Probamos el Renault Zoe que llegará en mayo a España20

Probamos el Renault Zoe que llegará en mayo a España

15 Marzo, 2013, modificada el 25 Marzo, 2013 por

Con la llegada en mayo del nuevo Renault ZOE, serán 4 los modelos 100% eléctricos en el catálogo del rombo, que se convierte en el líder del mercado por oferta de este tipo de vehículos, cada vez más interesantes.

Probamos el Renault Zoe que llegará en mayo a España20

Sin duda, éste es uno de los modelos que más ganas tenía de probar, ya que se trata de un automóvil completamente distinto a todo lo que ha pasado por mis manos (o eso creía). Pero en el nuevo Renault  Zoe uno se siente en su coche de toda la vida a sus mandos: no hay nada extraño, salvo el silencio.

En la prueba me ha sorprendido gratamente que este vehículo pueda conducirse de manera absolutamente convencional y lograr autonomías reales por encima de los 140 km sin tener que “apretar los dientes” y sin resultar un estorbo para el resto de la circulación (de hecho, se puede llevar de forma muy dinámica entre el tráfico). Esta cifra permite un uso bastante real y cotidiano del Renault Zoe. Conseguirlo no ha sido fácil; hay cuatro elementos que afectan a la autonomía:

  • Peso.
  • Aerodinámica.
  • Rozamientos.
  • Eficiencia del sistema.

En el caso del Zoe, con una velocidad máxima limitada a 135 km/h, la aerodinámica no es tan importante, ya que -teniendo en cuenta su uso principal- rodará a velocidades en las que el rozamiento con el aire le afecte, pero no de forma “vital”. Sus formas son atractivas y prácticas; veo lógico sacrificar algunos kilómetros de autonomía a cambio de tener un coche que no parezca un obús, que cuente con un buen maletero (enorme, de hecho) y en el que la cabeza no me roce en el techo.

Prueba presentación Renault Zoe, Lisboa, Rubén Fidalgo20
Aparcar en batería nunca ha tenido más sentido.

El peso es un factor crítico, y más en un vehículo en el que sólo las baterías ya añaden más kilos que la mecánica y el depósito de combustible de un modelo similar. En el caso del Zoe, los acumuladores lastran el coche con 290 kg, que afortunadamente se pueden colocar tan bajos que el centro de gravedad es mejor incluso que en un modelo de combustión. Estamos hablando de un automóvil del tamaño del Renault Clio (de hecho, está fabricado sobre su plataforma) y que roza la tonelada y media de peso. Para que no se disparase han tenido que cuidar los gramos en cada elemento, por lo que el Zoe está desprovisto de todo lo superfluo.

El Renault Zoe y sus ruedas especiales de Michelin

Para reducir al mínimo las pérdidas por rozamientos, los técnicos de Renault han tenido que esmerarse a fondo. Incluso la dureza de las suspensiones se ha adaptado con el fin de lograr la máxima autonomía y que en la fase de regeneración energética no se pierda energía cinética que pueda ser absorbida por los amortiguadores (en lugar de las baterías). Los que tengáis mountain bike con suspensión sabéis a lo que me refiero: la complejidad de las suspensiones en las bicis es vital para que la energía del pedaleo se transforme en movimiento hacia delante, en lugar de “muelleo” de la suspensión.

Prueba presentación Renault Zoe, neumáticos EV Michelin, Rubén Fidalgo20
Los neumáticos especiales de Michelin recuerdan a los de invierno.

Otro elemento vital en las pérdidas por rozamiento son los neumáticos. Michelin ha desarrollado un diseño en el que se reduce la fricción por rodadura, pero sin perder agarre en las curvas y frenadas. El resultado es un dibujo en la cubierta que me ha llamado la atención por su forma, similar a las ruedas de invierno, con unos tacos muy marcados. El resultado me ha gustado, el coche se sujeta bastante bien para sus prestaciones y, aunque se oyen en el habitáculo, es normal… porque  no se escucha nada más.

Algo en lo que insisto mucho en mis pruebas es en que la mayoría de los coches vienen “calzados” en exceso y que eso merma sus consumos y prestaciones. Soy muy crítico con ello, pero normalmente no cuento con los medios para aportar cifras exactas. En Renault han hecho el trabajo por mí e informan de que las llantas opcionales de 17 pulgadas reducen la autonomía del Zoe casi un 10%, unos 15 km, o lo que es lo mismo: unas ruedas demasiado grandes aumentan el consumo un 10%.

Conducir el Renault Zoe

Como decía al principio, lo que más me ha gustado del Zoe es que no me he sentido extraño, salvo por el silencio de marcha. El tacto es el de un coche de los de toda la vida. Tenemos un modo ECO que reduce la descarga máxima de la batería, de modo que “llaneando” no podemos pasar de 90 km/h, en los repechos, de 85 km/h y bajando, de 95-96 km/h. Si necesitamos más energía, pisando hasta el fondo el pedal del acelerador notamos un “click” (el famoso quick down de los cambios automáticos) y desconectamos esta limitación.

Prueba presentación Renault Zoe, Lisboa, Rubén Fidalgo20
El Zoe es un vehículo muy útil tanto en uso urbano como rural.

Aún en modo Eco, el Zoe se mueve con una soltura mejor que la de muchos utilitarios con motores diésel y gasolina pequeños. Las incorporaciones son ágiles y, a diferencia de lo que pasa con los híbridos, podemos salir de los semáforos con cierto brío.

Lo único criticable, en mi opinión, en el modo Eco, es que reduce la climatización (por bomba de calor), lo que, unido a la ausencia de un recubrimiento atérmico del parabrisas -un elemento que debería estar presente en un coche en el que la eficiencia energética tiene que ser máxima-, puede resultar incómodo cuando el sol “empieza a pegar”.

Me ha encantado conducir el Zoe; es muy relajante desplazarse con él. El silencio, el aspecto del interior (una lástima el reflejo del salpicadero en el parabrisas)… este Renault reduce el estrés y te acabas compenetrando con él. Al final, te encuentras realizando una conducción de lo más eficiente y sosegada, pero sin ser un “caracol”: en todo momento nos movemos al mismo ritmo que el resto del tráfico). En definitiva, el coche “me ha dado muy buen rollo”.

Lo único criticable en su uso es el tacto de los frenos, debido a la necesidad de regenerar energía. ¿Alguna vez has conducido una bicicleta con dinamo para la luz? Pues el Zoe es una cosa parecida. Cuando frenas, el motor se convierte en dinamo (mejor dicho, alternador, porque es de corriente alterna, no continua). Parte del freno lo hace con el motor, y parte con los discos y tambores. A medida que reduces la velocidad -más o menos, por debajo de los 10 km/h-, el motor apenas puede regenerar energía, por lo que se desconecta del sistema de frenado y sólo frena el sistema hidráulico. Para compensar esa reducción del efecto freno de motor, da un poco más de asistencia al pedal, lo que provoca que, aunque vayamos frenando suavemente, la detención final se produzca siempre con un incómodo “empellón”, que se hace aún más notable por las blandas suspensiones del Zoe.

Prueba presentación Renault Zoe, Lisboa, Rubén Fidalgo20
El Zoe es un coche que resulta atractivo y agradable.

Cómo se recarga el Zoe

Aquí hemos topado con el gran lastre de los coches eléctricos: la recarga de los acumuladores. Renault propone tres métodos de recarga: el normal, el acelerado y el rápido. Este último permite recuperar el 80% de la carga en apenas un cuarto de hora, mientras tomamos el café y vemos si perdió nuestro equipo de fútbol. Sin embargo, es más cara, porque además de su mayor consumo energético, hace sufrir un poco las baterías, lo que desaconseja su uso indiscriminado. En el modo más lento necesitará 9 horas para “recuperarse”.

Prueba presentación Renault Zoe, Recarga, Rubén Fidalgo20
El rombo de Renault es la entrada de corriente para la recarga.

Lamentablemente, España está en pañales en cuanto a infraestructuras para la recarga, éste es el único inconveniente que le he encontrado al Zoe. El coche me ha encantado y me parece muy utilizable. Hacer 150 km gastando entre 2 y 4 euros y en total silencio es algo sublime. Pero con una red de recarga tan precaria como la que tenemos en nuestro país, la mayoría de los usuarios potenciales de este coche se “quedan sin cobertura”.

Al final, un vehículo que debería ser ideal para la ciudad, donde se reduciría mucho la contaminación y el ruido, resulta más práctico para quien vive alejado del mundanal ruido y apenas usa el coche para hacer recados puntuales: puede recargarlo en su casa cómodamente, en lugar de tener que recorrer 20 km hasta la gasolinera que hay en el pueblo de al lado.

La voz de Zoe

Un detalle llamativo del Renault Zoe es que, para evitar sorprender y asustar (o incluso atropellar) a un peatón que no nos ha oído llegar con el coche eléctrico, tiene voz. la marca del rombo ha encargado a un estudio de sonido que sintetizase una melodía para advertir de nuestra presencia cuando rodamos entre peatones en un aparcamiento, casco histórico, etc.

Prueba presentación Renault Zoe, sonido eléctrico, Rubén Fidalgo20
El Zoe tiene un sonido para prevenir a los peatones que se acciona con una tecla.

Pulsando una tecla en el tablero de mandos, podemos elegir entre tres sonidos diferentes que se activan entre 1 y 30 km/h. Dicho sonido es algo parecido al que oímos en las películas futuristas, la verdad es que tiene su gracia. En el pliego de condiciones que se dio al estudio se especificaba que:

  • No podía ser un sonido de motor.
  • Tenía que dar sensación futurista.
  • Tenía que ser muy nítido.

Este último condicionante es muy importante. La gente no identifica ese sonido con un coche que se acerca, por lo que es vital que tenga una sonoridad que nuestro oído “ubique” claramente, para saber de dónde viene. No podía ser como el de los grillos, que no sabes muy bien dónde está el insecto cantando. El peatón tiene que darse cuenta al instante de si ese sonido se acerca por la izquierda, por la derecha o por detrás.

La presentación del Renault Zoe

El Renault ZOE, cuarto modelo de coche eléctrico fabricado por la compañía francesa, saldrá al mercado español con un precio final a partir de 13.650 euros, incluidas las ayudas del Gobierno y el plan PIVE, además de 79 euros al mes por el alquiler de las baterías.

En su presentación, el presidente de la alianza franco-nipona Renault-Nissan, Carlos Ghosn, destacó que el ZOE representa una “revolución silenciosa”, ya que constituye un conjunto de innovaciones tecnológicas “de gran envergadura”. “ZOE es un coche eléctrico, pero sobre todo es fiable y funcional, demostrando que la apuesta por el vehículo eléctrico era técnicamente factible”, afirmó.

Ghosn aseguró que hoy en día ya se ha puede decir que el coche eléctrico es rentable, y puso de ejemplo el Nissan Leaf, que lo ha logrado pese al impacto que tuvo en su inicio que su producción fuera realizada solamente en Japón por los cambios de divisa.

Así, recalcó que la alianza no fabrica coches eléctricos “por placer o por ocio”, sino que espera que dé beneficios al cabo de un cierto tiempo, ya que es “un negocio prometedor”. Además, descartó que la contracción económica registrada en los últimos años haya supuesto una desventaja para estos modelos.

Renault Zoe20
Con el Zoe ya son 4 los modelos eléctricos de Renault.

Ghosn destacó que la posición de precursor de Renault respecto al coche eléctrico ha dado sus frutos y es el líder en Europa en este segmento, con una cuota del mercado del 47%. Con la llegada del ZOE, la empresa elevará a cuatro sus vehículos eléctricos, lo que le permitirá aumentar sus ventas.

Por otro lado, recordó el “gran escepticismo” que existía sobre el coche eléctrico y su futuro comercial cuando la alianza anunció su apuesta por él hace unos años, y remarcó que los progresos de la tecnología, junto con el apoyo de los poderes públicos, están sentando la bases para el verdadero despegue de estos modelos.

En esta línea, destacó la voluntad de los Gobiernos para aumentar el parque de vehículos limpios, y puso de ejemplo el caso de China, donde ninguna empresa puede aumentar su capacidad de producción sin ofrecer vehículos eléctricos o híbridos en el país.

Frenos al coche eléctrico

Sin embargo, el presidente de Renault-Nissan reconoció que aún existen algunos problemas que frenan la expansión del coche eléctrico y a los que es prioritario hacer frente, como son su autonomía, la red de recargas y los precios.

En concreto, destacó que la autonomía del coche cada vez supone un menor problema y, respecto al precio, recalcó que en Renault han velado por proponer un producto “asequible” para la mayoría: su coste se ha reducido según lo previsto.

Sobre el desarrollo de infraestructuras, recuerda que la Unión Europea se ha comprometido a que existan 795.000 puntos de recarga en 2020 y, aunque reconoció que a Europa se le da mejor planificar que ejecutar, confió en que se puede alcanzar este objetivo marcado.

Por otra parte, Ghosn rehusó revelar los objetivos de venta para ZOE y el resto de modelos eléctricos, y explicó que la capacidad inicial de la planta francesa de Flint, donde se fabrica en exclusiva este modelo, es de 150.000 coches, algo que no supondrá un problema ya que está preparada para ser aumentada conforme se vaya incrementando el volumen.

Renault Zoe20
Podremos ver el Zoe por las calles españolas en mayo.

“No creo que nos encontremos en una situación en la que no podamos alimentar la demanda”, aseguró Ghosn, quien explicó que inicialmente el coche se comercializará en 11 países de Europa y la compañía irá abriendo mercado una vez que haya visto los resultados.

Por otro lado, afirmó que la alianza va a seguir invirtiendo en el coche eléctrico, con el objetivo de consolidar la tendencia y mejorar la tecnología. En este sentido, recalcó que se ha realizado el 50% de las inversiones previstas y ya se han amortizado.

En este sentido, incidió en que los costes de las tecnologías para la fabricación del coche eléctrico están bajando y, por ejemplo, el de las baterías registra un descenso de dos dígitos cada año. A este respecto, añadió que la compañía ya no está tan centrada en fabricar sus propias baterías, ya que, a diferencia de 2006, ahora hay más ofertas en el mercado y a precios más competitivos.

Características del Renault Zoe

Ya se han vendido 440 ejemplares en Francia en el mes de febrero y saldrá al mercado español por 21.250 euros que, descontando los 5.500 euros de ayudas públicas y los 2.100 euros del plan PIVE, dejaría un precio final desde 13.650 euros. Además, el alquiler de la batería será de 79 euros al mes para 12.500 kilómetros anuales en tres años, lo que supone una garantía de la misma de por vida.

El cuarto modelo eléctico de Renault es además el primer vehículo eléctrico de gran serie que sobrepasa los 200 km de autonomía en la homologación y propone la mayor autonomía de su categoría, ya que ofrece la posibilidad de recorrer entre 100 y 150 km según el modo de conducción y las condiciones meteorológicas, gracias a su sistema Range OptimiZEr.

Este sistema incluye tres innovaciones técnicas importantes, cada una de las cuales contribuye aproximadamente en un tercio al aumento de la autonomía de ZOE: el frenado recuperativo de nueva generación (que recarga la batería cuando el conductor suelta el pedal del acelerador) , la bomba de calor y los neumáticos especiales Michelin Energy E-V.

Por otro lado, gracias al cargador Caméléon, y a través de una única toma en el vehículo, es el primer vehículo eléctrico que recupera la carga en un tiempo de entre 30 minutos y 9 horas, dependiendo de la potencia disponible en el borne, que puede variar entre 3 y 43 kilovatios. En concreto, con 43 kW se recarga un 80% de la batería en 30 minutos.

Asimismo, todas las versiones de ZOE comercializadas cuentan con el sistema multimedia integrado y conectado Renault R-Link desde el lanzamiento, que reagrupa en un único sitio todas las funciones multimedia: la navegación, la radio, la telefonía y el audiostreaming Bluetooth, la música y la conectividad de los aparatos portátiles, los servicios conectados, etc.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

3 Comentarios

Rubén Fidalgo 22 Marzo, 2013

Me parece un modelo muy recomendable para quien pueda disponer de puntos de recarga a mano.

Torrens 24 Marzo, 2013

Hola , yo lo estoy valorando ya que sólo hago prácticamente ciudad, me preocupa si tengo que ponerme en el garaje un wallbox para el , otro gasto más , así si se sabe algo sobre las baterías rn un futuro , ya que renault sólo habla de un futuro a 3 – 5 años , valdrá lo mismo el alquiler dentro de 6 años? , serán mejores? O las mismas??
Es que me da miedo eso de las obsolescencia programada..

Rubén Fidalgo 24 Marzo, 2013

El Zoe precisa el Wallbox para recargarse, lo que efectivamente supone un gasto extra, que aún está por definirse en España. Sobre el futuro de las baterías, lo lógico es que sí haya mejoras técnicas en el futuro, pero la marca no comunica nada al respecto. El tema del alquiler de las baterías por 79 euros mensuales es cierto que echa un poco para atrás. Hay mucha gente que gasta menos de 70 euros al mes en combustible, por lo que el ahorro en el coste por km recorrido no tiene validez en esos casos.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba