Prueba y presentación del Kia Niro

Prueba y presentación del Kia Niro

14 julio, 2016

El Kia Niro es un modelo de corte viajero, estética SUV y tecnología híbrida que llega para competir con los Opel Mokka o Ssangyong XLV, por citar dos ejemplos. Con 141 CV tiene una buena carta de entrada, veamos el resto de la baraja.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 6

Bueno

Motor 4

Regular

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 6

Bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Espacio interior
  • Comportamiento
  • Rigidez estructural

Mejorable

  • Respuesta mecánica
  • Potencia eléctrica
  • Banquetas traseras no modulares

El Kia Niro es el nuevo modelo familiar compacto de Kia. Ha sido desarrollado a partir de una nueva plataforma y cuenta con sistema de propulsión híbrido. Es modelo independiente del resto de la gama, ya que ha sido creado desde cero y para ser híbrido. Es decir, no es la versión “crossover” del Kia Cee’d ni el “hermano pequeño” del Sorento. El Kia Niro es un modelo con identidad propia.

Destaca por su buena anchura y su generosa batalla, 2,7 metros, lo que le proporciona una buena habitabilidad. El fabricante coreano lo ha creado como modelo hibrido y, por tanto, el Kia Niro está disponible con una única opción mecánica híbrida que combina un nuevo motor de gasolina de 105 CV con otro eléctrico de 44 que, en conjunto, desarrollan 141 CV. De esta manera, Kia ha conseguido homologar un consumo medio de 3,8 l/100 km –con el Niro de llanta de 16”-. Las llantas opcionales de 18” provocan un consumo medio homologado de 4,4 l/100 km. Se combina con una caja de cambios automática de embrague doble y 6 marchas que podemos utilizar en modo deportivo y en modo secuencial desde la palanca.

Inicio de mucho más

El desarrollo del nuevo Niro, con una nueva plataforma y un sistema de propulsión específicos, contribuirá al objetivo de Kia de convertirse, en 2020, en ese líder de bajas emisiones dentro del mercado del automóvil. En los próximos cinco años, Kia aumentará la gama de modelos ecológicos de los cuatro actuales a once, comenzando con el Niro híbrido y el Optima Plug-in Hybrid. El objetivo es una reducción de un 25% en el consumo global de la flota, con relación al valor de 2014.

Fabricado en Corea del Sur y con una previsión de ventas en nuestro país de 25.000 unidades al año, esta gama ampliada de modelos con bajas emisiones que se inicia con el Kia Niro comprenderá muchos sistemas de propulsión distintos, desde híbridos e híbridos enchufables a eléctricos con batería y con pila de combustible de hidrógeno (FCEV). El Niro está entre los primeros modelos de Kia que se han concebido, desarrollado y producido dentro de este plan.

Además de las inversiones para tecnologías de propulsión avanzadas, en 2020 Kia también reemplazará siete de sus diez gamas actuales de motores con unidades diésel y de gasolina de nueva generación, con un incremento de los turboalimentados. También están previstas cajas de cambio de gran rendimiento y múltiples relaciones, al tiempo que Kia proyecta una reducción de un 5% en el peso medio de los bastidores de los nuevos modelos, gracias a la aplicación de aceros de ultra alta resistencia.

El Kia Niro destaca por la buena realización general, desde el tacto sólido con el que cierran las puertas hasta el mullido de los asientos. Hay ciertos elementos, como plásticos del salpicadero o la calidad visual de los relojes, que deben mejorarse, pero tiene un precio de entrada bastante competitivo, 19.985 € sin incluir el Plan Pive. Además. Se acompaña de un buen equipamiento de serie y ofrece 7 años de garantía o 150.000 kilómetros, lo que antes suceda.

  • Kia Niro Concept 19.985€
  • Kia Niro Drive 21.385 €
  • Kia Niro Emotion 24.385 €

Diseño Kia Niro: familiar parece, “cross over” es

El Kia Niro ha sido desarrollado como vehículo híbrido.
El Kia Niro ha sido desarrollado como vehículo híbrido
Ampliar

Desarrollado a partir de una nueva plataforma,  el Kia Niro mide 4,35 metros de largo, casi 1,81 de ancho y 1,53 de alto. Utiliza un lenguaje de diseño “crossover” en el que hace valer la altura de su carrocería acompañada de su buena anchura para tener mayor presencia en la carretera. Su carrocería es de 4 puertas y cuenta con portón trasero, por lo que estamos ante un vehículo de corte familiar, pero sobreelevado. Además, destacan los pasos de rueda con protecciones plásticas, al más puro estilo SUV, que le dan un aspecto desenfadado. Porque no podemos hablar de vehículo SUV, ni por altura ni por planteamiento mecánico. El Kia Niro es sólo un poco más alto que un familiar compacto al uso (véase VW Golf Variant).

 

Tan bajo como uno normal

No tiene una altura libre al suelo destacada, son 16 centímetros, pero sí que tiene una carrocería bastante alta, lo que permite al Kia Niro ofrecer buena habitabilidad y sensación de amplitud. Y es que, en su diseño, se han esforzado por aprovechar el espacio. El salpicadero también ayuda a enfatizar esa sensación de espacio, con un aspecto ancho y de líneas horizontales definidas.

Además, la altura de la carrocería favorece el acceso y salida del habitáculo. Eso lo notamos, también, nada más sentarnos. El puesto de conducción está un poco más alto de lo normal, lo que nos permite vigilar mejor el tráfico que nos rodea.

Y hemos de destacar un elemento: la caja de aire delantera cuenta con una trampilla eléctrica que se abre y cierra  automáticamente para mejorar la aerodinámica y el flujo de refrigeración del motor.

Interior Kia Niro: buen espacio interior y maletero correcto

Según el nivel de equipamiento, podemos optar a asientos de piel (sintética).
Según el nivel de equipamiento, podemos optar a asientos de piel (sintética)
Ampliar

El Kia Niro destaca por su espacio interior. Tiene capacidad para 5 ocupantes más su equipaje. Y da igual lo voluminoso que sea éste, porque tiene nada menos que 435 litros de capacidad de maletero. Al menos, esa es la capacidad que declara Kia para el Niro, pero, al verlo “al natural”, mucho tenemos que confiar en su palabra. Nos parece un maletero correcto pero lejos de dicho tamaño. Sí es cierto que tiene un buen hueco bajo el plano de carga, pero, para el mercado español, irá la rueda de repuesto, por lo que no podremos contar con él como lugar de carga.

 

Plazas delanteras

Las plazas delanteras son muy buenas y, especialmente, nos ha gustado el mullido de los asientos y su tamaño. Casi parece que vayamos sentados en dos butacones de un monovolumen.

Por su parte, las plazas traseras del Kia Niro nos han dado una gran sensación de amplitud. Aun sin haberlas podido medir, la cota longitudinal para las piernas es muy buena, al nivel de berlinas de segmento superior, y la altura libre para las cabezas, mucho más que suficiente. Sin ser mala, sólo la anchura queda un poquito por detrás de tan gratas percepciones.

Aun con deseo de mejora en algunos plásticos o, por ejemplo, en el aspecto del cuadro de relojes, la calidad interior del Kia Niro está a buen nivel. Nada más sentarnos y cerrar las puertas, notamos solidez y buena fabricación.

El salpicadero tiene un diseño sencillo, lo que favorece su uso y la comprensión de sus elementos. En la parte superior encontramos una pantalla táctil y, bajo ella, los botones habituales para el sistema de audio y la climatización.

Más abajo, la practicidad y la tecnología se dan la mano para encontrar un hueco con dos tomas de corriente, puerto USB y hasta sistema para cargar el teléfono móvil sin cables.

esperábamos un poco más de elaboración en las plazas traseras. La banqueta sólo pliega su respaldo de manera independiente para aumentar el tamaño del maletero. No permite desplazarla en longitud ni colocar los respaldos con diferentes inclinaciones. Y no, no conviene que nos hagamos ilusiones: según nos han explicado, en un futuro no han pensando en cambiarla y mejorarla.

Motor Kia Niro: buena teoría, práctica mejorable

Junto al motor de combustión, el Kia Niro monta uno eléctrico.
Junto al motor de combustión, el Kia Niro monta uno eléctrico
Ampliar

Fabricado con el 53% de su bastidor en acero de alta resistencia, consigue un peso no muy elevado, 1.425 kilos, teniendo en cuenta que monta la batería del sistema híbrido. En efecto, una de las notas destacadas del Niro es la batería de polímero de litio de 1,56 kWh, que, situada bajo el asiento trasero, tiene un peso de sólo 33 kilos.

Gasolina y electricidad

Monta un motor de gasolina desarrollado específicamente por Kia para el Niro, y para otros modelos de la marca, como el Ioniq, que, con 4 cilindros y 1,6 litros de cilindrada e inyección directa, desarrolla 105 CV. Este motor cuenta con los últimos adelantos, como culata de 16 válvulas o inyección directa. Por otra parte y, en el fondo, a modo de curiosidad, funciona con el ciclo Atkinson, que es, en pocas palabras, una variante del Otto –que usan todos los coches- en el que se ha mejorado la compresión modificando el tiempo de apertura de las válvulas de admisión. Con alimentación atmosférica, desarrolla un par máximo un poco bajo, ya que es de 147 Nm a 4.000 revoluciones por minuto. Sí, imaginamos que ya lo estaréis pensando: este motor pide un turbo a gritos.

Se apoya en otro eléctrico de 44 CV para, cuando trabajan en conjunto, desarrollar 141 CV.

Para su funcionamiento, cuentan con una caja de cambios automática de embrague doble y 6 marchas. Homologa un consumo medio de 3,8 litros a los 100 kilómetros, lo que supone, sólo, 88 gramos de CO2 por kilómetro. Eso le exime de pagar el impuesto de matriculación.

Por si os lo habéis preguntado: no, aunque el mercado canadiense y americano lo demanden, por el momento no va a haber una versión 4WD del Kia Niro.

En la práctica tenemos, como cabe esperar, un consumo superior. Por otra parte, el Kia Niro homologa una velocidad máxima de sólo 162 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos, que no está del todo mal. Sí son datos mejorables que, en el día a día, hacen que llevemos un coche poco ágil para afrontar repechos a plena carga o realizar adelantamientos holgados.

Comportamiento Kia Niro: cuenta con buen chasis

En el Kia Niro encontramos una buena combinación de aceros de alta resistencia, aceros estampados en caliente y aluminio para hacer un bastidor de gran resistencia. Se ha fabricado con aceros de alta resistencia en el 53% del bastidor –lo que, de paso, ayuda a reducir el peso-; aluminio en, por ejemplo, el capó, el portón del maletero, la viga inferior del paragolpes delantero y diversos elementos del chasis así como en el brazo inferior de las suspensiones; y aceros estampados en caliente para reforzar los pilares A –los del parabrisas- y B –los que están entre las puertas delanteras y traseras- para, en conjunto, conseguir que el Kia Niro tenga una gran rigidez estructural. Esto le sirve para ser más resistente y distribuir mejor la energía de un impacto o, y nos queremos centrar en esto, ofrecer un mejor comportamiento en carretera.

Confort y estabilidad

El Kia Niro es todo menos deportivo, vaya por delante, pero sí que ofrece una muy buena sensación de solidez, lo que proporciona confianza al circular. Además, tiene suspensiones independientes en ambos trenes de rodaje y un tarado de conjunto muelle amortiguador suficientemente duro como para que la carrocería se sujete bien en curvas cerradas.

En la oportunidad que hemos tenido de conducir el Kia Niro lo hemos hecho por carretera de curvas, y el resultado ha sido satisfactorio. Soporta más potencia de la que tiene. Hablando con los responsables europeos de la marca, nos comunican que, el año que viene por estas fechas, habrá un Kia Niro híbrido enchufable con algo más de potencia… pero seguro que no tanta como la que soporta el bastidor.

En su uso, encontramos un coche fácil de conducir. Sólo tenemos que pulsar un botón para arrancar, poner la “D” en la palanca de cambios y acelerar. El coche solo, constante y automáticamente, gestiona el uso del motor eléctrico o el de combustión. Esto, a la mayoría de conductores nos gustará porque no tenemos que preocuparnos de nada. Pero, por ejemplo, encontramos mejorable que no tenga un modo específico para circular únicamente con el motor eléctrico. Cierto que la batería no tiene una potencia elevada y que la gastaríamos “en un minuto” pero sí que podríamos “marcar” el uso eléctrico y circular así, por ejemplo, en los aparcamientos. Tal y como está configurado el Kia Niro, tenemos que acelerar muy suavemente para que sólo funcione el modo eléctrico. En marcha por carretera apreciamos el empuje supletorio del motor pero no consigue unas prestaciones destacadas. A plena carga y en una carretera convencional conviene tomarse las cosas con calma.

En Kia han trabajado especialmente en aislar bien a los pasajeros del ruido y las vibraciones. Han tenido especial cuidado en el momento en que el motor de combustión se acopla con el eléctrico. Han usado espumas de aislamiento y hasta una una goma la sujeción del volante. Eso, unido a que el motor es bastante silencioso, consigue un confort de marcha notable.

Conduce por satélite

Como curiosidad, y para las versiones que tengan navegador, el sistema nos ayuda a consumir menos combustible al saber por donde circulamos y, lo que es también muy importante, lo que viene unos cuantos kilómetros después de donde estamos. De esta manera, por una parte nos indica que dejemos de acelerar para aprovechar al inercia porque sabe que vamos a tener que frenar en una intersección y hasta gestiona el uso de la batería sabiendo que se va a poder recargar en la próxima bajada o que va a ser necesario usar las reservas para una subida pronunciada.

Equipamiento Kia Niro: equipamiento tecnológico de primer nivel

En el salpicadero del Kia Niro encontramos máxima amplitud.
En el salpicadero del Kia Niro encontramos máxima amplitud
Ampliar

El nuevo Kia Niro está disponible con 3 niveles de equipamiento: Concept, Drive y Emotion. Como supondréis, el primero es el de acceso a la gama, el Drive es el intermedio y el Kia Niro mas equipado cuenta con acabado Emotion.

Al estar disponible con una única opción mecánica, el conjunto motor/propulsor es el mismo para todos, por lo que todos los Kia Niro son con cambio automático.

Desde el acabado Concept, toda la gama del Kia Niro cuenta, entre otras cosas, con 7 airbags, climatizador automático, volante y pomo del cambio de piel (sintética), llantas de 16”, control de crucero, sensores de lluvia y luces, pantalla de 5 pulgadas y USB, 4 elevalunas eléctricos y luces diurnas delanteras y pilotos traseros de leds.

Opción por 800 €

Podemos acceder, de manera opcional desde este acabado básico, al “Advance Driving Assistance Pack”, por el que el Kia Niro cuenta con asistente para cambio involuntario de carril, avisador de vehículo en el ángulo muerto del retrovisor, control de crucero con velocidad adaptativa y asistente a la frenada de emergencia.

Consumo Kia Niro: gran consumo homologado

Según el acabado, el Kia Niro puede montar faros de Xenon.
Según el acabado, el Kia Niro puede montar faros de xenón
Ampliar

Aunque no lo consigamos nunca, el consumo medio homologado de 3,8 litros a los 100 kilómetros nos sirve para adquirir un Kia Niro exento del impuesto de matriculación. Esto lo hace con las llantas de 16″, por lo que, si queremos la versión más equipada, nos encontraremos con las llantas de 18″ y, por ende, con un consumo mayor. Podemos solucionarlo en el concesionario, pidiendo -y pagando- llantas de menor tamaño. Con las llantas de 18″ el consumo asciende a 4,4 litros a los 100 km de media. No es mucho más y, sobre todo, no lo es teniendo en cuenta que en el resto de Europa -y en España- está exento del impuesto de matriculación.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba