Primera prueba del Seat Arona, el SUV pequeño de la marca

Primera prueba del Seat Arona, el SUV pequeño de la marca

25 octubre, 2017

Probamos el nuevo SUV de Seat durante su presentación en Barcelona. Se trata de un vehículo más que interesante para aquellos que buscan un modelo de medidas compactas y gran polivalencia. Te contamos lo mejor y lo peor del Seat Arona.

Nuestra valoración: 6,7 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 6

Bueno

Comportamiento 6

Bueno

Interior 5

Correcto

Equipamiento 8

Notable

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño familiar
  • Posibilidades de personalización
  • Sistema multimedia

Mejorable

  • Rumorosidad del motor diésel
  • Pedalier
  • Poco cuidado en las puertas traseras

El Seat Arona es la segunda de las apuestas de la marca española en el segmento SUV. Tras el Seat Ateca y los León e Ibiza, este nuevo modelo ha nacido para posicionarse como uno de los más vendidos en nuestro país. Hereda la plataforma MQB A0 del Seat Ibiza y comparte ciertos rasgos de diseño característicos del utilitario español como los faros.

El nuevo Seat Arona comparte mucho más con el Ibiza, pero no sería justo decir que se trata de un Ibiza elevado, ya que sus cotas son completamente distintas y su capacidad también es diferente. Además, ha sido bien diferenciado a través del diseño y el equipamiento.

El nuevo Seat Arona, en vídeo

 

Diseño Seat, Seat y Seat

Seat Arona, los mismos guiños que Ateca e Ibiza.
Seat Arona, los mismos guiños que Ateca e Ibiza.
Ampliar

El Seat Arona comparte, como no podía ser de otro modo, lenguaje de diseño con el resto de la familia Seat. Por delante se asemeja más a un Ibiza y por detrás a un Ateca. Su construcción parece sólida y tiene detalles semejantes a los comentados en la prueba del Ibiza, como que el portón trasero no está completamente cubierto con guarnecidos.

Todas las puertas abren en ángulos generosos que permiten meter a un niño, en las plazas traseras, sin dificultad. El espacio dedicado a la carga posee un portón de generosas dimensiones, aunque si no pedimos el doble fondo, el piso de carga quedará demasiado bajo respecto al umbral de la puerta.

En cuanto a elementos ópticos, los delanteros son los mismos que posee el Ibiza, mientras que los traseros han sido completamente rediseñados.

Da la sensación de ser un vehículo agradable de utilizar en el día a día, sin estrecheces. No encontraremos inconvenientes del tipo, por ejemplo, que no quepa la sillita del niño porque no se puede abrir correctamente la puerta o que el portón trasero se quede pequeño para meter el televisor nuevo que acabamos de comprar.

Interior Un Ibiza, pero con matices

El Seat Arona comparte salpicadero con su hermano compacto, el Ibiza.
El Seat Arona comparte salpicadero con su hermano de segmento B, el Ibiza.
Ampliar

El interior del Seat Arona es exactamente el mismo que el del Ibiza, pero cambian sus cotas por llevar los asientos más elevados. Además, existen más posibilidades de personalización, pero, en cualquier caso, el diseño y la construcción son idénticos.

El habitáculo del Seat Arona es agradable, aunque mantiene los materiales duros. De esta forma, la parte trasera de las puertas abandona los pequeños espacios almohadillados para ser sustituidos por más plástico duro. Sigo sin comprender por qué los pasajeros traseros son de segunda.

Como decía, las cotas cambian respecto a un Ibiza, y se agradece. En el nuevo Seat Arona tenemos mucho más espacio para la cabeza, aunque las piernas van más flexionadas por ir ligeramente más elevados que en su hermano utilitario. Concretamente 30 mm en el habitáculo y 50 mm respecto al suelo.

Los asientos delanteros son cómodos y no son excesivamente grandes, pero acogen a personas de más de un 1,80 metros de estatura con facilidad y sin que se quede pequeño el asiento.

Las plazas traseras son agradables porque cuentan con una gran altura libre al techo y pueden acoger adultos de grandes dimensiones sin problemas. La plaza central sólo podrá utilizarse en caso de emergencia, ya que es muy estrecha y posee un túnel de transmisión bastante elevado.

El Arona tiene la posibilidad de abatir los asientos en partes asimétricas con lo que podremos ganar un enorme espacio para transportar bultos voluminosos.

Motor Diésel ruidoso, gasolina ideal

El motor más potente de la gama el un 1.5 TSI EVO de 150 CV.
El motor más potente de la gama el un 1.5 TSI EVO de 150 CV.
Ampliar

Lo llamativo en cuanto a motorizaciones es la diferencia en el aislamiento y la sonoridad de cada uno de los combustibles. El motor diésel que pudimos probar era el 1.6 TDI de 95 CV (ambos diésel parten de la misma arquitectura), mientras que en gasolina probamos el 1.0 TSI de 115 CV. Entre ellos, la mayor diferencia se encuentra en el aislamiento y la rumorosidad del motor. El diésel invita a cambiar constantemente de marcha para acallar su feo sonido. El gasolina, por su parte, solicita que le pisemos para lograr sus mejores prestaciones.

En la ruta programada, pudimos comprobar como el motor diésel de 95 CV se queda ligeramente corto de potencia cuando tenemos que afrontar pendientes pronunciadas, mientras que la opción de gasolina resolvía todas estas situaciones con mayor solvencia y confort.

Ambos motores los probamos asociados a cajas de cambio manuales. En el caso del diésel de cinco relaciones y para el gasolina de seis. Ambas tienen buen tacto y son precisas, aunque quizá echamos de menos una sexta velocidad para el diésel debido a su elevada rumorosidad, pero posiblemente al afrontar pendientes este propulsor no sería capaz de mantener la velocidad sin reducir.

En todos los Arona, la potencia se transmite al suelo a través de las ruedas delanteras y no está prevista ninguna opción con tracción a las cuatro ruedas. Seat argumenta esta decisión con el mix de ventas de sus competidores, donde el segmento B-SUV presenta una venta marginal de adquisición de vehículos con tracción total.

Comportamiento Bien, mal o todo lo contrario

El Seat Arona puede equipar llantas de hasta 18 pulgadas.
El Seat Arona puede equipar llantas de hasta 18 pulgadas.
Ampliar

El Seat Arona es un SUV urbano, una vehículo pensado de forma racional para dar respuesta a las tendencias del mercado. Por esta razón, su comportamiento debe ser fácil y previsible para que el gran público lo utilice sin dificultad.

Y así es, el Arona es un vehículo muy fácil de conducir, capaz de ofrecer un buen nivel de confort en vías rápidas y lentas que nunca deberían poner en riesgo ni aprietos a su conductor. Es fácil de usar, fácil de conducir y todos los mandos están donde se supone que deben estar.

No destaca por su agilidad, pero a cambio ofrece un buen nivel de confort y sencillez a la hora de ser conducido. Cuando le buscamos las cosquillas, aparece un leve subviraje que es fácilmente corregible aplicando menor potencia. Lo único que no me ha parecido agradable es el rebote en carreteras bacheadas o al pasar sobre guardias tumbados, ya que al montar la unidad de pruebas unas llantas de 18 pulgadas  y neumáticos de perfil bajo los golpes resultan muy secos en el habitáculo.

Equipamiento A la carta

El Seat Arona es el primer vehículo europeo que integra el asistente virtual, Alexa de Amazon.
El Seat Arona es el primer vehículo europeo que integra el asistente virtual, Alexa de Amazon.
Ampliar

El Seat Arona equipa múltiples accesorios y sistemas que hacen más agradable la conducción diaria. Por ejemplo, monta un equipo de sonido desarrollado por beats audio o una pantalla táctil de gran formato con acabado cristal para sus botones laterales. También se han incorporado sistemas como la frenada de emergencia en ciudad o el control de crucero adaptativo.

Además, como novedad europea, el Arona es el primer vehículo que puede integrar el asistente digital Alexa de Amazon, con el que se podrá solicitar la comida para casa o que nos ayude en nuestras tareas diarias. Este equipamiento no lo pudimos probar, pero a priori es una de las opciones más interesantes del modelo.

Con los diferentes niveles de acabado existen diferentes posibilidades de personalización: techos en contraste e interiores que podrán ir a juego del color de la carrocería para sumar un total 68 opciones.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Alfredo Figueras 26 octubre, 2017

Quisiera probar su capacidad de maletero
También su potencia en el modelo de gasolina y su precio final.

Fran 26 octubre, 2017

Siguen siendo algo ruidosos en general los diesel de Seat. Por dentro y por fuera.

Carlos Pascual 30 octubre, 2017

No es que sean ruidosos en general, es el caso del Arona y su aislamiento en el caso del motor diésel. La rumorosidad es elevada. El motor de gasolina es mucho más silenciosos y funciona mejor a mi parecer.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba