Prueba

Prueba ¡y videoprueba! del nuevo Volvo V60 D4 2018

36 fotos

Ampliar

25 de octubre, 2018

Volvo ha presentado la nueva generación de su familiar V60 y, tras una semana de convivencia con él, te contamos de lo que es capaz. ¿Estará a la altura de los alemanes?

Este año Volvo ha estrenado la nueva generación de su V60, el familiar intermedio de la gama sueca. Como es tradición en la marca, este ranchera premium destaca en confort, elegancia y seguridad. Además, la funcionalidad que ofrece su parte trasera echa por tierra una de las grandes ventajas y razones de compra de los apreciados SUVs. Con sus 4,76 metros de longitud, este modelo rivaliza con las berlinas familiares del segmento medio. Entre sus principales rivales, por tanto, se encuentran el Audi A4 Avant, el Mercedes Clase C Estate, el BMW Serie 3 Touring o, incluso, el Porsche Panamera Sport Turismo. Como veremos durante esta prueba del Volvo V60 D4 2018, poco tiene que envidiar a cualquiera de ellos…

Prueba y videoprueba del Volvo XC40 diésel de 190 CV 2018

Si hay algo en lo que Volvo nunca defrauda, es en el nivel de comodidad que cualquier ocupante puede alcanzar durante un trayecto en uno de sus productos. Pero, además, el conductor también disfruta manejándolo por su sencillez y calidad. Nuestra unidad de pruebas se corresponde con la versión diésel D4 de 190 CV y, pese a lo que quieran dar a entender las principales administraciones gubernamentales, es un motor que prácticamente sólo da alegrías. Va asociado a la opcional caja de cambios automática de ocho velocidades y cuenta con detalles propios del acabado tope de gama, el Inscription. Vamos a ver cómo es en detalle…

Videoprueba del Volvo V60 D4 2018

Fotos y vídeo: Javier Martínez

¿Te ha gustado el vídeo? Pues suscríbete a nuestro canal de Youtube y dale a me gusta. Y, si tienes alguna duda, deja un comentario, estaremos encantados de responderte.

Nuestra valoración: 8,2

Diseño 9

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 9

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Confort
  • Espacio interior
  • Calidad percibida

Mejorable

  • Dirección algo imprecisa

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Elegante y distinguido

Imágenes dinámicas del Volvo V60 D4.

36 fotos

Ampliar

Como decimos, el Volvo V60 llega hasta los 4,76 metros de longitud, casi 18 cm más que la anterior generación. De ellos, 10 cm van a la enorme batalla. También es 5 cm más ancho y casi 6 cm más bajo.

En el frontal destaca la parrilla, que ahora es mucho más ancha y que cuenta con lamas verticales en cromado características del acabado más alto de la gama. Además, los paragolpes adoptan un mayor carácter dinámico. Nuestro coche cuenta con iluminación led y faros antinieblas, cuya instalación es más que recomendable debido a su buen funcionamiento en conducción nocturna y ante condiciones adversas. La luz diurna, que también hace las labores de intermitente, hace un guiño al país nórdico con la forma del Martillo de Thor.

Un sistema en el que han pensado para mejorar la seguridad es el que tiene que ver con surtir el chorro de agua de los limpiaparabrisas directamente desde las escobillas. De este modo, no perdemos ni un sólo segundos de visión de lo que sucede en la carretera mientras lo accionamos.

En la vista lateral lo que más destaca son los marcos cromados de las ventanillas, que le dan un mayor refinamiento al perfil; unas tímidas barras de techo, para una imagen más robusta y de paso mayor funcionalidad; y unas grandes llantas opcionales de 19 pulgadas con diseño estrellado.

La parte trasera es absolutamente fiel al concepto de Volvo: los pilotos están dispuestos verticalmente y el acceso al maletero es prácticamente inmejorable, con un umbral bastante bajo y un portón con apertura eléctrica.

En cuanto a los accesos, hay que comentar que se entra bien a todas las plazas, sin encontrar ninguna dificultad. Por supuesto, en materia de pintura, ajustes y calidades, la marca sueca está a la altura de lo que se le exige a un fabricante premium.

Interior: Cómodo y muy premium

El interior rebosa sensación de calidad.

36 fotos

Ampliar

Solo al entrar en el interior notamos el toque de una marca premium con el uso de materiales de exquisita calidad. Maderas naturales, cuero Nappa claro y perforado para los asientos ventilados y calefactables o plásticos de tacto suave.

Los asientos ofrecen un confort fuera de lo normal en un coche de segmento medio. Parecen butacas de salón… y en este nivel de equipamiento vienen de serie. Puedes variar el color y las formas. También el volante tiene un tacto y un grosor agradable el volante, aunque no resultará difícil pulsar alguno de sus mandos sin querer cuando estamos maniobrando.

La instrumentación digital de 12,3 pulgadas se ve y se lee muy rápidamente, lo que implica quitar muy poco tiempo la vista de la carretera. Sin embargo, algo que nos ha gustado un poco menos es que no ofrece demasiados modos distintos de visualización, como sí tienen, por ejemplo, los de Audi o Mercedes. Sin embargo, la pantalla que más protagonismo adquiere es la central, dispuesta en posición vertical, táctil, de pulgadas y con conectividad y navegación. Es bastante rápida y brinda una resolución muy buena, aunque también es cierto que necesitaremos acostumbrarnos a su funcionamiento, ya que tiene multitud de menús que pueden confundirnos durante la marcha.

El espacio que tienen los dos ocupantes delanteros es muy amplio. Para guardar diferentes objetos tenemos numerosos huecos y cofres repartidos por la consola central y los paneles de las puertas, además de la guantera.

En las plazas traseras, los usuarios se benefician de un mayor espacio interior gracias al aumento de batalla que citábamos antes. Su habitabilidad es digna de un buen familiar. En cualquiera de las tres banquetas un adulto de alrededor de 1,80 metros de longitud viajará con un buen grado de confort. Eso sí, la banqueta central va a estar condicionada por un gran túnel de transmisión. Los reposacabezas se abaten de forma automática desde el sistema de infotainment. Además, los ocupantes traseros pueden regular su propia temperatura de climatización desde la consola central.

El maletero tiene muy buen acceso: cuenta con un umbral bastante bajo que facilita la carga y un portón de apertura eléctrica opcional, como os contábamos antes. Cubica 529 litros de capacidad y, abatiendo la segunda fila, puede llegar a alcanzar un volumen de 1.364 litros. En el suelo del maletero encontramos, previo pago de 120 euros, una tapa que puede resultar útil para sujetar la carga que transportemos, con el fin de que no vaya dando bandazos durante el trayecto. Bajo el suelo, esta unidad equipa una siempre bienvenida rueda de repuesto (145 euros.)

Motor: El bendito par del diésel

Imágenes dinámicas del Volvo V60 D4.

36 fotos

Ampliar

La versión D4 monta un motor diésel de cuatro cilindros, dos litros de cilindrada y 190 CV de potencia que ofrece un par máximo de 400 Nm entre las 1.750 y las 2.500 rpm. En nuestro caso, se asocia con la opcional caja de cambios de ocho relaciones y del tipo convertidor de par que es bastante recomendable si se va a viajar con frecuencia. Realiza unas transiciones muy suaves y, sobre todo, muy rápidas. Además, en el modo manual se comporta de una forma bastante obediente. Si es cierto que unas levas tras el volante no venían nada mal a la hora de reducir más rápidamente cuando lo requiramos. El desarrollo de las tres primeras marchas es muy corto, su uso quedará reducido prácticamente a la ciudad. Todo lo contrario ocurre con la marcha más larga, la cual, circulando a 120 km/h, hace que el motor gire por debajo de las 2.000 rpm.

Los cuatro modos de conducción disponible (Eco, Confort, Individual y Dynamic) afectarán en la respuesta del motor y de la transmisión, aunque donde más se notará el cambio será en la dureza de la suspensión. En cualquier caso, la respuesta del motor es realmente buena. Contesta con soltura y rapidez al acelerador y, sobre todo, mueve las casi dos toneladas de peso sin mayor problema. Bendito diésel…

Comportamiento: Sobre todo, comodísimo

Imágenes dinámicas del Volvo V60 D4.

36 fotos

Ampliar

A pesar de las grandes dimensiones exteriores y de su elevado peso, este V60 es muy fácil de conducir. Ahí tiene una de sus grandes virtudes pero, además, disfrutas mientras lo haces gracias a la calidad que se percibe de todo.

La principal baza de este coche, acorde a lo que pensamos de todos los modelos de Volvo, es la comodidad que ofrece a todos y cada uno de los ocupantes en cada trayecto, corto o largo, el que sea. Da gusto viajar en él. No hay ruidos exteriores, ni una sola rumorosidad, en los pequeños rasantes incluso parece que hasta flotas… Todo suavidad. Eso, en gran parte, se lo debe a la suspensión de dureza variable que permite elegir entre los cuatro modos que antes os decíamos. En cada uno de ellos varía un pelín su tarado, de más deportivo y duro a más confortable y blando. En ninguno llega a presentar irregularidades o respuestas raras que no serían sorprendentes en un sistema así. No obstante, también es cierto que a nadie se le ocurre conducir este coche con un grado de deportividad mayor al que fija la razón.

La dirección tiene una asistencia agradable y correcta para los momentos de maniobrabilidad, aunque sí nos ha parecido un pelín más desmultiplicada e imprecisa de lo ideal con tres vueltas de volante entre tope y tope. Esto, en cualquier caso, no llega a ser nada preocupante o grave.

 

Los asistentes a la conducción, como los sensores o las cámaras, nos terminar de poner fácil eso de maniobrar en ciudad o en contextos que requieran más apuros. La longitud de este coche no se aleja de los cinco metros, pero parecen ser menos. En todo caso, por las formas y los salientes de los paragolpes, conviene tener más en cuenta el morro que la zaga cuando nos dispongamos a meterlo en una plaza de aparcamiento.

Equipamiento: Este V60 supera los 60.000 euros

Consumo: Eficiente, como se le pide a un diésel

Imágenes dinámicas del Volvo V60 D4.

36 fotos

Ampliar

Las cifras de consumo que hemos registrado durante nuestra semana de pruebas son bastante ajustadas para un coche de semejante peso. Es verdad que a un diésel se le pide eso y que la buena aerodinámica del V60 también ayuda a que no sean mayores (tiene un Cx de 0,29).

En autovía, el consumo se ha estabilizado en los 6 l/100 km; en carreteras secundarias con un límite fijado en los 100 km/h se anda moviendo entre los 5 y los 5,5 litros; y en un entorno urbano, con el eficaz y rápido funcionamiento del sistema Start&Stop, no suele sobrepasar los 9 l/100 km.

Teniendo en cuenta estos números y que la capacidad del depósito no supera los 55 litros, podríamos fijar la autonomía media en unos 800 km.

Rivales: Rivales del Volvo V60 D4

Vehículo

Volvo V60 D4 Inscription Aut.

Audi A4 Avant 2.0TDI S line ed. quattro S-T 140kW (4.75)

Mercedes-benz C Estate 220d 9G-Tronic

Bmw 320dA Touring xDrive

Precio Desde
52.443 €
Desde
54.397 €
Desde
48.800 €
Desde
46.949 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 8 marchas 7 marchas 9 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 190 190 194 190
Aceleración 0-100 km/h (s) 7,9 7,4 7,0 7,7
Consumo Medio (l/100 km) 4,6 4,7 4,7 5,1
Emisiones CO2 (g/km) 122 123 124 136

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Freddy

    Qué bonito y qué clase. Volvo está acertando mucho con sus nuevos diseños.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche