Renault Megane

15 Febrero, 2006, modificada el 24 Enero, 2011 por

Un diseño rompedor y bastante arriesgado frenaron en un primer momento las ventas del actual Megane, pero sus cualidades dinámicas y su buena calidad general lo han vuelto a convertir en el modelo más vendido de Renault.

8

A principios de 2006 el Megane recibió una ligera puesta al día estética, con unos cambios exteriores e interiores casi inapreciables y un nuevo motor turbodiésel de 2 litros.

  • Comportamiento



  • En marcha



  • Refinamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



  • Equipamiento



  • Puesto conducción



  • Espacio y practicidad



  • Valor de compra



  • Consumo y mantenimiento



  • Calidad y fiabilidad



  • Seguridad



Comportamiento

Aunque el Megane no ofrece uno de los bastidores más evolucionados de su segmento en cuanto a tecnología, pues el eje trasero es torsional y no con suspensión independiente como en el VW Golf o Ford Focus, lo cierto es que los técnicos de Renault han conseguido un buen comportamiento. El Megane es un coche agradable, estable y con un aplomo sorprendente en todo tipo de firmes. La única pega que empaña ese buen comportamiento es la dirección, con un tacto tan blando y poco preciso que hace parecer que toda la parte delantera del coche vaya “flotando”.

Refinamiento

Supuso, desde el primer momento de su lanzamiento, todo un salto en calidad en Renault. Los materiales, su ajuste, la sensación de solidez -casi a nivel “alemán”- y la excelente insonorización de la práctica totalidad de los propulsores (incluidos los turbodiésel) lo colocan entre lo mejor de su categoría. Además, los diferentes packs de equipamiento y acabado permiten elegir la terminación interior al gusto del cliente.

prestaciones

La gama de motores está compuesta por cinco de gasolina y cuatro turbodiésel. El más pequeño y asequible es el 1.4 de 100 caballos, que dista poco en potencia y rendimiento del siguiente escalón, el 1.6 de 115, algo más refinado pero con una escasa diferencia en prestaciones puras. El 2 litros de 134 caballos resulta muy agradable por silencio de marcha pero sus consumos son elevados en comparación con sus prestaciones. La versión turboalimentada de este mismo motor, con 163 caballos es una auténtica delicia por su contundente y progresiva entrega de potencia y, además, consigue un consumo más reducido que el atmosférico.


El Mégane Sport monta la más potente evolución del 2 litros turbo pero con nada menos que 225 caballos y una estética y equipamiento específicos, presentándose como la opción más deportiva y radical de la gama.


Entre los turbodiésel la opción básica la compone el 1.5 dCi con potencias de 82 y 105 caballos. Destaca especialmente el más potente por su buen rendimiento a pesar de su poca cilindrada y una conseguida insonorización interior. El veterano 1.9 dCi ahora ha aumentado su potencia hasta los 131 caballos e incorpora filtro de partículas, además de caja de cambios de seis velocidades. El nuevo propulsor de 2 litros dCi es la propuesta de gasóleo más potente del Mègane y con 150 caballos se sitúa entre los más potentes de su segmento.

Equipamiento

Todos los Megane cuentan con un equipamiento de serie muy correcto que, como suele suceder con todas las marcas generalistas, es más completo cuanto más potente es la motorización; pero casi todos los modelos cuentan con muchos detalles que son opcionales en otros modelos, como las luces y limpiaparabrisas automáticos, programador-limitador de velocidad o el climatizador. Además, el Megane puede equipar elementos más refinados como un enorme techo panorámico o un magnífico navegador Carminat II con mapas en tres dimensiones.

Puesto conducción

El vanguardista diseño exterior no se corresponde con su austera presentación interior, casi alemana por su sobriedad. Los plásticos y todos los ajustes son de muy buena calidad, pero su aspecto es bastante triste y poco vistoso. El puesto de conducción es correcto en cuanto a posición y aunque los asientos son un poco cortos de banqueta y no sujetan demasiado bien el cuerpo, sus múltiples reglajes permiten conseguir una postura ideal detrás del volante. La visibilidad es buena hacia delante pero hacia atrás queda disminuida por la forma de la luneta y los montantes traseros, cosas de un diseño poco convencional.

Espacio y practicidad

Supuso, desde el primer momento de su lanzamiento, todo un salto en calidad en Renault. Los materiales, su ajuste, la sensación de solidez -casi a nivel “alemán”- y la excelente insonorización de la práctica totalidad de los propulsores (incluidos los turbodiésel) lo colocan entre lo mejor de su categoría. Además, los diferentes packs de equipamiento y acabado permiten elegir la terminación interior al gusto del cliente.

Consumo y mantenimiento

Todos los propulsores del Megane se distinguen por unos buenos consumos, con excepción del 2 litros gasolina y el deportivo Sport. Los turbodiésel están entre los mejores de su segmento y aquí vuelve a destacarse el 1.5 dCi de 105 caballos por su reducido consumo en relación con su buen rendimiento. En cuanto a mantenimiento, los servicios oficiales Renault están entre los más asequibles.

Calidad y fiabilidad

Los tres años que ya lleva en el mercado han demostrado que el Mègane es un coche que “envejece” bien. No son conocidos problemas específicos que se repitan en la gama y sus interiores soportan bien el uso y el paso del tiempo.

Seguridad

Renault ha hecho de la seguridad uno de sus objetivos y el Megane fue uno de los primero vehículos de su segmento en conseguir las cinco estrellas en las pruebas EuroNCAP. El equipo de seguridad es bastante completo en todas las versiones, aunque el control de estabilidad es una opción en la mayoría de los acabados, con excepción de las motorizaciones más potentes.


Entre los elementos curiosos que equipa el Megane destaca el airbag de asiento en las plazas delanteras de los tres puertas, diseñado para evitar que los ocupantes se “cuelen” por debajo del cinturón de seguridad en caso de accidente.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba