Renault Espace 2015

El próximo 22 de mayo empieza a venderse el nuevo Renault Espace, que ahora tiene aspecto exterior de crossover, un interior inspirado en la aeronáutica y un impresionante equipamiento de seguridad, confort y tecnológico. Precio de partida, 29.350 euros. Te contamos cómo es.

Nuestra valoración: 8,5 Sobresaliente

8

8

9

10

9

7

Destacable

  • Espacio interior
  • Comportamiento versátil
  • Equipamiento abundante

Mejorable

  • Manejo de la palanca del cambio
  • Gama escasa de motores
  • Apertura de la guantera

Llega por fin la renovación de un modelo mítico: el Renault Espace. Su transformación de monovolumen a crossover nos parece de lo más acertada, porque rejuvenece tremendamente el concepto de vehículo útil y capaz para hacerlo además muy atractivo. Excelente momento para reposicionar el modelo y llenarlo de opciones que permiten su configuración como premium, incluida una versión Initiale Paris que, en una muestra de originalidad, se convierte casi en una versión especial, con nomenclatura propia y zonas específicas de exhibición y venta en determinados concesionarios capaces de ofrecer una serie de servicios para clientes VIP.

La gama de motores se nos antoja exigua, pero Renault recalca que su objetivo es la simplicidad y, en esa estrategia, un gasolina y dos diésel tienen sentido.

La máxima personalización tanto del comportamiento como de la estética a bordo, gracias al sistema Multi-Sense, exalta la tendencia de la emoción al conducir –conductor y coche alineados en el mismo “humor”– aunque también exige decisiones diarias del conductor, que en muchos casos acabará probablemente por usar casi siempre la misma configuración. Hay que destacar sin duda la gran cantidad de equipamiento de confort, seguridad y tecnología que ayuda a mejorar los niveles de conducción y de protección a todos los ocupantes.

Hemos disfrutado conduciendo este Espace, cuyo precio de partida es de 29.350 euros, aunque la media se aproxima más a los 33.000 y, si nos vamos al tope de gama, llega a los 44.550, eso sí, con todos los servicios VIP incluidos.

Y, ahora, no os perdáis todo lo que os contamos sobre el nuevo Espace, el último representante de una marca que acaba de cambiar su lema: el nuevo es “Passion for life”

Vídeo: Renault Espace 2015

Diseño El atractivo está… en la mezcla

Renault Espace 2015
Renault Espace 2015
Ampliar

La renovación de un modelo tan carismático como el Renault Espace era esperada y no ha defraudado. El monovolumen por excelencia ha evolucionado en su fisonomía externa de tal modo que se ha transformado en lo que se denomina un crossover, un concepto “mestizo” para entendernos, que trata de unir lo mejor de dos mundos: el de los monovolúmenes y el de los SUV. Sus líneas son elegantes y dinámicas, con pasos de rueda marcados y superficies con relieve y fluidez.

Gana en presencia por las grandes ruedas, de 17 a 20 pulgadas, y por su batalla (distancia entre el eje delantero y el trasero) que crece en 16 mm frente al Grand Espace actual. Mide 4,86 m de largo, 1,89 m de ancho y 1,68 de alto. También esta última cota, la altura, es mayor en 4 cm respecto al modelo actual y eso contribuye de nuevo a esa sensación de SUV.

La línea del parabrisas, más inclinada, aumenta la sensación de ligereza y su mayor extensión dota al interior de una gran luminosidad. Ese mismo efecto tienen las ventanas, rodeadas en su conjunto por una línea cromada que aumenta la sensación de acristalamiento de la parte superior del Espace, de cintura hacia arriba. El techo muestra una ligera caída hacia la trasera que le da un toque de coupé muy atractivo subrayado por el acabado en alerón del portón trasero. Ahí destacan los grandes grupos ópticos, que se extienden hacia los laterales y dan carácter a esta parte del Espace.

Si se elige la versión alta de gama, la Initiale París, el exterior integra detalles específicos, como unas llantas de 19 pulgadas y diseño exclusivo, un color negro único para esta versión (“negro amatista”) y la palabra “Initiale” sobre el capó y en el frontal, por encima de la gran parrilla.

Interior Inspirado en los aviones

Renault Espace 2015
La pantalla vertical es más fácil de interpretar y manejar.
Ampliar

Entrar en el nuevo Renault Espace –dice la marca- es una experiencia sensorial. Así lo han querido los diseñadores, que se han preocupado de crear diferentes tipos de ambientes a tenor de lo que desee el conductor. En nuestra prueba de conducción, constatamos que este interior no deja indiferente a nadie y la opinión general entre los periodistas que tuvimos la oportunidad de probarlo era muy positiva. La luz y la excelente visibilidad en todas direcciones es uno de los grandes aciertos del Espace. Al volante, todo está hecho para que el conductor se sienta como un piloto de avión, con las dosis de control y disfrute de la conducción que nos procura una ergonomía bien estudiada.

La instrumentación se personaliza a nuestro gusto y los elementos esenciales (velocidad, información sobre la señalización de la ruta y ciertas ayudas a la conducción) se muestran en la pequeña pantalla del head up display que se eleva, al arranca,r por detrás del volante (regulable en altura, para que su visualización por el conductor sea idónea, por supuesto). El asiento recoge bien y tiene un mullido correcto, además de que permite apoyar bien la zona dorsal y las piernas, para no provocar cansancio.

Sin embargo, la estrella del interior del nuevo Espace es sin duda la columna central, en la que se integran todas las funciones de infoentretenimiento y… la nueva palanca de marchas. Vamos por partes.

La nueva pantalla para mostrar navegación, sonido y elementos de personalización del Espace (desde los modos de conducción hasta la forma en que queremos ver la ruta o la regulación del impresionante sistema de sonido Bose) tiene formato vertical y recuerda a una tablet que estuviera encastrada en la columna. De hecho,  cuenta con las mismas posibilidades de pantalla táctil (agrandar, mover elementos, etc). Resulta sumamente agradable de usar y muy intuitiva de manejo; nos ha parecido un gran acierto.  Funciona con la segunda generación del sistema R-Link de Renault, que, frente a la primera versión, ha sido mejorado sobre todo en facilidad de uso y entendimiento por parte del usuario. Ahora, es el centro de control del Espace.

Algo más abajo, apoyada en un puente sobre la zona inferior (consultad la galería de fotos, veréis rápidamente a qué nos referimos), se encuentra la palanca de marchas, especialmente diseñada para este modelo y que pudimos probar en su versión automática. Correcta de tamaño, fácil de utilizar para los cambios habituales en las cajas automáticas (de neutro (N) a posición de marcha (D) o marcha atrás (R)), le vamos a poner dos peros. El primero es que la posición de parking está en un lateral de esta palanca y, al cogerla, uno inserta sin querer, al apoyar el pulgar, esa posición, así que hay que recordar todo el tiempo situar ese dedo alejado. El segundo pero es que, si se usa de forma manual, en cuanto se inserta una marcha y se mueve la palanca, vuelve a ponerse en modo automático.

La sensación –y la realidad- del espacio para todos los ocupantes es otro de los grandes aciertos en este interior, donde se alojarán muy cómodamente hasta 7 personas. Las tres plazas de la segunda fila son del mismo tamaño y los pasajeros que se sienten en ellas disfrutarán de un buen espacio para las piernas y de una altura al techo muy correcta. Otros dos asientos escamoteables suman el total de plazas disponibles. Se pueden plegar con sólo apretar un botón y se ocultan completamente en el suelo del coche. Se consigue así un espacio total de carga de 2.101 litros.

Motor Dos Diésel y un gasolina

Renault Espace 2015
La suspensión pilotada y las numerosas ayudas nos facilitan las tareas de conducción.
Ampliar

El nuevo Espace cuenta con tres motores, que han sido creados por Renault con criterios de buena potencia pero de gasto contenido (cilindrada moderada, cajas automáticas).

El primero de los Diésel, un 1.6 biturbo, es el denominado Energy dCi de 160 CV, con 380 Nm de par, que sólo puede ser adquirido con cambio automático de 6 velocidades. Con un consumo de 4,6 l/100 km y  unas emisiones de sólo 120 g/km de CO2, en nuestro país está exento del pago del impuesto de matriculación.

El  segundo Diésel, también 1.6, es el Energy dCi de 130 CV, con 320 Nm de par, que se combina con la caja automática o con la manual de 6 velocidades. Consume 4,4 litros cada 100 km y tiene unas emisiones de 116 g/km de CO2 (tampoco paga impuesto de matriculación).

El Energy TCe de 200 CV, con 1.618 cm3, es el motor de gasolina en la gama de este nuevo Espace. Es el que ofrece un comportamiento más deportivo, con un 0-100 km/h de 8,6 segundos. El consumo es aquí un poco más elevado -6,2 l/100 km- y también las emisiones, claro, que llegan a los 140 g/km de CO2.

De momento, no está previsto que la gama de motorizaciones aumente y, de hecho, Renault declara haberla restringido a propósito, para que sea sencilla de entender y comercializar. Lo mismo ha pasado con los niveles de equipamiento que igualmente serán tres.

Comportamiento Disfruta conduciendo según tu humor

Renault Espace 2015
Su silueta ha cambiado completamente.
Ampliar

Renault lanza su nuevo Espace con la intención de alzarlo a una gama superior y con una gran dosis de innovación. Este rompedor esquema se inicia ya con la propia llave de  tipo tarjeta, con un diseño específico, más gruesa, no la típica tarjeta de plástico a la que estamos acostumbrados. Cuando el vehículo la detecta, se ilumina y, al subir a bordo el conductor, suena una melodía de bienvenida y la pantalla R-Link se activa.

El centro de control se pone a tu disposición para que juegues y, de entrada, programes el modo de conducción que quieres practicar mediante el nuevo sistema Multi-Sense. Tienes 4 posibilidades: confort (ideal para viajes con la familia), sport (¿un poco de diversión?), eco (pensando en el medio ambiente) o neutro (lo que hayan decidido los ingenieros de Renault…). Si no tienes claro en cuál de esos “humores de conducción” encuadrar tu estado de ánimo, siempre puedes optar por el modo personalizado (“Perso”).  Todo esto requiere cierto “aprendizaje”, porque es intuitivo pero tiene muchas funciones.

En cada caso, varía la respuesta del motor, las leyes de paso de velocidades de la caja automática, la variación de esfuerzo sobre el volante, los parámetros del sistema 4Control (cuatro ruedas directrices) y los reglajes de la amortiguación pilotada. Pero no sólo eso: también se modifica el “ambiente” a bordo y, así, la iluminación del interior y la de la instrumentación puede ser verde (eco), azul (confort), beige (neutro), rojo (sport) o violeta (perso) y la sonoridad del motor varía (es más potente en el modo sport, por ejemplo), así como algún detalle más (en modo confort se activa el masaje del asiento del conductor y la climatización no puede forzarse en el modo eco). Una tecla con el símbolo de una flor, justo al lado de la palanca del cambio, permite también variarlo si uno estaba en plan confort y se le pone de repente humor sport. Sí, parece un lujo innecesario, pero, cuando lo pruebas un ratito, le encuentras rápido la utilidad y el lado práctico. Es un poco como tener varios coches en uno.

Como hemos ido comentando en otros apartados de esta primera prueba del Renault Espace, la postura de conducción idónea para cada corpulencia resulta fácil de encontrar y rápidamente uno se encuentra dominando la carretera desde su asiento, con acceso a todos los mandos y, eso sí, poniendo la palanca del cambio cada dos por tres –y sin querer, claro- en posición P (parking). Es cuestión de acostumbrarse, seguro, y mantener el pulgar lejos de ahí, pero el movimiento que sale naturalmente es el de apoyarlo en ese lado (echad un vistazo a la galería de fotos y entenderéis lo que decimos). La luminosidad y visibilidad son magníficas, no pedimos nada más.

Estamos al volante de la versión automática con motor Diésel 1.6 de 160 CV y, a continuación, probaremos el gasolina de 200 CV, también un 1.6 con caja automática. Cada uno en su estilo, nos han dejado la miel en los labios para una prueba más a fondo, porque en las presentaciones el tiempo está acotado y también los itinerarios y el uso que puedes hacer del modelo. Adelantamos que, a pesar de no contar con una gran cilindrada (cosas de los sistemas downsizing, que logran extraer máximas prestaciones de propulsores de baja capacidad), el comportamiento nos gustó mucho, tanto en aceleraciones como en recuperaciones. Es cierto que, cuando se requiere de un empuje fuerte (el típico adelantamiento comprometido), hay que apretar el acelerador a fondo, porque da la impresión de que la gestión automática es más lenta de lo que se requiere en esos momentos.

Probamos sobre todo el modo confort y el sport, por ver dos comportamientos que podríamos considerar extremos en un coche de estas características. Uno suave y blandito; el otro, más duro y rápido de reacciones. Las diferencias son claras en lo esencial; los matices (como la diferente rumorosidad del motor) los dejamos para la prueba en profundidad.

La gran estrella en el Espace, junto al Multi-Sense, es el sistema 4Control, una opción que provoca que las cuatro ruedas sean directrices, una verdadera gozada cuando se atacan carreteras sinuosas, tramos con rotondas o, en general, cuando se callejea en cualquier ciudad de esas de casco antiguo laberíntico, porque hace que la zaga redondee el giro, al apuntar las ruedas de atrás en ángulo opuesto a las de delante. Está activo por debajo de cierta velocidad, que depende del modo de conducción que esté seleccionado (50 km/h en modo confort, 60 km/h en neutro y 70 km/h en sport) y, por encima, las ruedas traseras giran como las delanteras.

Lo bueno es que, además, va unido a la amortiguación pilotada, lo que combina las acciones sobre la dirección y la suspensión en busca de un comportamiento óptimo en cada ocasión. A bordo, el conductor siente que su tarea es mucho más fácil y precisa, y los ocupantes… tan felices.

Equipamiento Máximo nivel en tecnología, confort y seguridad

Renault Espace 2015
La visualización en la pantalla se puede configurar, como si fuera una tableta.
Ampliar

Ya hemos visto que el nivel tecnológico del nuevo Espace intenta alcanzar la excelencia con sistemas como el Multi-Sense, el 4control o la amortiguación pilotada. En los apartados de confort y seguridad, los objetivos no son menores.

En España el Renault Espace se venderá con tres niveles de equipamiento: Life, Zen y el exclusivo Initiale Paris. Todos son personalizables con una amplia gama de accesorios que permiten realzar la apariencia estética (llantas), las cualidades prácticas (organizadores para maletero, pack de enganche escamoteable…) o la modularidad de su espacio. Puedes consultar las fichas de equipamiento que te ofrecemos en esta misma página.

El máximo nivel de equipamiento lo representa la versión tope de gama que antes citábamos: la Initiale Paris, que ofrece “lo máximo en bienestar a bordo”, con el mayor refinamiento en cuanto a materiales y texturas, toda una panoplia de sistemas que aumentan la comodidad (asientos calefactables y con masaje, máximo aislamiento acústico,  sistema de audio premium Bose Surround, 10 reglajes distintos para los asientos delanteros… etc). Incluye igualmente el pack más avanzado de sistemas de seguridad y el pack de visibilidad reforzada. Se combina con el motor dCi de 160 CV biturbo y costará 44.550 euros sin descuento.

En cuanto a seguridad activa, el Espace cuenta con regulador de velocidad adaptativo, que ajusta la velocidad respecto al coche precedente para mantener la distancia de seguridad preseleccionada; frenada de emergencia asistida, que alerta al conductor de forma visual y sonora de que debe frenar para evitar una colisión por alcance y que incluso puede activar una frenada de emergencia; alerta (visual y sonora) de cambio involuntario de carril; alerta de distancia de seguridad; alerta de exceso de seguridad con reconocimiento de señales de tráfico; aviso de ángulo muerto; ayuda al aparcamiento; cambio automática de luces largas y cortas, etc. En seguridad pasiva, sus sistemas le han valido 5 estrellas EuroNCAP.

PRECIOS DE LA GAMA RENAULT ESPACE 2015

-Zen Energy TCe 200 EDC: 36.050 euros (34.450 euros con descuento)

-Life Energy dCi 130: 30.950 euros (29.350 euros con descuento)

-Zen Energy dCi 130: 33.750 euros (32.150 euros con descuento)

-Zen Energy dCi 160 Twin Turbo EDC: 37.050 euros (35.450 euros con descuento)

-Initiale Paris Energy dCi 160 Twin Turbo EDC: 44.550 euros (42.950 euros con descuento)

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

Camionator 29 abril, 2015

Sigue siendo bastante caro, pero el concepto está muy bien renovado. A ver cuántas se venden en España…

Isabel Gª Casado 5 mayo, 2015

Sí, parece claro que tienden a ser un concepto premium y eso les dará menos ventas, pero también tirará hacia arriba de la marca Renault, posicionándola con un plus de calidad. Te aseguro que, cuando entras en el habitáculo del Espace, esa calildad se siente. Pero sí, a partir de finales de mayo veremos cómo van las ventas. Ya comentaremos!

renault espace v o nuevo smax 2015 28 mayo, 2015

Veo que habéis probado ambos coches en autoocasión. ¿Con cual os quedais?. En algún sitio como topgear ponen bastante mal al espace en comportamiento dinámico. ¿Qué cambio automático va mejor el edc del espace o el powershit de ford (por ejemplo el del nuevo mondeo). He visto que en el test de choque en alguno da la vuelta??

Muchas gracias

Juanfra 21 agosto, 2015

Es muy bonito, moderno, bien acabado… Lo he visto y me he enamorado. Quizá el dci 1600…. Sea un motor pequeño para 160 cv y el peso del coche¿
Quizá lo compre.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba