Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé

30 septiembre, 2009

Cuesta 514.000 euros y es uno de los descapotables más exclusivos del mundo. Su estructura se basa en la berlina Phantom.

A la venta desde 2007, y desarrollado a partir del ensayo 100 EX, el Phantom Drophead Coupé -514.000 euros-, rival del Bentley Azure T -y hasta cierto punto del algo más económico Continental GTC-, es la alternativa descapotable de Rolls-Royce, y recoge por tanto el legado de los legendarios Corniche.

Con 4 plazas, las traseras bastante aprovechables, luce 2 únicas puertas que además son de movimiento opuesto a la marcha o en cochera -como las traseras del Phantom, también se pueden practicar de forma motorizada– para conseguir un marco de parabrisas más grueso y sólido, y por tanto, mayor rigidez torsional y a la flexión. Su techo de lona suma un firme bastidor interior y 5 capas, la del habitáculo de cachemira, y se pliega mediante mando eléctrico, incluso en marcha si se circula a baja velocidad -muy útilo si rompe a chispear.. Como en otros Rolls-Royce, sobre todo su “hermano” cerrado o Phantom Coupé -del que le distinguen 1.300 piezas-, la mayor parte del bastidor, del chasis y de la carrocería están fabricados en aluminio para, en lo posible, ajustar peso –2.695 kg-.


Entre las peculiaridades de un modelo que exhibe una longitud de 5,6 metros -con una anchura de 1,99, una altura de 1,58 y una batalla o distancia entre ejes considerable de 3,32 metros-, la tapa del maletero -de 315 litros de volumen-, que abre en 2 piezas: una hacia arriba y otra hacia abajo. La segunda oficia de asiento auxiliar cuando está abierta a coche parado. También el capó que oculta el cofre donde se pliega el techo, que es de madera de eucalipto, o el capó frontal, mecanizado para lograr un granulado específico y finalmente pulido a mano.


El motor del Phantom descapotable es el mismo que en el Phantom berlina o que en la versión Coupé: un bloque de gasolina atmosférico o sin turbo fabricado por BMW, con inyección directa, 12 cilindros en V, 6,75 litros de capacidad y una potencia de 460 CV, junto a un par máximo de 720 Nm a 3.500 rpm. Se asocia a un cambio de marchas automático y secuencial, con convertidor de par y 6 relaciones, que dirige la fuerza al tren posterior. El conjunto permite prestaciones deportivas, pese a no ser la vocación del coche: velocidad máxima de 240 km/h -electrónicamente limitada- y sprint de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos. Requiere un promedio oficial de 15,7 litros cada 100 km -el tanque de carburante alberga 80 litros– y emite 377 gr/km.


Otras de sus características son sus enormes cubiertas antipinchazo Michelin Pax 265/790 R540 111W -combinadas con llantas de aleación 265×540-, sus frenos de discos ventilados de diámetro acorde -374 mm en el tren delantero y 370 en el trasero- o su chasis a base de suspensiones independientes delanteras y traseras con resortes neumáticos -de flexibilidad vairable según las condiciones de la marcha y la ruta- y estabilizadoras.

Su habitáculo es extremadamente lujoso, artesanal y personalizable, tanto como cabe imaginar en un cabrio. Paradójicamente, carece de dispositivos con una de esas llaves inteligentes tipo keyless para acceder y arrancar el coche sin meterla en el bombín.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba