Presentación y prueba Porsche 911 Carrera S

Presentación y prueba Porsche 911 Carrera S

18 diciembre, 2015

La marca de Stuttgart ha renovado el mítico Porsche 911, cuya principal novedad se encuentra bajo el capó. Es más potente y más rápido, pero, además, más eficiente. ¡No te pierdas el primer contacto con el renovado 911!

Nuestra valoración: 8,7 Sobresaliente

9

10

10

8

7

8

Destacable

  • Polivalencia
  • Sport Response

Mejorable

  • Precio

El primer modelo en la historia de la marca alemana fue el Porsche 356. Este vehículo, que nació en 1948 y estaba basado en el Volkswagen Escarabajo, supuso un gran éxito comercial para la firma, pero tras casi dos décadas en el mercado había llegado el momento de evolucionar. De esta forma, Ferdinand Porsche, conocido como Ferry Porsche e hijo del creador de Volkswagen, encomendó a su hijo mayor, apodado Butzi, una tarea nada fácil: proyectar y diseñar un nuevo modelo que superara en todo al exitoso 356.

Partiendo de la idea original de Butzi (Ferdinand Alexander Porsche), Ferry intervino en el diseño final y marcó las últimas directrices para el nacimiento del Porsche 911. ¿Habían logrado crear un digno sucesor del 356? A estas alturas, todos conocemos la repuesta. La puesta de largo del primer 911 se llevó a cabo en el Salón de Frankfurt de 1963, supuso un éxito inmediato y abrió un nuevo capítulo en la historia de la marca que, a día de hoy, todavía no se ha cerrado.

Elevado a categoría de mito, el Porsche 911 se ha mantenido fiel a una idea durante más de medio siglo y generación tras generación, ya van siete, cada nueveonce aplica el mismo concepto que el original. Su inconfundible silueta y sus elevadas prestaciones son el sueño de muchos y, como era de esperar, nada de esto cambia con la llegada del nuevo Porsche 911 Carrera 2016.

En Autocasion.com hemos tenido oportunidad de probar el restyling llevado a cabo en el Porsche 911 Carrera que se lanzó al mercado en 2012, y ya te adelantamos que las sensaciones no podían ser mejores. Es más potente, más rápido, más eficiente, más conectado a bordo e implementa algunas soluciones tecnológicas como, por ejemplo, el eje trasero direccional que, hasta ahora, no estaban disponibles en la versión de acceso del 911.

Tanto en el interior como en el exterior, los cambios son muy sutiles y las principales novedades no están a la vista, entre ellas, los motores sobrealimentados con los que los Porsche 911 Carrera y Carrera S dejan definitivamente atrás los bloques atmosféricos.

Precios del nuevo Porsche 911 Carrera 2016:

Porsche 911 Carrera Coupé 107.653: euros

Porsche 911 Carrera Coupé S 122.036: euros

Porsche 911 Carrera Cabrio 123.212: euros

Porsche 911 Carrera Cabrio S 142.857: euros

Diseño Pocos cambios en el Porsche 911 Carrera 2016

Ha ido ganando peso y tamaño con los años, pero la figura del Porsche 911 no ha variado en lo sustancial y mantiene un perfecto y reconocible diseño. Además, no se trata de una nueva generación y, por tanto, los cambios son mínimos.

En la parte frontal, las entradas de aire han sido ensanchadas e incorporan rejillas de ventilación activas. De esta forma, las tres láminas, situadas a cada uno de los extremos del paragolpes, se cierran a velocidades superiores a los 15 km/h y se vuelven a abrir en varias etapas a partir de 160 km/h. Con esto se consigue una reducción de la resistencia al aire y, con ello, un mejor coeficiente aerodinámico. Es el primer vehículo de la marca, tras el Porsche 918 Spyder, en incorporar esta solución. Además, las ópticas secundarias, que hacen las veces de luces de posición e intermitentes, han sido rediseñadas de forma que ahora son más finas. Asimismo, los faros delanteros, que incorporan tecnología bi-xenón de serie, incluyen cuatro puntos LED de circulación diurna.

En la inconfundible vista lateral del Porsche 911 nada cambia, salvo unos nuevos tiradores para las puertas, ahora, mejor integrados. Por su parte, la zaga es la que recibe los cambios más notables, ya que cuenta con una nueva parrilla de lamas verticales. Este cambio se debe no solo a cuestiones meramente estéticas, ya que la inclusión de los motores turbo necesita de estas, más profundas y sobresalientes, entradas de aire. Además, en los extremos inferiores del paragolpes se han añadido las necesarias salidas del aire del intercooler. Finalmente, las ópticas, más anchas y situadas más hacia los laterales, son ahora como las del Porsche Macan.

En definitiva, aire fresco para un diseño que necesita poco para seguir enamorando.

Interior Nuevo sistema de infoentretenimiento

La principal novedad de este apartado la encontramos en el volante, herencia directa del Porsche 918 Spyder, y que, con el paquete opcional Sport Chrono, incluye un selector de modos de conducción del que hablaremos más adelante.

La otra gran novedad reside en el nuevo sistema de infoentretenimiento Porsche Communication Management System (PCM) con navegación online, una pantalla multitáctil de siete pulgadas y control por voz. Integra múltiples funciones y la posibilidad de conectar el iPhone a través de Apple Car Play. Además, la navegación mejora notablemente gracias a la inclusión de aplicaciones como Google Earth o Street View y la información del tráfico en tiempo real. Además, y por primera vez en el Porsche 911, la marca pone a disposición de los conductores Porsche App Connect, una aplicación para smartphones con sistemas operativos iOS y Android que sirve para manejar por control remoto determinadas funciones del vehículo y consultar a distancia los datos del mismo.

Por otra parte, la entrada y salida del habitáculo se realiza con más facilidad de la que cabría esperar en un vehículo de estas características. Además, los asientos, que permiten múltiples ajustes, son realmente cómodos y cuentan con una sujeción excepcional.

Por lo demás, no será una sorpresa, si decimos que la calidad de los materiales y los ajustes es muy elevada, como corresponde a un coche de esta categoría.

Motor Adiós a los atmosféricos

Los más puristas, férreos defensores de la tradición, se rasgaran las vestiduras al saber que los nuevos Porsche 911 Carrera y Carrera S sustituyen los motores atmosféricos por mecánicas sobrealimentadas. Discusiones de este tipo las ha habido siempre. Por ejemplo, Jaguar no podía montar mecánicas diésel o un BMW de tracción delantera sería traición. Sin embargo, la marca del felino adoptó los motores diésel hace ya mucho tiempo y la marca bávara lanzó hace unos meses el primer tracción delantera de su historia, el BMW Serie 2 Active Tourer.

Por su parte, Porsche ha seguido la evolución lógica y ha tomado el camino, ya emprendido por otras grandes marcas, de reducir su motor, en línea con la tendencia actual downsizing, y mejorar su rendimiento con la sobrealimentación. No en vano, en 1974, Porsche se convirtió en una de las primeras marcas, tras BMW y Saab, en apostar por el turbo. Así pues, los Porsche 911 Carrera y Carrera S abandonan definitivamente sus motores de aspiración natural de 3,4 y 3,8 litros, respectivamente, por un bloque biturbo de 3 litros.

Desde la marca han señalado tres razones principales para el cambio: prestaciones más elevadas, mayor eficiencia y más placer de conducción.

La pregunta ahora es la siguiente, ¿variará en un futuro la denominación de los Porsche 911 Turbo? Parece que, ahora, carece de sentido al incorporar todos los 911 motores sobrealimentados.

Las nuevas mecánicas bóxer biturbo cuentan con idéntico cubicaje, 3 litros, y dos niveles de potencia: 370 CV para el 911 Carrera y 420 CV para el Carrera S. Este incremento de potencia de 20 CV en ambas variantes viene acompañado, también, de un aumento de la cifra de par. En el caso del Porsche 911 Carrera nos encontramos con un  total 450 Nm y en el Porsche 911 Carrera S con 500 Nm, que se entregan de forma constante entre las 1.700 y las 5.000 rpm. Además de aumentar la cifra de par en 60 Nm para ambas mecánicas, también varia el momento de la entrega, ya que ahora tenemos todo el par disponible a 5.000 rpm, mientras que en el anterior bloque de 3,8 litros había que esperar hasta las 5.600 rpm. Por otro lado, la capacidad de subir de vueltas se mantiene intacta en el nuevo Porsche 911 Carrera 2016 y estira hasta las 7.500 rpm.

Como es lógico, este aumento de potencia y par lleva asociado un aumento de las prestaciones. De esta forma, el Porsche 911 Carrera con cambio PDK de doble embrague y el Paquete Sport Chrono acelera de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos, dos décimas más rápido que su antecesor. Por su parte el 911 Carrera S con PDK y Paquete Sport Chrono realiza esa misma aceleración en 3,9 segundos (también 0,2 segundos más rápido que el modelo anterior). La velocidad máxima de ambos modelos también se han incrementado: el 911 Carrera alcanza ahora los 295 km/h (6 km/h más), mientras que el 911 Carrera S llega a los 308 km/h (4 km/h más).

Los nuevos motores bóxer biturbo pueden ir asociados a una caja de cambios manual de siete velocidades o a un cambio automático de doble embrague PDK de, también, siete velocidades. El cambio automático tiene un funcionamiento excepcional y permite su manejo de modo secuencial a través de la palanca del cambio o las levas situadas tras el volante. Además, Porsche ha introducido una modificación que, en mi opinión, mejora de forma notable el accionamiento manual del cambio, ya que ahora se reduce marcha empujando la palanca y se sube tirando.

En definitiva, estamos ante un motor que cuenta con un empuje sobresaliente y una capacidad de aceleración al alcance de pocos. Además, entrega la fuerza de forma lineal y progresiva y, con la incorporación del turbo, se ha conseguido un motor lleno de fuerza a cualquier régimen y es que a 2.000 rpm tenemos un 50% más de motor que en el modelo precedente y a 5.000 rpm un 20% más.

Comportamiento Un deportivo para el día a día

Si por algo sorprende el Porsche 911 es por su doble personalidad. Por un lado, tenemos un coche perfectamente utilizable en el día a día, no es incómodo, y, por otro, un brutal deportivo con el que poder divertimos enlazando curvas en una carretera revirada o un circuito.

Una de las mayores novedades que trae consigo el Porsche 911 Carrera 2016 es la incorporación de serie a toda la gama de la suspensión activa. Antes reservada a los modelos S, el sistema PASM (Porsche Adaptive Suspension Management) rebaja en 10 milímetros la altura al suelo y permite regular la dureza de los amortiguadores en dos posiciones: normal o sport. Además, el Porsche 911 Carrera S incluye de serie el sistema  PTV (Porsche Torque Vectoring Plus) que lleva a cabo una distribución variable del par en las ruedas traseras y un bloqueo de diferencial electrónico del eje trasero para incrementar la dinámica y mejorar la estabilidad en el paso y salida de la curva.

Pero, sin duda, una de las grandes novedades en el apartado dinámico es la posibilidad de montar el eje trasero direccional que ya se había introducido en las variantes Turbo y el GT3. Este sistema, que permite a las ruedas traseras girar un máximo de dos grados, ofrece una mayor agilidad en curvas cerradas, una mayor estabilidad durante el cambio de carril a altas velocidades y una mayor maniobrabilidad en el tráfico urbano. Esta recomendable opción solo está disponible para el Carrera S.

Si queremos extraer el mayor potencial posible al Porsche 911 Carrera, deberemos incluir, además de del eje trasero direccional y las estabilizadoras activas (PDCC), el paquete Sport Chrono que incluye: un cronometro en el salpicadero, apoyos dinámicos del motor, selector de modos de conducción, control de estabilidad sport y la función Sport Response.

El paquete Sport Chrono añade un mando giratorio en el volante para seleccionar entre 4 modos de conducción: Normal, Sport, Sport Plus e Individual. En el modo individual, el conductor podrá variar,  a su antojo y en función del equipamiento, los diversos ajustes que permite el coche. En el modo normal, el conductor obtendrá la respuesta más sosegada y confortable del Porsche 911, mientras que en el modo sport aumentan un punto las sensaciones deportivas del volante. Finalmente, en el modo Sport Plus, el Porsche 911 nos ofrecerá su cara más radical gracias, entre otras cosas, a que realiza el cambio de marchas justo antes del corte de inyección. Además, con el modo Sport Plus activado, el control de estabilidad cambia su configuración, ya que es más permisivo y entra más tarde a corregir los errores del conductor.

La diferencia entre cada unos de los modos de conducción es notable y,  por ejemplo, circulando a la misma velocidad, había un salto de hasta dos marchas dependiendo del modo elegido.

Mención aparte merece el botón Sport Response situado en el centro del nuevo mando giratorio instalado en el volante. Esta nueva función, nos permite desatar, durante 20 segundos, todo el potencial del que es capaz el Porsche 911 Carrera. No se trata de un overboost, puesto que las prestaciones no aumentan, pero si se alcanzan antes gracias a la modificación de distintos parámetros. En realidad, es similar al kick-down del acelerador. En cualquier caso, la sensación que proporciona es una auténtica delicia, el copiloto se quedará pegado al asiento y al conductor le aumentará aún más la sonrisa al escuchar la preciosa melodía que emite la mecánica a nuestras espaldas.

En definitiva, y como decía al principio, la mayor virtud del Porsche 911 Carrera reside en su polivalencia. Perfectamente utilizable en el día a día, pero capaz, al mismo tiempo, de ofrecer una conducción lo más deportiva y dinámica posible.

Consumo El Porsche 911 Carrera 2016 es más eficiente

Los nuevos motores bóxer reducen de media casi un 12% su consumo. El Porsche 911 Carrera asociado a la caja de cambios PDK consume 7,4 l/100 km, mientras que el Porsche 911 Carrera S con PDK gasta 7,7 l/100 km, es decir, consumen 0,8 y 1 litro menos respectivamente.

El apartado del consumo ha sido, en gran medida, uno de los responsables de la desaparición de los motores atmosféricos en la oferta mecánica del 911, ya que los motores turboalimentados permiten obtener unos mejores registros de consumo y emisiones.

Rivales

PORSCHE

Desde
0 €


marchas

AUDI

Desde
0 €


marchas

JAGUAR

Desde
0 €


marchas

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Jaime 18 diciembre, 2015

En el color azul de las fotos es una pasada.

Marcos de Diego 21 diciembre, 2015

Hola Jaime.

Se denomina Azul Miami y es una de las novedades de este restyling del Porsche 911.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba