y maletero

Al igual que la mayoría de sus nuevos competidores, el Mazda 2, el Opel Corsa o el Fiat Grande Punto, el interior del Skoda Fabia dispone de un espacio amplio, mejor aprovechado y con más elementos de equipamiento que su antecesor. Este salto de calidad es percibido por el conductor desde el momento en el que coge la llave de su coche. Se trata de una llave idéntica a la de un Volkswagen Golf, por ejemplo. Ya dentro del Fabia, tanto en el puesto de conducción, como en el resto de plazas la habitabilidad es buena gracias a la buena cantidad de huecos útiles, guanteras o reposabrazos (opción de 105 euros), pero también ofrece ciertos aspectos criticables.


En lo referente al espacio, escasea en las plazas traseras, dónde por otro lado se puede disponer de iluminación, un privilegio que en muchos modelos de este segmento no se concede a los pasajeros. El Fabia también ofrece ciertos detalles de ergonomía que no han sido resueltos de la mejor forma. En la consola central los controles de la climatización ocupan el lugar principal y la pantalla de mayor tamaño se encuentra debajo, situada en una posición muy baja por lo que roba espacio a las piernas, una circunstancia que también ocurre con la maneta desde la que se accede a los mandos de la radio, situada al otro lado. Ésta es práctica para manejar dichos controles sin separar las manos del volante pero tiene un tamaño tan grande que se le puede dar con la rodilla izquierda sin pretenderlo. Por lo demás, la palanca de cambios está ubicada en una zona bastante baja, pero su manejo no ofrece problemas al conductor.


En lo que respecta al equipamiento, es muy largo el número de opciones que puede incluir este nuevo Fabia. En el acabado ’Sport’, el más alto de los tres que se ofrecen, se disponen de serie de elementos como los elevalunas eléctricos (delanteros y traseros), radio cd, volante regulable en altura y profundidad o el control de tracción, pero el número de opciones es elevado y tienen un coste razonable como por ejemplo: Control de estabilidad ESP (345 euros), Climatronic (255 euros), asientos parcialmente de piel (775 euros), asientos calefactados (190 euros), sensor de aparcamiento (250 euros) o control de velocidad crucero (115 euros).

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba