Renault Koleos

6 junio, 2008, modificada el 24 enero, 2011 por

El Koleos de Renault combina las ventajas de tres segmentos. Es cómodo como una berlina, amplio y versátil como un monovolumen y se mete por pistas y campo con gran facilidad.

7

Más información en Hoymotor16, número 1284


Para comenzar, dos buenas noticias. Para los que ya sabían que el nuevo SUV francés estaba fabricado en Corea, decirles que el Koleos alcanza un nivel de calidad comparable al de los productos construidos en Europa, de este aspecto ya se ocuparon con 60.000 horas de formación y una estancia en Corea con todos los gastos pagados a varios equipos de ingenieros.


La segunda buena nueva es que el todocamino recién llegado de Renault es capaz de ponerse las botas de campo y el traje de faena y meterse hasta las trancas en situaciones «off-road» que no todos sus rivales serían capaces de superar, una sorpresa para los que pensábamos que la marca del rombo iba a priorizar otros aspectos.


El primer todocamino de verdad de Renault (mejor olvidar el Scénic RX4), ya está disponible en los concesionarios con un precio interesante que comienza en los 22.900 euros, pero que sube hasta los 28.800 euros ( 2.0 dCi 150 CV 4×4 Dynamique) si queremos que sea tracción total y ahorrar dos litros cada 100 kilómetros respecto al gasolina de 170 caballos y tracción delantera que se propone como modelo de acceso. En cualquier caso, una cifra muy competitiva si tenemos en cuenta el equipamiento que más tarde veremos. El Koleos ha sido ideado por Renault, desarrollado por Nissan y producido por Samsung en Corea, en una colaboración conjunta inédita y muy provechosa. Pero es que Renault tiene planes especualmente ambiciosos para su nuevo «crossover», ya que se venderá en más de 40 países de los 5 continentes bajo la marca Renault o Samsung.


Nissan se ha encargado de que el Koleos se luzca en el campo, para ello ha cedido la plataforma del X-Trail con eje multibrazo trasero y su evolucionado sistema de tracción total «All mode 4X4i», aunque con un calibrado específico de muelles y amortiguadores. Y Samsung ha hecho posible rebajar los costes de producción para que Renault pueda vender su Koleos a un precio competitivo en un segmento realmente difícil.


El objetivo de Renault era desarrollar un todocamino con la habitabilidad y flexibilidad de un monovolumen y la comodidad de una berlina. Y lo cierto es que hemos podido comprobar que el Koleos ofrece un espacio casi tan generoso como el de un Scénic, comparte muchas de las soluciones de éste en cuanto a versatilidad – la marca reconoce que le quitará ventas por arriba – y en carretera se muestra muy cómodo a costa de sacrificar algo de aplomo con unas suspensiones blandas muy orientadas al confort.


La versión probada con tracción total y el motor dCi de 175 caballos ya visto en otros modelos de la alianza ofrece una respuesta mecánica contundente, un refinamiento sobresaliente, asociado principalmente a la suavidad del motor, a la ausencia de vibraciones o al silencio de marcha; y gran facilidad de conducción con muy buena visibilidad perimetral y situación intuitiva de todos los mandos. Sin embargo, no nos ha gustado la dirección de asistencia eléctrica, con un tacto demasiado artificial, sobre todo a velocidades por debajo de 100 km/h. El Koleos se agarra bien al asfalto y su conducción no plantea problemas en el uso cotidiano o en los viajes por autovía o autopista; sin embargo, en cuanto a aplomo y balanceos se refiere, en carreteras de segundo orden o zonas muy viradas no está en la órbita de sus rivales de referencia, como el Ford Kuga, el Land Rover Freelander o el Hyundai Santa Fe.


Pero la venganza del Koleos llega cuando sus ruedas abandonan el asfalto. En pistas rápidas de tierra, pero muy bacheadas, la amortiguación del Renault absorbe los boquetes sin pestañear, manteniendo la trazada y sin que los pasajeros sufran las consecuencias. Y a la hora de atacar obstáculos, trialeras o cruces de puentes, el Koleos deja el pabellón de Nissan (su padrino en este campo) bien alto. Con unos de los mejores ángulos de ataque y salida (27º y 31º), solo por detrás del Freelander, con un control de descenso que también funciona marcha atrás, con bloqueo manual de diferencial para repartir de forma fija el 50% de la fuerza en cada eje en situaciones extremas de adherencia y con uno de los sistemas 4×4 inteligentes para SUV más efi caces del mercado, estrenado recientemente por el X-Trail, el Koleos nos ha sorprendido en campo más que en carretera, aunque Renault sabe que el cliente potencial de este segmento no va a ver el barro, el polvo y las roderas ni en pintura.


La relación equipamiento-precio del Koleos es, junto con sus posibilidades «off-road» o el refinamiento de sus motores diésel, tres de sus mejores argumentos para pegarse a brazo partido por un cliente en un segmento con no menos de 15 rivales armados hasta los dientes. Y es que el Koleos 4×4 diésel más barato ( 28.800 euros) ya cuenta de serie con climatizador automático bizona, ESP, 4 elevalunas eléctricos, faros antiniebla, llantas de aluminio, ordenador, banqueta trasera abatible y plegable con sistema «easy break», control de descenso, sensor crepuscular y de lluvia, freno de parking automático, radar de proximidad delantero y trasero, radio CD de 140 W con lector MP3, retrovisores abatibles eléctricos, tarjeta manos libres y portón de apertura doble, entre otros elementos. Además, con el Koleos, la marca francesa comienza una nueva estrategia de reducción de versiones y opciones para facilitar la elección. Aunque esto no quita para que este modelo en concreto cuente con una línea de equipamientos adicionales para personalizarlo.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba