Prueba Skoda Spaceback 1.4 TSI 125 CV automático DSG25

Prueba Skoda Spaceback 1.4 TSI 125 CV automático DSG

5 Enero, 2017, modificada el 17 Enero, 2017 por

Encuadrado en un segmento tradicional de lo más reñido en España, Skoda nos ofrece un producto en el que encontramos espacio, confort, practicidad y un aderezo de deportividad, en este acabado Montecarlo. El motor es virtuoso; el espacio, apabullante; el comportamiento, encantador; sólo empaña el resultado final un empaque interior un paso por detrás de sus rivales.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 10

Excelente

Comportamiento 8

Notable

Interior 5

Correcto

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 9

Sobresaliente

Destacable

  • Espacio interior
  • Motor 1.4 TSI
  • Detalles prácticos

Mejorable

  • Empaque y confort
  • Precio elevado
  • Climatizador opcional

Al hacer la prueba del Skoda Spaceback 1.4 TSI 125 CV automático DSG, nos damos cuenta de que hay muchos coches compactos en nuestro mercado, casi tantos como marcas operan en él. Skoda lleva un ritmo de crecimiento positivo y sostenido desde hace años y, con el Spaceback -llegado en 2013-, abre la puerta a un segmento en el que no había participado hasta ahora. Pues puede que sea la suerte del principiante, pero el Spaceback les ha salido redondo.

Tenemos un coche de 4,3 metros de largo en el que el aprovechamiento del espacio es apabullante, con 2,6 metros de distancia entre ejes. Esto nos ofrece dos aspectos que vamos a apreciar: buen espacio interior y buen maletero. Bien realizado y con la calidad del Grupo VW detrás, también es cierto que no vamos tener un coche especialmente confortable ni con grandes alardes en materiales o acabados. Y nos parece una compra muy inteligente si buscamos un coche práctico, bien hecho, con buen motor y un precio bajo; es decir: si nos quedamos en las versiones más bajas de la gama.

En general,  podemos decir que el Skoda Spaceback 1.4 TSI 125 CV automático DSG, nos ha gustado mucho, especialmente el motor y la caja de cambios, su habitabilidad y la facilidad de su conducción. Apuesta por la practicidad y las soluciones inteligentes para desmarcarse de un nutrido grupo de rivales que le ganan en imagen de marca y sofisticación. Nos parece que debe mejorar en el confort y el empaque interiores para, de esta manera, justificar su factura.

Si os gusta el coche, adelante; pero, y sentimos que haya un “pero”, os anunciábamos que interesaban las versiones bajas de la gama, porque, en esta versión 1.4 TSI de 125 CV con cambio automático DSG y acabado Monte Carlo, la más deportiva de la gama, tenemos un coche un poco caro con respecto a lo que nos ofrece la competencia. ¿Qué queremos decir? Que, sin ir más lejos, tenemos un Ford Focus 1.6i de 125 CV con cambio automático y acabado S-Line por el mismo precio.

El Skoda Spaceback 1.4 TSI sólo está disponible con cambio automático DSG, de 7 marchas.25
El Skoda Spaceback 1.4 TSI sólo está disponible con cambio automático DSG, de 7 marchas.

Con una silueta marcada por las líneas claras y un distintivo uso de las líneas rectas, el Skoda Spaceback ha sido diseñado por un equipo comandado por nada menos que el jefe de Diseño de Skoda: Jozef Kaban. No queremos elucubrar sin conocimiento, pero es posible que todos hayan hecho prácticas en la sección de cocinas de Ikea, porque, afortunadamente, han conseguido optimizar al máximo el espacio del coche.

Cierto que parten de una buena base, como es la plataforma del Rapid; han acortado 18 cm la zaga y el Spaceback ofrece 4,3 metros de largo. Lo que no está nada mal. Por citar un ejemplo, el Renault Mégane mide lo mismo y tiene muchísimo menos maletero.

En la parte frontal, el morro está presidido por una parrilla con 19 tiras verticales y con los faros y antinieblas a su alrededor en forma de trébol. En la vista lateral, el Spaceback destaca por su estilo alargado. Parece como si hubieran estirado el coche para dar el máximo de habitabilidad y eso ha traído consigo la inserción de una tercera ventanilla, antes del pilar D.

El equilibrio entre la chapa de la carrocería y el espacio acristalado es una seña de identidad del coche, lo que consigue que todos los pasajeros de las plazas laterales disfruten de un grado parecido de luminosidad y sensación de espacio.

Además, y de serie en el acabado Monte Carlo de nuestra unidad de pruebas, el Spaceback monta un enorme techo panorámico de cristal, el más grande que fabrica la marca. Sus medidas son de más de 1,7 metros de largo por más 1,1 de ancho. No es practicable, pero tiene una doble cortina que, de manera manual, accionamos desde el interior.

Tiene un buen aspecto general, moderno aunque sencillo, y encontramos que todas las puertas cierran con suficiente sensación de solidez, aunque pesan menos y no esperéis que cierren como las de un VW Golf o un Ford Focus. Y es que este coche sería perfecto si costara 2.000 euros menos que sus rivales directos.

Te puede interesar...

Nacho Torres

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba