Prueba

Prueba ¡y videoprueba! del SsangYong Rexton Limited 2018

56 fotos

Ampliar

31 de mayo, 2018

Hemos sometido a prueba a lo último de SsangYong, el nuevo Rexton de 2018 en su acabado Limited, y la conclusión que obtenemos es que nada tiene que ver con su antecesor... ¿Quieres comprobar por qué?

Videoprueba: SsangYong Rexton 2018

El nuevo buque insignia de SsangYong ha mejorado una barbaridad con respecto a su antecesor. Como veremos durante esta prueba del SsangYong Rexton Limited 2018, una imagen más robusta, su continua apuesta por el chasis de largueros y travesaños -algo que penaliza un poco el comportamiento en carretera- y la posibilidad de equipar reductora son elementos que lo sitúan como uno de los pocos todoterrenos puros que quedan en el mercado. Además, gracias al importante salto en calidad y ajustes que ha experimentado el interior, es ahora un coche más cortés con sus ocupantes. En cuanto al comportamiento en carretera, pese a lo citado de la base, un blandito tarado de suspensión hace que puedan recorrerse numerosos kilómetros en carretera sin apenas fatiga.

SsangYong e-SIV: los coreanos ya piensan en la electrificación

El SsangYong Rexton 2018 frente a sus rivales más directos

La configuración de todoterreno 100% está casi en extinción. Sometidos a la relevancia de la moda SUV, tan sólo los usuarios más puristas y exigentes los mantienen con vida. Este Rexton puede considerarse como uno de ellos, por eso lo comparamos con los veteranos -y ya legendarios- Mitsubishi Montero, Nissan X-Trail y Toyota Land Cruiser. Todos pueden montar siete plazas y, en precio, los dos primeros están bastante cerca del coreano. Frente al Toyota, referente indiscutible del segmento, el Rexton sale ganando en asequibilidad y en maletero con dos y tres filas disponibles. Veamos más en profundidad cómo es esta nueva generación…

Fotos y vídeo: Javier Martínez

¿Te ha gustado el vídeo? Pues suscríbete a nuestro canal de Youtube y dale a me gusta. Y, si tienes alguna duda, deja un comentario, estaremos encantados de responderte.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 6

Destacable

  • Diseño exterior
  • Habitabilidad interior
  • Calidad percibida

Mejorable

  • Consumos elevados
  • Sin navegador
  • Algunos grillos interiores

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Más todoterreno y más maduro

Las condiciones offroad del Rexton quedan patentes.

56 fotos

Ampliar

Lo primero que se aprecia cuando lo comparamos con la anterior generación es que ahora es más grande, más robusto, más cuadrado y, en definitiva, que tiene una imagen más madura de todoterreno. Sus cotas han crecido 10 cm a lo largo, hasta los 4,85 metros, y 6 cm a lo ancho, hasta los casi dos metros. La batalla también es 3 cm mayor. Su altura, sin embargo, se ha reducido levemente para mejorar la estabilidad.

El frontal es una de las partes donde más se aprecia el cambio de concepto que la marca ha querido transmitir con esta cuarta era. Nos encontramos con una parrilla que ya adopta la imagen de los últimos lanzamientos de la familia SUV de SsangYong. Es mucho más achatada que antes, con unas líneas horizontales que dan mayor sensación de anchura y que se apropian de toda la cara: podemos verlas en los cromados, en la calandra, en los faros (con tecnología HID), en los marcos de los antiniebla y en un paragolpes que, para dar todavía más énfasis a esa impresión de mayor anchura, simula las alas abiertas de un dragón en concordancia con el logotipo del fabricante. Pese a lo que pueda parecer, el resultado aerodinámico que han conseguido los coreanos es muy bueno. Y esto es gracias a que se han aprovechado de que el Grupo Mahindra, al que pertenecen, tiene en su poder las instalaciones de Pininfarina. La aerodinámica del Rexton se desarrolló en su túnel de viento.

En el perfil se nota rápido su aumento de la distancia entre ejes, pero además se le han añadido unas nervaduras que lo hacen parecer más atlético de lo que era y que dan más importancia a los pasos de rueda. Las llantas que monta esta unidad son de 18 pulgadas -en acabados inferiores serán de 17 pulgadas- y, aunque habéis podido ver unas gigantes llantas cromadas de cinco brazos en 20 pulgadas, muy al estilo oriental, debéis saber que no están disponibles en nuestro mercado. Mejor, porque quizá no casarían muy bien con el tarado de la suspensión…

La zaga sigue el mismo patrón que se ve en la parte delantera. Incorpora unos pilotos en posición horizontal que buscan reforzar la sensación de robustez y anchura y que están unidos entre sí por una franja cromada sobre la que leemos el nombre del modelo. En el paragolpes, de nuevo, evocan sus raíces mitológicas.

En cuanto a los acabados y los ajustes exteriores, hay que decir que todo encaja bastante bien y que las uniones de los distintos paños de la carrocería quedan perfectamente alineadas.

Interior: Más calidad y más espacio

El interior ha mejorado una barbaridad en calidad y ajustes.

56 fotos

Ampliar

Todas las puertas dejan un marco bastante grande para acceder al interior. Eso sí, entrar no va a resultar del todo fácil, porque el umbral se encuentra en una posición bastante elevada. Esto se debe a que estamos ante un 4×4 a la antigua usanza, es decir, con chasis de largueros y travesaños que le hace más robusto y le da más garantías fuera del asfalto; por contra, penaliza el comportamiento en carretera y la seguridad pasiva en caso de impacto.

Una vez dentro, percibimos el uso de mejores materiales con un agradable tacto y aspecto en el salpicadero. Los asientos de cuero de esta unidad, aunque no terminan de envolver por completo el cuerpo, sí ofrecen un alto grado de confort, permitiendo atrasar la fatiga en viajes largos. Además, cuentan con calefacción y ventilación en las plazas delanteras; las traseras, sólo calefacción.

En el cuadro de mandos del climatizador, que cuenta con ionizador de aire, y en la zona izquierda del conductor nos encontramos con numerosos botones, todos con funciones muy claras y con buena ergonomía. La pantalla táctil es de ocho pulgadas, pero no nos ha gustado nada que no cuente con navegador integrado. Para utilizar este elemento, es necesaria la conexión al smartphone mediante USB con Apple Car Play o Android Auto.

La posición de conducción es muy alta y ofrece una visibilidad fantástica. En la instrumentación equipa una pantalla TFT LCD de 7 pulgadas situada entre dos relojes analógicos con prácticos y variados modos de visión. El volante tiene unas considerables proporciones y tanto el tacto como el grosor son correctos. Además, contamos con varios huecos portaobjetos en cada fila de asientos.

Personalmente, no me gusta la forma que propone SsangYong en este Rexton para subir y bajar marchas en modo manual. Es más propio de un interruptor de los 80 que de una palanca de cambios, pero también es cierto que el buen funcionamiento de la caja en modo automático no nos obligará a usarlo mucho. Como esta versión es 4×4, junto a la palanca tenemos la ruleta selectora del sistema de tracción.

En las tres plazas de la segunda fila hay un espacio correcto para tres adultos. Además, los ocupantes disponen de una toma de 220 V y mandos para regular la climatización. El techo panorámico llega hasta prácticamente sus cabezas. Por su parte, los otros dos asientos están diseñados generalmente para salir de un apuro. El acceso a ellos tampoco es el más cómodo, pero esto está presente en cualquier vehículo de 7 plazas que no sea un gran monovolumen…

El portón del maletero tiene apertura y cierre electrónicos y ofrece una capacidad de 640 litros con las dos filas habituales. Si usamos las 7, seguimos teniendo disponible casi 240 litros y, si abatimos todas menos las dos de delante, nos beneficiaremos de algo más de 1.800 litros con un suelo totalmente plano. Además, las formas son aprovechables y el umbral de carga, para tratarse de un todoterreno, no se encuentra en una zona demasiado alta.

Motor: Un potente diésel como todo buen 4x4

El motor cuenta con un mejor aislante.

56 fotos

Ampliar

El Rexton sólo está disponible con motor diésel de 2,2 litros de cubicaje y 181 CV de potencia. Declara un par motor máximo de 420 Nm entre las 1.600 y 2.600 rpm. Dependiendo del acabado, se puede adquirir en versión 4×2 o 4×4 y con caja de cambios manual de 6 marchas o con transmisión automática con 7 velocidades de origen Mercedes y del tipo convertidor de par. Nuestra unidad equipa esta última y reductora. Desde mi punto de vista, es la opción más recomendable en un coche así; no sólo por el buen rendimiento del cambio, al que únicamente se le puede reprochar un poco de letargo cuando pisamos para que reduzca marcha, sino también porque te posibilitará salir de la carretera y no sólo por caminos de tierra sin dificultades… El bloque, además, está recubierto por una especie de caparazón que reduce la sonoridad de modo notable.

El coche no cuenta con diferencial central, por lo que no se puede circular por carretera con la tracción total activada. En condiciones normales circularemos en 2H (tracción trasera). Al activar las 4H, la motricidad se repartirá al 50% entre los dos ejes. La 4L, la reductora, solo se utilizará en condiciones extremas. Para activar esta última, tendremos que poner la palanca en la N, pisar el freno y esperar unos segundos a que aparezca el testigo en la instrumentación. También tenemos el modo Invernal (se activa en la «W» -de «Winter», «invierno» en inglés- que se encuentra junto al selector del cambio): si lo activamos, la transmisión obviará la primera para salir en segunda y obtener mejor motricidad, por ejemplo sobre un terreno con nieve o hielo. No obstante, de manera normal, siempre irá en modo Estándar («S»).

Comportamiento: Confortable en el asfalto, capaz fuera de él

La longitud del Rexton alcanza los 4,85 metros.

56 fotos

Ampliar

Pese a sus dimensiones, es un coche fácil de manejar. Tiene una suspensión blanda que, en curvas con gran apoyo, puede producir balanceo, pero nada que dificulte o incomode la marcha. Eso sí, si en alguna de ellas entramos algo pasados, el subviraje hará mella. La dirección es bastante asistida, algo indirecta y transfiere alguna que otra vibración del motor, pero nada que la condene. Además, tiene un reducido radio de giro que vendrá bien en maniobras urbanas, apoyadas con los sensores de aparcamiento y cámara trasera.

El habitáculo está bien insonorizado, solo los retrovisores a alta velocidad pueden producir algún pequeño ruido aerodinámico. El motor se siente poderoso, empuja desde muy abajo (desde 1.600 hasta 2.600 tenemos todo el par, aunque parece que sea desde el mismo inicio de la marcha), pero no se escuchará dentro a no ser que se acelere de forma violenta. La transmisión también hace muy buena labor: no va a sobrepasar las 2.500 rpm antes de cambiar de marcha si no apretamos a fondo el pedal. Además, se agradece que realice transiciones tan suaves.

Tanto el equipo de frenos como el freno motor trabajan de un modo correcto a la hora de detener este mastodonte y sus más de 2,2 toneladas de peso. El dinamismo está claramente enfocado al confort.

El comportamiento del nuevo Rexton fuera de la carretera es también muy bueno. El chasis de largueros y travesaños y la reductora nos permitirán disfrutar de él más allá de un simple camino embarrado. Eso sí, sus 2.200 kg quizá puedan condicionar algo la tracción en terrenos demasiado húmedos o enfangados, una tracción que mejoraría con neumáticos de invierno o de tacos, si lo que vamos a querer es conducir más por estos terrenos que por carretera. Sus 20 grados de ángulo de ataque, sus 22 grados de ángulo de salida y sus casi 21 cm de altura libre al suelo le proporcionan un buen punto de partida para campear.

Pese a la mejoría de los materiales del interior, en circulación offroad y algunas veces también en asfalto, nos perseguirán unos molestos grillos en el marco que rodea el selector del cambio en la consola central.

Por último, incluso con sus citadas enormes proporciones, tampoco se siente como un coche torpe o incómodo cuando circulamos por el centro de una gran ciudad, aunque, eso sí, no resultará nada fácil encontrar aparcamiento público o maniobrar por un parking.

Equipamiento: Un tope de gama caro, pero completo

Los asientos, de cuero en este acabado tope de gama, son muy cómodos para los viajes.

56 fotos

Ampliar

El acabado Limited al que corresponde esta unidad es el tope de gama. Entre otras cosas, equipa el paquete de seguridad SASS (así denomina SsangYong a sus ADAS, asistentes avanzados a la conducción y que están presentes en todos los niveles), con frenado de emergencia autónomo, aviso de salida de carril, alumbrado automático de luces largas/cortas, reconocimiento de señales de tráfico y alerta de colisión. Además, incluye otros elementos destacables, como la asistencia de arranque en pendientes, el repartidor de frenada entre ejes, el detector de ángulo muerto y tráfico trasero, una toma de 220 V trasera desconectable, el freno de estacionamiento electrónico con Auto Hold, los asientos calefactables delante y detrás (delanteros, también ventilados), el portón del maletero eléctrico y los sensores de aparcamiento con cámara trasera.

No se podrá disfrutar, sin embargo, de las funciones del Start&Stop, del limitador de velocidad o de la rueda de repuesto, algo imperdonable en un todoterreno… Tampoco del ya citado navegador incorporado.

En total, con los 2.000 euros de promociones a mayo de 2018, esta unidad está disponible por 44.900 euros. El acceso a la gama parte de los 27.500 euros, lo que le posiciona como una alternativa algo más asequible que el Mitsubishi Montero. Si lo comparamos, por ejemplo, con el nuevo Toyota Land Cruiser, sale ganando, ya que el precio del nipón se dispara… aunque también es verdad que se paga por un icono.

Consumo: Nada ajustado

En carretera, es un coche cómodo para realizar viajes largos.

56 fotos

Ampliar

Las cifras de consumo es una de las pocas cosas que no nos ha gustado de este coche. Es cierto que su enorme peso y su aerodinámica, por mucho que trabaje Pininfarina en ello, lo condiciona enormemente, pero a cualquier diésel se le piden unos consumos más bajos. Estos son elevados incluso para un gasolina actual.

En circulación por el centro de Madrid, la cifra pasó holgadamente de los 14 litros. En autovía estaremos rondando los 8,5 litros y, en carreteras secundarias, rozaremos los 10 litros. El depósito de 70 litros será el responsable de que no vivamos en la gasolinera, pero, cuando vayamos a llenarlo, nos darán un buen tiento al bolsillo.

Rivales: Rivales del SsangYong Rexton Limited 2018

Vehículo

Ssangyong Rexton D22DTR Limited 4x4 Aut.

Mitsubishi Montero 3.2DI-D Kaiteki 5AT 190

Nissan X-Trail 2.0 dCi Tekna 4x4-i XTronic 7 pl.

Toyota Land Cruiser D-4D Limited Aut.

Precio Desde
47.900 €
Desde
52.000 €
Desde
43.150 €
Desde
75.000 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 7 marchas 5 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 181 190 177 177
Aceleración 0-100 km/h (s) - 11,1 10,0 12,7
Consumo Medio (l/100 km) 8,4 9,3 6,1 7,4
Emisiones CO2 (g/km) 217 245 162 201

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche