Prueba

Prueba del nuevo Audi A4 40 TDI S Tronic quattro: actualización madura

41 fotos

Ampliar

16 de abril, 2020

Tras una semana de convivencia con el renovado Audi A4 2020, os contamos en qué cambia y cuáles han sido nuestras sensaciones al volante.

Audi ha rejuvenecido el A4 en la mitad de su vida comercial para que continúe siendo el coco de sus principales rivales y compatriotas: el Mercedes Clase C, también actualizado recientemente, y el BMW Serie 3, que acaba de estrenar generación. El de los cuatro aros se ha centrado en mejorar aspectos estéticos, mecánicos y tecnológicos, y lo cierto es que todos estos cambios le han venido que ni pintados. En este caso, nos hemos puesto a los mandos de la versión diésel más potente de la gama «terrenal», sólo superada por el reformado S4 TDI de 347 CV. Ya os adelantamos que los 190 que eroga nuestra unidad son más que suficientes para todo lo que uno quiera. Es hora de entrar en profundidad con la prueba del nuevo Audi A4 40 TDI S Tronic quattro.

Videoprueba del Audi S6 Avant 2019: un familiar deportivo con etiqueta Eco

Los puntos fuertes del nuevo Audi A4 2020

Sin duda, el nuevo lenguaje de diseño de la marca le queda de 10 al nuevo A4. Eso, sumado a la carga tecnológica, a la mejora en equipamiento general de serie y a la posibilidad de contar con la tracción quattro en un motor que no sobrepasa la barrera de los 200 CV, le otorga un atractivo especial al modelo de Audi. Tan solo BMW permite equipar su tracción total xDrive en el 320d de misma potencia. Mercedes y Volvo, por el contrario, lo reservan para variantes prestacionales que rondan los 400 CV y, dado el plus en seguridad que ofrecen estos sistemas, eso puede llegar a ser un matiz decisivo en la compra.

Sin embargo, aunque en este nuevo Audi A4 pesan más los atributos positivos, no todo nos hace indicar que estamos ante el sedán perfecto… al menos, si tenemos en cuenta que el precio de esta unidad en concreto está rozando los 50.000 euros. El ruido que procede del motor y que penetra en el habitáculo desde que arrancamos -algo que ya percibimos en el Q3 35 TDI- no debería ser tan perceptible en un modelo de la gama Audi.

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 7

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Caja de cambios
  • Prestaciones
  • Calidad percibida

Mejorable

  • Rumorosidad del motor
  • Dirección algo artificial
  • Altura justa en plazas traseras

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: mucho más atractivo

Audi A4 2020 exterior.

41 fotos

Ampliar

Las cotas del A4 apenas cambian con respecto al modelo de 2015. Solo es 30 milímetros más largo, 5 más ancho y cuatro más alto. La distancia entre ejes es exactamente la misma que antes (2.820 mm.)

Por tanto, en referencia al exterior, nos debemos fijar en las novedades de estilo. Y es que el nuevo A4 ha recogido el nuevo lenguaje de diseño que Audi estrenó con la nueva generación del utilitario A1. De esta forma, encontramos una parrilla Singleframe más ancha y baja, un nuevo paragolpes con splitter inferior más largo y, por supuesto, unas nuevas ópticas que en nuestra unidad añaden la firma lumínica diurna con efecto 3D. Hay que decir que de serie siempre tendremos faros con tecnología led, pero son absolutamente recomendables los opcionales Matrix led que equipa nuestra unidad y que proporcionan una iluminación inmejorable. Además, en este acabado S line, el capó incluye una fina abertura sobre la calandra que, como en el A1 y en las variantes RS más recientes, evoca el frontal del mítico y sublime Audi Sport Quattro.

En la zaga, las novedades se limitan a unos nuevos pilotos, más rasgados y en línea con lo citado sobre los faros delanteros, y a un paragolpes más dinámico con doble salida de escape (una de ellas, por cierto, verdadera.)

Por su parte, lo novedoso del perfil son unos nuevos diseños de llantas que van desde las 17 hasta las 19 pulgadas. En este caso, el A4 monta unas llantas de 18 pulgadas con neumáticos 245/40 que aumentan la factura en 1.265 euros.

En materia de acabados y ajustes, como es habitual en la marca, todo da una sensación de altísima calidad. Los enrasados son correctos y la igualdad cromática de las diferentes partes de la carrocería está logradísima.

Interior: calidad y tecnología

Audi A4 2020 interior.

41 fotos

Ampliar

Así como en el diseño exterior sí se aprecian importantes novedades, el habitáculo del nuevo A4 no ha cambiado demasiado. Sigue siendo igual de espacioso y ergonómico, y se percibe una calidad en los materiales y ajustes a la que la marca ya nos tiene acostumbrados desde hace tiempo en sus modelos. Eso sí, la carga tecnológica es mucho mayor ahora. Para empezar, tenemos una pantalla táctil de 10,1 pulgadas con sistema MMI, navegación y todo tipo de conectividad. A esta hay que sumar el opcional Audi Virtual Cockpit, cuyo tamaño crece hasta las 12,3 pulgadas.

El puesto de conducción es cómodo, con reglajes amplios que permiten a cada uno adecuarlo a su estilo y talla. El volante en este caso es de tres radios (hay hasta cuatro modelos distintos) y tiene un grosor y un tacto que resultan bastante agradables. Tras él encontramos unas pequeñas levas que giran con el propio volante y que hacen posible que cambiemos manualmente de forma rápida.

En cuanto a las plazas traseras, hay que decir que el acceso resulta fácil gracias al gran ángulo de apertura de las puertas. Una vez dentro, el espacio para las rodillas de los dos ocupantes laterales es bueno, teniéndome como referencia a mí, que estoy en los 1,80 m de estatura. Con respecto a la altura, la cosa cambia. En mi opinión, un viaje largo puede resultar algo incómodo para alguien que ronde esa misma medida, puesto que vamos rozando ligeramente el techo con la cabeza -y eso que esta unidad no contaba con techo panorámico.- La plaza central, como pasa por ejemplo en un A3, queda para alguna urgencia.

El maletero cubica 460 litros y, pese a que la boca de carga pueda parecer algo pequeña, es muy aprovechable y no resulta incómodo cargar objetos grandes.

Motor: mucho corazón

Audi A4 2020 motor.

41 fotos

Ampliar

El motor de este A4 40 TDI S Tronic quattro es un turbodiésel de cuatro cilindros y dos litros de cubicaje que declara 190 CV y 400 Nm de par. Tenemos todo su brío antes de las 2.000 rpm y llega a estirarse sin perder un ápice de vida hasta pasadas las 3.500 vueltas, por lo que, en condiciones normales, vamos a disfrutar de una más que contundente pegada. Tanto es así que incluso diría que la versión anterior a este 40 TDI (35 TDI de 163 CV) ya es más que suficiente tanto para el día a día como para hacer cualquier tipo de viaje. Eso sí, a quien le guste ir más allá, el extra de potencia se agradece y mucho. Lo único malo, por decir algo, es que se trata de la única motorización de la gama que no va acompañada de microhibridación y, por tanto, tampoco de etiqueta Eco… bueno, eso y lo comentado anteriormente en referencia al ruido.

En cualquier caso, el funcionamiento del combo es exquisito. Como también lo es el de la caja automática S Tronic de doble embrague y siete velocidades. Las transiciones son rapidísimas y muy suaves. Nada que reprochar. A ella se asocia el maravilloso sistema electrónico de tracción total quattro, que añade un importante extra en materia de seguridad.

Las prestaciones de esta mecánica son formidables. De hecho, en ocasiones nos parecía estar al volante de un modelo S, a pesar de que en la báscula este coche se acerca a los 1.600 kg. No quiero ni imaginar las sensaciones que debe transmitir el S4 con 300 Nm de par y casi 160 CV más…

Comportamiento: satisfactorio

Audi A4 2020 exterior.

41 fotos

Ampliar

El comportamiento del A4 destaca por cumplir con nota en el apartado de confort. Su nivel de rodadura es alto, como es habitual en Audi, y con la suspensión opcional de dureza variable se vuelve más camaleónico. Eso sí, en cuanto a dinamismo, se encuentra algo por detrás de alguno de sus rivales.  Mucha culpa de ello la tiene la dirección, que aunque es bastante precisa, su tacto no invita para nada a la conducción deportiva. El grado de asistencia es demasiado alto incluso en el modo de conducción más deportivo.

En cualquier caso, como decimos, la suspensión hace un muy buen trabajo, dejando lejos las inercias y los balanceos hasta cuando nos metemos en secundarias reviradas de manera alegre.

En ciudad es un coche muy manejable y se puede maniobrar fácilmente con él, sobre todo si equipamos los sensores de aparcamiento y la cámara trasera. Hay que tener en cuenta que, pese a no ser un compacto, es solo 42 centímetros más largo que un A3 Sportback nuevo. También resulta cómodo al pasar por calles rotas o por badenes en el modo más suave.

En lo referente a la frenada, tanto el tacto del pedal como el trabajo de las pinzas en los discos ventilados delanteros y macizos traseros son muy buenos. Lo cierto es que me han parecido bastante dosificables y efectivos.

Consumo: cifras correctas

Audi A4 2020 interior.

41 fotos

Ampliar

Durante nuestra semana de pruebas hemos registrado unas medias de consumo de 6,5 litros en autovía, 7,5 litros en secundarias y unos 9 litros en ciudad, lo que se traduce en una media total menor a los 8 l/100 km. Teniendo en cuenta tanto la potencia como el tamaño y el peso del coche, podemos considerar que son consumos ajustados. No hay duda de que esta media en una versión de gasolina con la misma potencia se acercaría a los 10 litros. Con tales números y un depósito de 54 litros, obtendremos una autonomía aproximada de 700 km con cada respostaje.

Rivales: rivales del nuevo Audi A4 2020

Vehículo

Audi A4 40 TDI S line S tronic quattro 140kW

Mercedes-benz C 200d 9G-Tronic

Bmw 320dA xDrive

Volvo S60 T4 Business Plus Aut.

Precio Desde
49.023 €
Desde
46.028 €
Desde
48.300 €
Desde
41.950 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Gasolina
Cambio 7 marchas 9 marchas 8 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 190 160 190 190
Aceleración 0-100 km/h (s) 7,4 7,9 8,3 7,1
Consumo Medio (l/100 km) 4,9 4,6 4,6 6,6
Emisiones CO2 (g/km) 130 122 121 152

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche