Probamos el Subaru BRZ21

Probamos el Subaru BRZ

27 Abril, 2012, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Ya te hemos hablado en varias ocasiones del Subaru BRZ, con su bajísimo centro de gravedad, sus 200 CV, su motor bóxer y su propulsión trasera. Tras deleitarnos con el anuncio de su deportividad, por fin lo hemos conducido. ¿Qué se siente tras su volante?

Probamos el Subaru BRZ21

Esta historia comienza el 5 de octubre de 2005, cuando la marca se pone de acuerdo con Toyota para compartir I+D+I, producción y nuevas tecnologías. Casi tres años más tarde, el Subaru BRZ y el Toyota GT86 ya están definidos; estos “mellizos” (difieren en los colores exclusivos de la carrocería y en una suspensión delantera algo más rígida para el Subaru) van dejando caer “pistas” sobre su aspecto en distintas muestras –el Subaru BRZ Concept STI apareció en el Salón de Los Ángeles– hasta realizar su presentación mundial en el pasado Salón de Tokio. Su producción conjunta comienza en marzo; Subaru se encarga de la ingeniería y la manufactura, Toyota, del diseño… Y así llegamos hasta hoy. Los primeros Subaru BRZ han llegado a España.

Subaru BRZ, frontal21
El eje delantero muestra el mismo esquema de suspensión empleado en el Subaru Impreza STI, aunque afinado en exclusiva para el BRZ.

Se trata de unidades de pre-serie que servirán para recoger datos y, mientras se “afinan” los modelos de producción (estarán en los concesionarios a finales de este año), algunas personas -afortunadas- han podido conducirlas. Me cuento entre ellas.

El BRZ es uno de los tres modelos que la marca japonesa lanza en Europa en 2012 (con el Subaru XV y el Subaru Impreza). Forman parte de la estrategia “Motion V”, que prevé aumentar las ventas de la firma, rebajar un 30% los consumos y mejorar el atractivo de sus productos en 2015. ¿Cuál será el papel de nuestro protagonista? Aumentar la diversión en la conducción.

El Subaru BRZ “pone una sonrisa en tu cara”

No es broma; cuando se habló de los objetivos del Subaru BRZ, uno de ellos fue “poner una sonrisa en la cara del conductor”. Para ello, lógicamente, se necesita un coche que proporcione diversión, lo que se ha logrado con tres premisas.

La primera es un centro de gravedad muy, muy bajo: 460 milímetros, según afirma la marca, lo que se consigue con la novedosa configuración del motor bóxer 2.0 (con 200 CV y la inyección directa D-4S de Toyota), situado lo más bajo y centrado posible. Una posición de conducción también muy baja y centrada contribuye a aumentar las sensaciones deportivas. Si a esto sumamos un peso de 1.239 kilos –con un reparto óptimo entre el eje delantero y trasero, según Subaru- y una cuidada aerodinámica, resulta un coche que, sobre el papel, debería ser como un parque de atracciones.

Subaru BRZ, trasera21
El difusor subraya la deportividad y el rendimiento aerodinámico del Subaru BRZ.

La unidad que tengo entre mis manos está asociada a un cambio automático de seis marchas que obedece rápidamente a las órdenes que se dan en modo manual (mediante la palanca o las levas tras el volante). Sube de vueltas con aplomo, el propulsor ofrece un sonido precioso y es en la zona alta del tacómetro donde da lo mejor de sí. Los consumos oficiales no son exagerados: 6,9 l/100 km, si bien la cifra real será algo más elevada en cuanto nos descuidemos con el pie derecho… Aun así, Subaru anuncia que estamos ante el motor deportivo atmosférico más eficiente del mundo.

Zigzagueando en las curvas y poniendo a prueba una dirección precisa (el volante, de diámetro más pequeño de lo habitual, tiene un tacto excelente), llegamos al punto fuerte del Subaru BRZ –y a la segunda y tercera premisas-: un chasis correctamente afinado y una conducción segura.  La suspensión sujeta la carrocería con firmeza (el bajo centro de gravedad también ayuda en el aplomo) y el agarre es superior: ofrece altas dosis de confianza en los giros. Digiere sin rechistar los cambios de apoyo y la propulsión trasera ayuda, sin ser escandalosa (hay que alabar el trabajo del diferencial), proporcionando esa dosis de dinamismo, ese punto de diversión que un vehículo de tracción delantera no puede ofrecer. El resultado es soberbio, aunque el asfalto está delicado (ha llovido y hay zonas con humedad) y no me atrevo a “buscarle las cosquillas” desactivando los controles de estabilidad y tracción. Eso sí, el modo Sport está conectado, no podía ser de otra forma en un coche como éste…

Vídeo: el Subaru BRZ, en acción

Vamos enlazando una curva tras otra con precisión, sorprendidos de los errores que perdona el Subaru BRZ (Boxer Rear-wheel drive Zenith, en sus siglas en inglés) gracias a su gran aplomo, cuando nos damos cuenta de que es hora de volver. Ya está, hemos disfrutado del único coche de propulsión trasera con motor delantero bóxer (afirma la marca), toda una delicia para el conductor… ¿Y los pasajeros?

¿Cuántas personas pueden viajar en un Subaru BRZ?

Cuatro, pero te recomiendo que sólo sean dos. El Subaru BRZ es el sport coupé 2+2 con propulsión trasera más pequeño del mercado y eso se nota en las plazas posteriores, sin apenas espacio para las piernas. Está bien saber que cuentas con ellas en caso de necesidad, pero no son aptas para viajes largos (de hecho, la propia automovilística da la opción de quitarlas y aprovechar ese hueco para meter neumáticos 215/45R17 y largarte al circuito más cercano…).

Aquí, el verdadero protagonista es el conductor y hacia él se orientan todos los mandos, diseñados con una atención extra hacia la función y el control para que los ojos se desvíen lo mínimo posible de la carretera. Lógicamente, será él quien más disfrute del comportamiento del Subaru BRZ, previo pago de 29.900 euros, el precio inicial del modelo.

¿Será el Subaru BRZ tu próximo coche?

Hay muchas opciones muy divertidas en el mercado; desde el mítico Mazda MX-5 hasta el Porsche Cayman, pasando por el Nissan 370Z, el Audi TT o el Peugeot RCZ… Pero algunos de ellos no cuentan con propulsión trasera (que siempre aporta un “extra” de diversión en las carreteras retorcidas) y casi todos son más caros, por lo que el Subaru BRZ se presenta como una opción muy equilibrada si ya tienes un primer coche y quieres otro “de capricho”. Habrá que esperar a que las versiones definitivas de producción estén en la calle para ver si su comportamiento es igual de afinado (los ingenieros afirman que el chasis aguantaría otros 50 CV más), pero, de momento, te aseguro que su objetivo, “poner una sonrisa en la cara del conductor”, está conseguido.

Ficha técnica Subaru BRZ

  • Potencia: 200 CV / 7.000 rpm
  • Velocidad máxima: De 210 a 230 km/h
  • 0 a 100 km/h: De 7,6 a 8,2 segundos
  • Emisiones CO2: De 126 a 240 g/km
  • Precio: Desde 29.900 euros

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba