Prueba

Probamos el Peugeot 208 1.2 PureTech 82 CV de 2018: savia nueva

38 fotos

Ampliar

25 de septiembre, 2018

Sometemos a examen al Peugeot 208 en su versión más urbanita, equipado con el nuevo motor 1.2 PureTech de 82 CV y transmisión manual de cinco marchas. ¡Puro downsizing!

No, el Peugeot 208 no es la última novedad del mercado. De hecho, es un modelo que se encuentra casi en la recta final de vida de su actual generación. Sin embargo, sí lo es la versión que hemos probado en él. Se trata de un nuevo motor PureTech, que declara 82 CV y que ha sido desarrollado en pleno éxtasis del downsizing precisamente para lograr que el pequeño león sea todavía más eficiente y menos contaminante. En esta prueba del Peugeot 208 1.2 PureTech 82 CV vas a poder comprobar si el utilitario galo se posiciona como uno de los mejores coches urbanos del momento por factores como relación calidad/precio, acabados, equipamiento, consumo o, incluso, prestaciones.

Primera prueba del nuevo Peugeot 508: una berlina de reconquista

El Peugeot 208 frente a sus rivales

Os podemos ir adelantando algo: este Peugeot destaca en muchas de esas facetas. No obstante, el segmento B es uno de los que más diversidad y competencia contienen en la actualidad. Por eso mismo, vamos a desgranar a continuación cuáles son las bondades de esta variante en concreto. ¿Qué lo hace desmarcarse de rivales como el Toyota Yaris, el Opel Corsa o el carismático Fiat 500?

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Comportamiento dinámico
  • Precio competitivo
  • Relación prestaciones/consumo

Mejorable

  • Embrague con demasiado recorrido
  • Respuesta del motor a bajas vueltas

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: El 208 más elegante

Los cromados exteriores le dan una cierta distinción con respecto a sus hermanos de gama.

38 fotos

Ampliar

El 208 es un modelo que ya cuenta con algún tiempo en el mercado. Esta unidad no cambia en grandes rasgos con respecto a cualquier otra que ya hayamos probado. Sin embargo, sí cuenta con detalles novedosos y exclusivos del nuevo acabado Signature, lanzado el pasado mes de julio y caracterizado por ser el más elegante y distinguido de la gama. Esto se nota en la multitud de cromados que encontramos en la parrilla o en el paragolpes, algo que le da una personalidad más madura y refinada al 208. Lo cierto es que todas las juntas y los colores de las zonas plásticas que constituyen buena parte de la carrocería dan esa sensación de calidad que busca este nivel de equipamiento. Además, el color de nuestra unidad, un Blanco Perla Nacarado, le sienta de cine y no es demasiado caro (570 euros).

La iluminación cuenta con tecnología led para las luces diurnas, mientras que las de cruce son de xenón y las de carretera, halógenas. Todas ellas producen un haz bastante claro y ofrecen una buena visibilidad en conducción nocturna, al igual que los antinieblas.

En la vista lateral destacan unas llantas de 16 pulgadas con diseño Titane, también específicas para este acabado, los cristales traseros oscurecidos y las carcasas de los retrovisores en el mismo color de la carrocería y con intermitentes. El acceso que dejan las puertas delanteras es muy bueno y, aunque la zona del umbral en las traseras resulta algo justo, también permiten un acceso correcto. Eso sí, las personas mayores o más corpulentas tendrán más dificultades.

La zaga tiene un aire igual de dinámico que el frontal. En este caso recuerda aún más a su mítico antecesor, el 206, sobre todo por el antiniebla ubicado en la zona central del paragolpes y por unos pilotos ovalados que son protagonistas gracias a las tres líneas verticales que evocan las garras de un león. Estas condicionan un poco la boca de carga del maletero, cuyo umbral queda algo elevado dificultando levemente el porte de objetos grandes o pesados. Además, la pintura del umbral no será nada difícil de rayar, puesto que el paragolpes sobresale demasiado y no cuenta con ninguna protección.

Interior: Buen espacio para un utilitario

La posición del conductor está configurada con el diseño i-Cockpit.

38 fotos

Ampliar

El interior del 208 está bien acabado y se compone de unos materiales que dan buena sensación de calidad. Pese a que el Piano Black está presente en exceso a lo largo de su salpicadero, como es habitual en el segmento y cada vez en más productos, las molduras no tienen unas grandes dimensiones y son más fáciles de limpiar, al contrario que ocurre en algunos de sus rivales.

El espacio para los ocupantes delanteros es bastante bueno, aunque en el caso de un conductor de alrededor de 1,80 metros de altura existirá una pelea constante entre rodilla derecha y consola central. Esto tampoco es raro verlo en cualquier otro utilitario. Las plazas traseras son relativamente amplias para que dos acompañantes de no más de la citada estatura viajen con cierto confort, ya que los mullidos del respaldo y las banquetas no son nada duros.

Los asientos delanteros son fantásticos. Además de ser también blanditos, recogen la espalda y la zona de los muslos de maravilla. Incluso en zonas reviradas, la fatiga no hará presencia fácilmente.

Sin embargo, lo característico de los modelos Peugeot es el i-Cockpit, que ofrece una postura de conducción prácticamente inmejorable en lo que a ergonomía se refiere. Una vez que nos acostumbramos a él, agradeceremos esa mayor altura de la instrumentación para mejorar la legibilidad de todo el cuadro y un volante de reducidas dimensiones, algo que permite una facilidad pasmosa a la hora de realizar todo tipo de maniobras.

Todos los elementos del sistema de infoentretenimiento y la palanca de cambios quedan a una distancia muy corta del conductor, lo que permite “echar mano” sin descuidar para nada la carretera. Esta última tiene un tacto muy bueno y sus relaciones están bien definidas. Además, este coche es de los pocos productos de PSA que no tienen integrados los mandos de la climatización en la pantalla central (táctil y de 7 pulgadas) y, por tanto, es más sencillo acceder a ellos.

El maletero tiene capacidad para 285 litros y sus formas son bastante aprovechables. Bajo el suelo, tenemos una práctica rueda de repuesto.

Motor: Con potencia suficiente

El motor PureTech de 82 CV es una novedad de este año en el 208.

38 fotos

Ampliar

El tricilíndrico PureTech 1.2 del Grupo PSA ha estrenado este año un nuevo nivel de potencia con 82 CV. Lo entrega a 5.750 rpm y ofrece 118 Nm de par a 2.750 vueltas.

Aunque estas cifras no las brinda durante un amplio tramo, sino todo lo contrario, su respuesta es buena cuando gira a medio-alto régimen y para un uso tranquilo en todo tipo de vías no echaremos en falta más fuerza. Sí es que en ciudad notamos algo de lentitud cuando salimos de un semáforo o cualquier otra intersección, al menos, hasta que sobrepasamos las 2.000 rpm. Tampoco tendrá una viveza formidable si viajamos con dos o tres acompañantes y un maletero lleno de bultos, pero no es ese su objetivo. En esas circunstancias sólo cumplirá. No obstante, cuando se circule solo o con una persona más lo hará con creces.

Tampoco peca demasiado de rumoroso. Para ser un tricilíndrico, es un bloque suficientemente refinado y únicamente en aceleraciones bruscas penetrará en el habitáculo el típico ruido agudo, aunque, eso sí, sin vibraciones.

En este caso, el PureTech 1.2 va asociado sí o sí a una transmisión manual de cinco velocidades, con unos desarrollos tirando a cortos pero correctos para su uso y orientados a obtener lo mejor del motor en el tiempo mayoritario de la conducción. Pese a que la quinta marcha no es muy larga, el pequeño 1.2 logra unos consumos muy bajos y que, en velocidades legales, no se eche de menos una sexta marcha.

Comportamiento: Un león en la ciudad

Imágenes dinámicas del Peugeot 208.

Este coche se desenvuelve muy bien en los entornos urbanos. Sus compactas dimensiones hacen que la circulación y las maniobras en cualquier zona de la ciudad sean muy fáciles de realizar si exceptuamos ese único hándicap mecánico explicado en la parte del motor, cuando decimos que sus bajos son algo escasos.

La suspensión es firme y ofrece confort y estabilidad, tanto al circular en carreteras secundarias y sinuosas como cuando lo hacemos en plena urbe o en autovía. Su tarado tiene el nivel correcto para sobrepasar un badén de grandes proporciones sin golpearnos de forma brusca y tomar curvas cerradas sin ningún tipo de balanceo lateral. Además, el chasis no permite ni un importante subviraje cuando circulamos de manera algo más alegre, por ejemplo, al bajar un puerto de montaña.

La dirección es bastante asistida y esto lo vamos a agradecer, sobre todo, en ciudad. Hay que tener en cuenta que esta versión en concreto está pensada para un uso urbano. Sin embargo, pese a lo que podamos pensar de un utilitario sin pretensiones prestacionales, también transmite sensaciones positivas al volante fuera de la ciudad. Esto es gracias en buena parte a que goza de una dirección suficientemente precisa, que transfiere buena información al conductor de lo que sucede en el asfalto (aunque, eso sí, con un pelín de desmultiplicación.)

En autovía, el grado de comodidad también será algo superior al de la media. No vamos a encontrar muchos ruidos por aerodinámica ni por rumorosidad del motor y, como hemos dicho, los asientos harán que la fatiga no aparezca antes de lo normal. El consumo, como ahora veremos, no se disparará demasiado, aunque es obvio que con una marcha más sería todavía más reducido. No obstante, si lo que se pretende es hacer viajes en autovía con cierta frecuencia, lo mejor es optar por otras alternativas mecánicas.

 

Equipamiento: Puesto al día

La cartografía del navegador es bastante actual.

38 fotos

Ampliar

El acabado Signature trae de serie, por 13.690 euros, faros antiniebla, control de crucero y limitador de velocidad, detección de sub-inflado de neumáticos, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisor interior electrocromo, climatización manual, pantalla táctil de siete pulgadas, sensores traseros, llantas de 16 pulgadas y herramienta Mirror Screen con Apple Car Play y Android Auto. Entre los pocos elementos opcionales que puedes añadir se encuentran la frenada automática de emergencia (290 euros), climatizador automático bizona (300 euros), cámara trasera (100 euros) y navegación TomTom (700 euros). Todos ellos son bastante accesibles y muy recomendables. Esta, quizá, es la opción más lógica de adquirir, puesto que con todo esto, aun así, estarías ahorrándote los casi 300 euros más que supone dar el salto al siguiente nivel, el Tech Edition, con prácticamente el mismo equipamiento.

El tope de gama GT Line está disponible por unos 17.300 euros y como aspectos a destacar incluye detalles exteriores e interiores que le dan un aspecto más deportivo.

Consumo: Un gasolina también puede ser eficiente

Imágenes dinámicas del Peugeot 208.

Durante nuestra prueba hemos obtenido consumos reducidos que, según nuestras sensaciones, podrían haber sido todavía más bajos si la respuesta del motor fuera un poquito más contundente antes de las 2.500 vueltas. No obstante, circulando en autovía con tres personas y algo de equipaje, la cifra se estabilizó en los 6,7 l/100 km. En carreteras más reviradas y realizando una conducción algo más alegre tampoco llegamos a los 7 l/100 km. Por último, en ciudad, con un tráfico demasiado denso y con la climatización trabajando de forma enérgica, obtuvimos unos 9 l/100 km.

Con estos números y un depósito con capacidad para 45 litros de combustible, tendríamos una autonomía aproximada de 600 km.

Rivales: Rivales del Peugeot 208 PureTech 1.2 82 CV Signature

Vehículo

Peugeot 208 1.2 PureTech S&S Signature 82

Fiat 500C 1.2 Mirror

Ford Ka+ 1.19 Ti-VCT White Edition

Opel Corsa 1.4 Turbo S&S Selective 100 (4.75)

Precio Desde
17.660 €
Desde
19.300 €
Desde
11.900 €
Desde
17.260 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 5 marchas 5 marchas 5 marchas -
Potencia (CV) 82 69 85 -
Aceleración 0-100 km/h (s) 12,2 13,4 13,6 -
Consumo Medio (l/100 km) 4,8 5,0 4,9 -
Emisiones CO2 (g/km) 110 114 114 -

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche