Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable

Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable

El Toyota Prius Plug In (híbrido enchufable) es la alternativa ideal para aquellos que se desplacen a diario por ciudad con recorridos entre 20 y 40 km. Su funcionamiento es muy agradable y sólo tiene un enemigo: los 9.000 euros más que hay que pagar frente al Prius normal.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

7

7

7

6

6

8

Destacable

  • Facilidad de uso diario.
  • Ventajas fiscales.
  • Consumos.

Mejorable

  • Capacidad del maletero.
  • Enchufe no bloqueable.
  • Pitido de marcha atrás.

Resulta llamativo que el automóvil que ha logrado que el mercado acepte los coches híbridos no haya sido capaz de hacer lo propio con los híbridos enchufables. Su utilización a diario es mucho más gratificante y sí resultan más eficientes energéticamente, pero hay un argumento de peso en su contra: la diferencia de precio entre un Prius y un Prius Plug In es de prácticamente 9.000 euros (35.550 euros frente a 26.650 euros). Por eso me ha parecido correcto incluir a su propio hermano como su principal rival. ¿Realmente merece la pena pagar 9.000 euros más por un coche igual pero capaz de circular en modo 100% eléctrico con mayor solvencia? Ésta es la gran pregunta y la respuesta es – se nota que soy gallego- “depende”.

Realmente el Plug In es mucho más agradable de utilizar a diario y la ventaja de poder circular durante más de 20 km (que es la distancia que suele recorrer de media diaria un conductor español) sin consumir ni una gota de gasolina tiene su punto. Además, podremos contar con ventajas como aparcar gratuitamente en zonas de estacionamiento regulado, circular por zonas de acceso restringido o los días de alarma de contaminación.

Si eres una persona que necesita moverse y aparcar en el centro de una ciudad como Madrid a diario y no sueles recorrer más de 40 km diarios, la respuesta es un rotundo sí. Prácticamente amortizarás el coche con lo que te ahorras de aparcamiento y, además, disfrutarás mucho más de su conducción, más gratificante gracias al mayor vigor de sus baterías.

Diseño Toyota Prius Plug In: sólo una tapa más

Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable, La Coruña, Rubén Fidalgo
La única diferencia estética es la tapa para el enchufe de recarga y detalles en el faldón y portón trasero.
Ampliar

La diferencia más evidente que encontraremos entre el Prius enchufable y el normal está en la aleta trasera derecha, que cuenta con una tapa circular para la toma de alimentación de corriente del sistema de recarga de las baterías. El resto son detalles sutiles como los logotipos de “Plug In Hybrid”. Por lo demás, es el Prius III que hemos conocido en los últimos años y que pronto será relevado por el nuevo Toyota Prius 2016.

A diferencia de otros modelos como el Auris HSD (que es una berlina a la que se adapta el sistema Hybrid Sinergy Drive de Toyota), el Prius ha nacido para ser un coche híbrido. En su diseño se ha prestado una atención especial en reducir al mínimo las pérdidas por rozamiento aerodinámico, mantener el peso a raya y, además, sacar el máximo partido del espacio para que sus baterías no interfieran en el interior.

El resultado puede gustar más o menos, pero el Prius tiene personalidad y se distingue del resto de coches desde el primer vistazo. Si nos fijamos más detenidamente, nos encontraremos con algunos detalles mejorables. El spoiler del portón trasero vibra cuando cerramos el maletero- lo que da sensación de fragilidad- las preciosas llantas de aleación de 5 radios están cubiertas por unos tapacubos de plástico de aspecto pobre (cuestiones de aerodinámica)…

Resulta curioso que, en un coche en el que el reducir el consumo eléctrico es una prioridad, se sigan empleando lámparas de incandescencia en los faros principales (con una luz bastante pobre) en lugar de sistemas más eficientes, como el xenón o la tecnología LED, que sí está presente en los pilotos traseros.

Puedes ver todos los detalles de este Prius en la galería fotográfica.

Interior Toyota Prius Plug In: buscando el menor peso

Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable, Santradán, Rubén Fidalgo
El interior del Prius tiene unos materiales que buscan la máxima ligereza.
Ampliar

El diseño del interior del Prius tiene un toque tecnológico y algo futurista que resulta llamativo. El espacio que ofrece a sus pasajeros es correcto, tanto en las plazas delanteras como en las traseras, que cuentan con un buen acceso gracias a la amplitud de la apertura de sus puertas.

Personalmente no encuentro mucho sentido a la consola central, que “achica” el espacio para las plazas delateras visualmente y deja casi inaccesibles las teclas de los asientos calefactados y la toma de corriente de 12 V que hay bajo ella.

La instrumentación central hace que no sea imprescindible la regulación en altura del volante, pero sí en profundidad. Sin embargo, el Prius cuenta con la primera y carece de la segunda, resulta contradictorio. Un detalle que me ha llamado la atención es la información de qué botones del volante multifunción estamos pulsando con unos testigos que se proyectan por delante del display de la instrumentación.

En general, el Prius resulta acogedor, pero en la lucha contra el peso se han excedido en el uso de materiales plásticos ligeros. Cumplen su misión, pero su aspecto resulta algo decepcionante, con un tacto y calidad visual mejorables.

Los mandos (a excepción de las mencionadas teclas de la calefacción de los asientos) están bien colocados y rápidamente nos hacemos con el control del Prius, es una de sus grandes ventajas: que es facilísimo de utilizar.

El maletero tiene una capacidad algo escasa para el tamaño de este modelo, con poco más de 400 litros de capacidad, 100 litros menos que la media de la categoría. Es el tributo a pagar por las baterías del sistema híbrido enchufable, que apenas hace perder 40 litros de capacidad respecto al no enchufable.

El plano de carga es bueno y los asientos dejan un suelo plano al abatirse, pero la cortinilla que cubre los objetos que llevemos en el maletero también parece algo endeble, de nuevo la lucha contra el peso pasa factura en el apartado de calidad percibida.

Puedes ver todos los detalles de este Prius en la galería fotográfica.

Motor Toyota Prius Plug In: muchas más prestaciones

Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable, Motor, Rubén Fidalgo
La base mecánica es idéntica a la del resto de Prius.
Ampliar

Aunque la cifra de potencia es la misma (136 CV) que para el modelo no enchufable, la mayor capacidad de las baterías otorga muchas ventajas al sistema, es lo mismo que manejar un coche teledirigido con unas buenas pilas o con unas a media carga. La sensación al conducir el Prius Plug In es la de ir en un coche mucho más potente, de hecho es capaz de alcanzar los 90 km/h en modo 100% eléctrico, mientras que su hermano no puede superar los 40 km/h de este modo.

Otra ventaja de unas baterías mayores es que son capaces de soportar ciclos de carga y descarga más bruscos, de modo que recuperamos mucha más energía de las frenadas. El resultado es que sus consumos son menores y su agrado de utilización infinitamente mayor. Es el Toyota híbrido que más me ha gustado utilizar.

Salvo por la mayor capacidad de las baterías, el resto de este Prius es idéntico a su hermano convencional, con el eficiente motor de gasolina de ciclo Atkinson y el característico sistema transaxle en el que las diferentes relaciones de cambio se consiguen combinando el giro del motor de combustión y los motores eléctricos, cuyo resultado es similar al de un variador continuo.

Todos los detalles en la ficha técnica de este Toyota Prius Plug In.

Comportamiento Toyota Prius Plug In: el mejor Prius

Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable, La Coruña, Rubén Fidalgo
El Prius Plug In es muy agradable en el uso diario.
Ampliar

Gracias a la mayor energía de sus baterías, el Prius Plug In se desenvuelve con mucha soltura. Su conducción resulta muy agradable y todo es muy fácil. Cualquiera se acostumbra a él en cinco minutos y el Prius te acaba llevando a su terreno enseguida.

El mayor tamaño de sus baterías apenas afecta al peso del coche (no llega a 90 kg extra) y su comportamiento dinámico es bueno. El Prius está pensado como un coche ciudadano y confortable. No se encuentra cómodo en zonas viradas a ritmo rápido, pero es que no ha sido pensado para ello. Si por algún motivo nos despistamos y entramos algo pasados en una zona complicada, el ESP corta el problema de raíz y su torpeza está más provocada por el limitado agarre en mojado de sus neumáticos de bajo coeficiente de fricción que por el bastidor o las suspensiones del Prius, que están bien pensados.

Un detalle que no me ha gustado es que, al poner la marcha atrás (ver vídeo adjunto), suena un pitido dentro del coche que se puede confundir con los sensores de aparcamiento, pero que en realidad no alerta de la distancia con un obstáculo, la cual deberemos verificar mirando a la pantalla de la cámara de marcha atrás. Más de una vez acabaremos dando un golpe maniobrando por la confusión que genera, además de ser un pitido bastante molesto.

La visibilidad hacia delante es buena, pero hacia atrás, con la peculiar luneta partida en dos por el spoiler trasero, es muy deficiente, lo que tampoco ayuda demasiado a maniobrar con él.

En ciudad es una gozada movernos en total silencio (salvo por el zumbido que genera el sistema eléctrico, que puede llegar a ser algo molesto por su monotonía) y sin consumir ni una gota de gasolina.

Cuando salimos a carretera, el generoso par motor que ofrece el sistema híbrido enchufable nos ayudará en los adelantamientos y, en autovía, podremos ir con un desarrollo de cambio muy largo con un consumo mínimo.

En el circuito de pruebas el protagonista es el control de estabilidad, muy intrusivo y brusco de reacciones, dando golpes de freno muy marcados para mantener el coche en su sitio.

La maniobra de esquiva no supone un problema y los frenos cumplen bien con su cometido. Además, como las baterías son más grandes, tenemos más freno motor que en el Prius normal, lo que también es una ventaja de cara al mantenimiento, pues gastará menos las pastillas y discos.

En definitiva, el Prius Plug In me ha resultado un coche muy agradable de conducir. No transmite muchas sensaciones, pero te hace la vida tan fácil que acabas por estar encantado en él.


Equipamiento Toyota Prius Plug In: faltan detalles

Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable, La Coruña, Rubén Fidalgo
El Priys Plug In tiene un precio 10.000 euros mayor que el Prius normal.
Ampliar

Con un precio de partida de 35.550 euros, los 9.000 euros de diferencia respecto a la versión no enchufable no están muy justificados, aunque contemos con la ventaja de un sistema de climatización programable. Gracias a él podemos coger el coche por la mañana ya calentito (o fresco en verano) si lo programamos mientras lo tenemos enchufado para recargar sus baterías.

Su equipamiento es correcto: navegador, manos libres, sistema multimedia con pantalla táctil, volante multifuncion, asientos calefactados, llantas de aleación, control automático de la velocidad de crucero, Head Up Display, cámara de marcha atrás… no echaremos nada de lo imprescindible en falta, pero sorprende encontrarse con lagunas como el encendido automático de luces, los intermitentes con repetición automática (ya muy estandarizados), el climatizador bi-zona, los faros de xenón o la tapicería de cuero… elementos que son frecuentes en modelos que superan los 35.000 euros.

Todos los detalles en la ficha técnica de este Toyota Prius Plug In.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Inmovilizador electrónico
  • Airbag de cortina delantero y trasero
  • Airbag frontal conductor y acompañante
  • Luces de circulación diurna con tecnología LED
  • Regulación manual de altura de faros
  • Control de estabilidad, tracción y dirección (VSC+)
  • ABS
  • Airbag lateral conductor y acompañante
  • Airbag de rodilla para conductor
  • Faros antiniebla delanteros
  • Bloqueo infantil puertas traseras
  • Anclajes ISOFIX asientos traseros

Confort

Equipamiento de Serie

  • Parachoques en el color de la carrocería
  • Control de crucero
  • Respaldo trasero abatible 60/40
  • Volante regulable altura y profundidad
  • Dirección asistida eléctrica EMPS
  • Cierre centralizado de puertas y maletero con mando a distancia
  • Sistema de entrada y arranque sin llave (puerta conductor)
  • Asientos delanteros calefactables
  • Sistema de climatización remoto
  • Llantas de aleación de 15´´
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros función un toque
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Retrovisores ext
  • Asiento conductor regulable en altura y soporte lumbar ajuste eléctrico
  • Tapicería cuero y tela
  • Apertura remota tapa de combustible
  • Climatizador automático con filtro de polen y compresor eléctrico
  • Modos de funcionamiento ECO, EV y EV City

Equipamiento Opcional

  • 599.99 €Pintura perlada
  • 500 €Pintura metalizada

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Sistema de sonido 6 altavoces
  • Head-up display (HUD)
  • Volante en cuero con mandos de audio, teléfono y climatizador
  • Multidisplay HSD ECO-Drive
  • Radio CD MP3/WMA y entrada de sonido auxiliar
  • Sistema Touch Tracer mandos volante
  • Toyota Touch

Otros

Equipamiento de Serie

  • HAC (Control de asistencia de arranque en pendientes)
  • Cable de cargado de batería (5 metros)
  • Batería de ión de litio

Consumo Toyota Prius Plug In: ideal para uso urbano

Prueba Toyota Prius Plug In híbrido enchufable, Vigo, Rubén Fidalgo
El Prius Plug In puede conseguir unos consumos ridículos.
Ampliar

Este Prius enchufable homologa unos consumos asombrosos de prácticamente la mitad que los de la versión no enchufable. Es evidente que el ciclo de homologación es claramente favorable para los híbridos enchufables, de otro modo no se explica cómo es posible que con sólo un 10% de su autonomía total en modo 100% eléctrico se reduzca el consumo al 50%. En concreto, el Prius Plug In homologa un consumo urbano de 2,7 l/100 km (4 l/100 km en el Prius normal), 2 l/100 km en carretera (3,8 l/100 km) y una media de 2,1 l/100 km frente a los 4 l/100 km del Prius no enchufable. Esto es incluso más llamativo si tenemos en cuenta su mayor peso (1.425 kg en lugar de1.365 kg).

La autonomía real en modo 100% eléctrico que he logrado con este Prius enchufable ha sido de 23 km. Esto lo convierte en el coche ideal para movernos por ciudad, sobre todo si tenemos la precaución de programar la calefacción para que el habitáculo se caldee y ya esté a la temperatura correcta cuando vayamos a salir de casa. Siempre es más barato calentar el coche mientras está enchufado a la red que hacerlo con el coche ya rodando. De esta manera es posible consumir 0 litros de gasolina en desplazamientos diarios por ciudad y hasta 90 km/h si no se superan los 20 km de recorrido.

Gracias a la mayor capacidad de las baterías del Prius enchufable, éste puede recuperar más energía en las frenadas y luego sacar partido de ella, por eso he conseguido consumos reales más bajos que con otros modelos híbridos de Toyota o Lexus (el CT200h emplea el mismo sistema).

Para recargar las baterías (algo que se puede programar para aprovechar los horarios con tarifas valle), basta con una toma de corriente de 16 A con toma de tierra convencional y el adaptador que trae el coche.  La recarga completa dura dos horas, pero tiene un inconveniente. Se nota que el Prius está concebido en un país donde el civismo impera –  igualito que en España-, por lo que carece de un bloqueo que impida que algún gracioso lo desenchufe mientras dejamos el coche cargando. Puede suceder que dejemos el coche cargando y, cuando volvamos a por él no solo no esté recargado sino que también nos hayan robado el cable de recarga… debería tener un bloqueo.

El consumo medio real en carretera del Toyota Prius Plug In, cuando agotamos su autonomía eléctrica, es de 4,5 l/100 km, mientras que en autovía a 120 km/h sube hasta los 6 l/100 km, unos valores muy alejados de los homologados, pero que me parecen muy buenos pese a todo, lo que me demuestra que sí es un sistema bastante eficiente.

Con estas cifras, la autonomía total del coche es de unos 600 km (el depósito de gasolina es de sólo 45 litros) más los 20 o 25 km que tendremos en las baterías.

Todos los detalles en la ficha técnica de este Toyota Prius Plug In.

Rivales

Toyota Prius Plug-In 1.8 Advance

Desde
35.550 €

Híbrido


4 marchas

136

11,4

2,1

49

Toyota Prius 1.8 HSD Executive

Desde
32.350 €

Híbrido


4 marchas

136

10,4

4,0

92

Opel Ampera Excellence

Desde
39.900 €

Eléctrico


1 marchas

150

9,0

1,2

27

Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki

Desde
47.199 €

Híbrido


marchas

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Pablo 1 febrero, 2016

El prius es un coche que encanta a muchos porque está identificado como ecológico, entonces si te gusta la ecología, debe gustarte el prius. Hablo de \”ignorantes\” como yo, que no hemos convivido nunca con uno (como mucho algún trayecto en taxi). Pero a mí no me termina de convencer, como creo que no lo hacen muchos toyota. El hecho es que esta marca es líder mundial de la industria del automóvil y, no tiene un solo producto que digas ¡guau! es brillante, deja atrás a sus competidores. Salvo, quizás, este prius. Pero luego te pones a analizar y ese diseño externo tan…(no sé como definirlo, pero no me gusta) supuestamente 100% dedicado a la aerodinámica y por ello menos atractivo, aunque luego resulta que el modelo más aerodinámico del mercado es el CLA de mercedes, que tampoco es el colmo de la belleza pero creo que está mas logrado que el prius. Luego opta por un motor…

Rubén Fidalgo 1 febrero, 2016

Hola Pablo, el problema del CLA es que su espacio interior deja mucho que desear, el Prius es más amplio. Ahora van a cambiar su diseño, más futurista, pero también más controvertido. El problema de los diseños de Toyota es la globalización. Si pretendes gustar a muchos, tienes que tirar a gustos medios, buscar compromisos… si algo gusta mucho, suele ser a un grupo de personas, otros lo odiarán. No hay más que ver el diseño de los coches americanos, que no cuadra en absoluto con los gustos europeos (en general). UN saludo y gracias por tu comentario.

Pablo 1 febrero, 2016

…atkinson atmosférico que ni la propia toyota monta fuera de modelos híbridos, ¿será que al resto nos gusta malgastar?¿o será que no es tan efectivo como promenten? Una marca como mazda sí es coherente con su propuesta, en este caso de alta compresión (pero otto, no atkinson), e intenta expandirla a toda su gama. Son solo dos detalles, pero no son los únicos, y granito a granito hacen que este prius no me parezca tanto como muchos piensan, más con el supuesto potencial que encierra toyota.
La L200 de mitsubishi es prácticamente global, y creo que es un ejemplo de que se puede destacar en diseño siendo global (y además industrial). Otro saludo y gracias a ti por responder.

Rubén Fidalgo 1 febrero, 2016

El atkinson obtiene muy buen rendimiento pero sólo en una gama de trabajo determinado. En un híbrido es ideal, porque puedes hacer trabajar al motor casi a un régimen y carga constantes y combinar el motor eléctrico y el transaxle para que así sea, pero en un coche “convencional”, con constantes cambios de régimen y carga, el Atkinson no saca partido de sus ventajas, por eso el grupo Toyota sólo lo usa en sus híbridos. En general, comparto contigo que los híbridos no son la panacea, sobre todo en carretera (en ciudad sí se les puede sacar mucho partido).
Encantado de dialogar contigo de nuevo 😉

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba