saab 9-3 Aero

21 noviembre, 2007, modificada el 24 enero, 2011 por

El último 9-3 Aero se presenta con una imagen redefinida y más agresiva, mientras bajo el capó esconde la misma mecánica V6 turboalimentada, pero ligeramente potenciada hasta los 255 CV.

7

7




El último 9-3 Aero se presenta con una imagen redefinida y más agresiva, mientras bajo el capó esconde la misma mecánica V6 turboalimentada, pero ligeramente potenciada hasta los 255 CV. Una berlina deportiva que, sin embargo, no renuncia al confort.


Hace ahora 70 años Saab comenzaba su andadura como fabricante de aviones militares. Esta actividad dio gran prestigio a una firma que, poco tiempo después, decidió involucrarse de lleno en la industria del automóvil, con aquel primer «92» que salía de las cadenas de montaje en el año 1947. Mucho tiempo ha pasado ya desde entonces y hoy nos subimos al 9-3 Aero que protagoniza estas páginas y nos da la sensación de que se convierte en la síntesis perfecta de esos dos mundos que tan bien conoce Saab.


Aviación y automoción se fusionan de forma idílica en este coche, que más que circular por las carreteras parece que vuela raso sobre ellas, como si de un caza de combate se tratase. El Aero que tenemos entre manos es un vehículo capaz de rodar realmente rápido, aunque también es cierto que puede llegar a ser todo un prodigio de suavidad y «buenas maneras» si así lo prefiere quien va a sus mandos. Es, por lo tanto, una berlina deportiva en la que el confort de marcha toma protagonismo sobre otros aspectos.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Espacio y practicidad



Comportamiento

La respuesta es agradable y se produce sin sobresaltos, de manera que el propulsor sorprende por su progresividad entre las 2.000 y las 6.400 rpm –en este último punto se sitúa el corte de inyección–. Ni siquiera se nota la «patada» típica del turbo cuando comienza a soplar de verdad. Todo un ejemplo de delicadeza mecánica, que liga a la perfección con la filosofía del coche.


Continuamos el recorrido y nos dedicamos a la placentera tarea de enlazar curvas mientras jugamos con el cambio, y es en este momento cuando nos damos cuenta de que, a pesar de contar con un buen chasis, este 9-3 no se encuentra cómodo al cien por cien en carreteras ratoneras, debido a sus medidas y, sobre todo, a los largos desarrollos de su caja de cambios que penalizan el apartado de la conducción deportiva pura. Su hábitat natural será, más bien, el de las carreteras rápidas con mezcla de curvas de diferente radio.


Por otra parte, el sonido del motor al rebasar el medio régimen es, sencillamente, precioso. Los 6 cilindros en V crean una melodía que enamora, aunque, puestos a pedir, gustaría que se hiciese notar un poco más, pues la insonorización del habitáculo hace que sólo seamos capaces de escucharla si circulamos con el equipo de audio apagado y no hablamos con los ocupantes.

prestaciones

Tras ponernos al volante y comenzar a circular, sus cómodos asientos, su tarado de suspensión más bien suave y la excelente insonorización de su habitáculo invitan a pensar que nos encontramos ante un coche de marcado carácter burgués. Y en cierto modo es así. Pero también somos conscientes de que bajo el capó se esconde un motor V6 de 256 CV, que habrá de convertirse en la otra cara de la moneda, en ese Mr. Hyde que saca a relucir su parte agresiva. Así que, sin más dilación, hundimos el pie derecho en el acelerador y comprobamos que el Saab acelera sin piedad, mientras sus 35,7 mkg de par máximo hacen acto de presencia en forma de un empuje más que considerable.


Volvemos a hablar del chasis (con reglajes deportivos de serie en este Aero), del que cabe resaltar que, a pesar de que un punto más de rigidez en las suspensiones le iría de cine, en realidad no se pueden hacer muchas más críticas en este sentido, pues aguanta estoicamente fuertes apoyos en curva mientras no pierde un ápice de comodidad en cualquier situación. Y éste es, seguro, el objetivo que Saab tenía en mente a la hora de diseñar el coche.


Lo que nos ha convencido menos es su sistema de frenos, que, a pesar de que resulta efectivo –así lo demuestran las distancias medidas con nuestro «correvit»–, dispone de un tacto esponjoso del pedal que resulta incómodo, al tiempo que el sistema muestra signos de fatiga pronto.

Espacio y practicidad

7

De esta forma, y una vez vistas las cualidades dinámicas del último 9-3 Aero –acaba de someterse a una remodelación estética hace escasos meses–, sólo cabe decir que se trata de una berlina en la que cuatro adultos y un niño viajarán realmente cómodos, mientras disfrutan de la practicidad que ofrecen sus huecos portaobjetos y de la calidad de los materiales usados en su interior. En cuanto al precio, los 43.135 euros sitúan al modelo sueco en una interesante posición frente a los rivales más directos de su segmento.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba