Saab Aero XWD

Por primera vez, Saab incorpora tracción total en una berlina. El sistema, basado en la última generación del embrague Haldex, es todo eficacia, pero de momento sólo se liga al nivel Aero.

                         
                    Más información en HoyMotor16, núm. 1274


Por primera vez, Saab incorpora tracción total en una berlina. El sistema, basado en la última generación del embrague Haldex, es todo eficacia, pero de momento sólo se liga al nivel Aero.


Cosas de la vida, en Suecia –tierra original de Saab– no abundan los coches de tracción total. En aquellos lares se apañan de maravilla con neumáticos de invierno y ruedas de clavos, circulando ligeritos hasta en los meses más gélidos del año con todo tipo de vehículos, viejos o nuevos.

Pero habilidades y manitas al margen, es incuestionable la seguridad que aportan los dispositivos de tracción integral sobre firmes deslizantes, nevados, helados o, sencillamente, mojados. Así que para rivalizar con los eficaces BMW Serie 3 xDrive, Audi A4 Quattro y Mercedes Clase C 4Matic, Saab añade versiones de este tipo sobre la oferta 9-3, las primeras en su historia si exceptuamos a los 9-7 y 9-2X, remedos de los Chevy Trail Blazer y Subaru Impreza SW –el segundo no llegó a España y el primero lo hizo con cuentagotas–. Y lo hace a partir de las variantes de gasolina Aero.

El precio sube 3.100 euros, pero no es menos cierto que además del citado mecanismo de tracción, su motor 2.8 V6 incrementa potencia hasta 280 CV –255 originales–, sedientos pero listos para saltar de forma tan ordenada como intensa a la menor insinuación sobre el pie derecho.

Por cierto, de serie va conectado a un cambio manual de seis marchas de guiado sólo correcto, aunque con sobreprecio –1.900 euros– se puede optar a una transmisión automática y secuencial de idéntico número de relaciones y funcionamiento bastante eficaz.

haldex 4.0 »
TECNOLOGÍA PUNTA
Volviendo a la tracción total, que la marca denomina XWD –de Cross Wheel Drive–, se basa en la última generación del reputado esquema multidisco Haldex, montado sobre el puente trasero. Una arquitectura que desde el mismo momento del arranque distribuye la fuerza motriz entre los ejes delantero y trasero. De manera puntual, puede enviar a el coche se agarra al suelo como una lapa.

De todos modos, si la idea es contar con un agarre todavía mayor, el 9-3 Aero XWD puede añadir un diferencial posterior electrónico, con un diseño similar al embrague Haldex, que las ruedas posteriores hasta el 80 por ciento del par, pero en condiciones normales el grueso de la energía llega a las delanteras.

La rapidez del automatismo es total y el conductor sólo tiene que preocuparse de la conducción sin tocar tecla alguna: sólo sentirá que deriva hasta el 50% de la fuerza entre las ruedas traseras izquierda y derecha. Se llama eLSD, cuesta unos 3.100 euros y permite cerrar los virajes con decisión sin que el coche se descoloque un milímetro. A nuestro parecer, de lo más sugerente…

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba