Prueba Toyota Hilux doble cabina 2015

Prueba Toyota Hilux doble cabina 2015

Hoy sometemos a examen a un coche que ya es todo un icono: el Toyota Hilux, toda un referencia en el mundo de los pick up. Su robustez es legendaria y es más frecuente verlo en los reportajes de naturaleza que al mítico Land Rover, Por algo será.

Nuestra valoración: 6,0 Bueno

5

7

6

6

6

6

Destacable

  • Robustez.
  • Practicidad.
  • Capacidad de carga.

Mejorable

  • No 4x4 en carretera.
  • Estribos inútiles.
  • Caja sin protección.

El Toyota Hilux es el rey de los pick up, y la verdad es que el título se lo ha ganado a pulso, al menos en las generaciones anteriores. Por eso, vamos a probar su último modelo (aunque esta generación data de 2011 se ha puesto al día a finales de 2015), para ver si lo sigue siendo.

Como monitor de cursos de conducción 4×4 con PTC Escuela para agentes forestales y de seguridad, he tenido oportunidad de probar varios pick up y varias generaciones de Hilux y siempre me ha sorprendido su capacidad para salir adelante. La base del éxito de su robustez es que es sencillo y está bien hecho. ¿Hace falta un motorcito eléctrico para engranar una transmisión si lo puede hacer una palanca? Bueno, si tu cliente es el tipo de persona que no cree en Arquímedes, entonces sí necesitas un botón o una ruedecita para accionar la transfer (mecanismo que acciona la tracción total y la reductora) en lugar de una arcaica, pero infalible, palanca.

La fiabilidad y la rudeza del Toyota Hilux también se ha fijado en el subconciente gracias a los reportajes de naturaleza y los noticiarios. Los trabajadores de los parques naturales en los lugares más recónditos e inhóspitos del planeta se suelen mover en este indestructible transporte.

Su sencillez conlleva una limitación que hace que siempre me haya preguntado por qué demonios los fabricantes no han instalado control de estabilidad en los pick up hasta que la ley los ha obligado a todos: no se puede circular con tracción total sobre asfalto, ni siquiera con éste mojado. Pese a que el fabricante lo recuerda en 3 grandes carteles por todo el habitáculo y en el manual de instrucciones, no son pocas las veces que me he encontrado con conductores que sí usan la tracción total sobre el asfalto… Luego se quejan de que sus transmisiones son frágiles o que desgastan demasiado los neumáticos. Su condición de tracción trasera, con eje rígido y suspensión por ballestas, hacía que su conducción fuese delicada los días de lluvia, pero, gracias al ESP que instala esta unidad, se acabó el problema.

Su motor 2.5 diésel de 144 CV mueve con mucha soltura al Hilux, incluso aunque lo llevemos cargado hasta los topes, algo bastante frecuente, por otra parte. Eso sí, sus consumos con la caja de carga abierta se disparan bastante por las turbulencias aerodinámicas que genera. De hecho, pese a su menor potencia, este Hilux ha tenido unos consumos claramente más elevados que el Mitsubishi L200 Kaiteki que pude probar hace unas semanas, con la caja carenada.

Diseño Toyota Hilux: un clásico

Prueba Toyota Hilux 2015, Santa Lucía, Rubén Fidalgo
El Toyota Hilux es todo un icono entre los pick up.
Ampliar

Aunque Toyota ha puesto al día al Hilux hace poco, lo cierto es que esta renovación se ha centrado más en su equipamiento y en adecuarla a la obligatoriedad actual de equipar control de estabilidad que en un cambio generacional. Su imagen exterior no ha cambiado desde 2011, tampoco lo necesita.

La unidad de pruebas equipa algunos elementos que, aunque estéticamente le sientan bien, son un verdadero incordio en un coche pensado para trabajar y circular por el campo, como las estriberas (que reducen su altura libre al suelo y hacen que colocar el gato para cambiar una rueda sea una pesadilla logística), los aletines, las llantas de aleación o la pintura metalizada. En cambio, faltan otros como un forro de material plástico o goma que proteja la caja de carga, que, con la chapa a la vista, queda muy expuesta a golpes y rayaduras que acaben oxidándola.

La carrocería de doble cabina normal hace que los respaldos de los asientos de las plazas traseras queden muy verticales y que las cabezas casi peguen con la luneta, pero tampoco falta espacio.

Sus proporciones hacen que parezca una verdadera mole, con una altura y una anchura que imponen, sobre todo en la vista frontal.

Echo de menos las letras de TOYOTA troqueladas en relieve sobre la portezuela trasera de generaciones anteriores del Hilux, le daban personalidad y lo diferenciaban claramente.

Viéndolo de costado, lo que más llama la atención son las llantas de aleación de 17 pulgadas, robustas y atractivas, pero absurdas para circular por el campo y demasiado calzadas, con neumáticos de 265 mm de ancho.

En general, el conjunto es llamativo y sigue pareciendo moderno pese a contar con 4 años a sus espaldas.

Puedes ver todos los detalles en la galería fotográfica del Toyota Hilux.

Interior Toyota Hilux: teclas ocultas

Prueba Toyota Hilux 2015, interior, Rubén Fidalgo
El interior del Hilux ha mejorado notablemente, pero mantiene cierta austeridad.
Ampliar

Aunque se trata de un vehículo enfocado al trabajo, el Hilux ha evolucionado bastante y ha ganado mucho en confort, especialmente en lo referente al aislamiento acústico. Su diseño es austero y práctico. Para mi gusto sobra la carátula del sistema multimedia en plástico pintado imitando al aluminio.

Los asientos son cómodos y la postura de conducción es muy elevada. El tapizado no me parece muy práctico, con un tejido como de redecilla en el que se quedan atrapados fácilmente el polvo y la suciedad, la arena, el barro… El volante es regulable en altura pero no en profundidad, una mala costumbre de la marca japonesa.

Los mandos principales están bien distribuidos, pero algunos secundarios quedan casi inalcanzables con el cinturón de seguridad abrochado, como la tecla de la calefacción eléctrica adicional (por delante de la palanca de la caja transfer) o el bloque de mandos a la izquierda de la columna de dirección.

Las dos plazas delanteras cuentan con amplio espacio y una buena visibilidad. Atrás pueden viajar tres adultos con bastante confort, salvo por lo verticales que van sus respaldos. La banqueta trasera se eleva para dejar acceso al hueco donde se encuentra la caja de herramientas para cambiar un neumático o si queremos cargar algo a cubierto.

La caja de carga es amplia y los pasos de rueda no estorban demasiado. La portezuela tiene unos topes de cable de acero que son mucho más prácticos y resistentes que los herrajes de otros modelos como el Mitsubishi L200 (puedes verlos en la galería fotográfica de esa prueba).

Sus dimensiones le proporcionan unas buenas cotas como todo terreno, salvo el ángulo de salida, bastante limitado por el largo voladizo trasero y la viga trasera bajo el parachoques, que sirve de anclaje para la bola de remolque.

Por su altura, es incómodo subirse y bajarse del coche. Las personas de menos de 1,7 m de estatura tendrán que dar un pequeño salto, aunque hay un asa en el marco del parabrisas para ayudarnos a subir. Los estribos nos ayudarán a mancharnos los pantalones cada vez que queramos subir o bajar del Hilux.

Puedes ver todos los detalles en la galería fotográfica del Toyota Hilux.

Motor Toyota Hilux: irrompible

Prueba Toyota Hilux 2015, mecánica, Rubén Fidalgo
La mecánica del Hilux tiene una merecida fama de fiabilidad.
Ampliar

Si por algo es legedario el Hilux, es por su robustez. Desde su motor 2.5 turbodiésel de 144 CV hasta su chasis de largueros. He conocido varios modelos como éste pertrechados con varios centenares de kilos de herramientas como coches taller para dumpers y excavadoras en las minas, cuadrillas de reparación de redes eléctricas, etc. y aguantan lo que sea. Su caja de cambios es de 5 marchas con reductora y una caja transfer sin diferencial central. La ausencia de este elemento hace que, al conectar la tracción 4×4, el eje delantero y el trasero giren solidarios, por lo que no es posible usarlo salvo que la superficie sobre la que circulemos tenga muy poca adherencia y permita que las 4 ruedas giren a la misma velocidad. Es muy rudimentario, pero no falla nunca. No hay un motor eléctrico que se pueda quemar, un conector que pueda llenarse de barro y dejar de hacer contacto, un cable que se corte con una piedra… no, aquí hay una palanca que no falla nunca, tal y como afirmaba Arquímedes dos siglos antes de Cristo.

La unidad de pruebas añade a su armamento todo terreno un diferencial trasero bloqueable (esta vez sí, mediante un motor eléctrico). Con esta dotación, lo único que puede limitar nuestro avance es el tamaño del coche y el tipo de neumáticos que llevemos, así de claro.

El motor es el típico percherón diésel, con una zona baja e intermedia muy buena y remolón por encima de las 3.000 rpm, lo ideal para este tipo de vehículos, destinados a trabajos duros y a tener que arrastrar remolques.

Pese a lo rudimentario que es, su accionamiento es suave y el Hilux es fácil de manejar. No es como el Land Rover Defender (para mi gusto, una pesadilla ergonómica), con el que parece que estés manejando una máquina de tortura, con el codo izquierdo aplastado contra la puerta, el pedal del embrague por la izquierda de la columna de dirección y sin espacio para un reposapié y unos mandos de accionamiento titánico… no, el Toyota se maneja como si fuese un turismo, pero un metro más alto.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Hilux.

Comportamiento Toyota Hilux: ojo con la altura

Prueba Toyota Hilux 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
El comportamiento en carretera está condicionado por la altura de su centro de gravedad.
Ampliar

Como decía antes, he podido probar varios Hilux en situaciones extremas fuera del asfalto y es un excelente 4×4. De hecho, con la tendencia actual de civilizar los todo terreno y convertirlos poco a poco en SUV, el Defender fuera de catálogo y los Land Cruiser por las nubes, los que de verdad quieran un coche para practicar conducción off-road tienen la alternativa de decidirse por un pick up.

Esta especialización para circular fuera del asfalto hace que en él se encuentren fuera de su hábitat y haya que tener precauciones. La suspensión trasera por ballestas y eje rígido, la altura de su centro de gravedad y la imprecisión de su dirección (algo que no comprendo, porque, con las direcciones asistidas actuales, no hace falta tanta desmultiplicación) penalizan mucho sus reacciones en carretera. Esto provoca que haya situaciones cotidianas sin el menor peligro para un turismo (como una rotonda o esquivar a un ciclista) que ponen al límite al Hilux.

La maniobra de esquiva es muy delicada y se soluciona gracias a la actuación del obligatorio control de estabilidad. También la frenada de emergencia, especialmente si vamos descargados, porque la falta de peso sobre ese eje hace que se ponga de puntillas fácilmente y tienda a zigzaguear. Por cierto, ya que hablo de los frenos: con las llantas de chapa, queda muy poco espacio entre las pinzas delanteras y la llanta. Esto hace que sea muy importante lavar bien el coche y eliminar el barro de ellas cuando volvamos al asfalto para que el barro no roce con la pinza de freno y la llanta y provoque desgastes y averías.

Con 144 CV y 3.500 kg de carga máxima no podemos esperar aceleraciones fulgurantes, pero el Hilux alcanza los máximos legales con facilidad y los adelantamientos son suficientemente seguros.

En ciudad, la altura de nuestra posición nos otorga un excelente campo de visión, pero el tamaño se vuelve en contra a la hora de movernos en parkings y calles estrechas, especialmente por la longitud del coche (5,26 m en total). Los pasos de cebra elevados y las bandas reductoras de velocidad también provocan bruscos rebotes de las ballestas traseras si no pasamos con cuidado.

A la hora de circular por carretera, su alto centro de gravedad, su desmultiplicada dirección y el enorme balón de sus neumáticos provocan unas derivas considerables en curva. Al final, el propio Hilux nos va llevando a su terreno y nos hace renunciar a cualquier intención de circular rápido.

Los frenos no tienen el menor reproche por capacidad de retención, con unas distancias correctas.

Un detalle muy positivo que me he encontrado en esta unidad es que el control de estabilidad se desactiva al conectar las marchas cortas, e incluso el ABS se apaga si accionamos el bloqueo del diferencial trasero. Esta idea es muy buena, porque a veces, en el campo, te llevas un susto cuando echas el pie al freno y el ABS actúa y no has parado el coche. Esto no sucede en este Hilux, que desconecta el ABS y así podemos parar aunque estemos sobre el barro. Como diría el Sr. Burns mientras se frota las manos: “Excelente“.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Hilux.

Equipamiento Toyota Hilux: simple y robusto

Prueba Toyota Hilux 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
El Hilux tiene un equipamiento correcto.
Ampliar

El equipamiento de esta unidad es suficientemente completo. No tiene climatizador ni control de crucero, tal vez las dos lagunas más graves, pero por lo demás tiene todo lo necesario: aire acondicionado, volante multifunción, sistema multimedia con navegador y pantalla táctil, cámara de marcha atrás, calefacción adicional eléctrica, faros antiniebla, llantas de aleación… todo ello por debajo de los 30.000 euros. Es un precio fantástico por un coche que presta muchísimo servicio a sus propietarios.

El precio de partida del Hilux en España es de 26.550 € por esta versión de cabina doble sencilla y 130 euros más en el caso de pedir la de cabina doble extra. Por ese precio no conseguiremos un coche lujoso, ni de prestaciones fulgurantes, pero tendremos un compañero de trabajo infatigable, que nos llevará adónde sea, y con más confort del que en un principio nos pudiéramos esperar.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Hilux.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • Inmovilizador electrónico
  • Antinieblas delanteros
  • Lavafaros
  • Cámara de visión trasera
  • Doble airbag delantero

Confort

Equipamiento de Serie

  • Tapicería de tela
  • Cristales traseros tintados
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Toma de corriente
  • Neumáticos 255/70R15 con llanta de aleación
  • Diferencial de deslizamiento limitado LSD
  • Estribos laterales
  • Diferencial trasero
  • Cristales laterales tintados
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Aire acondicionado
  • Asientos reclinables (conductor y pasajero)
  • Diferencial de desconexión automática
  • Retrovisores cromados, eléctricos, calefactables
  • Pomo y palanca de cambios en cuero

Equipamiento Opcional

  • 1600 €Transmisión automática
  • 350 €Pintura metalizada

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Bluetooth y conexión USB
  • Volante cuero mandos audio y control Display Multi-Información
  • Radio CD MP3 con 6 altavoces y pantalla 6,1´´
  • Display Multi-Información
  • Display Multi-Información en ámbar

Equipamiento Opcional

  • 850 €Navegador Toyota Touch & Go

    Consumo Toyota Hilux: la caja es un paracaídas

    Prueba Toyota Hilux 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
    Los consumos del Hilux están penalizados por la aerodinámica y el peso.
    Ampliar

    Los rebufos aerodinámicos que genera la caja de carga trasera sin carenar hacen que los consumos se disparen y haya mucha diferencia respecto a los valores oficiales. En concreto, durante la prueba el consumo medio en carretera a velocidades de hasta 90 km/h ha sido de 7,8 l/100 km, claramente alejados de los 5,8 l/100 km oficiales.

    En ciudad, el consumo real es de 10 l/100 km; su peso lo penaliza, pero es un valor muy similar al declarado por Toyota (9,5 l/100 km).

    En conducción 4×4, usando las marchas cortas y con carga, las cifras suben hasta los 16 l/100 km, algo normal si tenemos en cuenta el mayor régimen de giro y el esfuerzo al que se somete a la mecánica, el arrastre de las transmisiones, etc.

    Con estas cifras de consumo (no he medido los consumos a 120 km/h porque como vehículo mixto su velocidad máxima legal está limitada a 90 km/h), los 80 litros de capacidad de su depósito de combustible permiten recorrer 700 km sin miedo a quedarnos sin combustible.

    Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Hilux.

    Rivales

    Toyota Hilux 2.5D-4D Cabina Doble VX 4x4

    Desde
    31.380 €

    Diesel


    5 marchas

    144

    13,3

    7,3

    194

    Ford Ranger 2.2TDCI S&S DCb. XLT 4x4 160

    Desde
    31.850 €

    Diesel


    6 marchas

    160

    11,8

    7,0

    184

    Mitsubishi L200 2.5DI-D Double Cab Motion

    Desde
    34.650 €

    Diesel


    6 marchas

    154

    14,0

    6,4

    169

    Volkswagen Amarok DCb. 2.0TDI 4M Permanente 140

    Desde
    29.735 €

    Diesel


    6 marchas

    140

    0,0

    7,4

    194

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Pablo 26 marzo, 2016

    Hola. Este modelo me parece un ejemplo más de que Toyota no brilla cómo un líder mundial debe hacerlo. Que VW se saque de la manga el Amarok y toyota no sea capaz de responderle..más teniendo en cuenta la nula experiencia de VW y la tradición de Toyota. Tampoco entiendo por qué no importan el nuevo hilux que ya se vende en otros mercados. Un detalle que me parece curioso en estos modelos es que equipan un gato hidráulico, mucho más robusto que los de tornillo sin fin del resto de coches ¿tanto peso deben soportar?. Un saludo!

    Rubén Fidalgo 26 marzo, 2016

    Hola Pablo, el nuevo Hilux llegará en pocos meses a nuestro mercado también. En cuanto al gato hidráulico… es una basura, su base de apoyo es muy pequeña y es muy inestable tener el coche subido en él. Como digo en algunas vídeo pruebas y reportajes, para cambiar la rueda en un coche de estos es mejor meterlo en la cuneta, provocar un cruce de puentes y que quede una rueda en el aire. Los gatos que traen son un “tentemientrascobro”, jamás se os ocurra meter un brazo o una mano debajo del coche si lo levantáis con un gato de los que traen de fábrica. Además, en el Hilux hay pocos sitios de apoyo, sobre todo si no traen bola de remolque. Un saludo!

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba