Prueba de la Toyota Proace Verso Family 180D automática

Prueba de la Toyota Proace Verso Family 180D automática

Analizamos a fondo una de las mejores alternativas para las familias numerosas que recorren decenas de miles de kilómetros al año, que buscan un alto nivel de confort y una habitabilidad digna de una amplia furgoneta. Probamos la Toyota Proace Verso en su acabado más alto y con su motor más potente, la hermana "inmigrante" de las PSA.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Transporte para ocho ocupantes
  • Aspecto muy atractivo
  • Grip Control

Mejorable

  • Precio elevado
  • Asientos de tela
  • Ergonomía mejorable

Fue en 2012 cuando un acuerdo de colaboración estrechó lazos entre Toyota y el Grupo PSA (Peugeot y Citroën). Entonces, la marca japonesa anunció la producción en serie de un vehículo comercial basado en las Peugeot Expert y Citroën Jumpy: la Toyota Proace.

En diciembre de 2015, la compañía de Aichi comunicaba para el año entrante una nueva etapa en dicha cooperación de la que saldría el monovolumen que probamos a fondo en este artículo. De esta forma, se crea la consanguineidad entre las Toyota Proace Verso, Citroën Spacetourer y Peugeot Traveller, que son presentadas en el Salón de Ginebra de 2016. En el caso de la gama japonesa, “Proace” hace referencia al espacio interior propio de una furgoneta y “Verso” al carácter familiar del modelo; en ambos casos, denominaciones tradicionales en Toyota.

Hoy examinamos las cualidades de la Toyota Proace Verso con la configuración de batalla larga (ocho ocupantes), acabado Family y motor 2.0 D-4D diésel de 177 CV con cambio EAT6 y Grip Control, un vehículo ideal para familias numerosas aficionadas al viaje, taxistas autónomos o alternativa esencial de alquiler para un grupo de amigos durante sus vacaciones.

Diseño La más elegante y atractiva de las tres hermanas

La longitud roza los 5 metros.
La longitud roza los 5 metros.
Ampliar

La trilogía Toyota Proace, Peugeot Expert y Citroën Jumpy únicamente se distingue entre sí en los rasgos que diferencian al modelo de cada marca, es decir, donde se inserta la insignia de Toyota, Citroën o Peugeot. Estas zonas exteriores son el frontal, la zaga y las llantas. Nada más. Dichos elementos tienen una conformación diferente, pero las dimensiones son absolutamente las mismas.

Esta unidad corresponde al acabado Family y tiene la estructura de mayor batalla, conocida como Medio, que está un escalón por encima de la Compact. Así pues, esta Proace Verso mide 4.959 mm de largo, 1.920 mm de ancho, 1.899 mm de alto y tiene una distancia entre ejes de 3.275 mm.

Si ponemos a las tres furgonetas en un mismo marco, las diferencias generales son muy pequeñas. Sin embargo, esas diferencias me parecen más atractivas en la Toyota que en las otras dos de PSA, me explico: la parte delantera de la Proace, que es la zona más libre que ha tenido cada marca para plasmar su identidad, es la más natural, elegante y deportiva de todas, con ese gran hexágono refrigerante en la parte inferior del parachoques.

En el caso de la Citroën, el morro se hace demasiado redondo y las luces diurnas en los extremos del paragolpes sobre los antiniebla no dan una sensación total de lógica. En la Peugeot, el frontal queda algo más rematado y distinguido que en su hermana, pero la línea horizontal de la parrilla -misma configuración que en los turismos- da una impresión de escalonamiento de capó a paragolpes muy característico pero poco sencillo que resulta algo forzoso a la vista. No obstante, es una cuestión de gustos.

En los perfiles tenemos dos puertas -una por cada lado- laterales correderas y acristaladas de apertura electrónica que, además de dejar un facilísimo acceso a todo aquel que vaya a montar en este vehículo, permiten ser utilizadas como puertas de emergencia o comodín si se ha estacionado en batería y se tienen los coches muy pegados.

Las puertas delanteras tienen un gran tamaño y ofrecen un generoso ángulo de giro, por lo que en estas circunstancias se dificultaría bastante la maniobra de salida. Basta con accionar un botón en la consola central para abrir la puerta corredera y salir por el hueco entre el asiento del conductor y el del copiloto; después volveremos a pulsar un botón que hay por el interior del pilar B o cerrar la puerta desde el propio mando de la llave y listo.

Las llantas de aleación y bitono son de 17 pulgadas y montan neumáticos con medidas 215/60. Su diseño entona con el estilo elegante de la furgoneta y realmente quedan muy bien a la vista, pero en el acabado inferior Shuttle o en la carrocería Proace comercial estas llantas se sustituyen por embellecedores.

La zaga, como en la inmensa mayoría de las carrocerías monovolumen familiares, viene con un único portón de carga, aunque en este caso trae un doble acceso de portón completo o de apertura de la ventanilla, una solución bastante práctica para cuando vayamos a introducir objetos ligeros o cuando vayamos a abrir el maletero para introducir o sacar algo en lugares en los que hayamos pegado la parte trasera a una pared. No obstante, la opción de puerta trasera con doble hoja acristalada también entra dentro del catálogo de Toyota como opción, la cual resulta más funcional.

La iluminación de los faros de xenón, pese a estar ubicados en una posición demasiado alta, es correcta. Los antiniebla también realizarán una buena función cuando sean necesarios. Las luces diurnas de led, a diferencia de sus hermanas galas, están insertadas dentro de los grupos ópticos, algo que desde mi punto de vista en este tipo de vehículos queda mejor rematado.

Por poner algún pero, especificaría que el sensor automático no trabaja a la perfección, ya que en varias ocasiones me ha cambiado de modo de luces en zonas que estaban lo suficientemente iluminadas como para no necesitarlo. No obstante, también es cierto que rápidamente, cuando activa las luces de carretera y percibe la luz de un coche o una farola, cambia a las de cruce sin esperar un tiempo que podría resultar largo o sin necesidad de dar la orden manual.

Interior Ergonomía y materiales mejorables

En el interior, las diferencias son mínimas con sus hermanas.
En el interior, las diferencias son mínimas con sus hermanas.
Ampliar

Al abrir la puerta de acceso al puesto de conducción, lo primero que nos encontramos es una tapa que cubre un tapón azul junto al escalón, en la zona inferior del marco. Es la boca del depósito de AdBlue, que los diseñadores han querido camuflar de la vista exterior.

Una vez colocados a los mandos de la Proace Verso, la primera sensación que tenemos es de una habitabilidad inmensa e inmejorable si se quiere para fines viajeros. El puesto de conducción está situado en una zona bastante alta, la visibilidad es perfecta y solo te queda la duda de si estás sentado en una furgoneta o en una silla alta de estas que casi son taburetes. Las rodillas quedan en un perfecto ángulo de 90 grados si apoyamos los pies en la base.

El volante tiene también unas dimensiones considerables, un grosor medio que permite un buen agarre y un tacto duro y algo rugoso por el plástico en el que está construido. Su zona inferior está achatada, lo que puede resultar algo incómodo en según qué maniobras urbanas, pero práctico a la hora de facilitar el acceso y la salida del puesto de conducción. La consola central y el salpicadero se constituyen del mismo material, aunque en las zonas superiores el tacto es algo más blando.

Los acabados, generalmente, son buenos y parecen cuidados, pero en esta unidad concreta la parte central que une la climatización con la pantalla se encuentra un poco suelta. Además, la guantera de la parte superior del salpicadero es muy práctica para dejar enseres personales, como llaves de casa, smartphone o cartera, pero debería estar recubierta de algún material blando y suave, no de plástico duro, ya que durante el balanceo o los virajes todos los objetos compondrán una banda sonora poco agradable. Pequeños detalles como estos últimos en un coche de casi 40.000 euros no pueden considerarse como la mejor carta de presentación.

Todas estas cosas con unos acabados en cuero, por ejemplo, mejorarían algo más. No es que estén mal, descuidados o que no sean buenos, pero estamos ante un vehículo de casi 40.000 euros, por lo que le exigimos algo más de elementos de confort.

Lo mismo ocurre con los asientos -el del conductor, con el Ergonomy Pack, se puede regular en altura, soporte lumbar y apoyabrazos-, que sujetan muy bien y son cómodos tanto en carretera como en autovía, pero no dejan de ser de tela y el precio del coche ya es de por sí alto para equipar unos asientos así.

En la consola central tenemos el sistema de infoentretenimiento Toyota Touch con una pantalla táctil de 7 pulgadas, navegador, conexión con smartphone mediante Bluetooth y puerto USB. Bajo esta se encuentra el climatizador bizona con una pequeña pantalla LCD de información.

La ergonomía de todo el habitáculo es correcta, pero existen un par de detalles que hacen que esta quede marcada en rojo para el usuario. Una es el hecho de poner el botón de potencia de aire del climatizador en el lado opuesto al del conductor, siendo el que más se usa y quedando por tanto fuera del alcance natural del usuario.

Queda muy a mano para el ocupante, pero, si el conductor va solo y quiere activar/desactivar el aire, tiene que despegarse del respaldo e incluso perder de vista la carretera. Otra es la configuración de los botones del sistema de infoentretenimiento.

La pantalla refleja únicamente las funciones que seleccionamos mediante los botones (climatología, navegación, audio, controles del vehículo…) y, por lo tanto, cuando se requiera modelar algún parámetro que no tenga que ver con el modo que tenemos seleccionado, nos obligará a quitar durante varios segundos la vista de la carretera para enfocarla en la pantalla. que, eso sí, se encuentra bien ubicada en una parte alta del salpicadero.

El acceso a todas las plazas es bueno para todo tipo de personas, incluso a las de la tercera fila, y los acabados no están menos cuidados en las partes de menos visibilidad. En ese aspecto, la Proace Verso es una monovolumen bastante distinguida que ofrece un nivel alto de consideración con sus ocupantes. El techo en la zona de las dos últimas filas traseras tiene doble cortinilla corrediza para hacerlo panorámico y un sistema de climatización propio para sus seis usuarios que se activa desde los mandos principales del climatizador bizona delantero, pero se regula desde el techo solar. Los encargados de su manejo serán siempre los ocupantes de la segunda fila.

En cuanto al espacio en dichas plazas, cada banqueta y respaldo delimita de manera correcta el sitio de cada persona y lo hace con bastante buena amplitud. La altura no será un problema en ninguno de los casos y la anchura no permitirá ir pegado al de al lado, como debe establecerse en todo buen monovolumen.

La insonorización del exterior está muy lograda, tanto por ruido del motor (en gran parte, gracias a los generosas asideros que sujetan el bloque) como por banda de rodadura. No se escucha nada más de lo normal ni en trayectos por autovías, y a lo normal me refiero a algo de ruido por aerodinámica, pero ni siquiera es una cuestión que se perciba si no se rueda con la radio apagada y con absoluto silencio. Por supuesto, no influye para nada en el aspecto de cansancio al volante, que es algo que sobre esta furgoneta tarda en aparecer.

El maletero, por último, tiene una capacidad con las tres filas de asientos bastante limitada de 224 litros. Si abatimos la tercera fila, lo aumentamos hasta los 750 litros y, si nos quedamos solo con los dos asientos delanteros, obtendremos la enorme capacidad de 2.200 litros. Hay que resaltar que la boca de carga queda en una ubicación muy baja, lo que posibilita un acceso inmejorable o una carga de objetos de gran tamaño muy cómoda. De igual modo, el marco es inmenso, por lo que dificultades en este aspecto no nos encontraremos ninguna.

Motor El más potente con 177 CV

Vano motor de la Toyota Proace Verso 180 D.
Vano motor de la Toyota Proace Verso 180 D.
Ampliar

El motor de esta unidad de pruebas es el diésel 2.0 D-4D de cuatro cilindros y 177 CV, que es la opción más potente disponible en la gama Proace Verso y en las Traveller y Spacetourer.

La respuesta del motor es directa, aunque se nota que hay que mover unas dos toneladas de peso. No obstante, también se hacen patentes los 177 CV de potencia y los 400 Nm de par entre 2.000 y 2.500 vueltas, por lo que para nada sentiremos una falta de fuerza en ningún entorno. Tanto es así que los datos oficiales de la marca fijan la velocidad punta en 170 km/h. Además, tenemos al turbo trabajando muy bien en los regímenes bajos y medios. De hecho, a los límites legales en vías rápidas, el motor gira a unas 1.800 rpm, cuando la zona roja del cuentarrevoluciones se encuentra pasadas las 5.000 rpm.

Este motor se combina con una caja de cambios automática de seis velocidades EAT6 de origen PSA (aunque fabricada por Aisin, el especialista japonés en transmisiones automáticas) que está configurada para rodar en la marcha más larga posible y así conseguir eficiencia y el máximo ahorro de combustible posible realizando el cambio nunca después de las 1.500 rpm. En modo manual, se pueden llevar a cabo las transiciones mediante unas levas pequeñas situadas tras el volante (que giran con él) y su comportamiento es bastante obediente y rápido.

Esta unidad estaba equipada también con el conocido Grip Control de PSA, aunque en Toyota lo denominan Toyota Traction Select. Su función es optimizar la motricidad en zonas de baja adherencia, pero por supuesto no va más allá. Es decir, esto no suple a la tracción total ni es un mecanismo similar. Este Grip Control puede mejorar la tracción en nieve, arena o barro y, por tanto, tiene esos modos a los que se suman el modo normal (para asfalto) y la desconexión del ESP.

Comportamiento Una de las mejores aptitudes de este monovolumen

Imágenes dinámicas de la Toyota Proace Verso.
Imágenes dinámicas de la Toyota Proace Verso.
Ampliar

El comportamiento dinámico de la Toyota Proace Verso me ha sorprendido muy gratamente, sobre todo, en carreteras viradas. Lo que se pide a estos vehículos es que en autovías tengan una fácil conducción y, lo más importante, que la estancia en su interior sea cómoda. Esto lo cumple con creces, aunque vuelvo a insistir en que la comodidad sería mayor si en Toyota dejaran añadirle unos asientos de cuero.

En carreteras secundarias, la agilidad, el aplomo y los apoyos que la Proace transmite son muy positivos. Incluso yendo a un ritmo más marcado y más vivo, no se aprecia ni un pequeño subviraje.

La dirección es un tanto desmultiplicada, indirecta y desasistida, pero esto último solo se palpa en maniobras urbanas. El ángulo de giro es reducido, pese a casi no llegar ni a dos vueltas de volante. La respuesta de la dirección, a pesar de la anterior definición, es lo adecuadamente precisa como para marcar una trayectoria sin un ápice de dificultad o apuros.

El tarado de suspensión es blando, como es habitual en vehículos destinados al viaje y al confort interior, pero no traslada al habitáculo lo que sería un incómodo balanceo aunque vayamos en un paso por curva cerrado o en virajes abiertos a una velocidad media-alta. Tiene un ajuste estable y un rodar muy cómodo y silencioso.

La visibilidad es fabulosa, tanto hacia adelante como en la vista posterior, gracias a unas lunas de tamaños grandes. También facilitan una buena vista los cuadrados y generosos retrovisores.

Donde peor nos moveremos con la Proace será en ciudad, y no porque su comportamiento dinámico empeore, sino por la única y evidente causa de la longitud. En los estacionamientos se echará bastante en falta la cámara trasera, por eso de un mayor desahogo, aunque con un hueco de unos cinco metros (que ya es difícil de encontrar, por ejemplo, en Madrid) con los sensores será suficiente. Por supuesto, cada badén o irregularidad que nos encontremos lo pasaremos por encima sin apenas darnos cuenta.

En cuanto a los frenos, las cuatro ruedas poseen disco y su tacto es bastante suave y efectivo. Por último, las transiciones de la caja de cambios se hacen de manera sosegada, sin brusquedades, y es en el modo manual cuando reaccionarán de una forma mucho más directa y rápida, pero evidentemente sin llegar a ser violenta.

Equipamiento Todo orientado a viajes largos

La cartografía del navegador es sencilla pero bastante efectiva.
La cartografía del navegador es sencilla pero bastante efectiva.
Ampliar

El nivel de equipamiento de esta unidad es el Family, que se encuentra un peldaño por encima del básico Shuttle. Es la opción más equipada y también la más cara, e incluye portón único trasero con ventanilla de apertura y dos puertas laterales. Como decíamos, el tipo de carrocería en la que descansa todo ello es la más larga, con una longitud de 4.959 mm. El precio total de este vehículo en concreto asciende a los 38.624 euros (con todas las promociones incluidas), de los cuales 374 euros se corresponden a la pintura metalizada Marrón Rich. Sin ningún tipo de promoción, la cifra aumentaría hasta pasar por poco los 50.000 euros.

Bien, no es un monovolumen barato, pero es un vehículo bastante bien equipado, con elementos claramente enfocados al confort, la funcionalidad y a lo que se reclama cuando se va a pasar un determinado tiempo recorriendo un gran número de kilómetros en su interior. Además, no hay que olvidar que el comportamiento, como se verá después, también es muy bueno.

Por lo tanto, es una furgoneta que tendrá rivales más económicos, pero que, teniendo en cuenta que es la versión más alta de gama y el motor más potente, no ha de ser barata. Sin embargo, en la versión de acceso (sin contar con ofertas o promociones) se puede llegar a ahorrar más de 20.000 euros si optamos por la carrocería más compacta con el acabado Shuttle y el motor 1.6 diésel de 95 CV.

La pregunta entonces es: ¿sale más rentable escoger la versión de acceso? Pues como todo, depende. Depende de si te gusta el motor, que creo que en balance con el de 177 CV simplemente no tiene comparación. También de si necesitas seis u ocho plazas, de si quieres más opciones de personalización estética y, obviamente, de si te conformas con menos equipamiento.

El equipamiento de esta unidad probada es completísimo, como podéis ver en la ficha. En cuanto a la opción más económica, tenemos elementos básicos como llantas de aleación en bitono de 17 pulgadas, rueda de repuesto, protecciones laterales y paragolpes del mismo color de la carrocería, mando a distancia, faros bi-halógenos, antinieblas, limitador de velocidad, control de crucero, control de arranque en pendiente, puertos USB, Bluetooth, volante regulable en altura y profundidad, tomas de corriente de 12V, dos anclajes Isofix, volante multifunción y la importante valoración de 5 estrellas EuroNCAP, entre otros. Además, por 1.300 euros podremos añadir el paquete para acondicionar el vehículo para nueve pasajeros.

Desde mi punto de vista, si en esta versión incluimos el sistema de infoentretenimiento con navegador y la pantalla táctil, las dudas casi se disipan, ya que tendríamos prácticamente la misma funcionalidad que en el modelo más caro y nos serviría para los mismos viajes y con casi el mismo confort, con mucho menos dinero gastado… No obstante, los dos puntos de inflexión en la decisión han de ser el motor a convenir y el tipo de carrocería, así como los asientos que se necesitarán, porque el equipamiento básico lo tendríamos en la variante más barata.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • Airbag acompañante
  • Faros antiniebla
  • Airbag lateral de cabeza y de tórax para conductor y pasajero 1ª fila
  • ESC
  • Corrector de altura de faros
  • TTS (Toyota Traction Select)
  • TTS Security
  • Faros de xenón
  • Airbag conductor
  • Luces de circulación diurna LED
  • Bloqueo de puertas para niños
  • Sistema de monitorización de preción de neumáticos
  • Faros con sensor automático de luz
  • Sensores de parking traseros

Confort

Equipamiento de Serie

  • Ajuste en altura del asiento (conductor)
  • Control de crucero y limitador velocidad
  • Climatizador automático bi-zona
  • Elevalunas eléctricos delanteros función un toque
  • Ergonomy Pack 1
  • Cristales posteriores fijos y oscurecidos (2ª y 3ª filas)
  • Apoyabrazos para conductor y pasajero
  • Asientos traseros: 2ª fila banqueta 2/3 y 1/3 con 3 respaldos reclinables + raíles
  • Parabrisas acústico y térmico
  • Preparación para red protectora de carga en 3ª fila
  • Rueda de repuesto
  • Bandeja rígida cubre equipajes
  • Espejos exteriores eléctricos, calefactables y plegables
  • Asiento de pasajero individual con apoyabrazos y reclinables
  • Red cubre-equipajes
  • Alfombrillas de tela en 1ª y 2ª fila
  • Espejos eléctricos y plegables
  • Pintura metalizada
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Dirección asistida
  • Tapicería de tela
  • Preinstalación de enganche de remolque
  • Tomas de corriente de 12V en salpicadero, guantera y tercera fila
  • Anillas de sujección de carga (4) en tercera fila
  • Asientos 1ª fila: asiento de pasajero individual con apoyabrazos y reclinable
  • Asientos traseros: 3ª fila banqueta 2/3 y 1/3 con 3 respaldos reclinables + raíles
  • Limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia
  • Portón con venana trasera abrible, con cristales calefactados y limpiaparabrisas trasero
  • Climatizador automático en plazas traseras L1
  • Espejos retrovisor electrocromático con espejo para niños
  • Respaldo reclinable de asiento de pasajeros
  • Llantas aleación 17´´
  • Puerta lateral motorizada
  • Techo panorámico

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Pantalla LCD multi-información en salpicadero, en blanco con fondo negro
  • Display multi-información superior en blanco
  • Radio (remote/Bluetooth/USB)

Otros

Equipamiento de Serie

  • 4 Woofers, 4 tweeters
  • HAC (Control de asistencia de arranque en pendientes)
  • Mesas tipo avión en el respaldo de los asientos delanteros
  • Serenity Pack

Consumo Correctos dentro de su segmento

Imágenes dinámicas de la Toyota Proace Verso.
Imágenes dinámicas de la Toyota Proace Verso.
Ampliar

Como siempre, los datos homologados referentes a los consumos distan de los que hemos apuntado como reales, pero tampoco en demasía.

Toyota refleja oficialmente que en un uso urbano la Proace Verso gastará 6,3 l/100 km, en un entorno extraurbano, 5,5 l/100 km y en uso combinado, unos 6 l/100 km.

Durante la prueba, nosotros hemos anotados que en un contexto urbano, sin mucho tráfico, recorriendo una ruta bastante constante y sin hacer paradas, consume en torno a los 8 l/100 km. Esta cifra, con más tráfico, haciendo más paradas/retornos y con el Start&Stop funcionando a medio gas (porque estaba el A/C encendido), sube unos dos litros más.

En carreteras convencionales, el número se estabilizó en 6,2 l/100 km, a una velocidad media de 78 km/h.

Por último, en autovía (hábitat natural de este vehículo) con el crucero adaptativo a 120 km/h reales, la cifra que conseguimos fue de 6,4 l/100 km. Como veis, bastante igualada a la que logramos en vías más reviradas, lo que habla del buen trabajo aerodinámico que tiene esta furgoneta.

Con dichas cifras y teniendo en cuenta que el depósito de combustible tiene una capacidad de 69 litros, obtendremos una autonomía entre repostaje y repostaje de 970 km. Si todo o la gran mayoría del transcurso se realiza en autovía y carretera, podréis devorar sin parar cerca de 1.100 km.

Ficha Ficha técnica de la Toyota Proace Verso Family 177 CV

Carrocería

  • Largo 4.959 mm
    Ancho 1.920 mm

    Alto
    1.910 mm

  • Batalla (mm)
  • Capacidad del maletero min/max (l) /
  • Peso (kg)2.770
  • CarroceríaMonovolumen
  • Número de puertas5
  • Número de plazas8

Motor

  • CombustibleDiesel
  • Cilindrada (cm3)1.997
  • Número de cilindros4
  • SobrealimentaciónTurbo

Transmisión

  • TracciónTracción delantera
  • Tipo de transmisiónAutomática secuencial
  • Número de marchas6

Prestaciones

  • Potencia (kW)130
  • Potencia (CV)177
  • Par (Nm)400
  • Velocidad máxima (km/h)170
  • Aceleración 0-100 km/h (s)10,1

Consumos y emisiones

  • Urbano (l/100 km)6,1
  • Carretera (l/100 km)4,1
  • Medio (l/100 km)5,7
  • CO2 (g/km)151
  • Depósito de combustible (l)70

Rivales Rivales de la Toyota Proace Verso Family 177 CV

Family Medio 2.0D 8pl. Advance+Pack Aut. 180

Desde
48.920 €

Diesel

Automático
6 marchas

177

10,1

5,7

151

SpaceTourer BlueHDI S&S M Shine 150

Desde
50.440 €

Diesel

Manual
6 marchas

150

11,0

5,3

139

Tourneo Custom 2.0TDCI Sport Aut. 170

Desde
47.599 €

Diesel

Automático
6 marchas

170

0,0

6,2

181

California 2.0TDI BMT Beach 114

Desde
47.743 €

Diesel

Manual
5 marchas

114

0,0

6,5

170

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba