Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV 2015

Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV 2015

26 enero, 2016

Parece que el mercado se va animando y las ventas de modelos de altas prestaciones se disparan. Peugeot aprovecha el momento y vuelve a la carga en este segmento con uno de los mejores GTi compactos que hay en la actualidad. Ahora verás por qué.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

7

9

8

7

7

7

Destacable

  • Agilidad y uso diario.
  • Confort de asientos.
  • Motor.

Mejorable

  • Volante muy bajo.
  • Llantas de 19 pulgadas.
  • Carnet por puntos.

Con unas ventas en caída libre (especialmente tras la crisis iniciada en 2008), hoy nos puede parecer increíble que, en su día, la versión más vendida de un modelo fuese, en España, la más cara y de más prestaciones, pero así fue. Las ventas del VW Golf GTi II fueron tan elevadas que salieron a su paso multitud de rivales, naciendo una nueva categoría dentro de los compactos.

En 2015 las ventas de las variantes más prestacionales han repuntado de manera notable (más de un 60% de aumento respecto a 2014) y esta categoría vuelve a recuperar el ánimo, con cada vez más modelos en la pugna… y mejor dotados.

Uno de los últimos en llegar al campo de batalla es el Peugeot 308 GTi que te presentamos en esta prueba en su versión más “civilizada” de 250 CV. Que sea uno de los más recientes en llegar no significa que sea un novato, al contrario. Ya peino algunas canas y recuerdo bien cómo Peugeot lograba poner contra las cuerdas a lo mejor del mercado en sus sucesivas versiones deportivas, especialmente en el apartado dinámico, con modelos como el Peugeot 309 GTi 16V, el 306 GTi… una batalla en la que decidieron no entrar en los últimos años, pero a la que vuelven con intención de ganar. El Peugeot 308 GTi llega con una mecánica 1.6 THP sobrealimentada de excelente rendimiento, la experiencia de uno de los departamentos más eficaces a la hora de desarrollar un chasis deportivo (Peugeot Sport) y un modelo que ya está plenamente afianzado en el mercado, el Peugeot 308.

¿Es el Peugeot 308 GTi el mejor de la categoría? Ésta es la gran pregunta y la respuesta es muy complicada. En mi opinión no hay un vencedor absoluto. En este momento hay muchos y muy buenos rivales. Algunos son más veloces, otros frenan mejor, otros tienen un equipamiento y un precio mejores… pero sin duda, el Peugeot 308 GTi es uno de los referentes en este momento y para colmo, si no te parece suficiente, la marca francesa te ofrece la posibilidad de hacerte con una auténtica bestia parda con 20 CV adicionales, un diferencial autoblocante prácticamente de carreras y unos frenos sobredimensionados. En definitiva, un modelo tan excepcional como para merecer llevar en su nombre el marchamo del departamento de competición de la marca: el Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport.

En el caso de la prueba de hoy nos conformamos con la versión de 250 CV y éstas son nuestras conclusiones.

Diseño Peugeot 308 GTi 250 CV: lobo con piel de zorro

Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV, Hoces del Curueño, Rubén Fidalgo
La discreción es la nota reinante en el diseño de este GTi, pero logra ser espectacular en sus detalles.
Ampliar

Estéticamente no se han querido asumir riesgos. Siempre me ha atraído más una genialidad discreta que una vulgaridad llamativa y ser consciente de que sólo los que quieran saberlo reconocerán lo que tienen delante como algo especial.

Los cambios entre el GTi y el resto de la gama 308 son mínimos, especialmente si lo comparamos con el acabado GT Line, más sport que los demás. Pese a estas sutiles diferencias, el 308 GTi logra captar la atención y resulta atractivo.

Empezando por el frontal, lo primero que salta a la vista es el filo de la toma de aire inferior remarcado en rojo, así como las toberas laterales que imitan entradas de aire hacia la refrigeración de los frenos, los intermitentes secuenciales y los faros full LED con máscara negra en lugar de cromada. También el faldón es más bajo, lo que, unido a una suspensión rebajada, hace que el 308 parezca pegado al suelo y más ancho.

La parte trasera es, tal vez, la más llamativa. Sus dos salidas de escape, casi en el extremo de la carrocería y pegadas al difusor trasero (también más bajo que en el resto de la gama), contribuyen a darle un aspecto de lo más sport.

Las taloneras laterales, las llantas de 19 pulgadas (algo excesivas para unos discos de freno que no necesitan tanto hueco, con neumáticos 235/35-19) y los logotipos de GTi sobre los pasos de rueda delanteros y el portón trasero rematan las diferencias estéticas de esta versión.

Los acabados son buenos y la pintura negra de la unidad de pruebas llama la atención en este sentido, con una laca que hace que casi parezca cerámico.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del Peugeot 308 GTi.

Interior Peugeot 308 GTi 250 CV: i-Cockpit

Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV, interior, Rubén Fidalgo
El i-Cockpit condiciona la postura de conducción, con un volante muy pequeño y bajo.
Ampliar

Al abrir las puertas del GTi, lo primero que nos llama la atención son sus formidables asientos anatómicos firmados por Peugeot Sport. Además de sus formas, su tapicería en Alcantara también ayuda a sujetarnos en los giros, aunque algo menos de lo que su apariencia sugiere, pero es que el paso por curva de este Peugeot es tan bueno, que las aceleraciones laterales son notables y es difícil contener nuestra masa.

Además de los asientos, el GTi se distingue por los pespuntes en rojo de los paneles de puerta y del salpicadero forrado en piel sintética. También por el volante, que tiene algo más de grosor en la zona donde se agarra, lleva las siglas GTi y cuenta con una tira roja en la posición de “las 12” para marcarnos la posición de línea recta, algo muy del gusto de algunos conductores racing, pero más útil estéticamente que a la hora de pilotar, sobre todo en este modelo, con el i-Cockpit que hace que llevemos el volante muy bajo y apenas lo veamos.

El pomo del cambio también es diferente, con un acabado en rojo en los laterales y de aluminio, lo cual tiene un inconveniente que, en mi opinión, se convierte en una ventaja: en invierno está helado y en verano abrasa, lo cual es ideal para que nos quitemos de encima la mala costumbre de llevar la mano sobre el pomo del cambio. Así, apenas querremos tocarlo y llevaremos las dos manos en el volante, que es donde deben estar.

Los materiales son de buena calidad y el espacio, correcto. En la unidad de pruebas, con el techo panorámico, parece incluso más amplio por la luz que lo llena. Las plazas traseras se quedan un poco justas por el hueco para los pies. Si calzas más de un 42, te costará meterlos bajo los asientos delanteros, algo que no sucede en las versiones SW (por ahora no disponibles para el GTi… una lástima), que, gracias a su mayor distancia entre ejes, ganan unos centímetros de confort importantes.

Pese a tratarse de un coche con un marcado carácter deportivo, Peugeot ha querido mantener las características del i-Cockpit en el 308 GTi. Este puesto de conducción se caracteriza por una instrumentación elevada y un volante pequeño y algo ovalado. Con ello se pretende que el cuadro de mandos sea muy visible (por encima del aro del volante) y que no quede enmarcado ni limitado por el diámetro del volante. Esta postura es más eficaz para el confort que para una conducción dinámica. El volante tan bajo hace que llevemos las manos por debajo de la línea de nuestro pecho y, si eres ancho de hombros, su pequeño tamaño hace que tengas que llevar las manos demasiado juntas respecto a nuestros hombros, lo que dificulta los movimientos. La consola central también es demasiado ancha (no sé por qué, ya que está desprovista de botones, integrados en la pantalla táctil) y hace que mi pierna derecha vaya apoyada en ella constantemente (mido 1,85 m).

Esta combinación de factores hace que no nos encontremos del todo cómodos cuando apuramos al máximo este coche, y que nuestros movimientos sean más torpes con el volante, lo cual es un inconveniente en un coche en el que todo sucede muy deprisa… si queremos que así sea, claro está.

El maletero no varía y mantiene la posibilidad de abatir los respaldos traseros. En definitiva, el Peugeot 308 GTi mantiene esa filosofía de los compactos de altas prestaciones que no renuncian a la practicidad para hacernos disfrutar de la conducción.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del Peugeot 308 GTi. Y puedes solicitar una prueba sin compromiso pulsando en este enlace.

Motor Peugeot 308 GTi 250 CV: excelente THP

Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV, motor, Rubén Fidalgo
El motor de 250 CV y 330 Nm de par tiene un rendimiento excelente.
Ampliar

Sin lugar a dudas es uno de los mejores apartados del 308 GTi junto con su bastidor. El motor 1.6 turbo de inyección directa de gasolina es una maravilla. La presión de sobrealimentación llega a los 1,5 bar (a sumar a la presión atmosférica) y con un tiempo de carga casi instantáneo. El resultado es que es capaz de entregar 330 Nm de par desde apenas 1.800 rpm hasta casi llegar al corte de encendido.

La gente de Peugeot Sport ha querido que la sensibilidad del pedal del acelerador sea máxima y la mariposa del colector de admisión reacciona de manera casi instantánea a nuestras órdenes. Esta sensibilidad es mayor incluso si activamos el modo Sport (con una tecla demasiado cerca de la del freno de mano eléctrico y de la del encendido y apagado del motor…), que también cambia la reacción del control de tracción y de estabilidad.

La caja de cambios tiene un escalonamiento ideal para esta mecánica. Sus tres primeras marchas son algo largas y con un escalonamiento abierto, pero da igual, porque tenemos tanto par desde casi el ralentí que el empuje es sensacional. Si las hubiesen cerrado, estaríamos cortando encendido constantemente, porque sube de vueltas pletórico de fuerza. Las tres marchas superiores tienen un escalonamiento más cerrado, con una sexta algo corta que penaliza los consumos a velocidad constante en autopista, pero, a cambio, sigue proporcionando unas recuperaciones fulgurantes.

Aunque esta versión de 250 CV carece de diferencial autoblocante y su control de estabilidad es completamente desconectable, el control de tracción se mantiene activo. Éste, en lugar de cortar gas cuando nota una pérdida de motricidad, frena la rueda que patina para proporcionar empuje a la otra, de modo que hace un efecto similar a un autoblocante, lo cual nos permite salir de las curvas sin perder velocidad aunque nos anticipemos con el gas o si aceleramos sobre superficies con distinta adherencia en un lado y otro.

El resultado de todo esto es un coche muy gratificante de conducir. Su enorme par hace que nos podamos olvidar de la caja de cambios si queremos viajar de manera relajada o movernos plácidamente en el tráfico urbano. También es una gozada a la hora de realizar un adelantamiento o poder coronar un puerto con el acelerador a punta de gas. Si queremos sacar al Mr. Hyde que lleva dentro, basta con usar un poco más el cambio (con un selector bastante preciso aunque un pomo poco ergonómico) y aprovechar todo lo que ofrece este formidable 1.6 sobrealimentado.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Peugeot 308 GTi.

Comportamiento Peugeot 308 GTi 250 CV: sensacional

Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV, A Pastoriza, Rubén Fidalgo
El comportamiento dinámico del 308 GTi es de los mejores de su segmento.
Ampliar

Sensaciones, esa es la verdadera razón de ser de este tipo de versiones, además del caché que aportan a la gama que representan como máximo estandarte, y aquí es donde este 308 GTi da el “Do de pecho”, como suele decirse.

En ciudad puede resultar algo incómodo por la sequedad de las suspensiones a la hora de pasar por las rejillas de alcantarillado, bandas reductoras de velocidad, adoquinados, etc. Esto se debe más al mínimo perfil de sus neumáticos (apenas hay aire entre la banda de rodadura y la llanta) que a la dureza de la amortiguación, que tiene un tarado perfecto y no es excesivamente rígida. Si fuese así, en zonas con asfalto roto el ABS estaría saltando constantemente por los rebotes del neumático, algo que no sucede.

A la hora de plantearnos un viaje por carretera o autovía, el GTi llega a ser muy confortable. Si no activamos el modo Sport (que hace que cambie el ruido de la mecánica en el interior para crear un ambiente más racing), su habitáculo es bastante silencioso y los asientos son comodísimos. La respuesta de la mecánica y de los frenos es instantánea a la mínima solicitud y resulta realmente agradable de conducir.

Si buscamos un tramo revirado en el que perdernos y sacar las uñas de las zarpas del león rampante que tenemos en la coraza delantera y en el volante, la eficacia de las suspensiones y la rigidez del chasis EMP2 del Peugeot 308 GTi son una gozada.

La dirección es rápida, con 3 vueltas de volante entre topes y, pese a ser un tracción delantera con un 60% del peso sobre el eje delantero, no es demasiado subvirador cuando estamos en una posición neutral con el acelerador y el freno. Peugeot Sport ha decidido emplear unos silentblocks bastante rígidos en los elementos de la suspensión y unas geometrías que hacen que reaccione de forma casi inmediata a las transferencias de masas. Dando gas o acariciando el freno, podemos pasar de subvirar a sobrevirar a nuestro antojo, lo que nos permite variar nuestra trazada sin tener que trabajar con el volante demasiado y pasar exactamente por donde queremos sin abrir ni cerrar la dirección, sólo con los pies.

A la hora de transferir los 330 Nm de par al asfalto con solo una rueda (cuando estamos en un apoyo fuerte la rueda interior está tan descargada de peso que apenas tiene adherencia), hay que ser suaves con el pie derecho. Afortunadamente, aunque no tenemos autoblocante, contamos con un control de tracción bastante bueno que no nos corta gas pero nos frena la rueda que patina, de modo que la exterior nos permite seguir avanzando sin penalizar demasiado la velocidad de salida de la curva.

Los frenos cumplen bien su cometido y son capaces de parar los 1.300 kg de masa del 308 GTi en unas distancias buenas y con un buen aguante a la temperatura.

En el circuito de pruebas, la maniobra de esquiva es un juego de niños y se supera con una seguridad pasmosa, tanto con el ESP activado como desconectado. Ya que hablo del control de estabilidad, su funcionamiento es excelente. En modo Sport permite ciertas licencias y nos deja algo de diversión con un buen margen de seguridad. Si decidimos desconectarlo, Peugeot Sport nos deja unas herramientas formidables con las que trabajar, pero tenemos que saber cómo usarlas. Más que la potencia, hay mucho par (y bastante instantáneo) que dosificar. Una muestra de lo formidable que es este chasis es que apenas produce movimientos parásitos en la dirección cuando abrimos gas sin contemplaciones, pero tenemos que ser disciplinados a la hora de pisar el acelerador en curva y ser muy progresivos al hacerlo a medida que vamos enderezando la dirección si no queremos perder rueda y ser precisos y rápidos.

Aunque es muy fácil pasar de subvirar a sobrevirar gracias a la agilidad del chasis, hay veces en la pista (jamás en carretera) en las que me hubiese gustado que en Peugeot se hubiesen ahorrado el freno de estacionamiento eléctrico y contar con un freno de mano al uso. Es un recurso extremo, pero a veces te puede sacar de un apuro cuando vas muy atacado y, casi siempre por un error, no consigues que el morro entre en el giro.

En definitiva, el comportamiento dinámico del Peugeot 308 GTi está en lo más alto de la categoría y no hay más reproche que hacerle que el de no tener más manos para sacarle todavía más partido. Es lo que me encanta de este coche, que es capaz de sonrojar a más de uno con campanillas. Puedes ir muy rápido muy fácilmente, como un verdadero tiro si tienes un mínimo de habilidad con las manos y los pies, y todo eso sin necesidad de alerones, faldones cortatobillos ni nombres rimbombantes sobre el capó o el portón trasero. En ese sentido, es como el felino de su logo, certero y preciso cuando toca, pero pasando desapercibido para sus presas.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Peugeot 308 GTi.

Equipamiento Peugeot 308 GTi 250 CV: faltan asistentes

Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV, Hoces del Curueño, Rubén Fidalgo
Aunque se trata de un modelo para ser conducido, se echan de menos asistentes como el sensor de ángulo muerto.
Ampliar

Tratándose de un tope de gama, como es el caso del GTi, y con un precio de tarifa de 32.900 euros, se echan de menos algunos detalles de equipamiento en el campo de los asistentes de conducción, como los sensores de ángulo muerto, la alerta de pérdida de carril, control de crucero adaptativo, etc. Entiendo que, al tratarse de una versión “para conducir”, se haya considerado superfluo incluir estos elementos en su dotación de serie. Sin embargo, si buscamos esa congruencia, no entiendo qué sentido tienen los asientos con función de masaje o un techo panorámico que, además de unos cuántos kilos extra, los añade donde menos interesa, elevando el centro de gravedad del coche.

Climatizador bi-zona, faros full LED (con muy buena luz, por cierto), cristales tintados, espejos con plegado automático, intermitentes secuenciales, asientos calefactados (con los manos un poco a desmano, por delante de la palanca de cambios), llantas en grafito con detalles pulidos, tapicería de Alcantara con las costuras en contraste, control de crucero y limitador de velocidad, manos libres, navegador, sistema de llamada de emergencia automático… la verdad es que no se puede decir que esté mal equipado, al contrario. Si tenemos en cuenta su precio, el Peugeot 308 GTi es uno de los 308 “más rentables” por lo que ofrece a cambio.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Peugeot 308 GTi.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • Cinturones delanteros con pretensores pirotécnicos y limitador de esfuerzo
  • Control de estabilidad (ESP)
  • Detección de sub inflado indirecta
  • Faros Full Led Technology
  • Fijaciones Isofix en los asientos traseros
  • Freno de mano eléctrico
  • Pack Visibilidad
  • Parabrisas acústico con sensor de lluvia y luz
  • Airbags frontales, laterales delanteros y de cortina
  • Control de tracción (ASR Perfo)
  • Detector de obstáculos delantero y trasero
  • Faros diurnos LED

Equipamiento Opcional

  • 166.28 €Cámara de marcha atrás
  • 374.13 €Alarma (con detección de robo por elevación), super cierre y segundo mando a distancia

Confort

Equipamiento de Serie

  • Apertura y arranque manos libres + toma 220v
  • Banqueta trasera con 3 apoyacabezas y abatible 1/3, 2/3 con 2 fijaciones Isofix
  • Dirección asistida eléctrica
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Llantas aleación 18´´ GT Diamante
  • Pack Look Interior GT: Pedales y embellecedor de umbral de puerta en aluminio
  • Regulación lumbar conductor
  • Regulador/Limitador de velocidad programable
  • Retrovisores exteriores eléctricos y térmicos, abatibles eléctricamente
  • Rueda de repuesto tipo galleta
  • Volante de cuero perforado con pespunte rojo
  • Asientos Sport GT con guarnecido Tep Alcántara
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Climatizador automático bizona
  • Driver Sport Pack
  • Elevalunas eléctricos traseros secuenciales con antipinzamiento
  • Función Hill Assist (Ayuda al arranque en pendiente)
  • Guantera refrigerada y luz
  • Lunas laterales traseras y luneta trasera sobre tintadas
  • Pack Tep Alcántara
  • Pack ambiente
  • Paragolpes delantero específico Allure
  • Regulador/Limitador de velocidad
  • Reposabrazos central delantero con espacio portaobjetos
  • Retrovisores exteriores y tiradores de puerta color carrocería
  • Volante compacto, regulable en altura y profundidad

Equipamiento Opcional

  • 696.3 €Pintura Blanco Nacarado
  • 571.6 €Techo panorámico de cristal con toldo de ocultación y luneta trasera sobre tintada
  • 696.3 €Pintura Rojo Ultimate
  • 415.7 €Asientos baquets GTi con regulación en altura y lumbar eléctrica y calefactables
  • 883.37 €Llantas aleación 19´´ carbono con rueda de repuesto tipo galleta
  • 519.62 €Pack HiFi Denon
  • 488.45 €Pintura metalizada
  • 883.37 €Llantas aleación carbono 19 ' con kit antipinchazos
  • 966.51 €Coupe Franche
  • 1662.8 €Pack Cuero GT eléctrico

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Función Jukebox 7Gb con 2nda toma USB
  • Navegador integrado en pantalla táctil
  • Pantalla central en el combinado
  • Kit manos libres bluetooth + toma USB + toma Jack
  • Ordenador de viaje
  • Pantalla táctil Radio trituner sin cd + sonido Arkamys + 6 Altavoces y Streaming audio

Equipamiento Opcional

  • 457.28 €Pantalla Táctil + Navegación + Peugeot Connect
  • 155.89 €Pantalla Táctil + Lector CD + Navegación

Otros

Equipamiento de Serie

  • Indicador de relación de cambio (GSI)
  • Follow me home

Consumo Peugeot 308 GTi 250 CV: caballos poco sedientos

Prueba Peugeot 308 GTi 250 CV, Hoces del Curueño, Rubén Fidalgo
Los consumos del 308 GTi se mantienen dentro de lo razonable en un coche de 250 CV.
Ampliar

El 308 GTi homologa unos consumos muy ajustados, con una media de 6 l/100 km obtenida de ponderar un gasto en ciudad de 8,1 l/100 km en ciudad y 4,9 l/100 km en carretera. Estos valores son algo optimistas frente a los que he obtenido durante la prueba, aunque, pese a ser superiores a los declarados, siguen siendo muy buenos para un coche con estas prestaciones.

El consumo real en ciudad del Peugeot 308 GTi está ligeramente por encima de los 9 l/100 km, un litro más del homologado, pese al buen funcionamiento del sistema Start & Stop.

En carretera, a cruceros entre 70 y 90 km/h el consumo se queda en 5,7 l/100 km, un valor muy bueno que sube hasta los 7 l/100 km si subimos la velocidad hasta los 120 km/h con el control de crucero fijado. El desarrollo del cambio en sexta (a esa velocidad vamos ligeramente por encima de las 3.000 rpm) y la anchura de los neumáticos (235 mm) penalizan bastante, por lo que me sigue pareciendo un valor muy bueno que deja claro el buen rendimiento de su mecánica.

Como es lógico, si desatamos toda la potencia disponible y abusamos del acelerador, el consumo crece exponencialmente, llegando a superar los 15 l/100 km en un tramo de montaña a ritmo vivo.

Con estas cifras de consumo, su pequeño depósito de 53 litros no llega a cubrir 700 km, salvo que seamos muy sensibles con el acelerador.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Peugeot 308 GTi.

Ficha

Carrocería

  • Largo 4.253 mm
    Ancho 1.804 mm

    Alto
    1.446 mm

  • Batalla (mm)
  • Capacidad del maletero min/max (l) /
  • Peso (kg)1.790
  • CarroceríaBerlina
  • Número de puertas5
  • Número de plazas5

Motor

  • CombustibleGasolina
  • Cilindrada (cm3)1.598
  • Número de cilindros4
  • SobrealimentaciónTurbo

Transmisión

  • TracciónTracción delantera
  • Tipo de transmisiónManual
  • Número de marchas6

Prestaciones

  • Potencia (kW)184
  • Potencia (CV)250
  • Par (Nm)330
  • Velocidad máxima (km/h)250
  • Aceleración 0-100 km/h (s)6,2

Consumos y emisiones

  • Urbano (l/100 km)8,1
  • Carretera (l/100 km)4,9
  • Medio (l/100 km)6,0
  • CO2 (g/km)139
  • Depósito de combustible (l)53

Rivales

308 1.6 GTi 250

Desde
33.650 €

Gasolina

Manual
6 marchas

250

6,2

6,0

139

Mégane Coupé 2.0 RS S&S

Desde
31.849 €

Gasolina

Manual
6 marchas

265

6,0

7,5

174

Focus 2.0 Ecoboost Auto-S&S ST

Desde
32.875 €

Gasolina

Manual
6 marchas

250

6,5

6,8

159

León 2.0 TSI S&S Cupra 265

Desde
32.270 €

Gasolina

Manual
6 marchas

265

6,0

6,6

154

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

jcl 26 enero, 2016

saludos ruben, impresionantes consumos para la potencia del coche, mi 308 vti del 2008 y siedo un 1.6 de 120 cv en autopista con el control de crucero me sale unos 6,7-6,8 reales ( 6,2 según el ordenador de abordo) y en ciudad chungo bajarlo de 8l/100km y sin turbo claro….como siempre me quito el sombrero con tus buenas explicaciones se entienden muy bien;
Miedo me da y espero que no de guerra este THP por que en la generación del mio ( matriculados sobre 2008-2009 y con unos 150 cv) rompían cadenas de distribución y/ó tensores.. espero que los franceses hayan corregido \”el tiro\”…….una duda ¿ si se funde algún led del foco hay que cambiarlo entero ó va por partes…?…..también espero una prueba del nuevo fiat tipo 4 puertas que le dan muchas \” campañillas\” en otras pruebas….un saludo .

Rubén Fidalgo 26 enero, 2016

Hola jcl, ya echaba de menos tus comentarios, me alegro de volver a leerte (feliz año, por cierto ;-)) Con los motores turbo de gasolina los consumos son muy extremos… depende de lo que abusemos de la sobrealimentación. A punta de gas, gracias a su par motor, apenas consumen, pero si hacemos soplar al molinillo… lo mismo que mete aire a presión en el cilindro lo hace con la gasolina…
Me alegro de que te gusten mis pruebas… a veces me da miedo ser muy “ladrillo”. En cuanto a la fiabilidad, los THP actuales van bastante mejor, han reforzado algunos componentes y éste lleva una lubricación y refrigeración sobredimensionados.
En cuanto podamos sentarnos en el Fiat lo haremos. Un abrazo.

jcl 27 enero, 2016

de ” ladrillos” nada, yo al menos aprendo y a veces mucho con tus pruebas y formas de explicarlo; feliz año nuevo; sobre los focos con la luz diurna de led me comentaron una vez que en el seat león si se estropea hay que cambiar el foco entero ( unos 1000 euracos-foco) ¿ pasa en todos igual?….por que de ser asi menuda ruina…un saludo y seguir así.

Rubén Fidalgo 29 enero, 2016

No lo sé al 100%, tengo que consultarlo, pero en principio en el faro van en módulos separados los LED de cruce y marcha diurna de los que hacen la función de las largas, por lo que es probable que sí se puedan sustituír independientemente. Un saludo, lo consulto y trato de confirmártelo.

jcl 30 enero, 2016

gracias ruben

Rubén Fidalgo 31 enero, 2016

De nada jcl, un saludo.

gugu 1 febrero, 2016

Efectivamente eres un ladrllo

Rubén Fidalgo 1 febrero, 2016

Hola Gugu, gracias por tu crítica tan constructiva. Intentaré resultar más ameno en mis textos. Un saludo.

Pablo 10 febrero, 2016

Hola, de ladrillo nada jajaja, de lo poco que se puede leer. En cuanto al coche; parece que este 1.6 es el \”chico para todo\” de PSA, y me parece una pena que no lo propongan como alternativa real a los HDI, algo que si parece que tienen intención de hacer con los puretech.

Rubén Fidalgo 11 febrero, 2016

Es un tema de costes… es más fácil hacer cumplir una normativa de homologación (que está quedando patente que es una patraña…) con un motor de 3 cilindros apretadito a tope y que apenas necesita respirar en el ciclo de homologación, que con un 4 cilindros de más cilindrada, que en el ciclo de homologación va a gastar más, aunque en un uso real no irá tan apretado y su desahogo le va a permitir obtener cierta ventaja, lo que crea la paradoja de que, en muchos casos, un motor de más cilindrada y potencia, consume menos con el coche cargado subiendo un puerto que uno más pequeño que para coronar a 120 km/h tiene que ir a fondo, mientras el otro va a punta de gas… es todo por el tema de lograr unas emisiones y consumos medios lo más bajo posible de cara a las homologaciones, simplemente.

Pablo 16 febrero, 2016

Por otra parte, que se me olvidó preguntarlo. El RCZ-R era un cupé pero llevaba la antigua pf2 y este 308 GTI es un 5 puertas pero articulado sobre la EMP2 ¿cuál crees que es más efectivo, la mejor “forma” o la mejor “base”? Dejando los 20cv y el autoblocante al margen, claro.

Rubén Fidalgo 17 febrero, 2016

Hola Pablo… para poder comparar ambas plataformas deberían ser coches de similares características. El reparto de pesos y, sobre todo, el centro de gravedad más bajo del RCZ-R condicionan mucho las cosas. Personalmente me ha gustado más el RCZ-R, pero no sabría decirte hasta qué punto es por la plataforma o por su menor altura y una postura de conducción más baja y retrasada en la que se sienten mejor las reacciones del coche.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba