Range Rover

El 4x4 más lujoso se actualiza ligeramente en el exterior, se renueva exhaustivamente en el interior y se refresca en lo que toca a la oferta mecánica. Disponible en los concesionarios a partir de septiembre.

El 4×4 más lujoso se actualiza ligeramente en el exterior, se renueva exhaustivamente en el interior y se refresca en lo que toca a la oferta mecánica. Disponible en los concesionarios a partir de septiembre.

La gama Range Rover 2010, sobre todo competidora de los Toyota Land Cruiser 200 y Mercedes Benz GL, recibe cambios de interés. Exteriormente luce nuevos faros -bixenón y, desde ahora, con led para la función de posición-, parrilla, intermitentes laterales mediante led, juegos de llantas, colores, retrovisores paragolpes. Dentro cuenta con salpicadero de nuevo cuño y recubrimientos más prestacionales -cuero para el techo…-, junto a ciertos detalles decorativos cromados.


La instrumentación incluye una pantalla TFT para visualizar funciones de marcha y mecánicas, y hay otro display de este tipo, de 12 pulgadas, en el centro del salpicadero con posibilidades de configuración. Es de gestión táctil, y su tecnología Parallax Barrier permite dividirla para que, por ejemplo, el conductor vea el navegador y el copiloto una película en DVD. También optimiza funciones de climatización, navegadión o teléfono, y el mando verbal de órdenes, para ahorrar botones y facilitar su manejo.


Como sucede en el Discovery4, puede llevar un sistema perimétrico de cámaras para maniobrar o acercar el coche a un remolque. Funciona hasta 18 km/h y permite configuraciones para optimizar los movimientos del coche.


Cambio automático de luces largas/cruce, detector de obstáculos en los ángulos muertos, control de velocidad activo mediante radar -deja seleccionar 4 distancias hasta 180 km/h-, control de estabilidad antivuelco, con función remolque y prevención de subviraje mejorado -frena las ruedas y limita la energía mecánica- son otras de sus novedades.


Técnicamente se pone al día con nuevos amortiguadores DampTronic Valve Technology, comunes a la oferta Range Rover Sport 2010, con tecnología predictiva para lograr su adaptación a un elenco de posibilidades superior. Hay frenos más grandes –en el tren delantero con pinzas de 6 pistones-, control de descensos HDC recalibrado para liberar el freno de forma progresiva una vez se suelta el pedal, y Terrain Response con funciones Arena -ahora más progresiva para que las ruedas no se hundan- y Rocas -con menor intervención del control de tracción para ganar estabilidad- optimizadas.


En lo mecánico, recibe un nuevo 5.0 V8 de inyección directa con 2 alternativas de potencia: atmosférico, de 375 CV/510 Nm, y sobrealimentado, que eleva fuerza a 510 CV/625 Nm. Procedente de Jaguar, aplica un carter más grande, e impermeabiliza el compresor del aire acondicionado, la bomba de la dirección asistida, el motor de arranque y las coreas transmisoras. También aplica mejoras para conseguir la temperatura de funcionamiento un 14% más rápido. Como antes contará con la opción turbodiésel TdV8 de 272 CV/640 Nm.

Ficha

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba