Prueba: Toyota Verso 115D Advance

Prueba: Toyota Verso 115D Advance

26 agosto, 2015

El Toyota Verso ha recibido una nueva gama de motores diésel y un frontal muy atractivo para seguir siendo un producto fresco. En esta prueba te contamos nuestras impresiones.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

7

7

7

5

5

8

Destacable

  • Buenos consumos
  • Confort en la conducción
  • Diseño atractivo

Mejorable

  • O habitabilidad o maletero
  • Motor poco potente
  • Interior sobrio

El Toyota Verso que hemos probado tiene muchas virtudes para viajar en familia y para manejarse con solvencia por ciudad sin gastar mucha gasolina. El propulsor que precede a este 112 CV diésel tenía más potencia, pero esta versión consigue unos consumos mucho más competitivos.

En cuanto al diseño, sobrevive bien al paso del tiempo. Es heredero directo del Toyota Corolla Verso de 2009 y aún tiene algunos elementos de aquel coche, pero gracias al nuevo frontal que ha recibido, este monovolumen ofrece una imagen fresca… Aunque en la trasera podrían haber hecho algún cambio más.

Se trata de un coche muy sobrio en sus formas. Tanto el equipamiento como el diseño interior no son demasiado llamativos, pero, a fin de cuentas, busca ser un coche útil, funcional y que sirva para ciudad y para realizar viajes en familia. Eso sí, hay que elegir bien cuánta gente va en el coche en estos viajes, ya que, si ocupamos las siete plazas que tiene el Toyota Verso, el maletero se queda demasiado pequeño: por debajo de los 200 litros.

Diseño Aguanta bien el paso de los años

Estamos ante uno de los monovolúmenes más atractivos del mercado. Su menor altura, junto a su diseño alargado, provocan que el Toyota Verso no dé la sensación de estar ante un coche con las características de ese segmento (446/179/162 cm), ya que, desde ciertos ángulos, puede incluso parecer un compacto un poco más grande de lo habitual.

Ese efecto se contrarresta cuando observamos el coche de perfil. Su longitud y sus ventanillas de grandes dimensiones ofrecen una sensación de coche de gran tamaño. La trasera es muy cuadrada, para ofrecer cierta altura a los ocupantes de la sexta y séptima plazas del vehículo, ya que, debido al tamaño de la tercera fila, el hueco para las piernas es mínimo.

Se trata de un modelo que ha sabido adaptarse a su tiempo y modernizarse, aunque sigue siendo fácil verle similitudes con el Toyota Corolla Verso de 2009, sobre todo en la parte trasera, con unos pilotos que son casi idénticos a los de su predecesor. En la delantera, sin embargo, parece un coche distinto, mucho más moderno.

Los faros de este Verso recuerdan mucho a los de otros nuevos modelos de la marca, como los que equipa el Auris.  En cuanto a la parrilla, sigue la línea establecida por Toyota: faros alargados y grandes, parrilla pequeña y un paragolpes con mucho protagonismo.

He echado en falta ciertas novedades tecnológicas que poco a poco incluyen los nuevos modelos de Toyota, como las luces diurnas de LED –este Toyota Verso sigue llevando bombilla- o algún cambio más radical en la trasera del coche, ya que da la sensación de que se han olvidado un poco de ella a la hora de fabricarlo.

Interior Toyota Verso 115D

Estamos ante un Toyota, es decir, que prima el confort y la sobriedad por encima de las florituras estilísticas. El cuadro de mandos está situado en el centro del salpicadero, algo que estéticamente no resulta atractivo –al volante le falta compañía-, pero que resulta útil a la hora de conducir, siempre y cuando tengas buena vista. Para ver cualquier información, tenemos que hacer un recorrido más corto entre carretera e instrumentación, algo que ayuda a evitar las distracciones, pero está demasiado alejado de nosotros. Para una persona con problemas de visión, puede ser complicado distinguir lo que marca.

Los asientos son bastante ergonómicos, aunque echamos en falta ciertos apoyos para que el conductor esté más cómodo. Es un coche que busca ofrecer una conducción relajada y segura, por lo que vienen bien ciertos puntos de apoyo para relajar la postura y reducir el cansancio en carretera. La espalda queda poco sujeta lateralmente y el volante solo es regulable en altura, por lo que se hace difícil buscar una posición óptima de conducción.

En cuanto al habitáculo, las cinco plazas principales tienen una amplitud razonable, pero las dos suplementarias de la tercera fila están colocadas con calzador. Es cierto que Toyota ha hecho un coche muy ‘cuadrado’ en su parte trasera para ganar altura y así ofrecer más espacio a sus ocupantes, pero el problema está en la parte de abajo: los ocupantes van sentados demasiado cerca del suelo y no tienen apenas espacio para colocar las piernas.

Para acceder a la tercera fila de asientos, hay que reclinar la fila de en medio como en un coupé: reclinando el respaldo y echando el asiento hacia delante. Esto no resulta cómodo debido al corto recorrido de la segunda fila. Por tanto, los ocupantes que irán más cómodos en esta última fila serán los más pequeños de la casa, por espacio, longitud de piernas y dificultad de entrada.

En el caso de la segunda fila, hay un detalle interesante: en el respaldo de los asientos de conductor y copiloto, hay dos bandejas reclinables, algo que resulta útil para comer o colocar algún dispositivo.

Otro detalle a destacar: el techo panorámico. Este elemento es fundamental para que los pasajeros de atrás disfruten del coche. Cubre casi tres cuartos del total del techo y ofrece una amplitud interior tremenda. La cortina, en esta versión, se despliega a través de una botonera situada en las luces interiores delanteras.

Pasamos a la parte de atrás. El maletero tiene una capacidad por debajo de la media de su segmento con dos filas de asientos levantadas (484 litros) y, si necesitamos recurrir a las dos plazas traseras para que alguien se siente, se nos queda un portamaletas irrisorio (155 litros). Es decir, que, si nuestra familia está compuesta por seis o siete miembros, es probable que para viajar necesitemos un cofre para colocar en la baca, algo bastante frecuente en los modelos de 7 plazas, salvo que nos vayamos a auténticas “furgonetas” como el SsangYong Rodius, Ford Tourneo Custom, Mercedes Clase V, etc.

Otro punto en contra: algunos acabados ofrecen una imagen de coche antiguo. Por ejemplo, los tiradores de las puertas no están rodeados por un marco, por lo que resulta demasiado fácil abrir la puerta por error. Las botoneras dan poca sensación de calidad y el material que recubre el volante no tenía una calidad excesiva. Le falta algún detalle que lleva la competencia, como un retrovisor adicional panorámico para observar a nuestros pequeños.

Motor Peores prestaciones a cambio de consumos

El motor de esta unidad de pruebas es un propulsor diésel que tiene 112 caballos y da la sensación de tener poca potencia para un coche de esta envergadura. Pese a su buen par motor (270 Nm), a este Toyota Verso le cuesta sudor y lágrimas salir con fuerza en parado sin carga, debido a que entrega su par a muchas revoluciones… Y recordemos que puede ser ocupado por hasta siete pasajeros.

Este propulsor sustituye al 120D que tenía antes, porque no cumplía la normativa Euro6, aunque ofrecía unas mejores prestaciones. En lo que sí es muy bueno este motor es en la reducción de los consumos. Es cierto que ha rebajado ligeramente su nivel de prestaciones, pero, a cambio, ha mejorado notablemente los consumos -te comentamos las cifras en el apartado de consumos de esta misma prueba, un poco más abajo-.

El Toyota Verso 115D nos ha gustado en carretera, ya que es perfecto para viajar por su carácter tranquilo. Ofrece un buen rendimiento a una velocidad continua, pero tarda demasiado en recuperar la velocidad perdida. Por ejemplo, si tenemos que reducir a 80 km/h para después recuperar los 120 km/h que llevábamos antes, el Verso suda demasiado. Mover 1.660 kg de masa no es algo sencillo, y menos si tenemos en cuenta que este motor ha sido utilizado por Mini para sus pequeños compactos.

Por otro lado, la transmisión del Toyota Verso nos ha gustado mucho. Es cómoda, tiene un buen tacto y su posición elevada hace que esté muy a mano a la hora de conducir. Su recorrido es largo, pero las guías están bien marcadas, por lo que, a la hora de subir o bajar de marcha, lo haremos con velocidad y precisión. Como hemos dicho, este coche tiene como punto fuerte sus bajos consumos, para  lo que Toyota ha utilizado una caja de cambios de relación abierta y desarrollos largos. De este modo, las marchas facilitan rodar a bajas revoluciones y, en el caso de la sexta relación, permite llanear y facilita que, en los viajes largos, el gasto de combustible se dispare.

El embrague quizá tenga demasiado recorrido y eso hace que cueste adaptarse al tacto del pedal, pero, una vez adaptado, no resulta muy incómodo.

Comportamiento Cómodo y sencillo, pero algo torpe

Estamos ante un coche familiar, es decir, que está orientado al confort y a la seguridad. El perfil de conductor que compra este Toyota Verso no busca prestaciones ni tampoco hace grandes alardes de conducción deportiva, sino que en sus opciones prima sobre todo la funcionalidad. Aun así, la faceta dinámica es importante en cualquier vehículo y en este Verso, en ciertos momentos, el motor se nos queda corto: le falta algo de par motor e incluso se cala con facilidad.

Maniobrar resulta sorprendentemente cómodo, aunque es muy lento: para ser un coche de estas dimensiones, el giro del volante es suave –está muy asistido-, y tiene un recorrido entre topes normal en la actualidad (3 vueltas). Además, el ángulo de giro de las ruedas es muy apropiado, por lo que para ciudad es un monovolumen digno de valorar, ya que permite, por ejemplo, realizar aparcamientos en pocas maniobras, algo a lo que también contribuye su compacta carrocería.

Por otro lado, es un coche con un centro de gravedad alto. Este hecho se une a su suspensión blanda, que provoca un balanceo muy palpable. En cuanto a los frenos, para ciudad cumplen su función, aunque el tacto del pedal no es del todo preciso y cuesta realizar la frenada que realmente tenemos en mente.

La suspensión es confortable y tiene unas ruedas con un perfil adecuado para su tamaño y llantas -215/55 R17 94 W-. Eso sí, resulta un poco torpón y el tiempo de obediencia es algo alto a la hora de darle órdenes, ya que, al ser un coche con grandes inercias -el peso y la suspensión son sus principales enemigos en este aspecto-, necesita un tiempo extra para cambiar la masa de un lado al otro.

Otro detalle a tener en cuenta: el freno de mano tiene poco agarre. Al aparcar tenemos que tener mucho cuidado a la hora de tirar de la palanca y dejarla bien arriba,  para que nuestro Verso quede perfectamente seguro.

Equipamiento Equipamiento discreto

El Toyota Verso es tan sobrio en cuanto a equipamiento como en su diseño. Para empezar, las grandes bazas del coche vienen en packs opcionales. Estos no son demasiado caros, pero podrían venir de serie y así alegrar un poco el equipamiento de serie de la gama Advance.

Hablamos del techo panorámico, que entra dentro del Pack Skyview junto a las lunetas traseras oscurecidas. También del software ‘Touch and go’, que completa el sistema ‘Toyota Touch 2’ con un sistema de navegación, conexión Bluetooth avanzada y acceso a apps.

Ya de serie, destaca la cámara de visión trasera sin lineas de guiado activas, la conexión Bluetooth o retrovisores plegables eléctricamente y térmicos. También su sensor de luz y lluvia o los faros antiniebla delanteros. Poco más.

En cuanto al sistema de infoentretenimiento, hay de decir que está muy bien. Es cómodo e intuitivo, aunque tiene el gran defecto de ofrecer la información de forma poco organizada. Por ejemplo, podemos tener en pantalla seis emisoras de radio cuyos nombres están demasiado cerca. Esto dificulta pulsar lo que queremos a la primera. El navegador opcional es sencillo de manejar y no ofrece retardos debido a que su procesador es veloz.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag lateral conductor y acompañante
  • Airbag de cortina delantero y trasero
  • Faros antiniebla delanteros
  • Indicador de presión de neumáticos
  • ABS + EBD + BA (Asistencia a la frenada)
  • Sensor luz (encendido luces automático)
  • Control de estabilidad (VSC) y Control de tracción y dirección (VSC+)
  • Airbag conductor/acompañante (desconectable)
  • Anclajes ISOFIX de 2 puntos en las 2 plazas traseras exteriores
  • Toyota Safety Sense
  • Airbag frontal conductor y acompañante
  • Cierre automático de puertas en marcha
  • Inmovilizador electrónico
  • Airbag de rodilla para conductor
  • Cinturones delanteros 3 puntos con pretensor y limitador
  • Cinturones seguridad traseros: anclaje 3 puntos
  • Reposacabezas delanteros activos
  • ABS
  • Desactivador airbag acompañante
  • Anclajes ISOFIX asientos traseros
  • Control de estabilidad, tracción y dirección (VSC+)
  • Luces diurnas

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Pomo palanca de cambio en cuero
  • Luneta trasera térmica con temporizador
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Toyota Easy Flat 7 plazas Permite una operación de plegado de los asientos fácil, dejando un piso de carga completamente liso
  • Cristales traseros y laterales oscurecidos
  • Toma eléctrica 12V
  • Climatizador bizona
  • Reposabrazos delantero con cofre portaobjetos y luz LED
  • Tapizado de asientos en tela Advance
  • Retrovisores exteriores plegables eléctricamente
  • Retrovisores exteriores eléctricos y calefactados
  • Sensor de luz y lluvia
  • Llantas aleación 17´´
  • Tapicería de tela Advance
  • Retrovisor interior antideslumbrante
  • Cubre equipajes enrollable
  • Control de crucero y limitador velocidad
  • Toma corriente 12V (asiento delantero y trasero)
  • Servodirección de asistencia hidráulica
  • Apertura remota tapa de combustible
  • Sensor de lluvia
  • Retrovisores exteriores calefactables, eléctricos y plegables
  • Cierre centralizado de puertas y maletero con mando a distancia
  • Llanta aleación 16' Lounge
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Indicador cambio eficiente marcha
  • Climatizador automático bi-zona
  • Sistema Stop & Start

Equipamiento Opcional

  • 225 €Pintura Blanco Classic
  • 2000 €Pack Style
  • 425 €Pintura metalizada
  • 2000 €Pack Smart Line
  • 575 €Pintura perlada
  • 575 €Pintura perlada
  • 1000 €Pack Skyview

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Display multi información
  • Radio CD MP3 con 6 altavoces + Entrada auxiliar
  • Bluetooth con audiostreaming y mandos en el volante
  • Volante en cuero nappa con mandos de audio y teléfono
  • Radio CD 6 altavoces y conexión auxiliar
  • Ordenador de viaje
  • Toyota Touch 2

Otros

Equipamiento de Serie

  • Mesita plegable en respaldo de los asientos delanteros
  • HAC (Control de asistencia de arranque en pendientes)
  • Bloqueo eléctrico de la dirección

Consumo Toyota Verso 115D Advance: pensado para ser eficiente

Basándonos en los datos oficiales, el Toyota Verso es capaz de registrar 5,5 l/100 km en ciudad, 3,9 l/100 km en autovía y 4,5 l/100 km como consumo medio. Estas cifras son mucho mejores que las que ofrecía el Verso del año 2009: un consumo urbano de 7,1 l/100 km, un gasto en carretera de 4,7 l/100 km y una media de 5,6 l/100 km. Como vemos, la diferencia de gasto es lo bastante buena como para compensar la pequeña pérdida de prestaciones respecto a su predecesor.

Durante la prueba, nosotros registramos 6,6 l/100 km en un consumo mixto con más recorrido en ciudad que en carretera (75-25% aproximadamente), unas cifras muy buenas para un vehículo con un motor tan poco potente y que arrastra tanto peso hacia delante.

Rivales

Verso 115D Advance 7pl.

Desde
26.400 €

Diesel

Manual
marchas

Grand C-Max 1.5TDCi Business 120

Desde
26.175 €

Diesel

Manual
6 marchas

120

12,3

4,4

118

C4 Grand Picasso 1.6e-HDI Business CMP SST

Desde
24.239 €

Diesel

Automático
6 marchas

112

13,5

5,0

132

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

donk 6 junio, 2016

tenemos uno en la empresa,lleva un año y 50.000kms.
problemas mecanicos cero.
el problema es el coche en si, tiene fallos importantes.
el motor no es una cuestion de que sea pobre en rendimiento, tampoco es un prodigio ni mucho menos, lo que mas lastra al coche es la relacion del cambio (mas largo que por ej.un audi a6 2.0tdi 177cv o que un mondeo tdci 130, insolito¡¡¡¡ )
esto hace que no solo en sexta no pueda con casi ningun puerto, es que algunos, dependiendo la pendiente haya que bajar a cuarta para conseguir eficiencia. demas decir que los adelantamiento en nacional son utilizando 3ª marcha o 4ª y siendo muy previsor con las distancias.
tiene la relacion de cambio de un diesel de 50cv mas.
la suspension delantera es mala, en autovia vas botando de delante constantemente, como si fueses en un saxo con suspension roscada, y en toyota dicen que “es normal”
sigo en otro comentario

donk 6 junio, 2016

SIGO:
no tiene funcion intermitentes “one touch”
lo del usb al lado de la rodilla del copiloto es lamentable
el stop&go es lento
el sensor de luces automatico es malo, aun regulandolo desde el ordenador, en muchos tuneles se enciende al final.
para poner el reloj en hora alucinas el procedimiento.
le faltan huecos varios para dejar cosas.
la calidad de los plasticos en general deja que desear
el consumo no es el que indican las pruebas, es bastante mas, lo normal es dificil bajar de un 7 en uso mixto, ya que hay que abusar del gas para que el coche no se “muera”
el indicador de reserva cuando llega a 0 aun le quedan como 7/8 litros en el deposito, curioso no?
volviendo al motor, la relacion del cambio tan larga hace que el coche retenga muy poco en bajadas, por esto, el nuestro presenta un desgaste prematuro de los discos de freno delanteros, y 80% es autovia¡¡¡

donk 6 junio, 2016

creo que no vale lo que piden por el. y no me vale la comparativa con otros monovolumenes que `puedan ser “peores” que este. en el año 2016 y por mas de 20.000€ desembolsados un coche no puede tener estos defectos.
para uso comercial se me ocurren al menos 10 vehiculos muy superiores en todo y por el mismo o menor valor.
espero haber ayudado a alguien.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba