¿Qué averías provocan los chips de potencia?1

¿Qué averías provocan los chips de potencia?

25 septiembre, 2014 por

En los motores modernos se pueden realizar reprogramaciones de las centralitas para modificar su rendimiento. Si están bien hechas no suponen un problema, pero algunos elementos, como el filtro antipartículas, pueden sufrir averías si no “chipeas” adecuadamente el motor.

¿Qué averías provocan los chips de potencia?1

Es muy probable que más de una vez te hayas planteado la posibilidad de subir la potencia del motor de tu coche, algo que en la actualidad es relativamente fácil y económico gracias a las modernas gestiones electrónicas. Pero si usamos de forma incorrecta un coche reprogramado (“chipeado”, en el argot) o si no hemos hecho bien la instalación de estos chips de potencia, podemos tener averías o sufrir contratiempos. Te contamos cuáles son los más frecuentes:

  • Problemas con la ITV: algunas reprogramaciones (especialmente las que se limitan a modificar los valores del sensor de temperatura de refrigerante) pueden aumentar el nivel de emisiones contaminantes, algo que provocará que no pasemos la prueba de gases en la ITV.
  • Mayor desgaste de los cilindros: si aumentamos demasiado los tiempos de inyección (algo que sucede también con frecuencia en las centralitas que se “chipean”), se produce un lavado de las paredes de los cilindros debido al exceso de combustible. Esto elimina la capa de aceite lubricante que evita la fricción. El resultado es un desgaste acelerado de los segmentos y cilindros.
  • Problemas con el filtro anti partículas: en los motores diésel modernos es imprescindible instalar un filtro que atrape el hollín que se genera con la combustión del gasóleo. Si la reprogramación que hagamos para subir la potencia no tiene en cuenta este elemento, puede taponarlo. Los mayores tiempos de inyección producen más carbonilla y, si los ciclos de regeneración no se adaptan a la nueva reprogramación, acabaremos con el FAP obstruido y la luz de avería encendida cada dos por tres.
  • Problemas de temperatura: una mala reprogramación de la centralita puede generar picos de temperatura en la cámara de combustión. Este riesgo es especialmente alto cuando en la nueva cartografía simplemente se aumenta la presión de soplado del turbo.
  • Colapso mecánico: las reprogramaciones no suponen ningún problema si se hace un uso normal del coche y sólo apuramos los caballos extra de manera puntual. Si creemos que podemos sacar siempre el 120% del motor, acabaremos por arruinar la mecánica. Las bielas, el cigüeñal, la culata y el sistema de lubricación no se han diseñado para soportar estos “sobreesfuerzos” de forma constante.
  • Mayor desgaste de los neumáticos: el aumento en el par disponible hace que los neumáticos delanteros estén sometidos a un esfuerzo mayor, lo que reduce su duración.
  • Mayor desgaste del embrague: al igual que las ruedas, los discos de embrague tienen que soportar pares de giro superiores, lo cual acelera su desgaste.
  • Rotura de juntas homocinéticas: si abusamos del mayor poder de aceleración, también sufren más las transmisiones. Esto es especialmente crítico en los coches con tracción delantera; cuando pisamos con decisión el acelerador con la dirección girada, sufren en exceso las juntas homocinéticas.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

10 Comentarios

JL 25 septiembre, 2014

muy interesante, esto de los chips está de moda y parece que todo vale. hay que andarse con cuidado

Rubén Fidalgo 25 septiembre, 2014

Hola JL, efectivamente no todo vale, ya lo iremos viendo paso a paso en futuros reportajes. Un saludo y gracias por tu comentario.

Juancar 2 noviembre, 2017

Pregunto yo.es menos delicado,o dicho de otra forma….Es más fácil estás reprogramaciones de centralitas en vehículos atmosféricos?

Rubén Fidalgo 3 noviembre, 2017

No, la reprogramación en sí misma es igual de complicada o peligrosa en unos que en otros, el mayor peligro es cargarte la unidad de control durante la reprogramación. En cuanto a los resultados obtenidos, los aumentos de potencia y par no suelen ser muy notables en coches atmosféricos.

Jorge 18 diciembre, 2017

Por fin encuentro un articulo que explique los riesgos de esta práctica. Muchas gracias y una pregunta:
En caso de chip por common rail, ¿cual recomienda?

Muchas gracias saludos

Rubén Fidalgo 18 diciembre, 2017

Hola Jorge, depende del modelo de coche, pero lo más recomendable es una reprogramación más que comprar un chip o un módulo intermedio de potencia. UN saludo y gracias por tu consulta.

Michel 21 diciembre, 2017

Muy bien el reportaje. Yo fui a que me hicieran una reprogramación en un Q5 Tdi 2.0 150 cv y no pudieron. El tema es que tuve la oportunida de probar un chip externo y se notaba la mejoría. Ahora está de serie pero hay una empresa Alemana Racechip que dicen que son los mejores y que son fiables. Que opinas?

Rubén Fidalgo 22 diciembre, 2017

No tengo experiencia con la marca que comentas, pero si lo que hacen es intercalar una caja entre la unidad de mando y los sensores no lo recomiendo ya que eso lo que hace es lo que explico en el reportaje: falsear los datos de los sensores a la unidad de mando, lo cual suele acabar provocando averías. Un saludo y gracias por tu comentario.

Julián Parodi 30 diciembre, 2017

Buenas tardes, me comentan en una casa conocida de “chipeo” que a un Fiat Línea 1.8 16V (130 CV) se le saca aprox un 10% de incremento en la potencia y eliminan los retrasos al acelerar producto de la programación original orientada al confort de marcha. Es posible con la reprogramación ese aumento de potencia sin modificar la relación estequiométrica siendo un motor atmosférico? Que parámetros modificarían para eso? Muchas gracias y muy buen año

Rubén Fidalgo 30 diciembre, 2017

En ese tipo de repros lo que más gana es la sensación de empuje. Suelen modificar el filtro de la señal del pedal del acelerador para que la mariposa sea más sensible y no tan progresiva.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba