Prueba

Prueba Porsche 718 Boxster “S” automático PDK

27 fotos

Ampliar

07 de febrero, 2017

Aunque con piezas completamente nuevas, el Porsche 918 Boxster S es casi igual que el modelo al que sustituye, pero sí cambia un elemento fundamental: el motor. Ahora tiene 4 cilindros bóxer, 349 CV y un as en la manga: su turbo.

Porsche nunca ha querido hacer un Boxster con motor turbo. La potencia de las versiones “S”, con motor atmosférico de 6 cilindros, se suponía suficiente y, solo si recurríamos a preparadores externos, podríamos encontrar esa rara perla.

Por otra parte, los aficionados tampoco guardan un grato recuerdo de los motores de 4 cilindros en línea: potencia discreta –en algunos casos- y problemas mecánicos –en otros- los hacen ser poco deseables en el mercado de los clásicos.

Pero los tiempos cambian y lo que antes era herejía hoy es cristiandad. Llamémoslo motores diésel o motores de cuatro cilindros. Y, tampoco nos engañemos, un motor de cuatro cilindros “sin más” hubiera sido como volver a los 80 y, sin negar que nos encanta esa época de la historia, no estamos para juegos.

Vamos a ver qué han conseguido en Porsche con el nuevo Boxster 718 “S” con motor turbo de 4 cilindros.

Nuestra valoración: 9,0

Diseño 9

Motor 10

Comportamiento 10

Interior 9

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Calidad general
  • Comportamiento
  • Prestaciones

Mejorable

  • Precio
  • Peso
  • Ruidos de la capota

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Casi todo cambia, aunque no lo parezca

El Porsche Bobster 718 sigue siendo un estricto biplaza.

27 fotos

Ampliar

Porsche nos ha informado de que, excepto la capota y el capó delantero, todas las piezas que forman la carrocería del 718 Boxster son nuevas. Bien, después de jugar a “las 7 diferencias” durante unos minutos, nos rendimos y nos lo creemos.

Lo cierto es que el coche tiene un aspecto moderno, algo que enorgullece a los responsables de Stuttgart. Pero, lo que nos más gusta, lo que de verdad hace de este coche algo completamente diferente al resto es que el conductor va sentado en el centro del mismo. El motor, tras él, reparte el peso. Es una maravilla.

Por ejemplo, si nos fijamos en el Mercedes SLC, tiene el reparto de pesos de prácticamente 50/50 entre ambos trenes, y se nota. Pero la manera en que lo consigue el Boxster es única, su diseño está sacado de las “berlinettas” de competición de los años 50 y 60 del siglo pasado, cuando se hacían las cosas al modo natural: el piloto y el motor, en el centro; más allá, las ruedas.

Esto nos da un diseño técnico fantástico, sin fisuras. Es imposible que el Boxster vaya mal, y no lo hace. Sólo hay un “pero”. Si la cosa se complica, recuperarlo en una curva es más complicado que en un coche con motor delantero y tracción trasera, pero, con el control de estabilidad PASM que monta de serie, oír eso es como si nuestra madre nos dijera que no saltemos en los charcos con botas de agua.

Interior: Deportividad con acabado lujoso

La nueva pantalla central en el salpicadero es una de las señas de identidad del nuevo Porsche 718 Boxster.

27 fotos

Ampliar

Al abrir la puerta, nos encontramos con un interior realizado con buenos materiales y mejores ajustes. Ningún reproche a la calidad de fabricación de asientos, salpicadero, consola central y demás elementos que conforman el interior del coche, en el que, por cierto, menos la cara interna de capó y maletero, todo está forrado con alfombras o revestimientos.

Queremos destacar el volante de gran diámetro, nada menos que 375 mm que viene, directamente, del Porsche 918 Spyder. Además de un tacto de cuero muy bueno, nos ofrece multitud de funciones –como navegación por el ordenador de a bordo o volumen de la radio- e incluye una nueva ruleta con la que manejamos los modos de conducción.

En el centro del salpicadero encontramos, de serie, la nueva pantalla táctil en la que va montado el “PCM”, siglas de Porsche Communication Management”. Él ofrece preinstalación para el teléfono móvil, interface de audio y un equipo de sonido de 110 vatios que suena perfectamente.

Los asientos son un claro ejemplo de confort y sujeción, tienen múltiples regulaciones de manera eléctrica y encontramos la postura de conducción en un momento.

Motor: Bienvenido, turbo

El paso por curva del Porsche 718 Boxster S es endiabladamente rápido y estable.

27 fotos

Ampliar

¡Llegamos al plato fuerte! El motor es la clave del nuevo Porsche 718 Boxster. En nuestra toma de contacto ya os hablamos de que había dos versiones: “normal” y “S”. Ambas son de 4 cilindros bóxer y turbo y se diferencian en dos aspectos, principalmente: la mayor cilindrada de la versión “S” y que su turbo es de geometría variable.

Antes de entrar de lleno en la versión “S”, que es la que hemos probado, os adelantamos que la básica tiene una pinta estupenda. ¿Por qué? Por tres detalles: motor turbo, 4 cilindros con dos litros de cilindrada y 300 CV. Esto nos da como resultado 150 CV por litro, mientras que el “S” se conforma con 139 CV/l. ¿Podemos pensar en una posible versión “S Plus” del Boxster…? Más que pensar, es soñar, así que vamos a dejarlo en “no elucubrar”. Y, a día de hoy, el motor de la versión básica es más que recomendable.

Como os decíamos, hemos optado por el más potente para saber el actual límite superior del nuevo Porsche 718 Boxster. Completamente nuevo, sí que mantiene su ubicación central, es decir, detrás de los pasajeros y delante del eje trasero. Cuenta con turbo de geometría variable e inyección directa y es, junto con su hermano mayor,  Porsche 911, el único motor del mundo que tiene esta alimentación. Con distribución variable de admisión y escape, tiene una serie de detalles tecnológicos sorprendentes en lo relativo al turbo, para, al final, evitar que el motor desfallezca o tarde en reaccionar y, de esta manera, mantener la espontaneidad de su respuesta.

¿Cómo lo consigue? Por ejemplo, mantiene la válvula de descarga del turbo abierta cuando levantamos el pie del acelerador. Así, corta la entrada de gasolina, pero no la presión de los gases de escape y, en cuanto volvemos a pisar el pedal de gas, responde rápidamente, sin retardos.

Entre los pilotos hay un alerón que se despliega automáticamente, aunque también podemos manejarlo a nuestra voluntad.

27 fotos

Ampliar

Han mejorado notablemente la refrigeración del motor y, en concreto, lo referente a la entrada de aire fresco para la admisión del nuevo motor turbo de 4 cilindros. Si os fijáis en alguna de las fotos que acompañan a esta prueba, veréis que el nuevo Porsche Boxster 718, como las versiones más potentes de las anteriores generaciones, tiene entradas de aire detrás de las puertas. Esas entradas van directas al compartimento del motor y, por una parte, refrigeran el motor y, por otra, el aire que entra enfría, indirectamente, el aire de la admisión mediante un intercooler. De esta manera, el aire que entra en la admisión llega más fresco.

De serie, se asocia con una caja de cambios manual de 6 marchas, pero, en opción, puede montar una automática de embrague doble “PDK” de 7 marchas. Nuestra unidad la montaba y os podemos asegurar que es más que recomendable. Por cierto, entre otras, ha sido mejorada la función “Star&Stop” para conseguir que el coche arranque antes.

Comportamiento: Modelo de referencia

Podemos circular sin capota a velocidades legales sin que el viento nos moleste.

27 fotos

Ampliar

Si elegimos una palabra para definir el comportamiento del Porsche 718 Boxster S, ésta sería “adorable”; o fabuloso; magnífico, sublime, referencial… bueno, paramos ya ¡que hemos dicho una palabra!

Pero es que tenemos un coche con el que hacer una conducción deportiva por una carretera de montaña, o ir de paseo por esa misma carretera; despacio por el carril de la derecha en una autovía o a mayor velocidad por esa misma autovía; circular entre el tráfico urbano, aparcar en el supermercado, ir descapotados… y todo con las mismas buenas maneras, confort y calidad de marcha.

Podemos decir que es un deportivo que lo hace bien todo. Bueno, vamos a ver un pequeño detalle: hemos dicho que es un deportivo y eso implica ciertas connotaciones. Subir y bajar de él es apto para rodillas entrenadas, el sonido del escape se hace notar, la dirección es directa y hay que frenar con decisión porque tiene frenos de grandes dimensiones, como indican los 330 mm de diámetro y 34 mm de grosor en el tren delantero.

Que nadie se piense que estamos en un compacto al que le han subido la potencia, no. Estamos en un Porsche biplaza y con motor central. Partiendo de esa fantástica base, en Sttutgart no han hecho un deportivo sin concesiones, sino uno en el que se ha cuidado el confort.

Con el motor turbo de 4 cilindros y 2,5 litros, la versión S del nuevo Porsche Bobster entrega 349 CV.

27 fotos

Ampliar

El paso por curva es brutal, sin balanceos, sin concesiones, sin problemas: ves la curva, giras la curva y abandonas la curva. Y, después, lo mismo con la siguiente. La estabilidad que le proporciona la anchura de vías, el reparto de pesos y el bajo centro de gravedad hacen que una carretera de montaña sea un juego de niños.

El motor ofrece unas prestaciones apabullantes, como una velocidad máxima de 285 km/h. También acelera de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos –en modo “Normal” y 4,2 segundos en modo “Sport”- y lo hace con un sonido embriagador que sale de su doble escape de acero fino pulido.

Y con el cambio automático, sólo tenemos que acelerar y frenar. Si queremos, podemos manejarlo a voluntad con las levas tras el volante y, de esta manera, tener mayor participación en la conducción. Y lo recomendamos.

No hemos notado un cambio automático muy acorde con una conducción deportiva; sin ser malo, le hemos “sorprendido” más de una vez tratando de acelerar con la marcha insertada para, después, darse cuenta de que tenía que reducir. En una conducción decidida, nos ha gustado más manejar las levas del cambio.

Si nos fijamos especialmente, notaremos ciertos crujidos de la capota, tensiones de la estructura y la tela que se “revelan” contra el confort, haciendo ruidos molestos y completamente fuera de lugar en un coche de esta factura.

Equipamiento: Bien, pero sin alardes

Las llantas de aleación de 19″ son de serie en la versión “S”.

27 fotos

Ampliar

Además del equipamiento que podemos esperar en un coche realizado por Porsche en el siglo XXI, como climatizador, ABS, airbags, pantalla táctil, volante multifunción o controles de tracción y estabilidad, debemos anunciar que, por ejemplo, el sistema de navegación es opcional.

Sí queremos fijarnos en dos elementos que son opcionales y son nuevos para esta generación del Porsche 718 Boxster S, empezaremos por su chasis. El coche está disponible con las suspensiones mecánicas de serie, que, por cierto, cuentan con nueva estabilizadora trasera más rígida, pero, además, podemos adquirir el sistema “PASM”, siglas en inglés del “Porsche Active Management Suspension”, que es el sistema de suspensión activo.

Este sistema cuenta, por primera vez, con dos niveles de altura de la suspensión. Hemos de remarcar que no es un sistema para variar la altura de la carrocería, sino la dureza de la suspensión. Podemos comprarlo con la suspensión 10 milímetros rebajada con respecto a la estándar, o con 20 milímetros de rebaja de altura.

Aparte, podemos modificar la dureza en varios modos. Lo que es novedad es que tiene nuevos sensores, unos que miden los movimientos longitudinales de la suspensión y otro que mide la velocidad de estos movimientos. De esta manera, y por ejemplo, puede adaptarse mejor al rodaje por autopistas o por carreteras de montaña bacheadas.

La dirección del Porsche 718 Boxster S es un ejemplo de suavidad, precisión e información de las posición de las ruedas.

27 fotos

Ampliar

Otro elemento del que queremos hacer reseña es el control de estabilidad, que, en Porsche, se llama “PSM”, siglas en inglés de “Porsche Stability Management”. Este sistema cuenta con una nueva función Sport que permite una mayor participación del conductor en un manejo deportivo y, además, con función “Off”, por la que podemos apagarlo casi por completo. Hasta aquí, poco nuevo bajo el sol, aparte de algunas mejoras que lo hacen más actual. Pero hemos dicho “apagarlo casi por completo” y esto significa que nos permite hacer diabluras, pero siempre queda latente y necesita una pisada prolongada al freno para que entre en acción si la diablura se nos ha ido de las manos.

Esta maravilla que, bromeando, podemos denominar como “el comodín del ESP”, podría mejorarse si sólo fuera necesario “rozar” el pedal del freno, como ocurre, por ejemplo, con el Alfa Romeo 4C Competizione. En este modelo, también podemos desactivar el control de estabilidad, dejándolo latente. Si sentimos que perdemos el control del coche, con una rápida pisada al freno, el sistema nos ayuda a controlar el coche. En la medida de lo posible, claro.

Consumo: No son desorbitados

La estanqueidad de la capota es absoluta, pero sí que flexiona en apoyos en curva.

27 fotos

Ampliar

Sin ser propios de un utilitario, los consumos del Porsche 718 Boxster no son desorbitados. Fijándonos en el consumo urbano homologado, se sitúa en 9,5 litros a los 100 con cambio PDK. Hemos de reseñar que, con cambio manual, este consumo aumenta hasta nada menos que 10,7 l/100 km.

En uno interurbano, con cambio PDK, homologa 6 litros justos a los 100 km -6,5 l/100 km- con cambio manual. Y la cifra media homologada es de 7,3 l/100 km con cambio PDK y de 8,1 con cambio manual, lo que supone casi un litro más.

Estas diferencias de consumo entre ambas cajas de cambio puede ser un factor más a tener en cuenta para elegir el PDK.

Hay otro detalle que comprendemos, pero que no nos gusta. Nos referimos al tamaño del depósito. El Porsche 718 Boxster S, objeto de nuestra prueba, tiene 64 litros de capacidad de depósito de combustible, mientras que su hermano pequeño se conforma con 54, 10 litros menos. Lo achacamos a los mayores consumos de la versión S, pero no estaría de más que la pequeña tuviera más capacidad.

Rivales

Vehículo

Porsche Boxster S PDK

Audi TT Coupé 2.0 TFSI Black line edition S-T

Mercedes-benz SLC 43 AMG Aut.

Nissan 370Z 3.7 Roadster GT 328

Precio Desde
78.544 €
Desde
52.398 €
Desde
69.225 €
Desde
43.180 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 6 marchas 9 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 350 230 367 328
Aceleración 0-100 km/h (s) 4,4 5,9 4,7 5,5
Consumo Medio (l/100 km) 7,3 6,5 8,2 12,6
Emisiones CO2 (g/km) 167 150 186 288

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche