Renault Koleos 2.0 dCi 4WD Initiale Paris 2017: a prueba el SUV francés más lujoso

Renault Koleos 2.0 dCi 4WD Initiale Paris 2017: a prueba el SUV francés más lujoso

16 noviembre, 2017

El Renault Koleos ha sufrido un cambio radical en esta última generación y ha abandonado su anodino aspecto anterior para ofrecer un aspecto muy moderno y acorde con los gustos occidentales, pero ¿realmente merece la pena frente a un Skoda Kodiaq o un VW Tiguan?.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 6

Bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 4

Regular

Destacable

  • Imagen seductora
  • Interior espacioso y práctico
  • Soluciones probadas

Mejorable

  • Sonido del manos libres
  • Ruido de la mecánica
  • Consumos elevados

Renault ha dotado al nuevo Koleos de un diseño mucho más personal y atractivo que el de la generación anterior, que era un buen coche, pero absolutamente anodino y sin personalidad definida. El nuevo Renault Koleos tiene una planta muy seductora y supera en este apartado a su primo, el Nissan X-Trail, con el que comparte mecánicas y planteamiento.

Aunque su aspecto se ha mejorado y se ha adaptado mucho mejor a los gustos europeos, el Koleos se sigue fabricando en Corea del Sur, para lo bueno y para lo malo. Lo bueno es que su construcción es robusta y los acabados, buenos. En cambio, tiene algunos detalles que se resuelven mejor en las plantas europeas, como los marcos de las puertas estampados en una sola pieza (en el Koleos van soldados en las esquinas), la calidad de las gomas, etc.

Dotado con el motor de 2 litros y 175 CV, el Koleos de esta prueba convence por su estética y su amplitud interior. Sin embargo, peca de unos consumos excesivos (superiores a los de sus rivales) y de unas prestaciones modestas, en gran medida debido al peor rendimiento de su caja de cambios por variador continuo, menos eficiente que las de doble embrague montadas en la mayoría de sus rivales principales.

Diseño Entre los mejores

El diseño del nuevo Koleos es realmente seductor.
El diseño del nuevo Koleos es realmente seductor.
Ampliar

Renault se ha dejado de ambigüedades y ha apostado por un diseño claramente enfocado a los gustos europeos. La generación anterior de este modelo funcionaba bien comercialmente en Corea, pero en Europa sus ventas han sido tan escasas que lo han convertido en uno de los SUV más exclusivos.

En el diseño del nuevo Koleos se siguen las premisas de los últimos modelos de Renault creados por Van den Acker , que están logrando que la marca tenga una personalidad muy definida. En este caso concreto, se ve que el punto de partida ha sido el Talismán, del que copia soluciones como la forma del frontal o de los grupos ópticos traseros.

El resultado es atractivo y el nuevo Renault Koleos llama la atención, con una imagen elegante y seductora. La vista frontal es rotunda, con un enorme rombo presidiéndolo, demostrando que cada vez están más orgullosos de su marca. Los faros tienen una buena luz, aunque no es de las mejores de led que he probado.

Por desgracia, tienen el mismo inconveniente que las del Talismán: con las luces diurnas encendidas, apenas se ven los indicadores de dirección. En lugar de atenuarlos o cambiarlos de color como hacen otros modelos, los intermitentes del Koleos y del Talismán van tan pegados al resplandeciente blanco de la luz diurna que pasan inadvertidos.

La vista lateral es agradable, con formas sinuosas que recuerdan a la musculatura de un animal. Las llantas de 19 pulgadas ponen la guinda al pastel y contribuyen a darle ese aspecto de SUV grande.

En la parte trasera destacan los grupos ópticos y los marcados hombros provocados por esas ondulaciones que se perciben en la vista lateral.

A nivel de acabados, se nota que es un coche fabricado en Asia: los ajustes son buenos y la manufactura, correcta. Sin embargo, te encuentras con detalles algo anacrónicos, como los marcos de las puertas soldados en las esquinas al resto de la puerta, el tipo de gomas propio de los modelos coreanos, diferencias de tonalidad entre el color blanco de los parachoques (fabricados en plástico y de un proveedor exterior… no se pintan en la propia línea de montaje), etc.

Su aspecto es bueno y su diseño convence con una imagen mucho más atractiva que el anterior Koleos y que la de su primo-hermano, el Nissan X-Trail, pero es que sus rivales también ofrecen diseños muy seductores, como el Peugeot 5008 o el VW Tiguan, por poner un par de ejemplos.

Interior Amplio y versátil

El Koleos tiene un interior espacioso y de aspecto moderno.
El Koleos tiene un interior espacioso y de aspecto moderno.
Ampliar

Los interiores de Renault tienen un diseño agradable, pero pecan de parecer demasiado plasticosos, especialmente la zona de la consola central y el marco de la pantalla multimedia. En el caso del Koleos, el salpicadero tiene un aspecto más cuidado y parece mejor resuelto que en otros modelos de la marca.

La primera impresión al abrir la puerta es muy buena, con unos asientos generosos de tamaño y que prometen horas de viaje sin cansancio y unos materiales agradables a la vista. Por desgracia, al sentarte e iniciar la marcha, esta excelente primera impresión se desvanece en parte.

Lo que más molesta es que los flancos de los asientos rozan con la consola central y producen un incómodo chirrido con los movimientos del coche. Otros rivales ponen unos adhesivos con un material parecido a la felpa, para que no roce el cuero contra el plástico de la consola, o separan más el asiento. Aquí hay que aguantar esos “quejidos”.

Además, la ergonomía de los asientos no es muy buena, con una banqueta muy plana que hace que poco a poco nos escurramos en ella y vayamos perdiendo la postura correcta.

Lo que sí es una gozada es el gran espacio que ofrece a sus pasajeros. Pocos coches hay más cómodos para viajar tres adultos en las plazas traseras, además de contar con un maletero de buenas dimensiones y formas muy aprovechables.

Otro detalle que va en contra del confort en el interior es el ruido de la mecánica. Me esperaba un buen aislamiento acústico al comprobar que cuenta con detalles como las ventanillas delanteras de cristal doble laminado, pero, aun así, el sonido del motor se cuela con demasiado descaro en el habitáculo y contribuye a aumentar la fatiga en los viajes.

La iluminación ambiental consigue crear un ambiente muy acogedor en los viajes nocturnos. Podemos elegir entre varios colores e intensidad, pero lo mejor es que está muy bien elegida la forma de las tiras iluminadas en las puertas y molduras interiores, así como en la zona de los pies.

En definitiva, es una pena que los chirridos de los asientos y el ruido de la mecánica empañen un habitáculo que es espacioso, acogedor y con unos materiales y acabados buenos.

Motor Ruidoso y con variador continuo

El motor 2.0 dCi no destaca ni por prestaciones ni por su agrado de uso.
El motor 2.0 dCi no destaca ni por prestaciones ni por su agrado de uso.
Ampliar

El motor de este Koleos es el mismo que el que monta el Nissan X-Trail y, aunque resulta más agradable en su forma de entregar la potencia que el 1.6 de 160 CV, no acaba de enamorar y, además, en el Koleos es más ruidoso.

Gracias a su mayor cilindrada, este 2.0 dCi tiene más par motor natural y no se nota tanto su efecto turbo, con un empuje más lineal y sin zonas muertas tan evidentes como sucedía en el 1.6 dCi. Sin embargo, sus más de 170 CV no parecen tantos cuando pisamos el pedal derecho, en parte porque el cambio XTronic disimula parte de esa potencia por su peculiar forma de trabajar.

Esta transmisión es un variador continuo que cuenta con 7 relaciones preconfiguradas para emular el comportamiento de una caja de cambios de 7 marchas convencional, pero luego siempre hace lo que le conviene, de modo que no acaba de cuajar esta idea.

Sus reacciones al pedal del acelerador son muy remolonas, muy del gusto de los clientes orientales, pero que aquí no encajan tanto. Además, da una sensación de resbalamiento (como si llevásemos el pedal del embrague medio pisado) que no acaba de agradar, sobre todo cuando estamos en un coche que es bastante ruidoso y en el que oímos claramente el ronquido del motor.

El sistema de tracción total cuenta con un pulsador en el lado izquierdo de la columna de dirección con 3 posiciones:

  • 2WD: el sistema elimina de la ecuación al eje trasero. Así se consigue un menor consumo, al no haber arrastres de diferenciales ni transmisiones en las ruedas traseras.
  • 4WD: el Koleos sigue siendo básicamente un coche de tracción delantera, pero manda parte del par (hasta el 50%) al eje trasero en función de las necesidades, ya sea porque ha detectado pérdidas de tracción en el eje delantero o porque espera que así sea (tiene un comportamiento activo y predictivo).
  • Lock: el reparto de par entre ambos ejes es del 50% para cada uno de ellos, como si bloqueásemos el diferencial central en un 4×4. Sólo se puede activar a baja velocidad y se desconecta de manera automática al superar los 40 km/h.

La eficacia del sistema de tracción total es buena, reaccionando rápido a las necesidades de entrega de par. También la caja de cambios de variador continuo facilita las cosas, porque la forma con la que llega la potencia a las ruedas está muy dosificada por la propia caja de cambios, que alarga o acorta el desarrollo en función de las necesidades.

Comportamiento Se nota el peso

El Koleos destaca más por su confort que por su eficacia.
El Koleos destaca más por su confort que por su eficacia.
Ampliar

El peso y la ubicación de su centro de gravedad marcan las reacciones de este Renault, pero también su país de origen. Los asiáticos, y especialmente los coreanos, tienen unos gustos muy parecidos a los de los americanos. Les gustan las suspensiones suaves y las reacciones del coche muy filtradas y esto es justo lo que nos encontramos en el Koleos.

Que se haya buscado un gran confort de marcha no me parece mal en absoluto. Al fin y al cabo, el cliente medio de este tipo de coches lo que busca es viajar cómodo con la familia y en eso cumple. Sin embargo, las perezosas reacciones de su mecánica y las enormes inercias de sus suspensiones creo que se pueden mitigar sin que haya una merma en el confort. Es más, incluso se podría mejorar.

En ciudad agradeceremos la postura elevada que nos permite controlar el resto del tráfico con facilidad. Las suspensiones blandas harán menos tedioso el pasar por los pasos de cebra elevados y los baches típicos de los recorridos urbanos.

Por otro lado, el cambio automático reducirá nuestro estrés en los atascos y en medio del denso tráfico de las ciudades. Sin embargo, la lentitud de reacciones del cambio hará que nos podamos llevar algún que otro susto en las rotondas (cuando entra algún piloto frustrado intentando batir tiempos en medio de la glorieta) o en los cruces, donde deberemos tener tiempo de sobra, porque, desde que pisamos el acelerador hasta que el coche sale, hay un retraso y, aunque pisemos a fondo buscando cierto ímpetu, la respuesta será muy parsimoniosa.

El tamaño también nos pondrá en algunos aprietos a la hora de buscar un hueco donde meterlo, pues no abundan los espacios para un coche de 4,7 m de largo y 1,84 m de ancho (con los retrovisores plegados).

En autopista resulta cómodo, aunque notaremos claramente el balanceo de la carrocería en las curvas rápidas. La suavidad de la amortiguación hará confortable el primer impacto de la suspensión en las juntas de dilatación y badenes. En lugar de uno sentiremos tres, pues no contiene los movimientos de la carrocería a la primera y da la sensación de ir en una especie de mecedora, lo que nos quita confianza en sus reacciones, que en realidad son seguras.

En carreteras secundarias echaremos en falta una caja de cambios más directa para realizar adelantamientos. Aunque tenga la posibilidad de elegir una posición del selector manual que imita una caja de 7 marchas, el variador continuo siempre se comporta como tal y notamos esa especie de deslizamiento y que tiene reacciones poco lógicas.

Por ejemplo, no entiendo por qué, cuando levantamos el pie del acelerador, siempre acorta el desarrollo. Esto está muy bien cuando estás bajando una rampa muy pronunciada, pero llaneando o en una leve pendiente favorable lo razonable sería poner el desarrollo más largo o incluso una función de rueda libre.

Creo que esta lógica del cambio es en gran medida la causante de los elevados consumos registrados, pues el coche apenas tiene inercia, con el motor siempre reteniendo más de la cuenta.

La dirección tiene un buen tacto, pero es demasiado desmultiplicada y resulta algo lenta. Esto, unido a unas suspensiones demasiado blandas y un centro de gravedad alto, hace que tenga unas reacciones muy torpes.

En el circuito de pruebas se confirman estas sensaciones. Los tiempos de espera son enormes y al Koleos se le atragantan más de la cuenta las curvas enlazadas. Sí, ya sé que no es un coche para circuitos, pero esto tiene sus consecuencias en otras situaciones, como la maniobra de esquiva.

Al Koleos le lleva demasiado tiempo asentarse y obedecer a la orden que le damos con el volante. El primer volantazo más o menos lo obedece, pero el segundo coge al coche todavía tratando de acatar la primera orden y lo descoloca. El resultado es que el control de estabilidad tiene que asumir el control desde el primer instante y prácticamente detiene el coche por completo.

La frenada de emergencia tampoco la salva con muy buena nota. La primera distancia de detención ha sido buena, pero a partir del tercer intento se ha alargado más de la cuenta, demostrando que el equipo de frenos no trabaja bien con el calor.

En definitiva, el Koleos es un coche que pretende ser muy confortable y en cierta medida lo es, pero un punto intermedio habría logrado un mejor equilibrio y lo habría posicionado mejor entre sus rivales.

Equipamiento Completo, pero lo pagas

El acabado Initiale Paris está repleto de equipamiento.
El acabado Initiale Paris está repleto de equipamiento.
Ampliar

El acabado Initiale Paris es el más alto de la gama y esto implica que su equipamiento es muy generoso. Sin embargo, se echan de menos algunos detalles que están presentes en otros modelos de Renault de categoría equivalente (Talismán o Espace, principalmente) como son el sistema MultiSense (que adapta la personalidad del coche y su comportamiento a nuestros gustos) o el 4Control de dirección a las 4 ruedas.

También echo de menos un control de crucero adaptativo, aunque personalmente no me suele gustar cómo funcionan, algo que ya es estándar en rivales de precio equivalente.

Asientos de cuero con reglaje eléctrico, calefactados y ventilados, volante multifunción, alerta de colisión, faros Full Led adaptativos con asistente de luz de carretera, climatizador bi-zona… no se puede decir que su dotación de serie sea mala, ni mucho menos.

Entre los elementos presentes en esta unidad está el asistente de aparcamiento. Me ha gustado su manejo, con una activación sencilla, pero su funcionamiento no tanto, pues ha fallado en varias ocasiones, montando el coche en la acera, dejándolo demasiado separado o incluso teniendo que abortar la maniobra porque había riesgo de rozarlo contra una columna.

Es curioso que un sistema que Ford domina desde hace ya años en modelos más modestos como el Ford Focus, siga siendo un quebradero de cabeza en otros modelos más modernos y caros.

En cuanto al sistema multimedia, la pantalla es la misma que en otros modelos de la marca. Su tamaño es grande y su funcionamiento bueno (aunque es algo lenta de reacciones), pero las huellas de nuestros dedos se marcan demasiado y se echa de menos algo de relieve en las teclas para acceder al menú principal, subir y bajar el volumen, etc.

La calidad del equipo de sonido es muy buena, al fin y al cabo está firmado por Bose, lo cual suele ser una garantía y así es en este caso.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • 6 Airbags
  • Isofix en los 3 asientos traseros
  • Indicador de desactivación del airbag del pasajero
  • Faros delanteros antiniebla con luces de curva
  • Alerta por cambio involuntario de carril
  • Limpiaparabrisas delantero con sensor de lluvia y encendido automático de luces de cruce
  • Ayuda al aparcamiento delantera y trasera + Cámara de visión trasera
  • Luces de día LEDs
  • ABS
  • ESC con ASR
  • Aviso de ángulos muertos
  • Frenada de emergencia asistida
  • Control de la presión de los neumáticos
  • Alerta exceso velocidad con reconocimiento de señales de tráfico
  • Cambio automático de las luces de carretera/cruce
  • Reposacabezas delanteros Relax
  • Alerta de colisión frontal
  • Luces traseras de LED

Equipamiento Opcional

  • 311.75 €Ayuda al aparcamiento lateral + Easy park assist

    Confort

    Equipamiento de Serie

    • Asientos delanteros calefactables
    • Luneta trasera calefactable
    • Cierre centralizado
    • Llantas de aleación 19´´
    • Tapicería cuero Nappa negro (gris/claro)
    • Dirección asistida
    • Easy break
    • Asientos delanteros eléctricos y ventilados
    • Climatizador automático
    • Retrovisores eléctricos y anti-escarcha
    • Retrovisor interior electrocromado
    • Cristales traseros sobretintados
    • All Mode 4x4-i
    • Regulador y limitador de velocidad
    • Kit de reparación de neumáticos
    • Tarjeta manos libres de apertura y arranque
    • Ayuda a la frenada de emergencia
    • Freno de parking asistido
    • Elevalunas eléctricos
    • Volante de cuero
    • Retrovisores abatibles eléctricamente
    • Cristales laterales traseros laminados y sobretintados

    Equipamiento Opcional

    • 124.71 €Rueda de repuesto tipo galleta
    • 623.56 €Blanco Universal
    • 831.4 €Negro Amatista
    • 1143.18 €Techo eléctrico panorámico
    • 623.56 €Negro Sport
    • 623.56 €Azul Atlántico

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Cartografía de Europa
    • Compatibilidad con Android Auto & Apple Carplay
    • Pre-disposición de alarma
    • Indicador de cambio de marcha
    • Maletero eléctrico con acceso manos libres

    Consumo Demasiado sediento

    Los consumos del Koleos con esta mecánica son superiores a los de sus rivales.
    Los consumos del Koleos con esta mecánica son superiores a los de sus rivales.
    Ampliar

    Este es el apartado en el que peor parado sale este modelo, con unos consumos claramente superiores a los declarados y, lo que es peor, a los de sus rivales.

    Mientras que la marca declara un consumo urbano de sólo 6 l/100 km, este Koleos no ha bajado de los 8 l/100 km en ciudad. El cambio de variador continuo no es el mejor aliado en la urbe, ni tampoco el peso de este coche.

    En carretera, los 5 l/100 km sólo los podremos lograr si circulamos sobre un plato absolutamente plano y sin tráfico, mientras que el consumo normal con cruceros entre 70 y 100 km/h va a estar en el entorno de los 6 l/100 km.

    En autopista a 120 km/h el consumo medio durante la prueba ha sido de 8,4 l/100 km, una cifra muy elevada y mayor que en la de sus rivales.

    Con estos consumos y un depósito de 60 litros, la autonomía de este Renault Koleos está en el entorno de los 700 km.

    Rivales Rivales del Renault Koleos 2.0 dCi 2017

    Koleos 2.0dCi Initiale Paris X-Tronic 4WD 130kW

    Desde
    45.050 €

    Diesel

    Automático
    marchas

    X-Trail 2.0 dCi Tekna 4x4-i XTronic

    Desde
    42.750 €

    Diesel

    Automático
    6 marchas

    177

    10,0

    6,1

    162

    5008 2.0BlueHDi S&S GT EAT6 180

    Desde
    39.900 €

    Diesel

    Automático
    6 marchas

    180

    8,9

    4,8

    124

    Kodiaq 2.0TDI AB tech Style 4x4 DSG 140kW

    Desde
    41.500 €

    Diesel

    Automático
    7 marchas

    191

    8,6

    5,7

    150

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba