Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Cerrar X

Prueba del Smart Brabus Fortwo Cabrio: el urbanita rebelde

Prueba del Smart Brabus Fortwo Cabrio: el urbanita rebelde

7 septiembre, 2017

¿Existe algún coche más urbano que el Smart Fortwo? Es el mejor aliado para aparcar en el centro de las ciudades, pero ni en estos particulares entornos es necesario renunciar a la deportividad. Por eso, hemos querido poner a prueba el Smart Brabus Fortwo Cabrio, que monta un pequeño motor de nada menos que 109 CV. Os detallamos nuestras sensaciones.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 6

Bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Conducción urbana
  • Sonido del motor
  • Cambio de doble embrague

Mejorable

  • Subwoofer en el maletero
  • Habitáculo poco aislado
  • Bandeja del maletero

En los tiempos que corren, parece una contradicción comprarse un coche absolutamente urbanita y que su mecánica no sea 100% eléctrica. Sí, es cierto que se benefician de grandes ventajas; sin embargo, todos sabemos que hay mucha gente a la que no le gusta renunciar ni un ápice a la deportividad y al dinamismo, ni siquiera en un coche destinado sólo a moverse por ciudad. Y, claro, prefieren la gasolina a la electricidad…

Hemos puesto a prueba al más pequeño del Grupo Daimler, pero en su versión más gamberra. Este Smart Brabus Fortwo (biplaza) Cabrio es perfecto para ese nicho de personas que citábamos antes. Y, además, lo es también para esas épocas del año previas o posteriores a los meses de julio y agosto y sus 40 grados a la sombra. Así no sufrirás una insolación al doblar la lona…

Por dimensiones, la maniobrabilidad del Smart en entornos urbanos está mucho más que conseguida. Además, el motor 0.9 turbo de 109 CV y la transmisión automática de doble embrague hará que la movilidad sea muy divertida. El asombro empieza con solo girar la llave: un bonito y bronco sonido emana de su doble salida de escape, situada casi en el respaldo del asiento.

Es evidente que, si hay algo que un coche urbano tiene que consumar, son los aspectos de fácil manejo y de reducidos consumos. El primer concepto lo supera con la máxima nota; el segundo, ya no tanto. Es normal, para eso hay otras alternativas. No obstante, al usuario de este coche -generalmente, jóvenes con exigencias de movilidad en ciudad y con espíritu deportivo- eso no le importará demasiado. Vamos a “destriparos” todo el análisis que hemos hecho a este pequeñín realmente indomable.

Diseño La reducción al cubo

Smart BRABUS Fortwo Cabrio, el urbanita rebelde.
Su estética cuenta con detalles más deportivos que la versión básica, pero sabes que no estás ante un Smart cualquiera cuando arrancas su motor; el Brabus brama.
Ampliar

La esencia de un coche de ciudad es que su tamaño sea pequeño, así nos garantizamos un fácil aparcamiento y la posibilidad de realizar de manera sencilla todo tipo de maniobras. El Smart Fortwo es la definición exacta y más concreta de ello.

Con unas dimensiones de 2.740 mm de largo (45 mm más que el cabrio básico), 1.663 mm de ancho y 1.543 mm de altura (9 mm más bajo), se hace difícil no encontrarle rápidamente un lugar de estacionamiento en ciudad. Además, con un radio de giro reducidísimo con algo más de vuelta y media de volante, las maniobras se realizan en un santiamén.

El peso de esta versión se fija en 1.040 kg, 45 kg más liviano que el Smart eléctrico y exactamente el mismo número más pesado que la variante Brabus con techo duro. En delgadez todavía le gana su hermano Fortwo más recatado. A pesar de ser una cifra que haría ganar a otros modelos el adjetivo de ligero, sorprende que pase de la tonelada en este biplaza que no llega ni a los tres metros de longitud. Es, más o menos, lo que da en la báscula un Citroën C4 Cactus con caja de cambios manual y con casi metro y medio más de largo. Esto se debe, en gran parte, al sistema de capota que, como decimos, aumenta el peso en 45 kg más y a otros elementos que también añaden peso, como la caja de cambios automática de doble embrague, la suspensión deportiva, el chasis especial y la caja de seguridad o el escape Brabus.

Es evidente que, sólo con ver el exterior de este coche, sabemos que no estamos ante un Smart normal. Se diferencia de la versión de acceso por varios detalles dinámicos que pasamos a describir.

En primer lugar, por las pequeñas tomas de aire situadas sobre los pasos de rueda traseros para refrigerar el motor; también por las llantas específicas para la serie Brabus, de nombre Monoblock IX, que montan neumáticos Yokohama con diferentes medidas en el eje delantero y en el trasero: 185/50 R16 y 205/40 R17, respectivamente.

La pintura Gris Titanio en mate de la parte delantera de la carrocería y de las puertas, que tiene un sobrecoste de 562 euros, combina con otro gris mate “Graphite Grey” para la llamada célula de seguridad -que comprende el pilar C y el suelo del coche y que es el protector del motor, por así decirlo-, cuyo precio de 284 euros se paga también aparte, le dan un toque especial. Ambos tonos no son exactamente iguales y se nota a simple vista. Gran parte de la carrocería está compuesta por absoluto plástico para aligerar peso, de tacto suave y con buenos acabados, pero blando y hundible en los voladizos y en el capó a la hora de apretar.

Estamos, como sabéis, ante la versión descapotable. Mediante un simple botón con dos funciones (abrir y cerrar capota), la lona se pliega hasta su totalidad en dos fases. La primera recoge la lona de la parte superior, lo que sería todo el techo dejándolo al aire libre; la segunda, volviendo a accionar el botón, baja la parte superior de la zaga hasta la altura del portón del maletero, haciendo descender el pequeño spoiler hasta el punto que podéis ver en las imágenes.

El frontal no cambia con respecto a sus hermanos de gama excepto por los antiniebla, opcionales en la mayoría de versiones, y por la zona baja de los paragolpes, que cuenta con los extremos salientes, algo que dota al Smart de una imagen más agresiva. Un aspecto a mejorar sería el sistema de apertura y cierre del capó. Con solo presionar las dos pestañas que están insertas en la parrilla, todo aquel que desee abrir el capó podrá hacerlo. Y eso, en un coche que va a pasar muchas horas en la calle, no lo veo demasiado bien… ¿Quién te asegura que no va a haber un listo que te vierta cualquier tipo de líquido en el depósito de los frenos o los limpiaparabrisas o que, simplemente, te robe la batería? Al abrirlo, la pieza quedará colgando sobre el frontal por medio de dos cintas algo pobres. Además, la maniobra de cierre no es menos incómoda, ya que puede llevarte minutos conseguir un correcto ajuste del capó.

Para terminar, llegamos a la parte trasera. Es, sin ninguna duda, la perspectiva más radical que vamos a tener del Smart, gracias a su escape deportivo con doble salida. El sonido que sale de él es francamente bonito. El acceso al maletero, teniendo en cuenta que no hay demasiado maletero y que no es un coche pensado para transportar más que algunas bolsas o una maleta no muy grande -si superpones una encima de otra, te tapará la visión trasera-, tiene el hándicap de que está bastante limitado. Esto es así, al menos en esta versión descapotable, porque el propio portón del maletero es ancho pero muy reducido en altura. Se puede conseguir algo más de espacio desplegando una parte de la capota mediante el simple accionamiento de dos clavijas.

Interior Confortable para ciudad y recorridos cortos

El cuentarrevoluciones está colocado de forma que evoca el reloj de la presión del turbo.
El cuentarrevoluciones está colocado de forma que evoca el reloj de la presión del turbo.
Ampliar

Estos vehículos van a recorrer, en general, distancias no demasiado largas, por lo que se puede sacrificar en cierto modo el confort de marcha por la cualidad de hacer disfrutar a su usuario durante la movilidad urbana. La comodidad que ofrece este Smart para viajes largos no es la mejor, pero es que no está enfocado a ello; quizá el entorno más rápido que vaya a pisar con frecuencia sea una circunvalación, donde se comporta con nota en cuanto a la estabilidad y manejo que ofrece. La conducción en ciudad, por tanto, se va a realizar de forma bastante confortable gracias a sus asientos deportivos de símil de cuero y tela; recogen muy bien la espalda, y la banqueta ofrece una sensación de cierta dureza que se compenetra con el espíritu deportivo, pero que dista mucho de ser una tabla.

Otra cosa es cuando hablamos de confort ambiental. Con las condiciones propias del verano, la lona recoge mucho el calor y la cosa empeora cuando te mueves por recorridos algo largos y juegas con el motor: el calor que emana se une al tremendo ruido de tener tras de ti el escape y ese sonido bonito pero demasiado penetrante. El aire acondicionado tendrá que ir al máximo y, eso sí, contamos con la gran ventaja de que tardaremos poco en enfriarnos por las pequeñas dimensiones interiores.

Justo detrás de los asientos contamos con una pequeña red separadora que se une con la bandeja -cuyo mecanismo de unión mediante velcro es algo farragoso y no está del todo bien rematado- y con el maletero. Con una capacidad de 190 litros, está destinado a dejar sitio para una maleta no demasiado grande o algún conjunto de bolsas. Lo cierto es que podría ser mucho más aprovechable por sus formas, pero en el lado izquierdo nos encontramos un generoso subwoofer que entorpece constituir cualquier tipo de puzzle con más bultos. El acceso es muy limitado por un portón de poca talla y por la terminación de la lona, aunque se puede ampliar un poco el marco desplegando la parte de arriba. Además, una vez abierto el portón, se permite sujetar un bulto que pueda sobresalir del maletero con una plataforma adecuada con ganchos.

Los materiales que envuelven el habitáculo, pese a tratarse de un hermano generalista del súper lujo de Mercedes, no son de enormes calidades, pero sí están muy bien rematados y cuidados en sus detalles. La textura del salpicadero es algo rugosa, porque la tapicería imita los repuntes de panal de abeja. Los asientos recogen de manera fabulosa por su estilo deportivo y son bastante cómodos gracias al símil de cuero y tela que los compone (de serie, en la versión Brabus).

Al ser la versión tope de la gama, se diferencia del resto en una serie de detalles: el pomo del selector del cambio y del freno de mano están rematados con el logo de Brabus; el cuentarrevoluciones es específico de esta versión y también cuenta con la leyenda del preparador; los asientos tienen una forma deportiva que se nota sobre todo en el reposacabezas; y los pedales cromados, aunque otras versiones altas de equipamiento de Smart pueden equiparlos de forma opcional, en esta unidad vienen de serie.

Todos los demás elementos que no son propios del Brabus son piezas compartidas directamente con el Renault Twingo -recordemos que Daimler tiene una colaboración con la marca gala en la producción del Smart-. Así, la consola central con la pantalla multimedia, la instrumentación, las formas redondeadas en las salidas de aire, los tiradores de las puertas y todos los botones restantes del habitáculo son los mismos que os podéis encontrar en el urbano francés. En este punto, incluso la calidad de los materiales es igual. Evidentemente, algo así no justificaría los cerca de 7.000 euros de diferencia con la variante GT del Twingo -que ofrece además dos plazas adicionales-, pero, en el caso del Smart, no se paga por el interior, sino por ese plus de prestaciones que te da esta versión más potente y descapotable.

Si tuviera un interior más insonorizado -se escucha el ruido del motor una barbaridad- y, sobre todo, si fuera más aislante del calor -al cabo de un rato y si le das alegría al motor, el interior se convierte en una completa sauna-, este Smart ganaría mucho más en comodidad. Tampoco son muy agradables las fuertes vibraciones que se sienten dentro al tener al 0,9 litros arrancado en ralentí. Por otra parte, el habitáculo deja un correcto espacio para dos personas y para su natural acople. Gente que pasa de los 1,80 metros no tendrá problema ni por dar en el techo ni por pegar con las rodillas en la guantera o doblar los pies. Lo que sí hay que destacar es la buena impermeabilidad de la lona: durante la prueba diluvió un par de días y, a pesar de que a simple vista no se ve demasiado gruesa ni rígida, no hubo ni un ápice de admisión.

Por último, hay que decir que, como no se espera de otra forma en un coche de estas dimensiones, todo está en su sitio y todos los mandos se sitúan muy a mano. La ergonomía, por tanto, de este Smart es muy buena y el tacto de los botones y el manejo de la consola central -ambos elementos de origen Renault, como el motor-, también. El volante de cuero es muy suave y tiene unas pequeñas y duras levas tras él y la columna de dirección es regulable en altura, aunque esto último entra dentro de un paquete opcional de confort (con asiento ajustable y retrovisores calefactables) por el que hay que pagar 278 euros más. El tacto del freno, eso sí, es muy sensible y hay que acostumbrarse para no tener una primera frenada en seco acompañada por la reducción de la caja de cambios de doble embrague.

Motor La correcta mutación del motor Smart

El motor 0.9 gasoline rinde 109 CV, 7 CV más que su antecesor.
El motor 0.9 gasolina rinde 109 CV, 7 CV más que su antecesor, y está ubicado sobre el eje trasero; en la imagen vemos el capó por donde se llenan los distintos depósitos.
Ampliar

El motor de este Smart BRABUS es el tricilíndrico de 0,9 litros de origen Renault que monta la versión de 90 CV, pero en esta ocasión el preparador de Daimler, Brabus, ha metido la mano para “sacarle” casi 20 CV más de potencia y 7 CV más que el anterior BRABUS Fortwo. Está situado sobre el eje trasero, justo tras los ocupantes -bajo el maletero- y desarrolla 109 CV a 5.750 rpm y un par máximo de 170 Nm, 20 Nm más que la versión de 90 CV, gracias a un aumento en la presión de inyección del combustible, a una mejora en la admisión del aire al motor (turbo) y a una reducción de la contrapresión en el escape con las salidas deportivas. También cuenta con el sistema de eficiencia Start&Stop.

Por poner un ejemplo de la relación peso potencia que tiene el Brabus y de sus prestaciones, es capaz de bajar de la cifra de los 10 segundos en el 0-100 km/h (lo hace en poco más de 9,3 segundos), algo que no es fácil y casi imposible para la mayoría de coches de su segmento. Además, Smart asegura que el BRABUS Fortwo Cabrio logra una punta de más de 160 km/h.

Este motor está asociado a una muy buena, efectiva y más rápida caja de cambios automática de doble embrague y seis velocidades que transmite la potencia al eje de atrás y que se puede manejar en modo manual con levas o mediante la palanca. Además, el Brabus incorpora el modo Race Start -una especie de launch control– para dar todo de sí en la salida.

La respuesta del motor es muy buena; rápido, casi sin darte cuenta ves que has rebasado las 4.000 vueltas con solo acariciar el acelerador. Las revoluciones suben de forma instantánea en poco tiempo y hay motor hasta las 6.000 rpm, donde encontramos su mayor zarpazo. El sonido es muy bonito y llega a sonar muy bronco. De ello dieron buena cuenta en Daimler, porque, cuanto más suena el motor, más alto se pone automáticamente el volumen de la música para que no dejes de oírla…

Si bien tanto el motor como la transmisión permiten divertirnos con sus respuestas y con lo que ofrecen, también es cierto que en determinados trayectos urbanos pueden molestar o incomodar las transiciones algo bruscas de marchas o la salida en parado que tiene al meter el pie en el acelerador. Sin embargo, es lo que debemos pedir a un coche así. Está preparado a cada momento para dejar claro que no es un Smart al uso, sino una unidad mucho más especial. Para suavidad están los de 71 CV…

Comportamiento Se siente su vena deportiva cada segundo

Sus 109 CV tiran de su liviana carrocería con mucha fuerza.
Sus 109 CV tiran de su liviana carrocería con mucha fuerza.
Ampliar

El comportamiento del Smart Brabus Fortwo Cabrio es muy dinámico, rígido y -aunque parezca mentira- estable. A pesar de ofrecer una conducción (limitadamente, por su tamaño) deportiva y de tener unas dimensiones que podrían dificultar llevar a cabo este tipo de conducción, ya que apenas tiene distancia entre ejes, también es un coche muy noble. Realizando este tipo de manejo más dinámico no te va costar llevarle por donde quieres y tampoco te va a sorprender con algún tipo de peligro, a menos de que sobrepases unos límites que están bien definidos, claro. Además, Smart equipa en el Brabus un modo exclusivo llamado “Race Start” que tiene la función de ofrecer la máxima potencia en una salida -un launch control, en pocas palabras-.

Está claro que de todos modos no es un coche enfocado a ello. Es un coche de ciudad, con el que puedes realizar kilómetros en carreteras o autovías, sí, como todo vehículo a motor que se catalogue como tal, pero el objetivo y el hábitat natural de cualquier Smart -ya sea de 71 CV o de 109 CV- no es ese. Por tanto, abriendo un pequeño paréntesis en el que indico que [su comportamiento en carreteras reviradas, como he dicho, es franca y positivamente sorprendente, con reacciones vivas pero sin amenazas demasiado ásperas, así como en autovías (a falta de fuertes ráfagas de viento, que harían peligroso su uso por sus pequeñas dimensiones), donde ofrece un correcto confort para distancias no demasiado largas (un viaje de dos horas combinando autovía-convencionales 75%-25% se aguanta)], pasamos a detallar la conducta en ciudad, que es para lo que se entiende.

Como decíamos en la entradilla, los menos de 2,80 metros de longitud son ideales para la complicada labor de encontrar aparcamiento en el centro de las grandes ciudades. La maniobrabilidad que ofrece, con menos de dos vueltas de volante y un radio diminuto de giro, es perfecta. Todo ello y su corta batalla permiten que entrar o salir de un hueco sea realmente fácil, algo que resulta todavía más sencillo si se opta por equipar los sensores traseros y la cámara.

En los asientos es fácil notar vibraciones procedentes del motor, sobre todo al ralentí, pero realmente no llega a perturbar demasiado la comodidad, y menos en recorridos cortos. Su dirección es muy directa y está asistida en función de la velocidad que se lleve, en efecto, para conseguir ese acento dinámico. Esa deportividad está muy lograda al sentir y probar la suspensión deportiva -valga la redundancia- de nombre Brabus Performance Sport Suspension. Se hace algo dura en entornos urbanos, pero se presupone así, como en toda versión más radical. La división alemana la ha compuesto con nuevas barras estabilizadoras en el eje delantero que hacen ganar un 20% más de firmeza con respecto al anterior Smart Brabus. En conjunto, es un coche muy ágil y vivo, aunque quizá, si nos pasamos de éxtasis en algunas curvas largas a velocidad constante, puede pecar de ser un pelín subvirador.

Por último, el equipo de frenos está compuesto por discos ventilados delante y frenos de tambor detrás. Tal y como apuntábamos antes, el pedal es algo sensible y tienes que acostumbrarte a su tacto para no resultar muy brusco, ya que, al accionarlo, contamos también con la reducción que lleva a cabo la caja de doble embrague, un poco violenta, sobre todo en las transiciones de tercera a segunda y de esta a primera.

Equipamiento Gran catálogo de caras opciones

Esta versión está disponible a partir de 22.650 euros.
Esta versión está disponible a partir de 22.650 euros.
Ampliar

El Smart Brabus Fortwo Cabrio tiene un precio de partida de 22.650 euros, en el que se incluyen elementos como la imagen dinámica, las llantas de 16 (delante) y 17 (detrás) pulgadas, la tapicería interior en símil de cuero y tela o la elección entre tres colores metalizados de la carrocería (negro, blanco o rojo).

A partir de ahí, hay muchas opciones que se pueden ir agregando al coche en función de gustos: gran abanico de elementos de personalización, sistemas de asistencia y seguridad, confort y entretenimiento.

La unidad de pruebas, en concreto, contaba con cerca de 4.000 euros en extras. Algunos de ellos son la pintura gris mate (unos 850 euros por las dos partes de la carrocería, bodypanels y tridion); el paquete City (363 euros) con depósito de 35 litros de gasolina, reloj, cuentarrevoluciones y paquete Confort (asiento del conductor regulable en altura, profundidad y respaldo, columna de dirección regulable y retrovisores exteriores eléctricos y calefactables); paquete Cool & Media con climatización automática y sistema de infoentretenimiento de 7 pulgadas de Renault (1.391,50 euros); paquete LED & Sensor con faros halógenos, función de bienvenida, luces diurnas de led, antinieblas delanteros y sensor de lluvia y luminosidad (520,30 euros); o ayuda trasera para el aparcamiento con sensores (308 euros).

El trabajo del equipo de audio está enturbiado por el atronador sonido del motor. Para escuchar correctamente la radio, has de subir bastante el volumen y, cuando circulas a los márgenes legales de velocidad en carreteras rápidas, ya se encarga el propio sistema de hacerlo de manera automática para que no te olvides de que lo llevas encendido, porque con el ruido del escape a veces es imposible escucharlo. En cuanto a la calidad del sonido de audio, es correcta, aunque se nota que el sistema no lo firma ninguna prestigiosa compañía como en multitud de versiones top, que brindan una sonoridad más fina. En este caso, sería un desperdicio por eso que comentamos sobre el sonido del motor.

Realmente, como decimos, las opciones irán a gusto del consumidor, sobre todo las que tienen que ver con darle ese toque de individualidad o carácter estético propio al exterior del coche (se puede pintar hasta de colores fluorescentes), pero realmente recomendables podemos decir que son el paquete Cool&Media -gracias al climatizador y su aire acondicionado pudimos aliviarnos del calor que desprende el motor-, la ayuda al estacionamiento -sobre todo en ciudad es muy útil- y el paquete Confort, que sin el depósito de 35 litros y los relojes te supondrá un ahorro de alrededor de 100 euros.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Tercera luz de freno
  • Airbags cabeza-tórax
  • Ayuda automática al arranque en pendientes
  • ESP: programa electrónico de estabilidad
  • Control de la presión de los neumáticos
  • ABS: sistema antibloqueo de frenos con distribución electrónica de la fuerza de frenado
  • Isofix
  • Airbag conductor y acompañante
  • Airbag de rodillas para el conductor
  • Cierre centralizado con radiotelemando, señal óptica de cierre y bloqueo

Equipamiento Opcional

  • 429.55 €Asistente de cambio de carril
  • 344.85 €Sistema antirrobo
  • 302.5 €Asistente de frenado activo
  • 3049.2 €smart BRABUS fortwo / Xclusive
  • 308.55 €Asistente trasero para el aparcamiento
  • 260.15 €Función de aviso de distancia frontal
  • 732.05 €Radar trasero y cámara

Confort

Equipamiento de Serie

  • Llantas de aleación BRABUS Monoblock IX de 40,6 cm/43,2 cm Pintadas en gris mate y pulidas a alto brillo
  • Luneta trasera térmica
  • Tapicería negra
  • Asiento del acompañante con acceso al habitáculo desde el maletero (respaldo completamente abatible)
  • Dirección directa con servoasistencia variable en función de la velocidad
  • Estor cubreequipajes con red portaobjetos
  • Tempomat con Limiter (limitador de velocidad programable)
  • Paquete almacenamiento Incluye red portaobjetos y guantera con cerradura
  • Barras de techo desmontables en color tridion
  • Bodypanels en negro
  • Drive lock: bloqueo automático de las puertas en marcha
  • Compartimento portaobjetos
  • Bodypanels en blanco
  • Elevalunas eléctricos con accionamiento de confort y protección antiaprisionamiento
  • Función automática de parada y arranque
  • Toma de corriente de 12 V con tapa en la consola central
  • Parrilla del radiador en negro
  • Tridion en negro
  • Capota de tela negra, eléctrica, con la ventana trasera de cristal
  • Compartimento trasero para guardar las barras de techo

Equipamiento Opcional

  • 66.55 €Alfombrillas de velour BRABUS en negro
  • 229.9 €Soporte para iPad
  • 1016.4 €Pintura de llantas individualizada
  • 284.35 €Tridion en rojo jupiter
  • 411.4 €Bodypanels en plata metalizada
  • 411.4 €Bodypanels en naranja lava metalizado
  • 411.4 €Bodypanels en marrón avellana metalizado
  • 139.15 €Tapizado en símil cuero negro
  • 175.45 €Iluminación de ambiente
  • 48.4 €Alfombrillas de velours color negro
  • 562.65 €Paquete deportivo
  • 284.35 €Tridion en naranja lava metalizada
  • 387.2 €Tridion en gris grafito mate
  • 3938.55 €Paquete tridion & Style
  • 6763.9 €Paquete color & Style
  • 2256.65 €Pintura de tridion individualizada
  • 562.65 €Paquete de color Option
  • 786.5 €Paquete color interior
  • 677.6 €Paquete Style interior
  • 586.85 €Llantas de aleación de 8 radios y 15' en color negro y plata
  • 9214.15 €smart fortwo cabrio BRABUS edition
  • 1113.2 €Capota de tela en color Marrón tailor made
  • 139.15 €Oscurecimiento automático de espejo retrovisor interior
  • 1113.2 €Capota de tela en color gris tailor made
  • 175.45 €Iluminación de ambiente Con iluminación indirecta de las puertas, el espacio para los pies de conductor y acompañante, la guantera y la consola central
  • 102.85 €Apertura capota eléctrica desde telemando
  • 284.35 €Tridion en plata metalizada
  • 411.4 €Bodypanels en azul medianoche metalizado
  • 562.65 €Bodypanels en gris titanio mate
  • 562.65 €Bodypanels en blanco luna mate
  • 114.95 €Apoyabrazos central delantero abatible
  • 278.3 €Paquete de confort
  • 363 €Paquete City
  • 411.4 €Bodypanels en amarillo tornasol metalizado
  • 5808 €Paquete cuero & Style
  • 3381.95 €Paquete color tailor made
  • 2256.65 €Paquete Style exterior
  • 3938.55 €Paquete cuero tailor made
  • 453.75 €Paquete cuero Option
  • 169.4 €Capota de tela roja, eléctrica, con la ventana trasera de cristal
  • 66.55 €Difusor de viento
  • 1113.2 €Capota de tela en color Beige tailor made
  • 284.35 €Tridion en blanco
  • 2178 €Paquete deportivo BRABUS
  • 411.4 €Bodypanels marrón otoño (metalizado)

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Paquete Cool & Audio: Incluye climatización automática con regulación automática de la temperatura y filtro combinado con carbón activado; smart Audio-System con interfaz AUX/USB, interfaz Bluetooth® con kit manos libres, audio streaming para transmisión de música y smart cross connect para iOS y Android
  • Indicador de temperatura exterior con aviso de helada
  • Cuadro de instrumentos con display monocromo con tecnología LCD y ordenador de a bordo
  • Soporte para smartphone

Equipamiento Opcional

  • 18.15 €Triángulo de emergencia
  • 556.6 €Sistema de sonido JBL
  • 314.6 €Radio digital (DAB)
  • 30.25 €Botiquín
  • 36.3 €Kit con cable/cargador para smartphone

Otros

Equipamiento de Serie

  • Depósito de combustible de 28 litros
  • Célula de seguridad tridion en color Blanco
  • Asistente para viento lateral

Equipamiento Opcional

  • 30.25 €Paquete fumador
  • 72.6 €Bandeja para botas
  • 60.5 €Listón de umbral

Consumo En ciudad saldrá caro

Cuadro de instrumentación del Smart Fortwo BRABUS Cabrio.
Cuadro de instrumentación del Smart Fortwo BRABUS Cabrio.
Ampliar

Smart homologa unos consumos muy optimistas de 5,2 l/100 km en uso urbano; 4,3 l/100 km en carretera; y 4,6 l/100 km en combinación.

Sin embargo, en ciudad -y muy lejos de lo que promete la firma alemana- los consumos reales se han disparado a más de 10 l/100 km (y a veces también a más de los 11). Sí, es cierto que el sonido del pequeño rabioso incita a ir jugando con él y quizá a no hacer la conducción más eficiente, pero todo aquel a quien le guste -creo que no habrá nadie a quien no le agrade escucharlo- lo hará del mismo modo.

Donde sí me sorprendió el pequeñín fue conduciéndolo en carreteras secundarias y autovías, donde se consolidó en 5,5 l/100 km y 7 l/100 km -por supuesto, sin la mejor aerodinámica-. Ni falta hace apuntar que siempre dentro de los límites legales de cada tramo…

Su depósito puede albergar hasta 35 litros de combustible. Puede parecer poco, pero lo cierto es que, debido a su tamaño, es imposible equiparlo con un depósito más grande. Con estos datos de consumo y capacidad, hay que destacar que, más o menos, cada poco más de 400 km habrá que parar a repostar en alguna gasolinera, aunque gracias a esos 35 l llenarlo no supondrá un coste demasiado elevado.

Rivales Rivales del Smart BRABUS Fortwo Cabrio

Smart Fortwo Cabrio 80 Brabus Aut.

Desde
23.305 €

Gasolina

Automático
6 marchas

109

9,5

4,6

104

Volkswagen Up! 1.0 TSI High up! 66kW

Desde
14.660 €

Gasolina

Manual
5 marchas

90

9,9

4,7

108

Abarth Abarth 595C 1.4T-Jet

Desde
21.000 €

Gasolina

Manual
5 marchas

135

7,9

6,0

139

Opel Adam 1.0 XFT S&S Rocks

Desde
19.342 €

Gasolina

Manual
6 marchas

115

9,9

5,1

119

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba