Prueba

VÍDEO| Prueba del Toyota GR Supra A90 Edition: ¡bienvenido seas!

49 fotos

Ampliar

14 de enero, 2021

Nos ponemos a los mandos de la quinta generación del mítico Toyota Supra, que llega ahora rebautizado como GR Supra, en su versión especial y limitada A90.

Han tenido que pasar más de tres lustros para conocer una nueva generación del Toyota Supra que tantas pasiones levantó en la década los 90. La marca japonesa ha logrado revivirlo en la actualidad gracias a la inestimable ayuda de BMW y, dado que ahora cuenta con la reconocida división deportiva Gazoo Racing, lo ha rebautizado como GR Supra. Este departamento tan bien recibido por los más fanáticos al mundo del motorsport está volviendo a llenar de pasión la gama nipona tras pasar décadas enfocada casi en exclusiva en la movilidad híbrida. El mejor ejemplo de ello es precisamente que hoy podamos hablaros de esta prueba del Toyota GR Supra A90 Edition o de que hace pocas semanas lo hiciéramos del espectacular Toyota GR Yaris.

Se vende un Toyota GR Supra completamente calcinado. ¿Te lo comprarías?

Toyota apuesta todo al rojo y al negro de Gazoo Racing

La verdad es que mucho tienen que ver en que a día de hoy Toyota pueda lanzar un modelo así su baja media de emisiones y los logros obtenidos en los últimos años en el mundo de las carreras, ganando el campeonato mundial de Resistencia; por supuesto, las 24 Horas de Le Mans; la última edición sudamericana del Dakar y el mundial de Rallies (el último año con el piloto estonio Ott Tanak y el anterior alzándose con la corona de constructores.) Lo mejor es que la apuesta de Toyota por los deportivos no se quedará aquí, ya que pronto se sumarán a los dos deportivos actuales el nuevo GR 86 y el GR Super Sport que culminará una gama ideada para ofrecer emociones fuertes…

Videoprueba del Toyota GR Supra A90 Edition: aún más especial

En cualquier caso, es el momento de centrarnos en el protagonista de esta prueba. Estamos ante un coche que brinda sensaciones desde el mismo instante en que lo arrancamos. Su motor y su puesta a punto son, sin lugar a dudas, lo que le hace ser tan disfrutado por quienes se ponen al volante… y para más inri, nuestra unidad corresponde a la versión limitada A90, de la que solo existen 90 unidades en todo el mundo. Es mejor que lo conozcamos más en detalle. ¡Disfrutad del vídeo!

Nuestra valoración: 7,8

Diseño 9

Motor 9

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Mecánica
  • Comportamiento dinámico
  • Estética agresiva

Mejorable

  • Sin versión manual
  • Fatiga de frenos

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: herencia japonesa

Prueba del Toyota GR Supra A90 Edition exterior

49 fotos

Ampliar

Empezando por el diseño, apreciamos una silueta muy continuista con respecto a la familia Supra y, sobre todo, muy de deportivo japonés: morro alargado con un frontal muy agresivo, una distancia entre ejes contenida y unas vías bastante ensanchadas, algo que se agradece en materia de estabilidad, y una cabina encapsulada que deriva de manera sensacional hacia una zaga que es de lejos lo que más me gusta de este coche. Ese alerón en forma de cola de pato, esas dos salidas de escape reales y el difusor con el detalle de la luz antiniebla en el centro imitando la de los Fórmula 1 son elementos que dudo mucho que no gusten a un solo fanático de los deportivos. Además, el piloto central incorpora también la luz de marcha atrás, un rasgo que una vez más me gana.

Como decíamos, este GR Supra, pese al paso de los años, no olvida de dónde viene y por eso en Toyota han querido darle ciertos toques que recuerden al anterior modelo, que es sin duda el que más fama cobró a nivel mundial, sobre todo en su versión con motor 2JZ-GTE, gracias a la facilidad que ofrecía a la hora de obtener un caballaje adicional y gracias también a su papel protagonista en la película The Fast and The Furious. Los guiños más evidentes son los grandes grupos ópticos delanteros con forma oval y los pilotos traseros horizontales, aunque lógicamente en la nueva generación los vemos mucho más modernizados y con tecnología full led.

Esta unidad en concreto corresponde a la edición limitada A90 Edition, un nombre que hace referencia al código interno con el que se conocía al GR Supra antes de su lanzamiento. Solo existen 90 unidades en todo el mundo y tiene como particularidades este color de carrocería gris mate tan llamativo, así como unas llantas también negras mate, una tapicería de cuero que combina el negro con el rojo y una moldura en símil de carbono frente al asiento del acompañante que recuerda su exclusividad nada menos que con la firma del mandamás, Akio Toyoda.

Interior: más calidad de la habitual en la casa

Prueba del Toyota GR Supra A90 Edition interior

49 fotos

Ampliar

Como veis, nada más entrar en el habitáculo, cada pieza, cada mando y prácticamente cada esquina irradia esencia de BMW. Y es que esa colaboración entre BMW y Toyota va más allá de lo puramente mecánico. Parece que en Japón echaron toda la carne en el asador con el diseño exterior y se quedaron sin ideas para el interior, así que decidieron volcar directamente el interior del nuevo Z4 a este Supra. Lo único que vemos propio de Toyota es el cuadro de instrumentos, que por cierto, tiene muy buena pinta, y unos asientos que también nos encantan, tanto por confort como por sujeción… y nada más. Todo lo demás es BMW.

Esto no es del todo malo, porque de este modo ganamos una calidad de coche premium en un producto de marca generalista que se palpa en todas las superficies y en los ajustes de cada elemento. Además, el sistema de infoentretenimiento y la navegación que lleva integrada brindan una respuesta y unos gráficos bastante mejores que los que Toyota tiene en la actualidad… y eso que no es el sistema de última generación que ya han estrenado los BMW más recientes.

Eso sí, a cambio obtenemos esa sobriedad a la que nos tiene acostumbrados la marca bávara que rompe un poco con las líneas pasionales y dinámicas de fuera. Personalmente, me hubiera gustado ver algún detalle más racing o algún componente más al estilo nipón, como una serie de manómetros que nos indicaran la presión del turbo, la temperatura y la presión del aceite… cositas así. Pero bueno, la verdad es que cuando accionamos este botón y nos concentramos en la conducción, todo lo demás nos da igual. Es una fábrica de sacar sonrisas…

Con respecto al puesto de conducción, hay que decir que es magnífico, con una postura muy baja y deportiva. El espacio también es bastante bueno para tratarse de un coche así, algo que le debemos a las dos jorobas del techo que nos recuerdan un poco al clásico Ford GT40. Echemos también un vistazo rápido al maletero: cubica 290 litros de capacidad, está conectado con el habitáculo, de modo que podemos acceder rápido a una chaqueta, a un paraguas o a cualquier otra cosa, y podemos cargar fácilmente en él dos maletas sin necesidad de que sean de tamaño trolley. Ahora sí, vamos a lo que más nos interesa del GR Supra.

Motor: un alma todopoderosa

Prueba del Toyota GR Supra A90 Edition motor

49 fotos

Ampliar

El motor es sin duda lo mejor de este coche. Para continuar con ese legado o esa tradición Supra, era necesario recurrir a un bloque delantero longitudinal de seis cilindros en línea, turboalimentado y cuya fuerza fuera a parar a las ruedas traseras. Esta es una de las razones que más pesaron en la decisión de acudir a BMW, ya que la marca bávara tiene a disposición exactamente eso.

En concreto es un motor de tres litros de cilindrada que declara 340 CV entre las 5.000 y las 6.500 rpm, donde se sitúa el corte de inyección, y 500 Nm de par entre las 1.600 y las 4.500 vueltas. ¿Qué significa esto? Que vamos a tener una patada brutal prácticamente desde la salida, desde que demos el primer acelerón. Y ya os digo que la manera en que nos deja pegados al asiento es salvaje, casi sádica. Eso sí, hay que tener en cuenta que en 1ª y 2ª, si el acelerón es muy brusco, perderemos más tracción de lo que avanzaremos, incluso con los controles de estabilidad y tracción activados… Si los quitamos, más nos vale tener muchas, pero que muchas manos para domar tantos animales a la vez.

El motor es sencillamente sublime, empuja como un demonio y suena de cine. Se asocia a una caja de cambios automática ZF de ocho relaciones que, pese a ser de convertidor de par, se ha calibrado de una forma muy deportiva y en modo secuencial se muestra súper obediente y rapidísima. Además, brinda esa patadita o ese tirón al subir marcha que personalmente agradezco porque es una prueba más de su agresividad. En modo normal se transforma y lleva a cabo unas transiciones muy suaves abogando siempre por circular en la marcha más larga posible para obtener la máxima eficiencia posible, aunque hablar de eficiencia en un coche de estos es una utopía.

Para mejorar el rendimiento en conducción deportiva tenemos el modo Sport, que aumenta el régimen del motor dejándolo ya al ralentí prácticamente en la zona donde brinda el par máximo, endurece la dirección y la suspensión, hace que el acelerador sea aún más directo y, como decíamos, transforma la caja de cambios en una casi de competición. Para que os hagáis una idea, dejándola en modo automático, es capaz de apurar el cambio hasta el límite donde empieza el corte de inyección, por lo que apura cada uno de esos 340 caballos entregándonoslos en bandeja. Eso sí, la electrónica corta de manera demasiado seca la explosión a las 6.500 vueltas dejándonos -valga la redundancia- sin el añorado corte.

Comportamiento: un coche para disfrutones

Prueba del Toyota GR Supra A90 Edition exterior

49 fotos

Ampliar

La plataforma y otros componentes del chasis también son los mismos que los que monta el Z4, pero Toyota asegura que la puesta a punto corre de su cuenta. Lo cierto es que, por encima de todo, con los controles activados, se siente un coche bastante seguro. Brinda una sensación de control bastante alta y no te va a poner en riesgo a menos que tú lo decidas. Es verdad que la trasera tiende a insinuarse, pero lo hace con nobleza y dándote opción a corregir la deriva y a controlar la situación. La lluvia que persistió durante toda la semana que tuvimos el coche no me dio mucha opción de probar las reacciones con el ESP desactivado, pero lo poco que logré hacerlo es suficiente como para aseguraros que ahí la cosa ya se pone más turbia. Más vale tener manos y mucha maña para controlar esa zaga que está deseando adelantarte en la salida de cada curva.

En cualquier caso, las sensaciones deportivas son más que patentes. Es algo que ya descubrí conduciéndolo en el Circuito del Jarama y que corroboro tras haberlo disfrutado por las reviradas carreteras de la Sierra de Gredos. Tiene una estabilidad magnífica y un paso por curva rapidísimo, algo que también debemos agradecer a la dirección tan rápida y precisa que tiene. Lo único que al principio chirría un poco es el gran tamaño del volante, pero lo cierto es que su tacto y su fino aro hacen que le cojamos gusto rápido. Tan solo existen dos vueltas de volante entre tope y tope y para encarar una paella no hay que girarlo más de media, así que imaginaos lo fácil que es trazar curvas enlazadas una tras otra… es muy fácil incluso yendo rápido.

Aparte de eso, es un coche que no nos fustigará en el día a día. En autovía es lo suficientemente cómodo para afrontar un viaje de unas dos o tres horas sin notar una fatiga adicional. De hecho, con el modo de conducción Normal que se activa por defecto cuando lo arrancamos, ni siquiera el seis cilindros es demasiado ruidoso. Lo que sí notaremos más será el ruido de rodadura por los enormes rodillos que calza de serie (unos Michelin Pilot Super Sport de alto rendimiento en medidas 255/35 delante y 275/35 detrás, ambos en llantas de 19 pulgadas), pero aun así no llega a ser molesto.

En ciudad, tampoco llega a ser incómodo. Lo que sí tendremos que tener en cuenta es que vamos sentados prácticamente sobre el eje trasero y, dado que la suspensión tiene un tarado durito, al pasar badenes o pasos sobreelevados deberemos frenar para pasarlos casi parados si no queremos perder algún empaste. Por lo demás, la asistencia de la dirección no llega a ser radical y en general ofrece un confort suficiente para coche de diario.

Con respecto a los frenos, el tacto del pedal es muy bueno. Ofrece un feedback correcto y compensado con el grado de mordedura y la labor del equipo al completo me parece muy buena. Equipa discos ventilados de 348 y 345 mm y el nivel de frenado es muy bueno. Lo único que admite un poco de crítica es que, como suele ser habitual en coches de serie, su eficacia no dura mucho si los enfrentamos a un nivel de exigencia muy alto. Quizá en este A90 Edition, al ser una edición especial, Toyota podría haber mejorado este aspecto, pero lo cierto es que, si vamos a ser asiduos a track days, en el mercado podemos encontrar frenos mucho más adecuados para eso sin necesidad de invertir en ello una gran suma de dinero.

Consumo: los esperados

Prueba del Toyota GR Supra A90 Edition interior

49 fotos

Ampliar

La media oficial homologada por el ciclo WLTP en uso combinado es de unos 7 l/100 km. En la práctica, la cifra es un poco más alta, pero es algo que no pilla por sorpresa a nadie en este tipo de coches con semejante caballaje. Prácticamente siempre vamos a estar en los dos dígitos. En secundarias sin mucho desnivel será posible quedarnos en unos más que buenos 8 o 9 litros, aunque lo normal será estar en el entorno de los 10 u 11. Si hacemos caso a nuestra parte más maligna y optamos por una conducción deportiva, las cifras ascenderán a 15 l, 20 l o incluso más. En autovía, aprovechando la 7ª y 8ª marchas, que son de deshago porque las demás son bastante cortas, obtendremos una media cercana a los 9 litros y en ciudad, con el Start & Stop activado, será casi imposible bajar de los 11 litros. Así pues, con el depósito de 52 litros, la autonomía media será de unos 500 km… siendo muy cuidadosos con el pie.

Rivales: rivales del Toyota GR Supra

Vehículo

Toyota GR Supra 3.0 Luxury

Bmw Z4 M40i

Porsche Cayman S

Alpine A110 S

Precio Desde
69.900 €
Desde
71.450 €
Desde
79.648 €
Desde
72.490 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 8 marchas 8 marchas 6 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 340 340 350 292
Aceleración 0-100 km/h (s) 4,3 4,5 4,6 4,4
Consumo Medio (l/100 km) 7,5 7,1 9,2 6,4
Emisiones CO2 (g/km) 170 162 210 144

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche