Prueba y presentación del Kia Optima Sportwagon 2016

Prueba y presentación del Kia Optima Sportwagon 2016

1 septiembre, 2016

El Kia Optima Sportwagon llega a finales de 2016 con un motor diésel de 141 CV y otro gasolina de 245 CV. Habrá versión híbrida en 2017.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 6

Bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 8

Notable

Equipamiento 5

Correcto

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Estética diferenciadora
  • Acabados y ordenación del maletero
  • Espacio interior

Mejorable

  • Gama de motores pobre
  • Plásticos inferiores del interior
  • Consumos del GT

Con 8 años consecutivos de crecimiento, Kia está en un momento dulce de su existencia. Nacida en 1947, hoy es una multinacional consolidada que ha vendido un cuarto de millón de coches en la primera mitad de 2016, tienen previstas 6 remodelaciones de sus vehículos durante 2016, 8 nuevos lanzamientos en 2017 y se han colocado primeros, desbancando a Porsche, en los informes J.D. Power de Calidad.

Con todo a favor, apuntamos un nuevo dato: las ventas de los coches familiares se mantienen estables, con en torno al 50% de las ventas del segmento D. Esto quiere decir que, en Europa, la mitad de los coches tipo Peugeot 508 que se venden son berlinas y, la otra mitad, familiares “Station Wagon”. Y, según las previsiones de Kia, estas ventas se van a mantener estables, al menos, hasta 2018. Ah, cuando decimos “Europa”, decimos “resto de Europa, no España”, en concreto Alemania, Francia e Italia –auténticos “devoradores” de carrocerías familiares. En España, por cierto, rondamos el 15% de las ventas de familiares con respecto a berlinas.

Con estas previsiones, no han dudado mucho a la hora de lanzar la versión familiar del Kia Optima, el coche que nos ocupa en esta ocasión: el Kia Optima Sportwagon.

El familiar deriva de la berlina

Invitados por Kia, hemos venido a Munich, Alemania, a conocer el nuevo coche. Se trata de un modelo derivado de la berlina, con las mismas técnicas de construcción y empleo de aceros de alta resistencia y pegamento estructural. De hecho, emplea 119 metros de este elemento y es el Kia que más utiliza. Tiene un aspecto agresivo y deportivo, basado en el concept car SportSpace que presentó la marca coreana en febrero de 2015. Estas formas tan angulosas pueden revertir en un maletero un poco pequeño pero los más de 500 litros que anuncia se encargan de rebatirlo. Aunque no nos quedamos tranquilos, muchos nos parecen “a la vista de lo visto”.

Sin querer entrar en una guerra contra los datos, sí que podemos decir que está muy bien aprovechado y distribuido, con soluciones como red divisora para la carga, argollas, doble fondo y diversas tapas que lo hacen la mar de práctico. Medidas aparte, el interior es espacioso; incluso las plazas traseras -tanto en longitud como en anchura-.

Aún no sabemos precios, Kia tampoco, pero sí que llegará en octubre. Lo hará con dos opciones mecánicas, una diésel de 141 cv y dos opciones de transmisión de 6 marchas: manual o automática. Y una deportiva de gasolina, apellidada GT y con 245 CV y cambio automático.

También hemos conocido, y conducido, la nueva –y esperada por Kia- versión híbrida enchufable de su Kia Optima berlina y, en exclusiva para todos los lectores de Autocasión.com, hemos averiguado que habrá versión familiar, aunque no llegará hasta 2017.

Diseño Kia Optima Sportwagon, hace honor a su denominación

Con 245 CV, la versión de gasolina "GT" será la más potente.
Con 245 CV, la versión de gasolina “GT” será la más potente.
Ampliar

Si nos fijamos en su diseño, hemos de comenzar indicando que las medidas de su carrocería son las mismas que las de la berlina. De esta manera, el nuevo Kia Optima Sportwagon mide 4,85 metros de largo y 1,86 metros de ancho. Es en la altura donde encontramos diferencias, aunque éstas sean de sólo 5 milímetros, que llegan porque se han colocado barras en el techo de serie. Por supuesto, la batalla –o distancia entre ejes- permanece inalterada, con 2,80 metros.

El porqué del familiar

¿Si mide igual, el maletero es igual? No, aquí tiene su “razón de ser” la versión Sportwagon del Kia Optima: la carrocería familiar tiene más maletero. De entrada, encontramos un portón que proporciona un amplio acceso a una capacidad de carga que, en su configuración normal, ofrece 43 litros más, situándose en los 552 litros.

Diseño europeo

El departamento de diseño que ha realizado el Kia Optima Sportwagon es completamente europeo, y eso no es una casualidad. Aunque la marca es coreana, quiere gustar en Europa y, para ello, nada mejor que europeos diseñando sus coches. Encontramos líneas fluidas, nada recargadas, con un parecido a los nuevos Renault, como el Talismas, y con un aire deportivo que quiere conseguir integración del portón para que su diseño tenga un aspecto más hatchback que familiar.

Por otra parte, la parte frontal permanece igual que la del Optima berlina, mientras que su silueta familiar está definida por una fuerte y ascendente línea de hombros, junto con un habitáculo orientado hacia atrás que, al final, desciende ligeramente.

El voladizo trasero añade más volumen visual a la parte trasera del vehículo; este volumen extra está resuelto con la inclinada luneta trasera y una línea del techo que se va haciendo más fina. Todo ello le da al Sportswagon una presencia atlética.

Interior Espacio, mucho espacio

Las plazas delanteras ofrecen un buen espacio y la posición de conducción está muy bien conseguida.
Las plazas delanteras ofrecen un buen espacio y la posición de conducción está muy bien conseguida.
Ampliar

Sentimos calidad desde que cerramos la puerta. Esta afirmación viene refrendada por las comprobaciones que hemos hecho en la presentación internacional a la que ha sido invitado Autocasion.com. El Kia Optima Sportwagon cierra sus puertas con solidez y nos recibe con plásticos de buena calidad y remates bien conseguidos. Algo peor resuelta está la zona baja del salpicadero donde los plásticos duros acabarán rayándose con el roce los zapatos y el paso de los años.

El sistema multimedia podrá tener una pantalla de 7 pulgadas de serie u 8 en opción, así como compatibilidad con los sistemas operativos “Car Play”, de Apple, y “Android Auto”, de Google. Además, las actualizaciones del navegador corren por cuenta de Kia durante 7 años, el tiempo que ofrece de garantía para, además de otros, su nuevo Kia Optima Sportwagon.

Pantalla táctil y salpicadero orientado

La zona media del salpicadero está orientada 8,5 grados hacia el conductor. En él encontramos la pantalla –mirando al frente- y, bajo ella, varios botones de “acceso directo” a las funciones del coche, que ya controlamos desde la pantalla táctil. Los mandos para la climatización están debajo, y vemos los datos de la regulación en la pantalla.

Para guardar objetos lejos de miradas curiosas, encontramos una guantera de buena capacidad e iluminada y un hueco entre los asientos, con tapa y función de reposabrazos. Delante de él hay dos posavasos y, en la base de la consola, han dispuesto un receptáculo con tapa donde podemos dejar el móvil y conectarlo a la toma USB ahí situada. Además, podemos pedirlo con cargador inalámbrico.

Las plazas delanteras son amplias y su regulación longitudinal gustará hasta a los jugadores de baloncesto por lo que tenemos espacio de sobra para las piernas. La regulación en altura es de serie y, junto con el volante regulable en altura y profundidad, podremos encontrar nuestra postura de conducción sin problemas.

Espacio interior elevado

Con la nombrada batalla de 2,8 metros, tenemos un buen espacio para las piernas de los pasajeros traseros; muy alto tiene que se el conductor, o muy altos nosotros, o ambos a la vez, para que no vayamos holgados en las plazas traseras. Además, tiene anchura de sobra para dos ocupantes corpulentos y, si esto no ocurre, un tercer ocupante no será muy mal recibido. Por otra parte, hace un guiño al lujo y nos ofrece la opción de calefactar los asientos laterales traseros. Los delanteros, por su parte, pueden ser calefactados y ventilados.

¿Cómo es el maletero?

Uno de los principales motivos de compra en este tipo de coches es, claro está, el maletero. Como mencionábamos antes, accedemos a él a través de un portón de apertura manual y, en opción según el acabado, función de apertura y cierre eléctricos. Es un pelín pesado, por lo que bajarlo puede ser un poco incómodo para personas menudas.

Ya en el maletero, éste está completamente forrado. La cara interna del portón, por cierto, también lo está y cuenta con dos tiradores.

La carga bien ordenada y sujeta

El Kia Optima Sportwagon incorpora diversas soluciones prácticas en el maletero para mantener la carga ordenada y sujeta, como raíles de aluminio y argollas desplazables. En la base encontramos una tapa enmoquetada que da acceso a un doble fondo en el que hay hueco para la rueda de repuesto pero, para nuestro mercado, está previsto de serie que monte un kit reparapinchazos. Cuenta con ganchos para sujetar la carga. La bandeja trasera es un toldo enrollable y se puede desmontar y guardar bajo el piso. Además, monta una red que separa la zona de carga del habitáculo .

Los asientos traseros, por su parte, son abatibles por separado y casi de manera independiente con medidas 40/20/40. El proceso es sencillo gracias a tiradores situados en los laterales del maletero, por lo que no tendremos casi ni que estirar la mano. Además, la zona central del asiento se abate abriendo un hueco para llevar objetos alargados, como esquís y supone un reposabrazos para los pasajeros traseros. Con todos los asientos abatidos, el volumen homologado de carga es de 1686 litros.

Motor Correcto el diésel y correcto el gasolina

A España, el Kia Optima Sportwagon llegará a final de año con dos opciones mecánicas.
A España, el Kia Optima Sportwagon llegará a final de año con dos opciones mecánicas.
Ampliar

La gama de motores está compuesta por un motor Diesel —1.7 CRDi de 141 CV— y dos de gasolina —2.0 CVVL de 163 CV y 2.0 T-GDI de 245 CV; este último para una versión denominada «GT»—. La versión diésel y la de gasolina de menor potencia se podrán elegir con una caja de cambios manual de seis velocidades o con una automática (de 7 relaciones y doble embrague en el Diesel y de 6 en el de gasolina), mientras que la variante GT —motor de gasolina de 245 CV—, irá siempre asociada a una caja automática de seis velocidades.

¿Qué motor elijo en el Kia Optima Sportwagon?

Hemos podido conducir todos los motores y hay grandes diferencias entre ellos y, vaya por delante que el que eligiríamos no existe. Entendemos vuestra sorpresa pero es que nos gustaría que hubiera un diésel más potente.

Bien, dejando de soñar y centrándonos en lo que tenemos, para un uso normal de coche familiar, viajar con niños y maletas a un ritmo tranquilo, elegimos el diésel. Responde bien desde bajas vueltas, con fuerza bajo el acelerador, y alcanza fácilmente los 120 km/h aunque le cuesta mucho ganar velocidad una vez superados los 160 km/h. Nos gustaría una versión más potente y con un poco más de cilindrada para tener mayor respuesta a medio régimen y más capacidad de aceleración en los adelantamientos.

Con todo, el motor diésel que ofrece el Kia Optima Sportwagon es un propulsor moderno y solvente, con 4 cilindros, 1.7 litros, turbo de geometría variable e intercooler. Como decíamos, entrega 141 CV y lo hace a 4.000 revoluciones por minuto. El par máximo es interesante, con 340 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm. Asociado a la caja de cambios manual de 6 marchas, acelera de 0 a 100 km/h en 10,2, alcanza 200 km/h –no los llegamos a ver en la aguja- y homologa un consumo medio de 4,4 l/100 km. También cuenta con la opción del cambio automático de doble embrague y 7 marchas que tiene un gran funcionamiento, aunque aumenta el consumo medio, que es de 4,6 l/100 km, y empeora la aceleración, que es de 11,1 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. La velocidad máxima sigue homologada en 200 km/h.

El Kia más deportivo del momento

Asociada al acabado GT, el más deportivo, tenemos el motor de gasolina y 245 CV. Si buscamos prestaciones, esta es nuestra opción. Aunque sea de 2 litros y 4 cilindros, el motor no tiene nada que ver con el de menor potencia. Alimentado por inyección directa, cuenta con un turbo para conseguir los 245 CV a 6.000 rpm. El par máximo es de 353 Nm entre, sólo, 1.350 y, nada menos que, 4.000 rpm. De esta manera, y asociado –solamente- a una caja de cambios automática por convertidor de par de 6 marchas, acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 y alcanza 232 km/h.

Comportamiento Un punto a favor del Kia Optima Sportwagon

Las suspensiones del Kia Optima Sportwagon derivan de las de la berlina, pero tienen ciertas peculiaridades.
Las suspensiones del Kia Optima Sportwagon derivan de las de la berlina, pero tienen ciertas peculiaridades.
Ampliar

En el bastidor del Optima Sportswagon han usado tanto acero reforzado de alta tensión como en la berlina, un 51% del total. Este acero lo encontramos como refuerzo en los pilares A y B, los umbrales de las puertas, el suelo, los pasos de rueda y, para la transformación del Optima berlina en Sportwagon, también en el techo, el pilar C y la nervadura trasera. De esta manera, la rigidez estructural ha aumentado un 50%.

Suspensiones especiales para el Sportwagon

La suspensión independiente del Optima berlina se ha trasladado al Sportswagon. Sin embargo, los muelles, los amortiguadores y las cotas de alineación se han adaptado para esta nueva carrocería pensando, sobre todo, en que va a ir más cargado que la berlina. Así, en la parte trasera, la suspensión multibrazo del Optima Sportwagon se distingue por un brazo inferior doble más grande, montado con unos casquillos más gruesos y con mayor capacidad para absorber energía.

Bien, con una rigidez estructural notable y suspensiones independientes para todas las versiones en ambos trenes de rodaje, tenemos dos ingredientes muy interesantes para hacer del Kian Optiva Sportwagon un rutero incansable y un buen coche entre curvas. Además, el peso de este coche, sin ser especialmente bajo, no está nada mal.

La versión diésel tiene un peso de 1.545 kilos -1.560 con cambio automático-, la menor de gasolina es algo más ligera, no mucho, con 1.475 kilos -1.495 la automática-, mientras que la más potente de gasolina es un poco más pesada que su hermana, 1.605 kilos,  porque está más equipada.

¿Cómo es en carreteras convencionales?

Con todo, en carreteras convencionales, realizamos unos 100 kilómetros por este tipo de vías, se defiende muy bien. Muestra un gran aplomo y no está exento de agilidad por lo que, aunque esté un pasito por detrás, tampoco le costará seguir el ritmo de, por ejemplo, un Ford Mondeo.

Menos nos ha gustado el tacto de la dirección porque es muy ligera, lo que nos quita sensación de control del coche. Tampoco los asientos nos han acabado de enamorar porque el mullido es poco denso y no amortiguan bien las irregularidades de la carretera.

Entre las versiones menos potentes, incluso en las del acabado “GT Line” no hay especiales diferencias de chasis, en lo que se refiere a tacto de la dirección y frenos o dureza de las suspensiones.

Suspensiones electrónicas en el Kia Optima Sportwagon GT

Es en la versión GT donde el Kia Optima Sportwagon es más deportivo y cuenta con suspensiones electrónicas de serie. Además, los muelles rebajan la altura de la carrocería 10 milímetros con respecto al resto de la gama.

El sistema de amortiguadores electrónicos del Kia Sportwagon se denomina “ECS”. Tiene válvulas en cada uno de los cuatro amortiguadores; está conectado a un acelerómetro en la centralita electrónica y a dos acelerómetros en las ruedas delanteras. Mediante estos sensores, el sistema ECS detecta los impulsos de la dirección, tiene en cuenta la posición del pedal del acelerador y las condiciones de la carretera.

Así, adapta la amortiguación en un ajuste deportivo o bien suave para un mayor confort de suspensión; nosotros, manualmente, también podemos elegir entre modos “Sport” y “Normal”. En el modo “Normal” es confort de marcha es bueno pero en el “Sport” notamos ciertos rebotes incómodos con el firme ondulado.

Por otra parte, cuenta, de serie, con tres modos de modos de conducción: Eco, Normal y Sport. En los dos primeros el cambio –por convertidos de par y desarrollado por Kia- es bastante lento, hasta torpe, y la respuesta del motor a las órdenes del acelerador, un tanto lenta. Si lo bloqueamos en el modo Sport la cosa cambia y tenemos una gestión de cambio de marchas mucho más rápida y, sin alardes, mayor espontaneidad en la respuesta del motor. Al final, le cuesta llegar a los 200 km/h y no es porque el motor no empuje, sino porque los desarrollos de 5ª y 6ª son largos. Además, es interesante indicar lo participativo que es el tren trasero en las curvas, incluso dosificando el pedal del freno podemos jugar con él.

¿Y los frenos?

Un dato importante es que el Kia Optima SW GT lleva discos de freno de mayores dimensiones, 330 mm en el tren delantero, para ser exactos; mientras que la versión de gasolina más pequeña, de 165 CV, se conforma con discos de 300 mm; la diésel, por su parte, los monta de 320 mm. Haciendo frenadas intensas a elevada velocidad no hemos notado síntomas de desfallecimiento y han ofrecido una buena mordiente.

Equipamiento Nos falta por saber España

Entre los asientos, encontramos dos posavasos. El cambio puede ser manual o automático con el motor diésel.
Entre los asientos, encontramos dos posavasos. El cambio puede ser manual o automático con el motor diésel.
Ampliar

Además de lo habitual, como climatizador, cierre centralizado o elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, el Kia Optima Sportswagon está disponible con una serie de dispositivos para evitar riesgos pero, al no estar definidas los precios ni los equipamientos, Kia no confirma si pueden ser de serie u opcionales.

Mucha electrónica y funcionando bien

Hemos podido conducir los Kia Optima Sportwagon con todos los “gadgest” de seguridad activa electrónica y, agrandes rasgos, podemos indicar que funcionan bien. De una forma o la otra, el nuevo Kia Optima Sportwagon puede equipar:

Control de crucero Adaptativo (Advanced Smart Cruise Control SCC), que ajusta automáticamente la velocidad del Optima para mantener la distancia de seguridad con los vehículos precedentes.

Sistema de Asistencia de Frenada de emergencia (Autonomous Emergency Braking AEB)*, que emplea un radar de largo alcance para detectar una posible colisión con otro vehículo o un peatón y ayuda a detener el coche.

Sistema de Asistencia de mantenimiento en carril (Lane Keeping Assist System LKAS), que detecta la posición del Optima en relación a las líneas de la carretera y automáticamente toma medidas correctivas si el coche va a abandonar el carril sin conectar el intermitente.

Asistente dinámico para luces de carretera (High Beam Assist HBA), que ajusta automáticamente el alcance de la luz en función de la presencia de otros vehículos y de las condiciones de la carretera.

Sistema de reconocimiento de señales de tráfico (Speed Limit Information Function SLIF), que detecta las señales en la carretera y las muestra en la pantalla del navegador.

Sistema de detección de ángulo muerto (Blind Spot Detection BSD), un aviso visual en los espejos exteriores si otro vehículo entra en el ángulo muerto del conductor.

Alerta de tráfico trasero (Rear Cross Traffic Alert RCTA), cuando el Optima va 
marcha atrás, el sistema avisa si hay otros vehículos que se aproximan.

Si continuamos con el equipamiento, el Kia Optima Sportswagon optará a un conjunto de cámaras que generan una vista cenital del vehículo o un sistema de aparcamiento automático (el conductor solo tiene que actuar sobre los pedales y el cambio; el vehículo se encarga de la dirección).

Consumo Sólo con homologaciones

La línea ascendente de la cintura es una característica de diseño del Kia Optima Sportwagon.
La línea ascendente de la cintura es una característica de diseño del Kia Optima Sportwagon.
Ampliar

Centrándonos en los modelos que estarán a la venta en nuestro país: 1.7 CRDi y 2.0 VG-T, vemos unas cifras de consumo homologado de las que podemos sacar conclusiones interesantes. Además, y vaya por delante, todos los Kia Optima Sportwagon tienen un depósito de 70 litros de capacidad.

El consumo del GT es mejorable

Bien, los 4,4 litros a los 100 km del diésel con cambio manual están entre lo mejor de la categoría. No hemos podido medir el consumo durante la conducción pero podemos calcular que, en base a los consumos homologados, puede ofrecer una autonomía media teórica de unos 1.600 kilómetros y, eso,  querido lector, no se lo cree nadie. A falta de hacer una prueba más en profundidad, sí que podemos aventurar que su autonomía real en un uso normal sea de unos 1.100 kms.

Por otra parte, la versión de gasolina de 245 CV homologa una media de 8,2 litros y esta es una cifra claramente mejorable. Sin ir más lejos, un Volkswagen Passat Variant de 280 CV con cambio automático y tracción  a las 4 ruedas homologa un consumo medio un litro inferior.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba