Probamos a fondo el nuevo Suzuki Ignis, el renacer a la moda55

Probamos a fondo el nuevo Suzuki Ignis, el renacer a la moda

10 Agosto, 2017 por

El Ignis es la apuesta de Suzuki para ofrecer un vehículo urbano con aspecto de crossover, sin renunciar a la polivalencia, a la practicidad, a los bajos consumos y a las buenas sensaciones durante la conducción. Por poco más de 15.000 euros, tendrás un utilitario muy equipado. ¿Quieres ver qué nos parece el renacido Suzuki Ignis? Sigue leyendo…

Nuestra valoración: 8,3 Sobresaliente

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 9

Sobresaliente

Equipamiento 9

Sobresaliente

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Versión 4x4
  • Altamente personalizable
  • Transmisión manual 5 vel.

Mejorable

  • Sin sistema de Start&Stop
  • Volante sin ajuste en profundidad
  • Un solo motor en el catálogo

Suzuki revive con el nuevo Ignis un linaje que desapareció para volver con más carácter. El novedoso y actual mini SUV nipón ha conservado la esencia de sus ancestros, pero los ingenieros de la marca han sabido sacarle más partido actualizándolo a lo que la gente, a día de hoy, demanda.

El diseño del nuevo Suzuki Ignis es muy original y moderno. Sus pequeñas dimensiones contrastan con su libre altura al suelo, que no es para nada la que estamos acostumbrados a ver en los segmentos más pequeños. Tanto en el exterior como en el interior, Suzuki ha querido que su grado de personalización sea alto -lo más común en urbanitas de la actualidad- y la verdad es que su imagen no pinta nada mal a simple vista. Es lo que llamaríamos un coche muy pintón y coqueto en todo su conjunto.

La unidad de pruebas corresponde al nivel de acabado GLX e incorpora numerosos elementos de confort, seguridad, asistencia a la conducción e infoentretenimiento que os pasaremos a detallar más adelante. El motor, atmosférico de gasolina con 90 CV, se combina con la tecnología de tracción total AllGrip y con una fantástica caja de cambios manual de cinco velocidades. Antes de pasar al examen de forma exhaustiva, tenemos que apuntar que, en el momento de la prueba, la diferencia de precio entre la versión de acceso (14.200 euros) y la más equipada (17.450 euros) -como en la que profundizamos- es de algo más de 3.250 euros. Es un precio muy razonable, teniendo en cuenta los extras de los que disfrutarás con esta variante. Su clientela sería cualquier persona que quiere un coche para recorrer la ciudad de punta a punta, pero que no tiene ni quiere otro segundo o primer vehículo para salir de ella y que tampoco tiene la necesidad de tener una habitabilidad familiar; la polivalencia del Ignis le irá como anillo al dedo. El rango de edad de estas personas, por la idiosincrasia del coche, sería más bien joven.

La estética del nuevo Suzuki Ignis es muy original, carismática y coqueta.55
El diseño del nuevo Suzuki Ignis es muy original, carismático y coqueto.

Una vez más, Suzuki crea un vehículo práctico, polivalente y, además, original. Este coche tiene la esencia Ignis de su antecesor del 99 (que es la de ser un crossover urbanita), pero los diseñadores la han pulido hasta el punto de modernizarla al siglo XXI y cargarla de opciones de personalización, que es lo que la clientela de utilitarios demanda.

Las formas exteriores de este nuevo Ignis irrumpieron en el mercado el pasado marzo con muy buenos resultados. En tan solo tres meses y medio de vida, ha llegado a vender 200 unidades en nuestro país (al finalizar julio), casi 40 más que el Suzuki Baleno y 129 unidades menos que todo un Swift. Con tan poco tiempo en comercialización, todavía se sitúa bastante alejado de los ya asentados Vitara (2.355 unidades), SX4 (622 unidades) y Jimny (509 unidades), aunque es probable que, no tardando mucho, se sitúe a la par de estos dos últimos.

Su diseño, como decíamos, es bastante original y pequeño. Evoca fácilmente los kei cars japoneses (qué son los kei cars japoneses), lo mires por donde lo mires, quizá en un manifiesto reclamo a las raíces de Suzuki. Tiene unas dimensiones de 3.700 mm de longitud, 1.690 mm de anchura y 1.595 mm de altura, con una distancia entre ejes de 2.435 mm y un ancho de vías trasero, en la versión 4WD, de 1.460 mm (10 mm menos que el 2WD).

Para tener un Ignis a medida, Suzuki ha preparado nueve llamativos colores de carrocería, cinco de ellos con posibilidad de elegirse en bitono, con techo negro, y un largo catálogo de opciones estéticas en las que se incluyen molduras y carcasas para los retrovisores, marcos de los faros antiniebla, parrilla y algunos adhesivos con gráficos camperos para la vista lateral.

Con todo ello, no se renuncia a la practicidad, porque el Ignis es un coche bastante funcional. El acceso a cualquiera de sus dos filas es tan cómodo que resulta raro apreciarlo en un mini SUV; en este punto, puede llegar a ser, incluso, la envidia de otros vehículos de categorías superiores.

Las puertas traseras quedan en un ángulo de 90 grados y, junto con el gran marco de acceso que dejan, permiten una entrada fantástica para personas de cualquier rango de edad. Hablábamos de su generosísima altura libre al suelo (de 180 mm, como la del Jimny), que lo coloca como punta de lanza en el nicho de los crossover urbanos en este aspecto, y esto es una cualidad muy buena para cualquier SUV que se precie, puesto que en el ADN tiene que llevar, al menos, la imagen de todocamino (resaltada en este caso, además, con unos considerables pasos de rueda). Sin embargo, este concepto no dificulta en lo más mínimo el acceso al interior.

El frontal, la trasera y la vista lateral están creadas a partir de un estilo 100% japonés. En el mercado europeo está funcionando bastante bien (y están vendiendo más versiones AllGrip de las esperadas en un principio) pero la estética es muy asiática. Es lo contrario de lo que podemos apreciar, por ejemplo, en el utilitario Swift de tercera generación, cuyo exterior ha sido concebido puramente para el mercado del Viejo Continente.

Tiene detalles que aumentan su nivel de calidad exterior, como unas simuladas tomas de aire que rodean los faros delanteros, con tecnología led en esta versión GLX tope de gama, o los parachoques pintados del color de la carrocería (con excepción de una pequeña parte horizontal de la trasera, que está plastificada a propósito para acentuar la imagen de crossover, igual que los pasos de rueda). Los grupos ópticos de la zaga también incluyen este alumbrado y, a pesar de estar divididos en dos partes (la del interior se incrusta en el portón del maletero), confluyen de manera perfecta y lineal al cerrarse.

El pequeño spoiler que le sale en la zona alta de detrás lo dota de más dinamismo, al mismo tiempo que le suaviza las líneas geométricas muy marcadas y cuadradas de la luna trasera en la vista lateral. Es un extra más de los que se incluyen en el amplio registro de personalización. Para completar su presumido diseño, monta unas llantas de aleación de 16 pulgadas pintadas en negro con neumáticos de dimensiones 175/60 R16 que permiten una conducción muy cómoda, empañada a veces por unas suspensiones algo duras.

El sobrecoste que tiene el color Naranja Perlado Metalizado de esta unidad es de 345 euros (bastante menos que el que cobran otras marcas por pinturas metalizadas similares), que se incrementaría en 205 euros si se escogiera con el techo negro. Además, a nivel de pulimentado, no encontrarás ninguna corrosión, adulteración ni un acabado incompleto o mal rematado. Todo su diseño está concluido de manera que da una sensación de coche con clase y, por supuesto, carácter.

Te puede interesar...

Christian García

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba