Prueba: Volkswagen Passat Sport 2.0 TDI BMT 150 CV DSG

Prueba: Volkswagen Passat Sport 2.0 TDI BMT 150 CV DSG

26 octubre, 2015

Probamos a fondo el Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 CV. Un importante arsenal tecnológico, una mecánica que se muestra suficiente, un buen comportamiento dinámico y mucho espacio interior lo convierten en una de las berlinas de referencia en el mercado. ¿Lo malo? Un precio que supera la barrera de los 40.000 €, con el acabado tope de gama y los extras que incorpora la unidad probada.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

7

7

8

8

9

7

Destacable

  • Espacio
  • Comportamiento

Mejorable

  • Precio
  • Boca de carga

Ocho generaciones y más de 40 años contemplan a la berlina de Volkswagen, cuya primera generación vio la luz en 1973. En este tiempo, la marca ha tenido tiempo de mejorar, evolucionar y perfeccionar el Passat hasta situarlo como una referencia del segmento. Tanto es así que la última generación pone en su punto de mira al triunvirato alemán de berlinas premium formado por el BMW Serie 3, Mercedes Clase C y Audi A4.

Tradicionalmente situado un escalón por encima de las berlinas de marcas generalistas como el Ford Mondeo o Peugeot 508, pero sin llegar a considerarse una opción premium, el Volkswagen Passat se movía en tierra de nadie. Ahora, acorta distancia por arriba y, en muchos aspectos, puede pelear de tú a tú con el trío de ases alemán. Ese acercamiento pasa factura, y es que esta última generación tiene un precio de partida más elevado, que la marca justifica con el nivel de tecnología que incorpora.

Sin duda, el equipamiento de serie y larga lista de opciones dotan al nuevo Volkswagen Passat de un auténtico arsenal tecnológico en cuanto a conectividad y sistemas de seguridad se refiere, pero modelos como el Mazda 6, por ejemplo, no se quedan atrás, por lo que ese aumento de precio puede jugar una mala pasada al volumen de ventas, más si cabe si tenemos en cuenta que el segmento de las berlinas no pasa por su mejor momento debido a la tendencia, cada vez más acusada, de los conductores hacia opciones del tipo SUV o monovolumen.

Asentado sobre la plataforma modular MQB, el nuevo Volkswagen Passat exprime al máximo las posibilidades de ésta para conseguir una berlina muy equilibrada, con muy buen comportamiento dinámico, un espacioso habitáculo y unas cifras de consumos realmente ajustadas.

La unidad de pruebas montaba la mecánica diesel de 2 litros y 150 CV, la más demandada, asociada al cambio automático de doble embrague DSG y al nivel de acabado tope de gama, el Sport. Tras más de mil kilómetros a sus mandos, el sabor de boca que deja es realmente satisfactorio gracias, entre otras cosas, al elevado nivel de confort que nos ofrece. Los trayectos largos son menos largos a los mandos de un Passat. Es un rutero incansable, cuyo aplomo y facilidad de conducción lo convierten en el compañero de viaje ideal. Veamos por qué.

Diseño Línea continuista, pero atractiva

Prueba Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 CV
En el diseño exterior del Volkswagen Passat prima la elegancia.
Ampliar

Cuando algo funciona, por qué cambiarlo. Esto mismo es lo que habrán pensado desde Volkswagen, ya que la nueva generación del Passat cuenta con una imagen muy parecida a la de su predecesor, aunque con los cambios necesarios para hacerla acorde a las tendencias actuales. Además,  las nuevas medidas exteriores le imprimen una mayor presencia, ya que gana en anchura y va más cerca del suelo. De esta forma, el nuevo Volkswagen Passat mide 4.767 mm de largo, 1.832 mm de ancho y tiene una  altura de 1.456 mm, es decir, es 2 mm más corto, 12 mm más ancho y 14 mm más bajo que el anterior.

En el frontal, se ha optado por una parrilla de lamas horizontales que termina en unas ópticas muy atractivas y que se integran perfectamente en el conjunto. Además, un cromado recorre de faro a faro toda la parte delantera del vehículo envolviendo de manera elegante la mirada del último Volkswagen Passat.

La vista lateral se caracteriza por un gran nervio que recorre la carrocería desde las ópticas traseras hasta pasado el paso de rueda delantero. Esa nervadura lateral, unida a un capó más afilado y a las elegantes llantas de 18 pulgadas, que montaba la unidad de prueba, dan como resultado una imagen más fluida, dinámica y agresiva que la de su predecesor. En la zaga, todo el protagonismo recae sobre unos pilotos de trazos rectos y tecnología led que terminan de redondear el armonioso diseño del vehículo.

En definitiva, estamos ante una berlina de diseño clásico, atemporal, que, sin recurrir a grandes alardes estilísticos, goza de una imagen francamente atractiva.

Puedes ver todos los detalles exteriores del Volkswagen Passat de la prueba en la galería de fotos.

Interior Espacio, calidad y tecnología para el Volkswagen Passat

Interior del Volkswagen Passat
El nivel de los ajustes y la calidad de materiales es muy notable.
Ampliar

Abres la puerta, te acomodas, pulsas el botón de arranque y tu mirada se dirige inevitablemente hacia la enorme pantalla digital de 12,3 pulgadas que sirve como panel de instrumentos. El sistema Volkswagen Digital Cockpit, heredado del Audi TT, ofrece multitud de configuraciones como, por ejemplo, insertar el mapa de navegación entre los relojes, pudiendo, además, variar el tamaño de estos. El funcionamiento es muy intuitivo, la información, clara y el diseño, muy llamativo, pero, y esto es muy personal, ¿dónde están las agujas…? Este es un elemento opcional (630€) en cualquiera de los acabados.

Por su parte, el salpicadero presenta un diseño sobrio en el que llaman la atención las líneas horizontales que recorren la parte superior e integran las salidas de aire de la climatización. Los ajustes son realmente buenos, la calidad percibida en los materiales, alta y la disposición de los mandos, más que correcta. La unidad de pruebas equipaba, además del “Digital Cockpit”, el sistema de navegación “Discover Pro”, que cuenta con una pantalla de 8 pulgadas colocada en la consola central y un funcionamiento muy intuitivo. Este sistema incluye el servicio “Car-Net App-Connect” de Volkswagen, lo que permite unos niveles de conectividad muy altos con nuestro smartphone.

Además de tecnología, el habitáculo del Volkswagen Passat ofrece mucho espacio. Tanto en las plazas delanteras como en las traseras, los pasajeros viajaran con total comodidad. La única pega la pone el voluminoso túnel central preparado para las variantes que incorporan la tracción total, pero que resulta molesto para el pasajero de la plaza central. Además, el diseño de las butacas delanteras y la banqueta trasera, que en la unidad de prueba eran de cuero (745 €), resulta muy atractivo y elegante. Las generosas cotas de habitabilidad no merman la capacidad del maletero, que cubica 585 litros ampliables hasta los 1.152 litros al plegar los asientos, maniobra que se realiza con facilidad. La nota negativa la pone una boca de carga demasiado alta. Además, cuenta con una rueda de repuesto normal.

En resumen: sobriedad y espacio son las notas predominantes en un habitáculo que transmite solidez y calidad a partes iguales.

Puedes ver todos los detalles del interior del Volkswagen Passat en la galería de fotos.

Motor El más equilibrado de los diésel

Motor del Volkswagen Passat
El bloque 2.0 TDI de 150 CV muestra capacidad suficiente para mover al Passat.
Ampliar

El Volkswagen Passat de la prueba montaba un bloque de 2 litros de cilindrada que desarrolla 150 CV de potencia y entrega un par máximo de 340 Nm entre las 1.750 y 3.000 rpm. Además, estaba asociado a la caja de cambios automática de 6 velocidades DSG de respuesta rápida y funcionamiento suave. Esta combinación resulta muy apropiada, ya que el cambio se encarga de mantener la mecánica en el régimen de funcionamiento más óptimo.

Asimismo, se puede manejar de forma manual mediante la palanca o unas levas situadas tras el volante, pero aquí el rendimiento del cambio DSG no es tan satisfactorio principalmente por dos motivos. El primero de ellos tiene que ver con el accionamiento mediante la palanca, ya que, para subir de marcha, en vez de tirar hacia atrás hay que empujar, lo cual, al menos a mí, me resulta un movimiento poco natural. El segundo tiene que ver con la obediencia en el cambio de marchas, y es que, cuando alcanzas el tope de revoluciones, cambia a una marcha superior de manera automática. De igual manera, si intentas reducir, pero el coche detecta que en esa marcha va estar en el límite, no ejecutará el cambio. En cualquier caso, si tenemos en cuenta el perfil del cliente al que va dirigida esta berlina, la “desobediencia” del cambio es entendible y coherente con el planteamiento del coche.

Por lo demás, el motor mueve con alegría suficiente los 1.501 kilos de peso del Volkswagen Passat. Con unas prestaciones acordes a la potencia del motor –acelera de a 0 a 100 km/h en 8,7 segundos-, esta mecánica se antoja como la más equilibrada de las opciones diésel tanto por consumo como por agilidad a la hora de propulsar el vehículo. En cuanto a la sonoridad, suena como lo que es, un diésel, pero los niveles que se filtran al interior son correctos y no resultan molestos en ningún momento.

Aquí tienes todos los datos técnicos del Volkswagen Passat de la prueba.

Comportamiento Volkswagen Passat, viajero incansable

Prueba VW Passat
La suspensión del Passat alcanza un equilibro muy bueno entre confort y eficacia.
Ampliar

Durante la prueba del Volkwagen Passat, he podido comprobar de primera mano las excelentes cualidades dinámicas de esta berlina. Si bien es cierto que las vías rápidas son el hábitat natural del Passat y donde con más comodidad se desenvuelve, no es menos cierto que su comportamiento en vías reviradas raya un nivel muy bueno, con un aplomo notable que le permite digerir las curvas sin que apreciemos balanceos en su carrocería. El buen trabajo realizado a nivel de chasis se ve con claridad en la maniobra de esquiva realizada a 70 y 80 km/h en suelo seco, donde no hizo falta que actuara el ESP, gracias a la gran estabilidad del vehículo.

En ciudad, a pesar de la longitud y anchura del vehículo, el Passat se muestra aágil gracias al buen radio de giro que ofrece. Además, los incómodos baches con los que nos encontremos, o los cada vez más abultados bádenes que instalan los ayuntamientos, no serán un problema, ya que el vehículo los asimila de tal forma que la conducción es agradable y sin sobresaltos.

El buen comportamiento dinámico del Volkswagen Passat se consigue, en parte, gracias a un esquema de la suspensión que logra el compromiso perfecto entre confort y eficacia. Además, esta unidad equipaba el sistema DCC o suspensión adaptativa (1.045 €), que cuenta con una amortiguación regulable eléctricamente y permite elegir al conductor entre tres programas: Sport, Normal y Confort. Las diferencias entre el modo normal y confort apenas se aprecian, pero con el modo Sport activado sí notaremos una mayor rigidez.

Por su parte, la dirección, que cuenta con tres vueltas de volante entre topes, es directa y, al igual que la suspensión, permite modificar su nivel de asistencia. De esta manera, si seleccionamos el modo Sport, notaremos cómo se endurece.

Todas estas modificaciones, y algunas más como la respuesta al acelerador, se pueden manejar a través de los modos de conducción que ofrece el Volkswagen Passat: Confort, Normal, Sport, Eco e Individual. Este último nos permite personalizar cada uno de los ajustes a nuestro gusto, es decir, puedo seleccionar la suspensión en modo confort, la dirección en modo sport y la repuesta al acelerador en modo eco, por ejemplo.

Otro de los puntos positivos destacables en este apartado es el sistema Full Led de iluminación del vehículo, ya que el intenso haz de luz que proporciona, que, además, se dirige teniendo en cuenta los movimientos del volante, contribuye  a disminuir el cansancio del conductor cuando circula de noche.

Finalmente, la visibilidad es buena, no existen puntos muertos ni elementos de diseño que entorpezcan la visión, y la postura de conducción es correcta gracias a los distintos ajustes que permiten el asiento y el volante.

Equipamiento Volkswagen echa el resto

Tapicería de cuero del Passat
La tapicería de cuero (opcional) tiene un diseño muy atractivo y elegante.
Ampliar

La unidad de pruebas contaba con el nivel de equipamiento más alto, el Sport. La dotación inicial de este acabado se compone, entre otras cosas, de  llantas de 17 pulgadas (la unidad de pruebas montaba unas llantas de 18″, que forman parte de la campaña de lanzamiento), control de crucero adaptativo (ACC), Front Assist (detiene el vehículo por completo cuando circulemos por debajo de 30 km/h y detecte que se vaya a producir un choque), Pre-Crash (sistema de seguridad que tensa los cinturones y cierra ventanas y techo cuando detecta que se va producir un golpe), 9 airbags, tapicería mixta de cuero y Alcantara, asientos delanteros calefactables, climatizador con regulación de la temperatura en la parte trasera, espejos retrovisores plegables eléctricamente, sensor de lluvia y luces, apertura y cierre automático del maletero… Con este nivel de acabado no se echará nada en falta; sin embargo, Volkswagen pone a disposición de los conductores una larga lista de equipamiento opcional con la que terminar de redondear el vehículo.

En ella se encuentran diversos sistemas de seguridad cuyo funcionamiento pude comprobar durante la prueba. Mención aparte merece el Lane Assist , que tiene un precio de1.070 € e incluye el asistente de cambio de carril Side Assist. El sistema cuenta con dos niveles de asistencia: en uno de ellos sólo actúa cuando pisemos las líneas, en el otro trata de mantener al vehículo en el centro del carril, por lo que notaremos con demasiada frecuencia cómo interviene en el volante para mantenenerse en el centro, lo cual resulta molesto .

Otro de los elementos que llaman la atención es el sistema Area View (450 €), que, a través de las imágenes captadas por varias cámaras situadas en el exterior del vehículo, nos proporciona una imagen cenital o vista de pájaro del coche y su entorno.

Además, la unidad de pruebas contaba también con techo panorámico (1.145 €), iluminación ambiental (225 €) en, por ejemplo, las molduras decorativas de las puertas, y el sistema de acceso “Easy Open” (650 €) con el que no es necesario sacar la llave de bolsillo para abrir y cerrar el vehículo.

En definitiva, el Volkswagen Passat Sport de la prueba venía armado hasta los dientes y, claro, la factura final superaba los 40.000 euros, una cifra nada desdeñable. En mi opinión, algunos extras como, por ejemplo, los sistemas de asistencia a la conducción son del todo prescindibles, y no montarlos nos ayudará a aligerar un precio final demasiado abultado.

Consumo

El consumo extraurbano supera por poco los 5 litros

Volkswagen Passat
Cifras oficiales y reales de consumo difieren bastante.
Ampliar

A pesar de que la diferencia entre las cifras oficiales ofrecidas por el fabricante distan bastante de la realidad, los consumos obtenidos durante la prueba han sido satisfactorios. Volkswagen marca en 5,3 y 4,1 l/100km los consumos para circuito urbano y extraurbano, respectivamente

En un recorrido de aproximadamente 300 kilómetros que incluía un puerto de montaña, carretera convencional y autovía, el ordenador de a bordo arrojó unos buenos 5,4 l/100km. Para lograr estas cifras, Volkswagen se vale, entre otras cosas, de la tecnología Bluemotion y del sistema de rueda libre, que pone el punto muerto cuando estamos llaneando y se vale de la inercia para mantener la marcha. Este sistema se desconecta automáticamente cuando pisamos el freno, activamos el control de crucero o manejamos el cambio mediante las levas. Sin embargo, si somos generosos con el pie derecho, la cifra de consumo se eleva con facilidad por encima de los 6 litros.

En ciudad es donde el consumo oficial y el consumo real muestran una mayor divergencia. Durante la prueba, el consumo medio en ciudad nunca bajó de los 7,5 l/100 km, lo que supone una diferencia de más de dos litros respecto a la cifra oficial.

Con un depósito de 66 litros de capacidad y una cifra de consumo medio de 6,6 l/100 km, el Volkswagen Passat marca en su ordenador de a bordo una autonomía que supera los 1.000 kilómetros, por lo que el tiempo entre cada visita a la gasolinera será muy espaciado.

Aquí tienes todos los datos técnicos del Volkswagen Passat de la prueba.

Ficha

Rivales

VOLKSWAGEN

Desde
0 €


marchas

Mondeo 2.0TDCI Titanium PowerShift 150

Desde
34.175 €

Diesel

Automático
6 marchas

150

9,9

4,8

125

Insignia 2.0CDTI ecoF. S&S Sportive 163

Desde
32.260 €

Diesel

Manual
6 marchas

163

9,5

4,3

114

318dA

Desde
39.648 €

Diesel

Automático
8 marchas

150

8,5

4,5

119

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

jcl 27 octubre, 2015

el próximo os falta para probar el mondeo tdci 150 cv aut para saber quien se lleva el gato al agua.

Marcos de Diego 30 octubre, 2015

Gracias por el apunte JCL, tomamos nota. Un saludo.

Alfonso 5 noviembre, 2015

Más que el Mondeo atentos al nuevo Superb.

Rubén Fidalgo 5 noviembre, 2015

Hola Alfonso, ya lo estamos. En breve publicaremos la prueba y sí, es un grandísimo coche. Un saludo.

Ir arriba