Prueba

Prueba del Volkswagen Golf 1.5 TSI 150 CV: ¿para qué un GTI?

48 fotos

Ampliar

08 de mayo, 2018

Nos ponemos a los mandos del Golf con el nuevo motor 1.5 TSI de 150 CV con desconexión de cilindros y asociado a una caja manual: una opción deportiva, confortable y económica. ¿Tendrá algún "pero"?

Volkswagen tiene en su compacto una de sus mayores fuentes de ingresos por masa de ventas. El refranero dice que la experiencia es un grado y en el caso del Golf queda patente. Está tan afianzado en el mercado que prácticamente su propio nombre ya es un icono. También lo es el de su versión deportiva por antonomasia, el GTI, que ha dado nombre a otros tantos rivales directos. En esta prueba del Volkswagen Golf 1.5 TSI 150 CV nos hemos puesto a los mandos del paso anterior que la marca de Wolfsburgo tiene en la gama del segmento C antes de llegar al icónico hot hatchback. Las sensaciones han sido tan buenas que, en efecto, harían replantearse a cualquiera -incluso a mí, un enamorado de los deportivos compactos- el hecho de comprarse un Golf GTI.

El Volkswagen ID R Pikes Peak, preparado para ascender a las nubes

Volkswagen Golf: uno de los preferidos por los jóvenes

El Golf más prestacional, con excepción del Performance y el Golf R, solo sería aconsejable en el caso de que fueras a ser un completo asiduo a los circuitos (tandas, track days, quedadas…). Por el contrario, y teniendo en cuenta un considerable ahorro que supera los 6.000 euros, se podrá disfrutar de la misma estética atractiva, de la misma tecnología, de la misma funcionalidad para el día a día con todavía mayor confort y de unas prestaciones que, si bien no llegan a las del GTI -obviamente-, sí llegan a sorprender en un motor de 1,5 litros. Frente a rivales de la talla de los Renault Megane, Ford Focus o Peugeot 308, el Golf sale ganando en cuanto a dinámica, calidad percibida y tecnología para el conductor, aunque el precio puede dispararse algo.

Nuestra valoración: 8,2

Diseño 9

Motor 9

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Exterior atractivo
  • Interior tecnológico
  • Prestaciones 1.5 TSI Evo

Mejorable

  • Precio de las opciones
  • Sin antinieblas delanteros
  • Plaza central trasera

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Atractivo y deportivo con el paquete R-Line

El color Amarillo Cúrcuma le sienta de cine a este Golf.

48 fotos

Ampliar

Sí, es cierto que el restyling de esta segunda generación, así como el estreno de la propia generación, no supuso enormes cambios estéticos. Más bien fue al revés, pero la verdad es que esos pequeños cambios le vinieron al pelo. Las ópticas adoptaron un par de pestañas ascendentes y unas formas más rasgadas que le acentuaron su carácter jovial y deportivo. El paragolpes también enfatizó en la sensación de mayor anchura. Las cotas, por su parte, apenas variaron: solo es cinco centímetros más alto.

Los pilotos traseros incorporaron tecnología led y, en opción, intermitentes dinámicos. La unidad de pruebas los llevaba y, a decir verdad, es un elemento que hace todavía más atractivo el exterior del nuevo Golf. Lo que resulta aún más importante para que este coche resulte seductor es el paquete estético R-Line, que incorpora mayores oberturas en el paragolpes delantero, una especie de difusor trasero con embellecedores cromados que simulan salidas de escape y un pequeño spoiler que evoca a su hermano mayor de tres siglas. En conjunto, con este Amarillo Cúrcuma, los elementos quedan de cine, pero, eso sí, el paquete tiene un sobrecoste de 2.510 euros y la pintura se paga a casi 700 euros. Además, por las preciosas llantas “Olivia” de 18 pulgadas hay que aflojar otros 540 euros… Todo muy bonito sí, pero nada barato.

De lo que no hay queja es de la calidad: es palpable en cada parte de la carrocería. Todo tiene un brillo, un cuidado y unos ajustes que son dignos de marcas superiores del mismo grupo. Tampoco es reprochable la labor que hace la iluminación de led, que proyecta un haz de luz potente y blanco. De lo que no dispone el Golf, al menos con el paquete R-Line, es de antinieblas delanteros que en caso de lluvia intensa o poca visibilidad podrían echar una mano.

Interior: Tecnología que se paga

El interior del Golf es muy tecnológico y juvenil.

48 fotos

Ampliar

El habitáculo del Golf es bastante tecnológico gracias a las pantallas de ocho pulgadas con sistema de navegación Discover Media -muy rápido e intuitivo- y al Digital Cockpit. Ambas se pagan por separado (el Digital Cockpit está de serie en el acabado Sport por una promoción de lanzamiento), pero son realmente útiles y también ofrecen algo de frescura en un interior no muy vivo o alegre. De este modo disponemos de varias visualizaciones que podemos ir alternando y cambiando a nuestro parecer. A diferencia de algunos de sus rivales o de su hermano pequeño el Polo, la consola central no contiene demasiadas molduras cromadas o de otro tono que se salga del común, sucio y abundantes Piano Black.

Una vez dentro, el conductor notará que goza de bastante espacio lateral, pero gracias a las magníficas regulaciones eléctricas -en este caso del asiento con sistema ergoActive- se adaptará a una posición de conducción ideal, algo bajita y dejando todos los mandos muy al alcance. Los asientos deportivos de cuero Vienna que equipa esta unidad cuestan 2.730 euros, sin embargo, son muy cómodos para realizar un viaje largo y resultan francamente buenos en conducción más animada. Tanto la banqueta como el respaldo logran un cobijo muy bueno.

En las plazas traseras, los ocupantes van a viajar con un alto nivel de confort si lo comparamos a la media del segmento. Eso sí, al pasajero de la plaza central que pase de los 160 cm le resultará intrusiva la consola por donde sale la aireación, pese a que la banqueta tenga menos recorrido para intentar evitarlo. El acceso, tanto delante como detrás, es bastante positivo, en buena parte por ese ligero aumento de altura.

En cuanto a materiales utilizados, también dentro se percibe ese punto extra de calidad propio en el Grupo Volkswagen, pero es cierto que algunas partes de plástico menos expuestas a ser vistas no son muy acordes con un coche de más de 37.000 euros. Quitando eso y que a mí, personalmente, no me gusta demasiado que un coche perteneciente a un segmento mayor comparta el mismo volante que un Polo e, incluso, un Up!, todo lo demás tiene un aspecto y un tacto muy cuidado y conforme a lo que se espera de Volkswagen. Hablando del volante, por cierto, a pesar de lo dicho, hay que destacar que el tacto, el manejo, las dimensiones y la ergonomía de los mandos son aspectos fabulosos.

Del maletero, por último, hay que decir que para según que objetos puede tener un umbral de carga algo elevado. También la inclinación de los respaldos de la segunda fila pueden incomodar a la hora de cargarlo. Aun así, lo compensa con unos 380 litros de capacidad que pueden incrementarse hasta los 1.270 litros si abatimos esa segunda fila. Sólo el 308, con casi 400 l, es más capaz.

Motor: Una absoluta maravilla

El motor 1.5 TSI Evo declara 150 CV; en nuestro caso, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades.

48 fotos

Ampliar

Tenía ganas de probar este nuevo motor de Volkswagen y, desde el primer momento, las sensaciones fueron muy buenas. Es un motor que prácticamente durante todo el rango de revoluciones está entregando patada: desde las 1.500 a las 3.500 rpm tenemos a nuestra disposición 250 Nm de par y, una vez superada esta cifra, de las 5.000 a las 6.000 vueltas, es cuando nos va a dar la potencia máxima. Esto significa que el bloque ha sido diseñado en torno a dos premisas fundamentales: ser eficaz ofreciendo comodidad y facilidad de manejo en situaciones normales de uso cotidiano y también sacar garra cuando queremos rodar en regímenes altos haciendo una conducción más deportiva. En este caso nos olvidamos del buen trabajo del turbo y lo sorprendente es que el funcionamiento no se verá penalizado.

Pero por si fuera poco, también es un motor eficiente y en esto han querido profundizar los ingenieros de Wolfsburgo. Este bloque cuenta con tecnología de desconexión selectiva de cilindros, lo que implica que cuando circulamos con poco peso en el acelerador dos de los cuatro cilindros se “apagarán” para consumir menos combustible. ¿Que si se nota? Una barbaridad… Incluso conduciendo “rápido” en carreteras de puerto obtendremos consumos que no llegarán a los 8 litros, algo que no es nada fácil en un coche de gasolina con 150 CV.

En nuestro caso, el motor está asociado a una caja manual de seis relaciones, con desarrollos correctos tanto para conducción normal como para algo más deportiva y con unos recorridos de la palanca de cambios secos y no muy largos. El trabajo de esta transmisión me gustó bastante, pero lo cierto es que teniendo por menos de 2.000 euros de diferencia la posibilidad de equipar una incomparable caja automática DSG 7, ni me lo pensaría… Ya hemos hablado largo y tendido en otras pruebas de sus virtudes y, si además lo piensas usar bastante por ciudad, no hay parangón.

Comportamiento: Para conducir todos los días y no cansarse de él

Imágenes dinámicas del Volkswagen Golf.

48 fotos

Ampliar

El comportamiento dinámico del Golf es intachable. Como decíamos, es un coche muy cómodo en el día a día; si lo utilizamos en ciudad no resulta nada fatigoso, tiene un tarado de suspensión muy equilibrado que va a filtrar bien las irregularidades o los badenes que podamos ir encontrando. Es muy fácil de conducir y también muy obediente al pie y a las manos. Las maniobras de aparcamiento no se van a torcer difíciles en ningún momento, por sus poco más de 4 metros, por la ayuda que proporciona una cámara trasera con mucha resolución y porque, de todos modos, siempre vamos a tener a nuestro alcance el Park Assist para los momentos más complicados.

Además, si lo conducimos por carreteras muy reviradas, la satisfacción va a seguir siendo muy alta. Nos hace disfrutar por el aplomo y la seguridad que transmite, en buena parte gracias a la plataforma MQB. Ofrece una respuesta francamente directa tanto en la dirección como en el acelerador y esa suspensión equilibrada de la que hablamos posiciona al coche en las curvas de modo que no hace ni un pequeño amague de entrar mal en ellas. Profundizando en la dirección, hay que destacar su precisión, tiene un amplio radio de giro que viene realmente bien para la ciudad y entre topes pasa por poco las dos vueltas y media de volante. No hay nada de subviraje y mucho menos balanceo cuando encaramos virajes, por muy cerrados que sean -siempre y cuando no se entre como un loco-. Para notar el confort de un tipo de conducción a la deportividad de otro no hace falta ni siquiera seleccionar un modo distinto de conducción. Si lo haces, como es evidente, se endurecerá o ablandará un poco más, pero a veces da la sensación que lo hace hasta de manera rara, quizá por la suspensión variable.

Esa metamorfosis también se hace patente en viajes largos por autovía. No es nada ruidoso para los ocupantes y los asientos de cuero, aunque tienen un toque deportivo, hacen que el recorrido sea ameno y confortable. Si a todo esto le sumamos unos consumos muy ajustados, vamos a obtener uno de los coches más completos y prácticos del mercado de los compactos.

Equipamiento: Caro, caro, caro...

Este nivel de acabado incluye de serie el freno de estacionamiento electrónico y el acceso y arranque sin llave.

48 fotos

Ampliar

El acabado Sport ya incluye de serie importantes elementos como acceso y arranque sin llave, volante multifunción de cuero -con levas, si es automático-, AppConnect, Digital Cockpit -entra en un paquete promocional-, control de crucero adaptativo y limitador, sensores de aparcamiento y cámara trasera, detector de fatiga, detector de peatones, Start&Stop y llantas de 16 pulgadas, entre otros. Este motor solo está disponible con este nivel de acabado y, si lo comparamos con el equipamiento que ofrece el nivel intermedio Advance con el motor 1.4 TSI, por ejemplo, se nos irían importantes componentes tecnológicos.

Ahora bien, de alrededor de 27.700 euros que cuesta un Golf Sport “asecas” a los algo más de 37.000 euros de la unidad de pruebas hay más que un trecho… La culpa de ello la tienen algunos componentes como la pintura (690 euros); las llantas de 18 pulgadas “Olivia” (540 euros); el pack de asistentes que incluye Lane Assist, Light Assist, cámara delantera y reconocimiento de señales (590 euros); el asiento del conductor con regulación eléctrica (890 euros); el sistema de navegación con pantalla de ocho pulgadas (590 euros); el techo panorámico (1.030 euros); el paquete R-Line (2.510 euros); la tapicería de cuero en los asientos (2.730 euros) o el equipo de audio Dynaudio Excite con 400 W (650 euros), principalmente. De ellos, muchos elementos pueden ser rehusados por falta de utilidad… o no si se tiene dinero.

Consumo: Otro de sus puntos fuertes

Imágenes dinámicas del Volkswagen Golf.

48 fotos

Ampliar

Volkswagen da una cifra media de consumo para este motor de 5,1 l/100 km con la caja de cambios manual y lo cierto es que esa buena cifra se ve reflejada también durante una conducción real. En autovía registramos un consumo de 5,5 l/100 km cargado con dos equipajes de grandes dimensiones y tres ocupantes. En carreteras secundarias, con distintos tipos de conducción, se estableció en unos 7 l/100 km. Incluso en un uso urbano, con bastante tráfico y sin pasar el 80% del recorrido de los 30 km/h, no pasó de los 9 l/100 km.

 

Teniendo en cuenta que tiene un depósito para 50 litros de combustible, podremos hacer de media unos 700 km entre repostaje y repostaje. Una cifra que no se aleja demasiado de la autonomía de algunos diésel con depósitos más grandes.

Rivales: Rivales del Volkswagen Golf 1.5 TSI 150 CV

Vehículo

Volkswagen Golf 1.5 TSI Evo Sport 110kW

Peugeot 308 1.5BlueHDi S&S GT Line 130

Renault Mégane 1.2 TCe Energy GT Line 97kW (4.75)

Ford Focus 1.5 Ecoboost Auto-S&S Business 150

Precio Desde
29.357 €
Desde
28.500 €
Desde
25.560 €
Desde
24.325 €
Combustible Gasolina Diesel Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 150 130 130 150
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,3 10,8 10,6 8,9
Consumo Medio (l/100 km) 5,1 3,7 5,4 5,5
Emisiones CO2 (g/km) 116 96 123 127

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche