Prueba

Prueba ¡y videoprueba! del Dacia Duster diésel dCi 110 CV automático 2018

44 fotos

Ampliar

12 de julio, 2018

Ponemos a prueba el Dacia Duster 2018, uno de los SUV más vendidos del mercado. ¿Cuáles son las claves de su éxito? ¿Solo el precio?

El éxito de Dacia es incuestionable, ya que desde su desembarco en el mercado la marca rumana ha convencido al público y así lo demuestran las cifras de ventas, con el Sandero como el modelo más vendido en el canal particular en 2017 y el Dacia Duster colándose en el top ten de los SUV.

Puede que te interese: Prueba del Dacia Sandero Stepway

La buena acogida de Dacia se debe, principalmente, a su estrategia low cost, pero, ojo, que sea una marca de coches baratos no implica necesariamente que sus productos sean malos o de pésima de calidad. De hecho, tras la prueba del nuevo Dacia Duster 2018, podemos afirmar todo lo contrario.

Sí, es posible que el Duster no ofrezca algunos elementos de equipamiento que sí tienen sus alternativas, pero también es cierto que cuenta con todo lo imprescindible y algún que otro “caprichito” como las cámaras de visión perimetral o el navegador. Sí, en el interior no encontraremos materiales mullidos ni la insonorización del habitáculo es la mejor, pero con el remodelado Dacia Duster 2018 las diferencias en calidad y confort de marcha respecto a sus rivales no son tantas.

En definitiva, el Dacia Duster es un coche más económico que sus alternativas y eso, lógicamente, sale de algún lado. La cuestión es que, con la remodelación, ha acortado mucho la distancia frente a sus rivales en todos los apartados, pero manteniendo una tarifa que hace que su relación precio/producto sea excelente.

La principal virtud del nuevo Dacia Duster 2018 es que ha mejorado en todo aquello en lo que pinchaba su antecesor cuándo salió a la venta en 2010. Ahora, tenemos un coche más elaborado, refinado y que ha sabido subsanar los errores para que, ahora sí, sea un coche recomendable.

Para la prueba del Dacia Duster hemos contado con el motor diésel de 110 CV asociado a un cambio automático y el acabado Prestige, el más alto de la gama, lo que incrementa el precio hasta cerca de los 19.000 euros. Con este precio, no se le puede considerar un coche barato, pero si lo comparamos con sus rivales… Además, la versión de acceso, con menos equipamiento y un exterior menos atractivo, sí tiene un precio de alrededor de 11.000 euros, por lo que los que vayan buscando precio también tienen opciones.

Videoprueba del nuevo Dacia Duster 2018

Fotos y vídeo: Javier Martínez

¿Te ha gustado el vídeo? Pues suscríbete a nuestro canal de Youtube y dale a me gusta. Y, si tienes alguna duda, deja un comentario, estaremos encantados de responderte.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 9

Destacable

  • Mejora general de la calidad
  • Relación precio/producto
  • Consumo

Mejorable

  • Frenos de tambor
  • Sistemas de conectividad
  • Asientos

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Mantiene su esencia

El Dacia Duster se encuadra en el segmento C-SUV.

44 fotos

Ampliar

Pese a que no comparte ni un solo panel o elemento de la carrocería con el modelo precedente, el nuevo Dacia Duster 2018 tiene un diseño muy similar que mantiene intacto el aspecto de todoterreno. De hecho, las dimensiones, con 4,34 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,69 de alto, son prácticamente las mismas. Sin embargo, el nuevo Duster transmite una mayor sensación de calidad y, sobre todo, de modernidad.

La parte frontal ha sido totalmente renovada. Tenemos capó y parrilla de nuevo diseño, una pieza en color contraste que potencia su imagen SUV y unos faros más grandes que son halógenos y ofrecen una muy buena iluminación de la carretera. Además, ahora incorporan luces led de circulación diurna que, por cierto, bajan su intensidad cuando activamos los intermitentes.

En el lateral, lo más llamativo es la nueva moldura decorativa en negro, que tiene su continuidad en una talonera del mismo color, y que gracias al color naranja de la unidad de pruebas es muy vistosa. Es una pena que Dacia no haya optado por unas protecciones en plástico negro para los pasos de rueda, ya que contribuirán a redondear su aspecto crossover.

Las llantas, de 17 pulgadas y en dos colores, son propias del acabado Prestige, al igual que los cristales traseros tintados y las barras de techo cromadas, que ahora son más finas. En sus versiones más básicas, el Duster monta unas de acero de 16 pulgadas y no cuenta con barras de techo.

La zaga también ha sido completamente revisada, siendo lo más llamativo el nuevo diseño de los pilotos, con una forma y dibujo en tres dimensione que recuerda y mucho a la del Jeep Renegade.

En definitiva, Dacia ha sabido acometer los cambios necesarios para mantener fresco un producto que, lanzado en 2010, necesitaba una renovación. Sin embargo, cuestiones estéticas aparte, lo mejor del nuevo Duster es que ha incrementado su calidad de construcción.

Interior: Sencillo, pero bien hecho

El interior del Dacia Duster 2018 ha mejorado en todo respecto a su antecesor.

44 fotos

Ampliar

El salto de calidad en el interior del nuevo Dacia Duster es impresionante. Los materiales transmiten una mayor sensación de calidad a la vista y al tacto y los ajustes son buenos, ahora no hay grillos ni crujidos provocados por un ensamblaje mejorable, algo que sí sucedía en el modelo anterior.

Uno de los sitios donde se aprecia más claramente el salto de calidad es en la consola. Los mandos del climatizador tienen, además de un diseño muy atractivo, con una pantalla digital en medio de las ruletas, un tacto muy bueno, mejor que el de, por ejemplo, un Renault Captur. Por encima, nos encontramos con unos botones de tipo piano muy atractivos y que transmiten buena calidad al presionarlos.

La ergonomía también ha mejorado notablemente gracias a, por ejemplo, la regulación en profundidad del volante y la colocación de la pantalla táctil de 7 pulgadas en una posición más elevada. Lo único reprochable es la ubicación de los botones del control de crucero y el limitador de velocidad, que están situados junto al freno de mano.

El panel de instrumentos, de diseño muy sencillo, también es nuevo e incluye una pantalla central en la que podemos consultar de forma sencilla y clara diferentes datos: consumo medio, temperatura del motor…

En cuanto a huecos donde dejar objetos, estamos bien servidos, aunque ninguno cuenta con algún tipo de forro que amortigüe el ruido de lo que depositemos, sobre todo si se trata de llaves o monedas.

En las plazas delanteras contamos con buen espacio y un tapizado bastante vistoso, pero los asientos, aunque han mejorado, no resultan del todo cómodos porque la banqueta se queda algo corta y el mullido es demasiado blando, lo que en un viaje largo termina por cansar al conductor.

En las plazas traseras, con el asiento delantero colocado para una persona de 1,8 metros de estatura, hay espacio suficiente para que otra persona de la misma talla se sienta cómoda. La plaza central es muy digna, mejor que en la mayoría de sus rivales, porque el respaldo no tiene un reposabrazos que aumente la dureza. Además, las plazas laterales no están muy marcadas y eso permite que, si van tres, se acomoden mejor. Lo peor es el cinturón, ya que sigue saliendo del techo y puede resultar molesto al rozar con el cuello.

El maletero tiene espacio para 445 litros, en la media, pero lo mejor son las formas: es muy cuadrado y aprovechable. Tenemos un doble fondo y la posibilidad, en este acabado tope de gama, de abatir los asientos en dos mitades. Las versiones 4×4 tienen 34 litros menos de capacidad porque la rueda de repuesto está colocada en el doble fondo y no en el exterior.

Motor: 1.5 dCi, un viejo conocido

Las prestaciones del motor diésel de 110 CV son suficientes.

44 fotos

Ampliar

Para la prueba del Dacia Duster hemos contado con el motor diésel 1.5 dCi de 110 CV, el mismo propulsor que montan, entre otros, el Nissan Qashqai o el Renault Captur.

Aunque la cifra de potencia pueda parecer algo justa, lo cierto es que tenemos la suficiente para mover con soltura al Duster. Además, está mecánica del grupo Renault se caracteriza por un buen reprís, lo que nos permite afrontar adelantamientos con seguridad y gozar de un buen nivel de recuperaciones, siendo muy agradable de conducir.

Por su parte, el cambio automático EDC funciona con suavidad, es relativamente rápido y la única pega es que, en las maniobras de aparcamiento, resulta un poco brusca y cuesta cogerle el punto. En cualquier caso, funciona bien y resulta una opción más recomendable que el cambio manual por la comodidad que proporciona no estar pendiente de la palanca del cambio.

Justo al lado del botón que activa las luces de emergencia, tenemos la tecla ECO, que reduce la presión del turbo y modifica la sensibilidad del acelerador. Con esta función activada, el Duster se vuelve algo remolón, pero a cabio obtenemos un consumo más reducido.

Comportamiento: El nuevo Dacia Duster es más refinado y confortable

El Dacia Duster es un coche muy cómodo.

44 fotos

Ampliar

Junto al espartano interior, el comportamiento dinámico del Dacia Duster era el aspecto más crítico del modelo. Con la renovación, los ingenieros de la marca han revisado en profundidad el coche y, aunque cuenta con la misma plataforma y esquema, la puesta a punto del chasis es notablemente mejor, consiguiendo de esta manera que reduzca su distancia frente a los rivales en este apartado. Ahora, el Dacia Duster se siente un coche más refinado, más estable y más seguro.

Aunque el confort de marcha es mucho más elevado que en el modelo precedente gracias a una mejor insonorización del habitáculo, el ruido de la mecánica diésel se cuela claridad al habitáculo.

La suspensión, que en esta versión 4×2 monta un eje delantero de tipo McPherson y un eje trasero con barra de torsión, ha sido totalmente revisada, siendo en gran medida la responsable de la mejora dinámica del coche. Con un tarado bastante blando, filtra a la perfección las irregularidades del terreno y a la hora de pasar por pasos elevados o banda reductoras no hay brusquedades ni golpes secos en el eje trasero, como si ocurre en otros vehículos de este tipo y, especialmente, en el modelo al que susituye.

La dirección, que ahora es de asistencia eléctrica, también ha mejorado en tacto y precisión. Muy asistida, requiere muy poco esfuerzo para moverla, lo que resulta muy cómodo para circular por ciudad y para las maniobras de aparcamiento. En carretera, sin embargo, echamos en falta que nos transmita algo más de lo que ocurre entre las ruedas y el asfalto, da la sensación de ir flotando.

Lo que peor lleva el Duster son las carreteras reviradas. Los largos recorridos de la suspensión, con unos tiempos de espera prolongados, y la dirección, poco comunicativa, le hacen algo torpe a la hora de enlazar curvas. En cualquier caso, tampoco es un coche en el que se busque una efectividad muy elevada en esta faceta.

Fuera del asfalto, el Duster puede presumir de una muy buena altura libre al suelo, 21 centímetros, y unos buenos ángulos de ataque y salida. Esto le convierte en uno de los más capaces, pero esta unidad, que no cuenta con tracción total, tampoco nos dejará llegar muy lejos.

Equipamiento: Ambicioso

El sistema multivisón permite elegir la imagen de una cámara en concreto.

44 fotos

Ampliar

El Dacia Duster 2018 estructura su oferta en base a tres acabados: Essential, Confort y Prestige. Para la prueba hemos contado con el acabado tope de gama, el Prestige, y todos los elementos extras con los que se puede equipar que se reducen, básicamente, a tres: la pintura metalizada Naranja Atacama, el acceso y arranque sin llave y las cámaras de visión periférica.

El precio de partida, con este motor y acabado, ronda los 19.000 euros. Puede parecer excesivo para tratarse de un Dacia, pero si tenemos en cuenta la categoría en la que se encuadra el vehículo (C-SUV) y la lista de equipamiento que ofrece, el Duster se queda solo.

De serie, contamos, entre otras cosas, con: sistema multimedia de 7 pulgadas y navegador, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cámara de visión trasera, climatizador automático, llantas de aleación de 17 pulgadas, Bluetooth y volante de cuero.

El acabado Prestige contribuye a mejorar, y mucho, el aspecto exterior del coche, ya que incorpora lunas tintadas, llantas específicas, barras de techo, moldura en cromo satinado en los parachoques, carcasas de los retrovisores en contraste…

Además, el equipamiento extra no tiene un precio desorbitado: la tarjeta de acceso manos libres no llega a los 190 euros y las cámaras (una frontal, dos laterales y una en la parte trasera) superan por poco los 200 euros.

La parte más negativa del Dacia Duster en este apartado es la conectividad, ya que no disponemos de Mirror Link ni Andorid Auto o Apple CarPlay, por lo que única vinculación posible con el teléfono móvil es a través del Bluetooth.

En sistemas de seguridad y asistencia a la conducción tampoco va sobrado. Incluye alerta de vehículos en el ángulo muerto, pero no cuenta, ni si quiera como opción, con, por ejemplo, un sistema de frenada automática de emergencia. En este sentido, todos sus rivales ofrecen mucho más posibilidades.

Consumo: Bien en ciudad y mejorable en autovía

El Dacia Duster no es muy aerodinámico, lo que pasa factura a alta velocidad.

44 fotos

Ampliar

Aunque los vehículos diésel no pasan por su mejor momento, siguen siendo, a menos que se viva en el centro de una gran ciudad, la mejor opción para todos aquellos conductores que superen los 20.000 kilómetros año, sobre todo si los hacen en su mayoría por carretera o autovía.

El Dacia Duster homologa, según el irreal ciclo NEDC, 4,4 l/100 km de consumo urbano, 4,5 l/100 km en carretera y 4,5 l/100 km en ciclo mixto. Obviamente, los consumos reales del Dacia Duster no coinciden, pero sí es cierto que no se alejan demasiado, obteniendo unas cifras francamente buenas.

En ciudad, el ordenador de a bordo marcó unos buenos 5,5 l/100 km, mientras que en autovía y a una velocidad media  de 120 km/h el consumo fue de entre 6,5 y 7 l/100 km. Resulta curioso que el Duster haya consumido bastante más en autovía que en ciudad, pero es que las formas de su carrocería no son muy aerodinámicas.

La cifra obtenida en vías rápidas no es del todo satisfactoria, pero se compensa con su bajo consumo en ciudad y en carretera secundaria, donde a un ritmo de entre 90 y 100 km/h podemos obtener unos buenos datos de consumo en torno a los 5 litros.

Rivales: Rivales del Dacia Duster 1.5 dCi 2WD EDC

Vehículo

Dacia Duster 1.5dCi Prestige 4x2 EDC 80kW

Nissan Qashqai 1.5dCi N-Connecta 4x2

Fiat 500X 1.6Mjt City Cross 4x2 DDCT 88kW

Opel Grandland X 1.6CDTi S&S Excellence AT6 120

Precio Desde
18.899 €
Desde
27.400 €
Desde
25.400 €
Desde
30.999 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 110 110 120 120
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,8 11,9 10,5 12,2
Consumo Medio (l/100 km) 4,5 3,8 4,3 4,3
Emisiones CO2 (g/km) 116 99 113 112

Comparte este artículo:

Comentarios

oyecompay 12 julio, 2018

En el cuadro de Valoración podemos leer ‘Mejorable: Frenos de tambor’ Sin embargo, el artículo no hace ninguna otra mención a ese aspecto ‘mejorable’. ¿Por qué?

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche