Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015

Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015

21 octubre, 2015

Las esperadas versiones diésel y GLP del SsangYong Tívoli ya están disponibles en los concesionarios de la marca en España y hemos podido probarlas. El agrado de uso del diésel gracias al mayor par motor es todo un aliciente en este modelo, pero la economía de utilización del GLP es mayor.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

7

7

6

7

7

7

Destacable

  • Agrado de uso (diésel).
  • Economía de uso (GLP).
  • Relación precio/producto.

Mejorable

  • Reacciones del eje trasero.
  • Falta de par motor(GLP).
  • Maletero menor (GLP).

Ya sólo faltan por llegar al mercado las variantes de tracción total (sólo disponibles con la mecánica diésel) para que quede completa la familia del SsangYong Tivoli. El resto de la gama ya está completa con el lanzamiento de las motorizaciones diesel de 115 CV y bi-fuel de GLP y gasolina con la mecánica de 128 CV que os presentamos en esta toma de contacto.

Aprovechando el relanzamiento del modelo con la llegada de estas nuevas versiones, SsangYong ha introducido una nueva gama de elementos de personalización que hacen que el Tivoli sea más llamativo, de hecho, según los estudios llevados a cabo por sus departamentos, los modelos personalizados llaman 4 veces más la atención que las versiones estándar.

Teniendo en cuenta que, en el mercado español actual, uno de cada cinco coches matriculados es un SUV y que de éstos el 64% son diésel, no cabe duda de que el nuevo SsangYong Tivoli XDi de 115 CV se convierte nada más llegar al mercado en el modelo más importante para la marca coreana.

Aunque las versiones de tracción total no llegarán hasta los primeros meses de 2016, llama la atención la amplia oferta de variantes disponibles con la mecánica diésel que puede ir asociada a la nueva caja de cambios automática de 6 velocidades fabricada por Aisin (el mayor fabricante del mundo de cambios automáticos con convertidor de par), tanto con tracción delantera como con la 4WD.

Me ha gustado el agrado de conducción que proporciona el generoso par motor del Tivoli diésel. Gracias a su turbo de geometría variable eléctrica es capaz de llenar los cilindros desde pocas rpm, lo que hace que no necesitemos usar tanto el cambio y baja los consumos.

La variante de GLP toma como punto de partida el motor de gasolina de 128 CV, una mecánica que huye de las complejidades técnicas para ofrecer una elevada fiabilidad, pero cuya falta de par motor hace que sea necesario estar demasiado pendiente del cambio de marchas, como pude constatar en la prueba del SsangYong Tivoli Limited de gasolina. Esta falta de empuje por debajo de las 4.000 rpm hace que la relación de cambio tenga que ser bastante cerrada y de desarrollos cortos, lo que penaliza los consumos a velocidad sostenida por autovía. Sin embargo, el bajo coste del combustible (la mitad que la gasolina o el gasóleo) hace que siga siendo claramente más económico en el día a día que la versión diésel, además de contaminar menos.

Diseño SsangYong Tivoli diésel y GLP: más personalizable

Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015
Las posibilidades de personalización son más de cien.
Ampliar

El SsangYong Tivoli ya tiene un diseño que resulta llamativo de forma natural, especialmente en las versiones con la carrocería en dos tonos de pintura. Sus líneas se prestan bastante a este tipo de personalizaciones, por lo que marca ha querido sacar provecho de esta cualidad ofreciendo más de 100 posibles combinaciones decorativas.

Con la llegada de las dos nuevas ofertas mecánicas, el Tivoli cuenta con la posibilidad de equipar una serie de adhesivos que enfatizan sus líneas llamativas. En total son más de 100 las combinaciones posibles: dobles bandas en los extremos del capó, una sola banda gruesa, doble banda central, techo ajedrezado, varios colores para las bandas, techo en color… El precio de estos “stickers” va desde los 75 euros de las bandas para el capó, hasta los 450 euros del techo vinilado, cuya instalación es llevada a cabo en las instalaciones de la importadora en España, mientras que las bandas adhesivas se pueden montar en cualquier momento en los concesionarios.

Personalmente no me ha gustado el techo vinilado. Los colores son acertados y la calidad del adhesivo es 3M, pero su acabado no es correcto y se aprecian arrugas en las esquinas (puedes ver el detalle en la galería de fotos), aunque SsangYong ofrece una garantía de 5 años.

Por lo demás, no hay diferencia alguna entre los nuevos Tívoli diésel y GLP respecto a las variantes de gasolina que ya estaban en el mercado, con un diseño desenfadado y juvenil que resulta atractivo.

Puedes ver todos los detalles de personalización del Tivoli en la galería fotográfica.

Interior SsangYong Tivoli diésel y GLP: espacioso y práctico

Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015
El interior del Tivoli es espacioso y práctico.
Ampliar

Una de las grandes cualidades del SsangYong Tivoli es lo espacioso que resulta su interior. No hay muchos coches de menos de 4,2 m de longitud en el mercado que ofrezcan una habitabilidad semejante, tanto para los pasajeros como para el equipaje. Además, el interior del Tivoli está lleno de huecos en los que poder colocar cosas como botellas de agua, el móvil, las llaves…

Tampoco hay diferencias en este apartado respecto a lo que ya conocíamos del Tívoli, salvo la capacidad del maletero en la versión GLP, que se ve reducida en 75 litros (pasa de los 423 litros del modelo convencional a 348 litros) debido al volumen que ocupa el depósito toroidal para el gas, que también es incompatible con la rueda de repuesto, pues va ocupando su lugar.

Los materiales y los ajustes son correctos, con un diseño atractivo y una presentación que causa una buena impresión a primera vista.

La ergonomía también es buena, con los mandos ubicados de forma lógica y con un buen tacto. Lo único que sigue sin gustarme es el mando de la climatización bizona, cuya ruleta central es para subir la velocidad del ventilador, mientras que, para seleccionar la la temperatura correcta (que es lo más frecuente), hay que pulsar unas teclas pequeñas y que, además, están muy abajo.

Los asientos son cómodos y el acceso al interior también, gracias a unas puertas amplias y a una altura respecto al suelo que hace que no sea necesario ni agacharse ni “trepar” para sentarse en el Tivoli.

Puedes ver todos los detalles del interior del Tivoli en la galería fotográfica.

Motor SsangYong Tivoli diésel y GLP: el turbo marca la diferencia

Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015
El turbo de geometría variable eléctrica aporta un par motor superior a la mecánica diésel, que es más agradable de conducir.
Ampliar

Las dos nuevas mecánicas buscan la máxima economía de funcionamiento, pero por caminos opuestos, por lo que decidirse por uno u otro depende en gran medida de nuestros gustos y preferencias.

El Tivoli diésel cuenta con un motor de 1,6 litros de cilindrada de 4 cilindros que rinde 115 CV y 300 Nm de par y es precísamente en este último dato donde se abre el abismo que hay entre la versión de gasolina/GLP y el de gasóleo.

Gracias a la sobrealimentación mediante un turbo de geometría variable eléctrica, el Tivoli diésel cuenta con un empuje muy agradable desde apenas 1.500 rpm hasta las 3.700 rpm. En todo ese margen de revoluciones, la potencia del diésel es casi el doble que la del modelo de gasolina, que sólo empieza a superar en potencia al diésel cuando éste ya no es capaz de seguir subiendo de vueltas, por encima de las 4.500 rpm. El resultado es que la versión de gasóleo es mucho más agradable de conducir, ya que no necesitaremos estar tan pendientes del cambio para tener unas buenas aceleraciones y los adelantamientos son más seguros.

Con la mecánica diésel está disponible la caja de cambios automática de convertidor de par de 6 marchas fabricada por Aisin. Su funciomamiento es realmente bueno y resulta muy recomendable. El único “pero” lo encontraremos en el mando lateral de la palanca que sirve para el accionamiento del cambio en modo secuencial, de manejo incómodo y poco intuitivo.

El motor del Tívoli de GLP es exactamente el mismo que el de las versiones de gasolina de 128 CV. SsangYong no ha querido “pillarse los dedos” con mecánicas de 3 cilindros sobrealimentadas y cilindradas reducidas. A cambio ofrece un motor muy probado, robusto y fiable, pero cuyo rendimiento no es nada del otro mundo. Su cifra de par es muy baja: 160 Nm, por lo que no va nada sobrado para mover los 1.400 kg en orden de marcha del Tivoli.

Para tener una respuesta al acelerador con un mínimo de viveza es necesario subirlo por encima de las 4.000 rpm, y tampoco es que sea muy brillante en esa zona del tacómetro. Esto obliga a hacer un uso intensivo del cambio, que tiene un buen tacto y un escalonamiento acorde con la forma en la que esta mecánica entrega la potencia.

La reconversión a GLP la lleva a cabo la propia marca, por lo que se mantiene la garantía mecánica de 5 años o 100.000 km, toda una ventaja. La instalación de GLP añade 1.750 euros al precio del Tivoli de gasolina, pero gracias al bajo coste del combustible, se amortiza en apenas 45.000 km respecto al ésta y en sólo 25.000 km respecto al diésel.

En definitiva, aunque el diésel es mucho más agradable de conducir, lo cierto es que con el bi-fuel gastaremos menos dinero y, además, su mantenimiento es más económico, es más fiable y contamina menos.

Comportamiento SsangYong Tivoli diésel y GLP: a la espera del 4x4

Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015
El eje trasero de brazos tirados tiene unas reacciones algo imprecisas.
Ampliar

Las diferencias de comportamiento entre el diésel y el GLP están marcadas por la distinta forma en que entregan la potencia ambas mecánicas y por el menor peso del motor de GLP sobre el eje delantero. Con 60 kg más de masa en las ruedas delanteras, el modelo diésel es algo más subvirador que su hermano, aunque las diferencias no son tan abultadas en este aspecto como en cuanto a las prestaciones de sus mecánicas.

El Tivoli es un SUV, por lo que se ve claramente penalizado por su alto centro de gravedad. En SsangYong lo han tenido en cuenta y han añadido una función “anti vuelco” en su control de estabilidad. En realidad lo que hace es provocar un subviraje muy acusado para reducir la tendencia al vuelco de este tipo de vehículos.

Las suspensiones resultan un poco secas y el eje trasero del Tivoli es algo nervioso. En ese sentido puede ser toda una ventaja la llegada de las variantes 4×4 a principios de 2016, pues equipan un eje trasero multibrazo en lugar de los brazos tirados de los modelos de tracción delantera.

La dirección eléctrica tiene un buen tacto y 3 niveles de asistencia: confort, normal y sport. Para mi gusto el tarado más apropiado es el normal en la mayoría de las situaciones, resultando demasiado asistido el confort y excesivamente duro el sport.

Los frenos tienen un buen tacto inicial, aunque en la prueba a fondo que hice de la versión de gasolina del Tivoli las distancias no fueron todo lo buenas que deberían, pese a contar con 4 discos de freno, mientras que rivales como el Captur o el Cactus confían a vetustos tambores el freno de las ruedas traseras.

La

Equipamiento SsangYong Tivoli diésel y GLP: a buen nivel

Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015
El equipamiento del SsangYong Tivoli es bueno en proporción a su precio.
Ampliar

Teniendo en cuenta el precio del Tivoli, su equipamiento es realmente completo, aunque se echen de menos elementos de asistencia a la conducción disponibles en el segmento de los SUV compactos -como el sensor de ángulo muerto, la alerta de colisión…- lo cierto es que, por su precio, nadie ofrece lo que equipa el Tivoli.

Las versiones de gasolina están disponibles en 3 niveles de acabado (Line, Premium y Limited, de menor a mayor), mientras que los diésel sólo se ofrecen en los dos superiores. Ya desde el acabado básico el equipamiento es muy completo: 6 airbag, dirección de asistencia variable, control de crucero, luz diurna LED, equipo de audio con manos libres, retrovisores eléctricos calefactables y volante regulable.

Las versiones diésel ven compensada parte de su diferencia de precio con un mayor equipamiento frente a los Premium y Limited de gasolina, al ofrecer ya desde el nivel Premium el climatizador bi-zona, la pantalla táctil del sistema de multimedia, la conexión HDMI, airbag de rodilla para el conductor, llave inteligente, etc.

Los precios y todos los detalles de equipamiento de la gama del SsangYong Tivoli los puedes ver en el enlace anterior.
Las versiones 4×4 no estarán disponibles hasta los primeros meses de 2016. Por su parte el precio de las variantes de GLP es de sólo 1.750 euros más que las de gasolina.

A los precios oficiales que puedes ver en el enlace anterior, la marca ofrece un descuento de 1.000 euros en la actualidad, a los cuales puedes sumar más ofertas, como el Plan Pive.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag lateral conductor/acompañante
  • EBD (Distribuidor Electrónico Frenada)
  • Cierre seguridad para niños
  • ESP (Programa Electrónico de Estabilidad)
  • HSA (Ayuda de arranque en cuesta)
  • Alarma antirrobo e inmovilizador
  • Airbags de cortina
  • FTCS (Sistema de Control de Tracción)
  • Reposacabezas regulable en altura
  • Doble airbag delantero con desconexión del airbag del pasajero
  • Airbags de rodilla (conductor)
  • Anclaje Isofix
  • Luz antiniebla trasera
  • Pack de seguridad activa SsangYong
  • Luces de frenado y Tercera luz de freno tipo LED
  • ARP (Sistema Activo Antivuelco)
  • BAS (Sistema Asistencia Frenada)
  • Cámara de visión trasera
  • Faros antiniebla delanteros
  • ABS + EBD
  • TPMS (Sistema de Control de la Presión de los Neumáticos)
  • Faros antiniebla traseros
  • Luz diurna tipo LED (delantera y trasera)

Confort

Equipamiento de Serie

  • Cristales tintados
  • Retrovisores exteriores eléctricos térmicos
  • Toma de corriente auxiliar 12v
  • Segunda fila de asientos abatibles por partes (60/40)
  • Sensor de luces y lluvia
  • Espejo retrovisor interior con sistema antideslumbramiento automático
  • Dirección asistida eléctrica
  • Volante calefactable
  • Bloqueo electrónico de la dirección
  • Limpiaparabrisas Aero Blade
  • Llantas de aleación 18´´ Corte Diamante (neumáticos 215/45 R18)
  • Bloqueo de puertas automático y cierre seguridad para niños
  • Asientos delanteros calefactables
  • Volante y pomo de cuero
  • Llave plegable con mando a distancia
  • Elevalunas eléctrico conductor un solo toque
  • Climatizador automático bi-zona con función memoria
  • Volante ajustable en altura
  • Control de crucero
  • Bloqueo de puertas automático
  • Tapicería mixta en cuero y tela
  • Asiento del conductor ajustable en altura
  • Retrovisores exteriores plegables eléctricamente con intermitente led integrado
  • Kit reparapinchazos
  • Asientos traseros reclinables
  • Acabado carrocería bitono
  • Dirección Inteligente Flex Steer

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Navegador con pantalla táctil de 7´´
  • Puerto USB y entrada HDMI
  • Navegador con pantalla táctil de 8´´
  • Volante multifunción
  • Ordenador de a bordo
  • Sistema Audio con Pantalla de 7´´ y puerto HDMI + Conexión iPod + Bluetooth
  • Doble puerto USB

Otros

Equipamiento Opcional

  • 200 €Pack Utilidad
  • 200 €Pack Utilidad (bandejas cubre maletero y rígida articulada)

Consumo SsangYong Tivoli diésel y GLP: gana el GLP

Prueba y presentación del SsangYong Tivoli diésel y GLP 2015
El modelo de GLP se amortiza en apenas 25.000 km, a partir de los cuáles es capaz de ahorrar 1,5 euros cada 100 km.
Ampliar

Aunque los consumos oficiales dan una clara ventaja al diésel frente al modelo de GLP, el precio del combustible (prácticamente la mitad) ya es suficiente para decantar al balanza a favor del bi-fuel. Si además tenemos en cuenta el menor coste de mantenimiento (aceites más baratos, menor desgaste de los neumáticos…), la mayor fiabilidad (no cuenta con el caro sistema de filtro anti partículas diésel, ni turbo, ni inyectores de alta presión…) y las exenciones y reducción de impuestos y tasas de algunos ayuntamientos y comunidades autónomas, el diésel sale claramente perjudicado si hablamos de economía pura y dura.

Las cifras en sí son las siguientes:

  • Consumo urbano: 5,1  l/100 km el diésel y 8,6 l/100 km el gasolina (un 12% más cuando usa GLP, es decir 9,6 l/100 km de GLP).
  • Consumo en carretera:3,9 l/100 km el diésel y 5,5 l/100 km el gasolina (un 12% más cuando usa GLP, es decir 6,2 l/100 km de GLP).
  • Consumo medio: 4,3 l/100 km el diésel y 6,6 l/100 km el gasolina (un 12% más cuando usa GLP, es decir 7,4 l/100 km de GLP).

A todo esto se debe añadir la ventaja de que el modelo de GLP cuenta con una autonomía total de 1.200 km gracias a sus dos depósitos de combustible, con 47 litros de gasolina a los que añadir otros 53 litros de GLP.

Con todos estos datos, SsangYong ha calculado que el ahorro con el modelo de GLP es de 3,5 euros cada 100 km frente a la versión de gasolina y de 1,5 euros cada 100 km frente al diésel, sólo en cuanto a gasto en combustible, sin tener en cuenta las demás ventajas económicas del GLP.

Rivales

Tivoli D16T Limited 4x2

Desde
21.550 €

Diesel

Manual
marchas

C4 Cactus 1.6 BlueHDi S&S Live 100

Desde
18.350 €

Diesel

Manual
5 marchas

100

10,6

3,4

90

Captur 1.5dCi eco2 Energy Zen 110

Desde
21.049 €

Diesel

Manual
6 marchas

110

11,0

3,7

98

Juke 1.5dCi N-Tec 4x2

Desde
21.550 €

Diesel

Manual
6 marchas

110

11,2

4,0

104

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba