Prueba del Jeep Compass 2017: conducimos un mini Grand Cherokee renacido

Prueba del Jeep Compass 2017: conducimos un mini Grand Cherokee renacido

29 diciembre, 2017

El nuevo Jeep Compass ha pegado un cambio radical en comparación con su antecesor. Su imagen es ahora mucho más atractiva y también mejoran en él otros muchos aspectos, pero ¿será suficiente como para plantar cara a los Nissan Qashqai, Peugeot 3008 o Seat Ateca?

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Cambio estético en nueva generación
  • Comportamiento y confort en carretera
  • Transmisión automática 9 vel.

Mejorable

  • Cualidades offroad limitadas
  • Bandeja del maletero
  • Tacto del freno

Jeep ha recuperado su seña de identidad con la segunda generación de este modelo. El cambio estético que ha experimentado con respecto a su antecesor ha sido brutal y muy positivo, algo que le debería poner en el disparadero junto con las principales alternativas del segmento que representa. Con esta nueva imagen parece poder plantar más cara a rivales tan directos y exitosos como el Hyundai Tucson, el Peugeot 3008, el Seat Ateca, el Kia Sportage o el todopoderoso Nissan Qashqai. Sin embargo, haciendo la prueba del Jeep Compass 2017 nos hemos dado cuenta de que no solo ha mejorado físicamente. Sus materiales, su habitabilidad, su equipamiento y su comportamiento dinámico también han experimentado un progreso muy destacable.

El coche: Jeep Compass 2.0 diésel 140 CV Limited 4×4 aut9

En la gama de la marca estadounidense se sitúa como segundo modelo en tamaño, entre el Renegade y el Cherokee, y cuenta con un toque de distinción en este acabado Limited que resulta casi sorprendente en un C-SUV de Jeep. El nuevo Jeep Compass retorna a ser un concepto muy americano en todos los sentidos con el que se deja entrever todavía la rama Chrysler en FCA. Esta unidad, equipada con el motor 2.0 Multijet II diésel de 140 CV y una buena transmisión automática de 9 velocidades con convertidor de par y tracción a las cuatro ruedas (sin reductora), deja unas buenas sensaciones. Eso sí, su aspecto robusto no implica que pueda entrar hasta los extremos por los que iría un Wrangler, aunque no se desenvuelve con torpeza en terrenos de cierta dificultad.

Diseño Ha mejorado con los años

Las condiciones off road del Compass son manifiestas.
Las condiciones off road del Compass son manifiestas.
Ampliar

La imagen del Jeep Compass puede decirse que, como el sabor del buen vino, ha ido muy a mejor. Podría ser tan solo una cuestión subjetiva de gustos, pero lo cierto es que la sensación de calidad que se percibe con solo verlo está a años luz de la primera generación nacida en 2007. Ha cambiado todo, así que empecemos a desgranar…

Empezando por la vista frontal, la calandra hereda el refinamiento de sus hermanos mayores y las siete ranuras propias de Jeep conforman junto a los faros una parrilla tradicional pero atractiva. Cada elemento es contrario al del modelo anterior, que buscaba evocar una zona delantera muy al estilo Wrangler. El objetivo esta vez ha sido el rey de la casa, el lujoso Grand Cherokee al que quiso imitar el restyling de 2011, pero esta vez la finura es mayor. Los paragolpes están bien definidos en sus extremos con un símil de toma de aire donde se ubican los antiniebla -de serie a partir del acabado Longitude- y los intermitentes. La zona inferior en plástico termina de dar ese toque campero tan esperado por los entusiastas de la marca americana, acentuado gracias a los 16,8 grados del ángulo de ataque.

La trasera también es radicalmente opuesta a lo que era y también se refleja en el Cherokee “grande”. De una zaga “cuadradota” pasamos a una redondeada que cuenta con un ángulo de salida de 31,7 grados. Los grupos ópticos adoptan una posición horizontal contraria a la vertical que tenía la primera generación. De este modo se obtiene una sensación mayor de robustez y anchura, que crece de los 1,76 m del anterior Compass hasta los 1,82 m. Además, como generosidad, Jeep ofrece desde el acabado más básico -Sport- faros traseros de led. El portón del maletero es automático en esta versión y cuenta con un detalle para aquellas personas que no tienen una estatura que les permite llegar de manera holgada a cerrar el portón cuando está abierto: el botón de cierre se encuentra a mano en la zona baja izquierda. Eso sí, como todo SUV que se precie -y este más por su gran dosis de estética todoterreno- tiene un umbral demasiado alto que podría dificultar la carga si se trata de objetos grandes y pesados.

Comparte plataforma con el Fiat 500 X y el Renegade, pero el tamaño del Compass es mayor para entrar de lleno en el segmento C-SUV y dejar el B para su hermano pequeño. En el perfil sí encontraremos un elemento que comparte con su antecesor -quizá sea el único-: los pasos de rueda trapezoidales son ya una característica en esta marca del Grupo Fiat y, por tanto, algo que respetar. Esta nueva era del Compass pierde dos centímetros de largo (4,39 m, 2,6 m de batalla), pero gana en zapatos. Y es que calza nada menos que unos Bridgestone 235/45 R19 (de serie viene con llantas de 18 pulgadas) que lo agarran al asfalto como una lapa. La altura libre al suelo en esta versión es bastante generosa, con 21,5 cm; no obstante, en versiones de tracción delantera se queda ligeramente más bajo, con 19 cm de altura libre. Si le medimos “en cruz” obtendremos los 1.647 mm que tiene de alto.

A partir de las variantes Longitude el techo, que cae en forma de cupé, equipa barras laterales para la carga y ya solo en las Limited es posible añadir el techo solar panorámico como opción que aumentará la factura en 1.660 euros.

El pedigrí de este nuevo Compass es patente a simple vista. El exterior no deja lugar a dudas: los acabados están muy cuidados, los colores de las zonas de plástico no difieren al de la carrocería, los ajustes amoldan bien y las enormes llantas bitono, los cristales traseros oscurecidos y los detalles cromados evidencian que estamos ante una versión superior de cierto lujo.

La iluminación es muy buena gracias al extra del bixenón, aunque como viene siendo habitual en demás novedades, los sensores de luces no son eficaces al 100% -siempre se puede optar por el modo manual-. Por último, hay que destacar el cómodo acceso que deja este Compass a cualquiera de sus plazas. De hecho, las puertas traseras se acercan bastante a los 90 grados de apertura.

Interior Práctico y con buenos materiales

El volante tiene unas dimensiones generosas y un tacto agradable.
El volante tiene unas dimensiones generosas y un tacto agradable.
Ampliar

El interior del Jeep Compass 2017 también ha mejorado mucho y eso se nota en sus materiales y en su espacio. Sí, al entrar lo primero que nos encontramos es el mismo volante que podemos ver en el Fiat Tipo y con cuyos botones multifunción ya me peleé durante la prueba del italiano (prueba Fiat Tipo SW), pero es innegable su buena dimensión y grato tacto. Estamos ante la versión más equipada y es palpable en la calidad del cuero de los asientos y de las decoraciones los asideros de las puertas, así como en el buen plástico empleado para el salpicadero.

La buena disposición de los mandos ubicados en la consola central alude a una buena ergonomía y el negro piano que envuelve a la pantalla y al selector del cambio, aunque es fácilmente sucio, los hace además elementos atractivos. Es una buena solución haber puesto, tanto los controles del climatizador como los del equipo de audio y asistentes, de forma física bajo la pantalla, ya que manejar todas estas funciones desde la pantalla digital, pese a ser posible, obliga a quitar demasiado tiempo la vista de la carretera.

Desde la alta posición del conductor se siente todo a mano y con un buen grado de comodidad. La sujeción en los asientos es muy buena, pero es mejor aún el confort que ofrecen en este acabado. Devorar kilómetros en carretera no será un suplicio para nadie con este coche, a pesar de su fornida apariencia exterior. Además, equipa de serie unas alfombrillas de goma que nos permitirán limpiarlas de manera sencilla cuando se nos antoje salir a dar una vuelta por algún camino, aunque a veces resultarán incómodas porque resbalarán los pies en más de una ocasión. En cuanto a la sonoridad, hay que decir que llega algo de ruido al interior en aceleraciones fuertes o cuando nos encontramos ráfagas de aire en trayectos por autovías, pero, por lo demás, en general el habitáculo está bien aislado. Los pedales, por su parte, está forrados de un plástico bastante resbaladizo, pero probablemente se deba a un producto de limpieza.

Para las plazas traseras tampoco hay queja. El acceso, como habíamos especificado antes, es genial: las puertas se abren hasta llegar casi a los 90 grados. Una vez dentro pueden viajar tres adultos con espacio y con bastante confort para tratarse de un C-SUV. El túnel de transmisión no sobresale casi nada y ni siquiera llega a ser un impedimento para un ocupante central con buena talla…

El maletero tiene un portón eléctrico opcional, con el botón de cierre situado en el pilar C que facilita la maniobra, y alberga una algo pobre capacidad de 368 litros (debido a que esta unidad montaba la recomendable rueda de repuesto). Al nuevo Kia Stonic -por poner un ejemplo- que se sitúa un peldaño por debajo solo le caben 36 litros menos. No obstante, esta capacidad sin rueda de repuesto crece 100 litros más. A la hora de la carga, el alto umbral del maletero -como tiene todo buen SUV- se ve compensado por el generoso marco que queda tras abrir el portón. El dilema viene cuando es necesario desmontar la bandeja trasera. Para ello es necesario abatir la segunda fila de asientos al completo para “maniobrar” y lograr sacar la bandeja de su sitio, ya que las dimensiones de esta encajan al 100% con los extremos de la boca de carga.

Motor Plano pero poderoso

Motor Multijet II diésel de 140 CV.
Motor Multijet II diésel de 140 CV.
Ampliar

Como sabéis, el motor de nuestra unidad de pruebas es el 2.0 Multijet II de gasoil que desarrolla 140 CV a 4.000 rpm y 350 Nm de par a 1.750 rpm. Este bloque lo podemos ver en otros productos del conglomerados ítalo-americano, como en el 500X, el Renegade o el Cherokee.

La mecánica está diseñada para, generalmente, rodar en el entorno eficiente de las 2.000 vueltas. Sin embargo, cuando pisamos el acelerador en una salida o en un adelantamiento notamos de un modo suave cómo bajan tres o cuatro marchas y percibimos el empuje y la contundencia de un motor anti downsizing como es este dos litros.

La configuración de la caja de cambios automática de 9 velocidades y convertidor de par está hecha para un absoluto confort de marcha y para que el motor 2.0 adopte el mayor grado de eficiencia. Las tres primeras marchas son muy cerradas, prácticamente usables solo en ciudad y en el arranque. También se percibe con algo de brusquedad la transición a una marcha más baja cuando circulamos en segundo o en tercera y aminoramos la velocidad. A partir de la cuarta se van abriendo hasta enfocarse en la conducción en carretera las marchas más largas (7, 8 y 9). La novena es eterna… Perfecta para viajar de un modo suave en autovía y lograr consumos realmente bajos. Esa gestión, no obstante, no ayuda mucho en las reducciones a la hora de frenar, pero sí es ágil a la hora de cambiar de marcha para afrontar un repecho o la subida a un puerto.

A todo esto se añade la tracción 4×4 con Active Drive, que con un selector de modos de conducción mejorará la motricidad en diversas superficies (auto=carretera, snow=nieve, sand=arena y mud=barro). También se puede activar la tracción total (mejor dicho, reparto de par al eje trasero; recordemos que no tiene reductora) accionando el botón central 4WD LOCK. Este sistema podría repartir hasta el 100% de par mediante un embrague multidisco a una sola rueda en un caso extremo -lógicamente, a la que más superficie tenga para traccionar-.

Comportamiento Muy confortable en carretera y divertido en caminos

La suspensión filtra muy bien las irregularidades del terreno.
La suspensión filtra muy bien las irregularidades del terreno.
Ampliar

El comportamiento de este nuevo SUV destaca por su enfoque en el confort. Dejando al margen que es la versión que tiene los elementos interiores más orientados a ello, el coche en conjunto ofrece unas buenas sensaciones en carretera. El chasis, pese a la apariencia exterior “maciza y robusta”, es bastante ágil y sabe dirigir al coche por donde el conductor le encamina con el volante. La suspensión tiene un tarado blandito pero bien equilibrado y, pese a ello, el coche no balancea demasiado en las curvas y retiene bien las inercias. Por poner un ejemplo, con un peso de unos 50 kg más y una altura también considerablemente mayor que la de un Hyundai Ioniq PHEV, se mueve por la misma vía con muchísimo más desparpajo y alegría, sin pegar ni un tipo de susto u obligar a contravolantear en una curva rápida y abierta.

En autovías, el confort se ve en cierta manera mermado por el ruido que entra desde fuera, sobre todo proveniente de aceleraciones y aerodinámica. Si llevamos música casi seguro que ni nos enteraremos, pero en el caso de que se ruede en silencio, sí puede llegar a ser incómodo. Otros aspecto a comentar es que, si viajamos en circunstancias de fuerte viento o vamos a adelantar a un camión grande, deberemos andar con cuidado, coger bien el volante y hasta reducir un poco la velocidad, ya que la amplia superficie lateral del coche y sus formas cuadradas hacen que sea propenso a moverse lateralmente. Por lo demás, se mueve de manera muy correcta, siendo un coche fácil de manejar y muy eficiente. El motor girará en torno a las 2.000 rpm y lograremos unos consumos buenísimos.

En un entorno urbano también se mueve bien, aunque quizá encontremos alguna dificultad en el aparcamiento. Su aspecto exterior le hace parecer más grande y largo, pero con sus 4,4 metros de longitud entra dentro de lo que puede tener cualquier otro compacto del mercado. En ese tipo de maniobras, los sensores del Park Pilot y la cámara de visión trasera nos ayudará bastante. Incluso podremos recurrir al Park Assist (cómo funciona el Park Assist) si no nos sentimos con confianza de meterlo en una plaza justa.

Además, también se pueden notar algunos cambios de marcha algo bruscos cuando circulamos en las más cortas, debido a la configuración de la caja de cambios. No obstante, no es un impulso demasiado fuerte ni algo que nos lo vayamos a encontrar a cada momento, por lo que no supondrá un incordio.

El equipo de frenos hace un buen trabajo y se notan en positivo los discos ventilados delanteros, pero será necesario hundir bien el pie en el freno para lograr una detención contundente, como hemos explicado antes.

Por último, hay que dejar claro al posible lector interesado en el vehículo que no es un coche todoterreno. Es un SUV muy confortable e, incluso, ágil en carretera. También es divertido en caminos de tierra o arena en buen estado, como pistas forestales, y hasta en algunos otros terrenos de campo más quebrados y dificultosos, pero para un uso más todoterreno o aventurero viene mejor equipada la versión Trailhawk. Los componentes del Limited corroboran su límite: sus llantas de 19 pulgadas con muy bajo perfil no realizan una fabulosa tracción en terrenos algo más comprometidos, como puede ser una zona de tierra húmeda o barro. Su sistema de tracción 4×4 es muy efectivo a la hora de enviar el par a la rueda o ruedas que más lo necesitan en circunstancias delicadas, pero no extremas. No podemos pretender que nos saque de una rodera de fango o de un surco causado por el patinaje; para eso será necesario subir las ruedas para colocar piedras bajo los neumáticos que posibiliten una mejor tracción. Además, eso es especialidad de su hermano Wrangler y de vehículos equipados con las benditas reductoras.

Equipamiento Un Jeep a todo lujo

Monta unas llantas de 18 pulgadas bajo los característicos pasos de rueda trapezoidales.
Monta unas llantas de 18 pulgadas bajo los característicos pasos de rueda trapezoidales.
Ampliar

El acabado de este Jeep Compass se corresponde con el más alto de la gama, junto con el Trailhawk (más enfocado al campo). El nivel Limited sería, digamos, como el que incluye un equipamiento más lujoso y cuidado con elementos claramente orientados al confort. Y todo ello lo cumple con creces.

En concreto, este acabado viene de serie con asientos de cuero, sistema de infotainment UConnect con navegador y pantalla táctil de 7 pulgadas, control de crucero y limitador de velocidad, volante forrado en cuero, freno de estacionamiento electrónico, faros traseros de led, aviso de colisión frontal, aviso de salida involuntaria de carril, asistente de arrancada en cuesta, control de balanceo de remolque y climatizador automático bizona, entre muchos otros elementos.

Nuestra unidad además contenía algunos extras: faros bixenón (Pack Visibility 931 euros), llantas de 19 pulgadas (629 euros), Pack Infotainment con altavoces Beats (2.075 euros), techo solar panorámico (1.660 euros), Pack Cuero con asientos ventilados (1.509 euros) Pack Parking (1.151 euros), Pack Premium (931 euros) y rueda de repuesto (252 euros). El precio total sería de unos 47.400 euros, 10.000 euros más que el Limited “básico” por la cantidad de opciones.

No podemos negar lo evidente: es un “pastizal” para ser un SUV compacto. Por eso, también se puede tener un Compass con algo menos de equipamiento por un precio más asequible, aunque vaya por delante que el Pack Cuero, por la comodidad que ofrece, y el Pack Visibility con faros bixenón son muy recomendables. No obstante, puedes tener un Compass 1.6 Multijet II con 120 CV 4×2 con estos extras por unos 35.000 euros. Sí, con algo menos de poderío mecánico, pero podrás divertirte por caminos igual que con el 4×4 porque al fin y al cabo no es un coche para explorar territorios que vayan mucho más allá, como te explicamos en el apartado de comportamiento. Y sí, también sabemos que sigue siendo un coche caro, pero lo cierto es que a nivel de acabados, aspecto y dinamismo, lo bueno se paga -y la moda, también-.

Si lo comparamos con alguno de sus rivales a similar nivel de equipamiento, como el Ateca o el Tiguan, el ítalo-americano costaría alrededor de 10.000 euros más que el Seat y unos 5.000 euros más que el Volkswagen.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Tercer reposacabezas trasero con ajuste de altura
  • Asistente a la frenada emergencia (BAS)
  • Anclajes Isofix
  • Airbags frontales delanteros
  • Control electrónico de estabilidad (ESP)
  • Asistente para salida en cuesta (HSA)
  • Luz antiniebla trasera
  • Fijaciones Latch-Isofix para asientos infantiles
  • Control de tracción
  • Luces de ferno traseras adaptativas
  • Desconexión del airbag del acompañante
  • ABS
  • Faros delanteros halógenos bifuncionales
  • Sistema de aviso de salida de carril Plus
  • Luces de día LED
  • Faros traseros LED
  • Airbag conductor
  • Luces traseras LED
  • Airbags laterales delanteros
  • Monitorización presión de neumáticos
  • Encendido automático de luces
  • Control de balanceo de remolque
  • Reposacabezas delanteros activos
  • Faros antiniebla con función cornering
  • Airbags de cortina en ambas filas de asientos
  • Apertura con mando a distancia eInmovilizador
  • Mitigación electrónica antivuelco
  • Reposacabezas traseros (3)
  • Apagado de faros con retraso

Equipamiento Opcional

  • 1150.61 €Pack Parking
  • 930.55 €Pack Visibility
  • 930.55 €Pack Premium
  • 930.55 €Pack Function

Confort

Equipamiento de Serie

  • Tapicería cuero & Tela
  • Barras laterales del techo negras
  • Elevalunas delanteros eléctricos - el del conductor, de un toque
  • Sensor de lluvia
  • Techo color carrocería
  • Dirección asistida
  • Asiento conductor regulable en altura
  • Volante forrado en cuero
  • Limpiaparabrisas con sensor de lluvia
  • Retrovisores exteriores con intermitentes incorporados
  • Anillas en la zona de carga
  • Luces interiores traseras de cortesía
  • Pomo del cambio forrado en cuero
  • Llantas de aluminio de 18´
  • Control de crucero
  • Inserción de los faros delanteros cromada
  • Retrovisores con ajuste eléctrico
  • Asiento con respaldo abatible 40/20/40
  • Consola central con reposabrazos deslizante
  • Asiento conductor ajuste lumbar eléctrico
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Apoyabrazos central delantero con ajuste longitudinal y espacio portaobjetos
  • Control electrónico de velocidad
  • Sistema de tracción Jeep Active Drive I
  • Alfombrillas delanteras y traseras
  • Tomas auxiliares de 12V
  • Tiradores de las puertas en color carrocería
  • Tubo de escape cromado
  • Toma de corriente auxiliar de 12V en la parte trasera
  • Retrovisores exteriores color carrocería
  • Sistema Selec-Terrain
  • Kit antipinchazos
  • Pomo del cambio con inserción cromada
  • Pack Style (Cristales traseros tintados)
  • Inserciones exteriores cromadas
  • Barras del techo cromadas
  • Respaldo del acompañante abatible en plano hacia adelante con espacio portaobjetos
  • Viseras de cortesía iluminadas
  • Start & Stop

Equipamiento Opcional

  • 691.63 €Pack Winter
  • 729.35 €Pintura sólida
  • 729.35 €Pintura Perlada
  • 1659.9 €Techo solar panorámico de cristal
  • 1886.25 €Pintura Blanco Perla + techo negro
  • 729.35 €Pintura metalizada
  • 1483.85 €Resto de pinturas + Techo Negro
  • 1509 €Pack cuero con asientos ventilados
  • 628.75 €Llantas aluminio de 48
  • 1131.75 €Pintura Blanco Perla
  • 1131.75 €Pack cuero
  • 251.5 €Rueda de repuesto de tamaño completo para uso temporal

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Sensores de aparcamiento traseros
  • Sistema Uconnect 7
  • Volante con control de audio integrado
  • Puerto USB remoto
  • Streaming de audio por Bluetooth
  • Pantalla TFT a color de 7´´ en cuadro de instrumentos
  • Posavasos delanteros iluminados
  • Pantalla de 7´´ TFT en cuadro de instrumentos
  • Entrada auxiliar de audio AUX

Equipamiento Opcional

  • 2074.88 €Pack Infotainment

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Depósito de combustible sin tapón
    • Tapa del depósito de combustible con cierre electrónico
    • Freno de mano eléctrico
    • DAB (Digital Audio Broadcast)
    • Pack fumador
    • 6 altavoces
    • Control de descensos
    • Model Year 2018

    Consumo Fuera de la autovía se dispara

    Las líneas cuadradas de su antecesor se han eliminado y cambiado por unas más redondas y musculosas.
    Las líneas cuadradas de su antecesor se han eliminado y cambiado por unas más redondas y musculosas.
    Ampliar

    Jeep facilita unos datos homologados de consumo para esta motorización del Compass de 5,6 l/100 km en un uso mixto. Sin embargo, en circunstancias reales a ese número hay que sumarle un par de litros más.

    En autovía es donde nos sorprende gratamente: obtenemos una media de 5,5 l/100 km, que es un dato muy positivo si tenemos en cuenta que es lo mismo que consumo un BMW 118d en la misma vía y con un importante pedazo menos de altura y finura que funcione como resistencia.

    La cosa cambia cuando salimos de las autovías. En convencionales con límites de 100 km/h, sobrepasa los 6 litros pero sin llegar a los 7, lo cual sigue estando dentro de lo normal, pero al entrar en carreteras más sinuosas y que desencadenan en puerto, la cifra aumenta hasta situarse alrededor de los 8 l/100 km.

    En un entorno urbano el gasto crece todavía de un modo más considerable hasta rozar los 10 l/100 km, cuando hay una gran lista de competidores directos que logran consumos menores en el mismo contexto, como los coreanos Kia Sportage 1.7 CRDi o un Hyundai Tucson 2.0 CRDi. No dejan de ser SUV compactos que pasearán bastante por las grandes ciudades…

    Entonces, con estos datos y un amplio depósito de combustible que abarca hasta 60 litros de gasoil, podremos hacer de media sin preocupaciones unos 770 km sin parar a repostar. Si se realiza un viaje largo, incluso interfronterizo, donde la gran parte del tiempo se circule por autovías o autopistas, la tranquilidad será aún mayor, ya que se podrá sobrepasar el millar de kilómetros entre gasolinera y gasolinera.

    Rivales Rivales del Jeep Compass 2.0 Multijet II Limited 4x4 140

    Compass 2.0 Mjt Limited 4x4 AD Aut. 103kW

    Desde
    38.330 €

    Diesel

    Automático
    marchas

    3008 1.5BlueHDi GT Line S&S 130

    Desde
    32.650 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    130

    0,0

    4,2

    109

    Tucson 2.0CRDI Kosmo 4x4 Aut.

    Desde
    37.465 €

    Diesel

    Automático
    6 marchas

    136

    10,9

    6,1

    156

    Qashqai 1.6dCi Tekna 4x4-i

    Desde
    34.350 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    130

    10,5

    4,9

    129

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba