*

Renault Mégane 2014: conducimos su actualización

28 Enero, 2014, modificada el 3 Febrero, 2014 por

El Renault Mégane adopta la nueva identidad de la marca con un logo más grande sobre el capó delantero, pero los cambios no se quedan ahí. Nos ponemos al volante del motor dCi Energy 130 CV, asociado a la nueva versión Bose, para contártelo.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

7

8

7

8

8

7

Destacable

  • Comodidad puesto conducción.
  • Motor voluntarioso.
  • Facilidad de conducción.

Mejorable

  • Dirección.
  • Tacto del cambio.
  • Plazas traseras (para los más altos).

En 1996 apareció la primera generación del Renault Mégane; en 2002, la segunda y en 2008, la tercera. La llegada de la próxima está prevista para 2015, pero, hasta entonces, la marca renueva su producto estrella (así lo atestiguan las 117.624 unidades comercializadas en 2004, récord aún vigente) con el frontal que ya se está viendo en el resto de la gama. Me gusta: el rombo mayor aporta un aire más simpático al frontal, resta seriedad.

Por lo demás, pocos cambios, que afectan a la reorganización de la gama y a los motores. El diésel de 130 CV probado mueve con soltura la carrocería familiar y el gasto de combustible es contenido. En el acabado Bose, el más alto de la escala, cuesta 26.500 euros, un precio muy competitivo para un modelo que quiere seguir estando en lo más alto.

Renault Mégane ST 201329
Hemos recorrido más de 500 kilómetros con este Renault Mégane ST.

El Renault Mégane experimenta una renovación de su estética exterior en la que destaca el recién estrenado rombo de la marca, de mayor tamaño y con un fondo negro brillante, similar al que ya lucen el Clio, Captur, Zoe… También se han modificado la parrilla y el sistema de iluminación, con luces LED diurnas de nuevo diseño, así como los paragolpes y las rejillas de aireación. Igualmente, cambia la oferta de llantas de aleación y de embellecedores de las ruedas (tapacubos).

La verdad es que este frontal recién estrenado es muy llamativo… y no sólo por las dimensiones del rombo, que “fomenta el orgullo de pertenencia a la marca”, según explican. Su función es también la de garantizar la coherencia de estilo entre los diferentes modelos, aunque cada uno conserve su personalidad. En este caso, el Mégane gana simpatía, ya no parece tan serio. Escogemos la carrocería Sport Tourer, la “familiar”, y nos ponemos en marcha.

Te puede interesar...

4 Comentarios

juan 30 Enero, 2014

Me gustaba más el anterior frontal

pablo1 30 Enero, 2014

Vaya tonteria juan, el otro era demasiado serio y aburrido

Juan Pablo 30 Enero, 2014

Es muy linda esta versión. Hermosa

Anselmo 3 Febrero, 2014

Si una marca quiere dar más realce a su logotipo que a su coche es que algo no va bien.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba