Seat Ibiza Cupra: carácter español21

Seat Ibiza Cupra: carácter español

23 Enero, 2013, modificada el 24 Enero, 2013 por

Seat presenta el nuevo Ibiza Cupra, la versión más potente y radical de uno de los modelos más populares de su historia. Supone una pequeña evolución en cada apartado respecto a la anterior versión, y todo ello sin perder un ápice de su carácter. Vamos a verlo.

No valorado

Destacable

  • Comportamiento dinámico.
  • Motor.
  • Compromiso confort-deportividad.

Mejorable

  • Imagen poco diferenciada del resto de los Ibiza.
  • Sin opción de cambio manual.
  • Disposición de los mandos de control tras el volante.

Nos dijeron los responsables de la marca que esperan que este Seat Ibiza Cupra tenga un cliente potencial principal -el 42%, concretamente-, que sea hombre y menor de 29 años. Un servidor cumple ambas características (la segunda por poco, eso sí). ¿Me compraría este coche? La respuesta es clara y simple: sí. Es divertido, rápido, juvenil y no consume mucho. Un buen coche que vamos a desgranar en los siguientes párrafos.

El Seat Ibiza Cupra encuentra en las carreteras de montaña su hábitat natural.21
El Seat Ibiza Cupra encuentra en las carreteras de montaña su hábitat natural.

Seat Ibiza Cupra, una estética interior y exterior sutilmente diferenciada

La primera impresión que te da el nuevo Ibiza Cupra es la de pequeña evolución respecto al anterior. Los mismos cambios sutiles que presenta el Ibiza convencional con el último restyling están presentes en su versión más deportiva. Sigo echando en falta algunos elementos diferenciadores más, como unos pasos de rueda ensanchados o un spoiler trasero sobre el techo más prominente, detalles que seguro agradarían a los potenciales clientes a los que Seat quiere llegar.

Salvo por la salida de escape en posición central, el difusor trasero (estos dos cambios son los que más “cantan”), el anagrama “Cupra”, las llantas de 17 pulgadas y los espejos retrovisores en negro brillante, esta versión deportiva no aporta más modificaciones respecto a la convencional. Una versión especial, en mi opinión, debería diferenciarse más, aunque desde Seat aseguran que esto no se hace porque no quieren perder la esencia del Ibiza… Pero un Cupra es tan especial que lo merece.

Interior del nuevo Seat Ibiza Cupra.21
Interior del nuevo Seat Ibiza Cupra.

El interior sigue la misma línea, cambiando los elementos justos y necesarios que requiere una versión “racing”. El volante, de tacto muy agradable, incorpora el anagrama “Cupra”, además de unas levas tras él para activar el cambio DSG manualmente. Su disposición mejora las de otros modelos del grupo VAG (véase el Skoda Fabia o el Polo GTi), ya que son de un tamaño algo mayor, lo que facilita las cosas a los conductores con manos no muy grandes. Quizás hubiese solucionado de otra forma los mandos de la radio, intermitentes y demás, situados justo tras las levas. En ocasiones (muy puntuales, eso sí), molestan a la hora de realizar giros rápidos; hubiese bastado con separarlos un poco. No obstante, buscando con paciencia una posición del volante acorde con nuestra complexión física, este problema puede solucionarse.

Echando la vista hacia nuestra derecha desde el puesto del conductor, nos encontramos con una consola central perfecta. Con este calificativo quiero decir que tiene de todo, pero no se produce la excesiva carga de botones que sí vemos en otros modelos. Además, mandos como los que activan la calefacción de los asientos, que hubiesen dado esta sensación de recarga, han sido situados acertadamente justo delante de la palanca de cambios.

Mención aparte merecen los asientos delanteros. Con un diseño muy juvenil, que mezcla el negro con detalles en blanco, estamos ante unas butacas muy cómodas, que no cansan con el paso de los kilómetros, pero que a su vez proporcionan una sujeción a la altura de las inercias que puede llegar a producir un coche de este tipo.

Seat Ibiza Cupra: mismo motor, pero mejorado

Desde que salió al mercado el motor que incorpora el Seat Ibiza Cupra, el 1.4 TSI de 180 CV, seguro que más de uno de mis compañeros se ha enfrentado a la siguiente situación. Un amigo te pregunta por el propulsor que lleva el coche, tú respondes con sus cifras y él no se cree que una mecánica tan pequeña pueda ofrecer semejante rendimiento. Pues en este caso lo hace, ¡vaya si lo hace! Y no contentos con sus cifras de potencia, consumo y emisiones, en esta versión del Ibiza viene mejorada. El nuevo Cupra es capaz de acelerar ahora de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos (7,2 segundos antes) y de alcanzar una velocidad punta de 228 km/h (antes, 225 km/h).

Seat Ibiza Cupra, con motor 1.4 TSI de 180 CV.21
Seat Ibiza Cupra, con motor 1.4 TSI de 180 CV.

Esta mejora de las prestaciones viene acompañada de unos consumos destacables. La cifra oficial combinada queda fijada en 5,9 l/100 km, aunque en la prueba que realizamos por carreteras catalanas, nuestra unidad marcó 7,5 l/100 km. Aun así, el resultado final es elogiable, teniendo en cuenta el rendimiento que es capaz de ofrecer el motor del que hablamos.

Esta cifra la conseguimos conduciendo de una forma legal, es decir, sin exprimir el motor hasta sus máximos. Si se hace, el consumo se dispara, lógicamente. Sin embargo, la gran fuerza de arrastre que tiene el propulsor, que “empuja” desde el principio de su rango de revoluciones hasta el final, nos permite rodar siempre en marchas largas, lo que beneficia las cifras de gasto de combustible.

Asociada al motor encontramos una caja de cambios de doble embrague DSG con siete relaciones. Poco más podemos decir de este sistema: funciona igual de bien que siempre, tanto en modo normal, como en modo sport o manual; hay cambios de marcha rápidos y eficaces en cualquier circunstancia. Sin embargo, Seat continúa sin ofrecer el Ibiza Cupra con transmisión manual. Seguro que entre todos los potenciales clientes de este modelo existe más de uno con ganas de conducir “de verdad”, al que le gustaría contar con una caja de cambios a la antigua usanza. No ofrecer esta opción, que además abarataría el precio final del coche, es uno de los pocos “lunares” del Seat Ibiza Cupra.

Seat Ibiza Cupra, un chasis a la altura

Como opción, podemos incorporar un sistema de frenos deportivos que funcionan de maravilla.21
Como opción, podemos incorporar un sistema de frenos deportivos que funcionan de maravilla.

Un motor tan potente requiere un conjunto mecánico que sea capaz de transmitir perfectamente la fuerza al asfalto. ¿Lo logra el Seat Ibiza Cupra? Por descontado. Se trata de un coche de comportamiento firme y directo, con un tarado de suspensiones que, sin embargo, no llega a resultar incómodo en ningún momento.

Quizás se podría haber ganado algo más de estabilidad endureciendo la amortiguación aún más, pero la mínima ventaja que se obtendría (la estabilidad del Ibiza Cupra es más que suficiente) no justificaría la más que segura pérdida de confort. Y es que no lo olvidemos: a pesar de su aspecto y sus características, el Seat Ibiza Cupra sigue siendo un coche de calle, no de carreras, cuyo propietario querrá utilizar a diario.

Uno de los problemas que puede tener este tipo de vehículos tan potentes y de tracción delantera es la aparición del subviraje en determinados momentos, especialmente al tratar de descargar la potencia al asfalto a la salida de una curva. No ocurre así en el Seat Ibiza Cupra, que incorpora -una vez más- el eficaz sistema XDS, que evita estas situaciones en la mayoría de los casos, actuando como un diferencial, ayudando al conductor a redondear las curvas y maximizando la tracción al acelerar.

Por lo demás, estamos ante un coche muy ágil, que encuentra su hábitat natural en carreteras viradas. Más de un modelo “de los gordos” sufriría para seguir al Ibiza Cupra por curvas enlazadas. Además, el tacto directo de su dirección ayuda al conductor a conducirlo de forma precisa y segura.

Tanto la palabra Cupra como su anagrama están presentes una vez más en la zaga de esta versión del Ibiza.21
Tanto la palabra Cupra como su anagrama están presentes una vez más en la zaga de esta versión del Ibiza.

¿Será el Seat Ibiza Cupra tu próximo coche?

Teniendo en cuenta el cliente potencial del Seat Ibiza Cupra (recordemos, conductor joven), sin duda se trata de uno de los modelos que siempre estará en el punto de mira del comprador. De hecho, su propia competencia está casi toda “en casa”. El Skoda Fabia RS o el Volkswagen Polo GTi son sus máximos rivales, con los que comparte motor, a la espera de la llegada del nuevo Renault Clio RS (el actual, con su motor atmosférico, no lo consideraría a día de hoy).

A favor del Fabia RS está el precio, algo más barato de los 22.600 euros que cuesta el Seat Ibiza Cupra (cifra que puede rebajarse con ayudas). A favor del Polo, un comportamiento más “racing” en lo que a dinámica se refiere. Pero claro, es algo más caro. Teniendo en cuenta estas variables, será el propio cliente el que decida. Eso sí, teniendo la tranquilidad de que compre lo que compre, no hay riesgo de equivocarse.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Seat Ibiza, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Seat Ibiza puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba