Prueba

Prueba Skoda Kamiq G-TEC: el precio justo

59 fotos

Ampliar

20 de octubre, 2020

Ponemos a prueba la versión de gas del Kamiq. El Kamiq G-TEC ofrece todas las virtudes del SUV urbano sumando un sustancial ahorro económico cuando circulamos expresamente con gas natural. Aquí analizamos sus ventajas y, claro, sus inconvenientes.

Skoda ha pasado en menos de un lustro de no tener un representante SUV a ofrecer una amplia gama compuesta por los Kodiaq, Karoq y Kamiq a los que en breve se le unirá el Enyaq iV. Una gama que, además, ofrece alternativas altamente eficientes que van más allá de la electrificación total del Enyaq iV. Nos referimos a alternativas que emplean el gas natural comprimido (GNC) como es el caso de este Kamiq G-TEC que aquí probamos en detalle.

Te puede interesar: Primera prueba del Skoda Octavia Combi 2020

Un modelo cuya principal virtud es sin duda el ahorro económico. Porque si bien idéntico nivel de equipamiento el Kamiq G-TEC supone un desembolso extra de 1.450 €, la realidad nos dice que en el día a día el ahorro es sustancial. Un ahorro que viene determinado por el precio del GNC en nuestro país, cuya media se sitúa en los 0,85 céntimos de euro, es decir, 32 céntimos más barato que el litro de gasolina 95 a la realización de esta prueba.

Echa cuentas

Una reducción que repercute directamente en el coste de uso ya que teniendo en cuenta los valores oficiales de consumo (que veremos en su apartado correspondiente) realizar 100 kilómetros con este Kamiq G-TEC nos cuesta 4,59 € frente a los 6,67 € que gastaríamos en un Kamiq 1.0 TSI de gasolina.Además, en lo que respecta al repostaje, rellenar los 13,8 kilos de gas que caben en sus depósitos supondrá un gasto de 11,73 € pudiendo recorrer, según las cifras oficiales, 410 kiómetros a lo que habría que añadir otros 10,53 € de los 9 litros de depósito de gasolina que dan, según la marca, para otros 220 kilómetros. En total, 22,26 euros para recorrer un total de 630 kilómetros sin parar.

Si lo comparamos con el Kamiq 1.0 TSI de 95 CV el ahorro es claro pues para llenar los 50 litros de su depósito de gasolina tendremos que desembolsar 58,5 €, es decir, 36,24 € más que con nuestro protagonista bifuel. Una cuenta que sale muy favorable al G-TEC pese a que con el TSI podamos recorrer 877 kilómetros ciñéndonos a los datos oficiales.

Ventajas medioambientales

Si todo lo anterior no ha conseguido tocarte la fibra sensible, quizá sí lo haga el componente ecológico del mismo ya que comparado con la gasolina, el GNC emite alrededor de un 20% menos de CO2 y significativamente menos óxido de nitrógeno (NOx), concretamente 26,5 mg/km en este Kamiq G-TEC frente a los 29,3 mg/km del Kamiq TSI. Pero además, este combustible no genera ningún tipo de partículas contaminantes.

A todo ello se suma la importancia de la etiqueta ya que esta versión de gas luce con orgullo la etiqueta ECO de la DGT adherida a todas las ventajas que conocemos y entre las que destacan el acceso ilimitado al centro de las ciudades, la rebaja en el pago de la zona SER de aparcamiento o la posibilidad, siempre que así se habilite, de circular por los carriles BUS-VAO.

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Habitabilidad interna
  • Consumo gas contenido
  • Precio del kilo de GNC

Mejorable

  • Autonomía con gasolina
  • Respuesta a bajas rpm
  • Maletero menos capaz

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: No varía

Por fuera es idéntico al de cualquiera de otros Kamiq.

59 fotos

Ampliar

A nivel estético, este Kamiq G-TEC no aporta diferencias con respecto a cualquier otro Kamiq de la gama. Únicamente la colocación del logo G-TEC en el portón y de la etiqueta ECO en el parabrisas delantero, nos desvelarán su naturaleza eficiente.

El resto inalterable pues este Kamiq mantiene la atractiva silueta sobre la que nació (heredada del Vision X Concept) con elementos tan atractivos como la doble luz delantera, una parrilla generosa o unas formas abultadas que le confieren un aspecto musculoso. Todo ello envuelto en unas dimensiones de compactas, 4,24 metros de largo, 1,79 de ancho y 1,55 metros de alto que le sitúan justo por debajo del Karoq pero por encima de sus dos primos hermanos, los Seat Arona y Volkswagen T-Cross.

Interior: Pierde maletero

El puesto de conducción desprende calidad.

59 fotos

Ampliar

En el habitáculo ocurre algo similar pues a excepción del segundo medidor de combustible destinado al GNC y que se coloca en la esfera izquierda, el resto se mantiene idéntico. El ordenador de a bordo también suma pantallas específicas para informarnos del gasto y la autonomía resultantes de utilizar tanto el GNC o como la gasolina así como una específica que nos alerta de la calidad del gas repostado.

Este Kamiq G-TEC y por extensión el resto de Kamiq destacan por su perfecto equilibrio entre sencillez de uso y digitalización. Nos gusta que la pantalla central táctil esté situada a mano y que su manejo sea bastante intuitivo. También agradecemos que se mantengan los comandos de la climatización al margen y que además estos sean analógicos.

La calidad de construcción es buena y los materiales empleados son bastante más robustos que los de sus dos primos-hermanos. Aunque existen, no abundan los plásticos duros y en el caso de encontrarlos su ajuste es casi perfecto. La habitabilidad en líneas generales es buena con una zona trasera apta para dos adultos de estatura media gracias, en parte, al amplio hueco disponible para las piernas.

Ahora bien, adquirir esta versión G-TEC si provocará que notemos una pérdida considerable en su maletero. Por desgracia la firma no facilita el dato exacto pero en vivo sí se observa un hueco bastante más reducido que los 400 litros del resto de versiones de combustión. Una merma que se nota pues a poco que metamos dos maletas de mano prácticamente habremos acaparado todo volumen del mismo. Si lo comparamos con el Seat Arona que tiene la misma capacidad, estaríamos hablando de una pérdida cercana a los 120 litros. Al menos sí mantiene los ganchos para colgar bolsas o la posibilidad de abatir los asientos traseros en una proporción 40/60.

Motor: Solvente para el día a día

El motor TGI ha sido especialmente modificado para funcionar con gas.

59 fotos

Ampliar

El propulsor que equipa este Kamiq G-TEC es el 1.0 TGI de tres cilindros. Un bloque que deriva del 1.0 TSI que todos conocemos pero que ha sido pertinentemente modificado para funcionar con GNC. Cuenta con distintas levas de entrada y escape, un cabezal de cilindro revisado, una nueva toma de inducción, un regulador electrónico de la presión del gas, toberas de inyección especiales adaptadas para funcionar con GNC y válvulas de escape más resistentes a las altas temperaturas.

En total genera 90 CV (95 CV en el TSI) entre las 4.000 y las 5.500 rpm así como un par máximo de 160 Nm entre las 1.800 y las 3.800 vueltas. El encargado de gestionar todo ello es, exclusivamente, la transmisión manual de seis relaciones pues no hay opción alguna de equipar la caja automática DSG de siete.

Es un motor silencioso que no oculta por ello su naturaleza tricilíndrica y cuenta con un empuje bastante progresivo que, en ocasiones, peca de perezoso. El principal motivo no es otro que el escaso par que genera y que impide que nos movamos con soltura en algunas situaciones. A velocidad de crucero tiene una ventaja, es prácticamente imperceptible.

Comportamiento: Para ir tranquilo…

El Kamiq destaca por ser un coche muy equilibrado y confortable.

59 fotos

Ampliar

En marcha no se aprecian grandes cambios frente al Kamiq TSI más allá de, como decíamos, una falta patente de explosividad en los primeros metros. El Kamiq G-TEC se muestra como un vehículo demasiado perezoso en las arracachadas al que le cuesta ganar velocidad. De hecho, cifra un 0 a 100 km/h de 12,5 segundos que implica ser casi un segundo y medio más lento que el TSI de 95 CV.

A velocidad de crucero es donde menos cambios se perciben y el Kamiq G-TEC se comporta como un coche cómodo y ágil. Es tan bueno para realizar un viaje como para desenvolvernos por carretera secundaria. El coche es bastante noble en cualquier situación y circular con él resulta una tarea sencilla.

Apunte: el coche siempre arranca con GNC a excepción de si la temperatura ambiente es inferior a los 10º C bajo cero o si la presión dentro del depósito de gas cae por debajo de 11 bares que lo hará entonces con gasolina. Otro detalle, a diferencia de los modelos de GLP no hay opción de variar entre combustibles y nos moveremos siempre con gas hasta que se gasten los 13,8 kilos de depósito. En caso de que pase eso el salto a gasolina es imperceptible.

Equipamiento: Como uno más

Hay diferentes tipos de tamaño de pantalla.

59 fotos

Ampliar

Skoda ha querido que las versiones de gas del Kamiq sean tratadas como el resto por parte del público. Por ello el Kamiq G-TEC está disponible en casi los mismos niveles de acabado que el resto de la gama: Active, Ambition y Style, dejando a un lado los Sport, Monte Carlo y Scout.

En el caso de nuestra unidad, el nivel de acabado que le correspondía era el más alto para esta especificación, el Style, el cual viene dotado de serie de elementos como las llantas de 17 pulgadas, el climatizador automático, la pantalla central táctil de 8 pulgadas con función Smart Link y sincronización móvil mediante Apple CarPlay o Android Auto, control de velocidad de crucero, asistente de mantenimiento en el carril, asistente de colisión frontal. Detector de fatiga, sensores delanteros y traseros de aparcamiento, faros LED, cristales traseros oscurecidos… Todo ello por un precio que parte de los 24.510 € sin sumar los 4.000 € de descuento.

Tarifa que, eso sí, puede incrementarse ligeramente ya que el Kamiq G-TEC deja como opcionales elementos tales como la carga inalámbrica para móviles, la iluminación ambiental, el control de velocidad de crucero adaptativo, la apertura y cierre del portón trasero, la regulación eléctrica del asiento del conductor, el sistema de navegación, el acceso y arranque sin llave o las llantas de 18 pulgadas, entre otros.

Consumo: … y con el viaje programado

En realidad la autonomía final ronda los 500 kilómetros.

59 fotos

Ampliar

Esta última circunstancia nos lleva a tener bien planificado nuestro trayecto puesto que en España hay a día de hoy 90 estaciones que nutran de GNC. Un número bastante reducido que nos obligará a tener que ir viendo por dónde hay una gasinera.

En cuanto al tema central de este apartado vamos a ser sinceros y deciros que la aportación de la gasolina fue prácticamente nula por lo que no podemos hacer una valoración del consumo. No obstante, que el depósito se haya reducido hasta esos 9 litros se debe a que el comprador de este tipo de coche lo que busca sobre todo es alimentarlo con gas natural y por ello en nuestro trayecto usamos principalmente dicho combustible.

El gasto obtenido fue de entre 4,1 y 4,6 kg/100 km lo que finalmente implica tener una autonomía de entre 300 y 335 kilómetros con el gas natural hecho que limita quizá en exceso nuestro desplazamiento. El valor máximo correspondió con el gasto medio mientras que el inferior lo conseguimos durante un trayecto en carretera. Si apretamos un poco al Kamiq G-TEC y circulamos por carreteras secundarias, el consumo puede rozar los 5 kg/100 km. En cuanto a la gasolina, los 9 litros nos darán para recorrer en la práctica unos 150 km, así que en total con este Kamiq G-TEC podríamos abarcar un total de 450 kilómetros.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche