Prueba

Prueba Toyota Yaris Hybrid, un urbanita muy cualificado

23 fotos

Ampliar

18 de diciembre, 2017

El Toyota Yaris híbrido nos ha convencido como vehículo urbano. Se conduce, gira y se aparca estupendamente y sus consumos son muy ajustados. Quizás le falta maletero, pero... ¿quién va por la ciudad con equipaje? No te pierdas nuestra prueba.

Toyota mantiene una apuesta decidida por la hibridación. Algunos hemos llegado a llamar a estos vehículos “híbridos tradicionales”, supongo que porque fueron los primeros en aparecer de forma masiva. ¿Qué quiere decir que son híbridos? Quiere decir que combinan dos fuentes de energía para su propulsión. En este caso, un paquete de baterías y motor eléctrico con un motor de combustión interna de gasolina.

Las baterías se recargan con el motor o haciendo uso de la frenada regenerativa, en la que se capta parte de la energía cinética y la convierte en electricidad que se almacena en las baterías. Esta combinación tiene su punto fuerte en áreas urbanas, donde las aceleraciones no son (o no deberían ser)  muy fuertes, pero sí muy frecuentes. Aquí el motor eléctrico apoyará el empuje del motor de combustión.

El Toyota Yaris es el máximo exponente de los urbanitas de la firma nipona (con permiso del Aygo). El más pequeño de los modelos híbridos de la marca es un utilitario con el que realizar los desplazamientos diarios, ir al trabajo, a por los niños al colegio… con suficiente confort y con unos consumos bajos; en su carrocería pueden acomodarse cuatro adultos, aunque su espacio dedicado al equipaje no es demasiado grande.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 6

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Fácil de conducir
  • Radio de giro
  • Interior amplio

Mejorable

  • Espacio maletero
  • Cámara trasera
  • Selector de marchas

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Actualización sin riesgos

El Toyota Yaris Hybrid casi no se diferencia del resto de al familia.

23 fotos

Ampliar

Por lo demás, mantiene sus características proporciones de vehículo compacto concebido para el tráfico urbano, con un capó relativamente corto y un habitáculo que ocupa la mayor parte del coche.

Todos los paneles parecen estar bien ajustados, con separaciones pequeñas entre ellos, lo que favorece la insonorización. No destacan por encima de la media, pero tampoco por debajo de ella.

Las puertas abren con un ángulo generoso que se acerca mucho a los 90 grados con lo que facilitan el acceso de los pasajeros de ambas filas de asientos.

El portón trasero mantiene sus dimensiones, aunque ahora incorpora parte de los pilotos traseros. Aporta un acceso bueno al espacio de carga, pero tiene un “escalón” bastante grande entre el final del portón y el plano de carga, lo que lo hace algo incómodo, si no ponemos la tapa del doble fondo.

Interior: Clásico con algo de color

Los indicadores del cinturón de seguridad y airbag del acompañante son excesivamente grandes.

23 fotos

Ampliar

El interior del Toyota Yaris destaca por su amplitud, los ajustes de calidad y detalles tapizados en el salpicadero y puertas con símil piel, que aportan un toque de color.

La mayor parte del habitáculo se ha realizado en plásticos duros, pero parece que soportará el paso del tiempo sin degradarse en exceso.

En el centro del salpicadero se sitúa la pantalla del equipo multimedia. A su izquierda se sitúan los indicadores de los cinturones de seguridad (delanteros y traseros), así como el del airbag del acompañante. En mi opinión ocupan demasiado espacio.

Una vez en el asiento del conductor, nos encontramos con una posición elevada, gran visibilidad y con los mandos situados de forma familiar; no hará falta que hayas cogido otro Toyota para saber cómo funciona todo.

El tacto del volante es bueno, aunque, al llegar a los topes de la dirección, se vuelve más blanda, por lo que es posible tocar de forma no agradable el final de su recorrido.

En conjunto, el habitáculo del Toyota Yaris Hybrid es confortable y agradable a la vista y al tacto, sólo le cambiaría el selector del cambio e intentaría integrar de algún modo más discreto los “chivatos” de los cinturones de seguridad.

Motor: Suavidad de funcionamiento

El conjunto propulsor del Toyota Yaris Hybrid se compone de dos motores. El primero, de combustión interna de gasolina, y el segundo, un motor eléctrico.

El motor de combustión aporta hasta 75 CV y 111 Nm de par. Se trata de una variante puesta a punto para la versión híbrida del 1,5 litros de 110 CV que equipa el Yaris en su versión de gasolina más potente, antes de llegar a la versión deportiva GRNM.

A este se suma el eléctrico, que puede generar hasta 61 CV de potencia. Su propósito es el de impulsar al vehículo y el de generar la electricidad necesaria para su funcionamiento. Esta se acumula en unas baterías situadas bajo los asientos traseros.

En conjunto, podría parecernos que estamos ante un urbanita relativamente potente, si sumáramos ambas potencias, pero nos quedaríamos muy lejos de la realidad. Ambos motores alcanzan su potencia máxima a diferentes regímenes de giro, por lo que en total tendremos 101 CV de potencia.

Esta configuración mecánica nos aporta la suavidad de los motores eléctricos a baja velocidad y la contundencia de los térmicos cuando es necesaria más potencia, especialmente cuando circulamos por autovías o autopistas.

La transmisión corre a cargo de un sistema de variador continuo con el que no existen cambios de marcha, aunque sí que tenemos un cambio de relación de giro entre el propulsor y el diferencial.

El Toyota Yaris Hybrid presenta la posibilidad de circular en modo “Eco”, “Normal” o “EV”.

  • El primero de ellos hace uso de ambos propulsores, pero suaviza la respuesta al acelerador y, sobre el papel, amplía la capacidad de regeneración de las baterías cuando frenamos.
  • El segundo se activa por defecto al encender el coche. Con este se utilizan ambos propulsores aportando la potencia necesaria en cada momento. La verdad es que apenas se notan cambios respecto al modo “Eco”.
  • Por último, en el “EV”, el sistema eléctrico trabaja por sí mismo y aporta unos kilómetros de autonomía eléctrica. En el mundo real, la misma que si somos delicados con el acelerador cuando activamos el modo “Eco”.

Comportamiento: Fácil de conducir

Toyota Yaris, un urbanita del futuro.

23 fotos

Ampliar

Toyota nos tiene acostumbrados a unos coches en los que prima la seguridad y el confort, ya pasaron esos años en los que fabricaba Supras y utilitarios legendarios. El Yaris se mantiene fiel a esa filosofía y es un coche extremadamente fácil de conducir.

Encontramos todos los mandos con facilidad, la posición de conducción está ligeramente elevada para favorecer la visibilidad y la instrumentación es simple y clara.

No es posible sacarle pegas en entornos urbanos, para los que se diseñó, con un radio de giro muy útil que facilita las maniobras en poco espacio y un sistema híbrido que, ahora, mantiene apagado durante más tiempo el motor de combustión.

Cuando salimos a carretera con él estas características se mantienen aunque tiene la pega de ser un utilitario muy urbanita y se deja ver con una resistencia al viento lateral elevada que obliga a estar pendiente cuando adelantamos camiones o tenemos viento racheado. Por lo demás, tiene los niveles sonoros de su categoría con un ruido constante de 70 dB en el habitáculo cuando viajamos a velocidad sostenida de 120 km/h.

No esperemos grandes alardes de diversión y deportividad. En carreteras secundarias es exactamente igual que si llevásemos un electrodoméstico: te lleva, te trae, cumple con su función de utilitario pero no emociona. A la hora de buscarle las cosquillas, sale ese ADN Toyota (de la Toyota actual) en el que los controles para mantenernos en la carretera se activan con suma facilidad, incluso demasiado pronto, provocando un subviraje que, de otro modo, no sería tan acusado.

Los frenos no transmiten nada, pero son fáciles de dosificar y modula, para que mantenga la retención del motor eléctrico y así poder ir recargando las baterías.

En mi opinión, el Toyota Yaris Hybrid es la opción más recomendable de la gama Yaris de Toyota. No emocionará, pero te transporta de forma razonable y muy fácil.

Equipamiento: Ajustado a las necesidades básicas

El habitáculo del Toyota Yaris tiene todo a mano.

23 fotos

Ampliar

El Toyota Yaris Hybrid puede comprarse con tres niveles de equipamiento cerrados: Active, Feel! y Advance.

La unidad de pruebas se correspondía con el acabado intermedio con el paquete Cool, que incorpora la cámara de visión trasera y elevalunas eléctricos traseros, y el navegador opcional de Toyota. La pantalla táctil es rápida e intuitiva, quizás algo anticuada, no en vano se trata de un restyling y no de un nuevo modelo.

No me ha parecido necesaria la ampliación de equipamiento, pero tampoco me ha resultado excesiva. Mejoraría la calidad de la cámara trasera: la imagen suministrada a través de la pantalla del salpicadero es pobre, aunque cumple con su cometido.

El navegador no es fácil de utilizar hasta que te acostumbras, pero genera unas rutas fáciles de seguir y la guía es clara. Todo funciona como debe aunque detalles como el conector USB podría estar ajustado de un modo más firme.

Consumo: Muy sensible al estilo de conducción

El consumo de carburante del Toyota Yaris Hybrid depende de forma muy notable de nuestro estilo de conducción. En un viaje de ida y vuelta con más de 600 km por trayecto, obtuvimos cifras que van desde los 4,4 l/100 km a los 6,6l/100 km, en el mismo trayecto, uno de ida y otro de vuelta.  Cierto es que en el que más consumió el climatizador tuvo que trabajar mucho más por existir una temperatura más elevada.

Homologa 3,6 litros/100 km de consumo medio, pero me parece muy difícil acercarnos a esa cifra. En entornos urbanos el Yaris Híbrido se mantienen en torno a los 4,2-4,4 l/100km, cifra que me ha parecido buena para este tipo de entorno. También es cierto que ha sido diseñado para este uso y que las características de la ciudad favorecen a los vehículos híbridos. El peor punto se lo lleva el depósito de combustible, pequeño, que nos obligará a parar cada 450 km. Esto no supondrá ningún problema en su entorno natural, la ciudad.

Rivales: Rivales del Toyota Yaris Híbrido

Vehículo

Toyota Yaris 100H 1.5 Feel!

Seat Ibiza 1.0 TSI S&S Style 95

Volkswagen Polo 1.0 TSI Sport 85kW

Renault Clio Sport Tourer 1.2 TCe Energy Zen EDC 87kW

Precio Desde
21.000 €
Desde
17.670 €
Desde
18.922 €
Desde
19.950 €
Combustible Híbrido Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 1 marchas 5 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 100 95 115 118
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,8 10,9 9,5 12,2
Consumo Medio (l/100 km) 3,8 4,6 4,7 5,4
Emisiones CO2 (g/km) 87 105 107 120

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche