Prueba

Prueba del Nissan Qashqai Tekna+ 163 CV: pero sigue siendo el rey…

44 fotos

Ampliar

01 de mayo, 2018

Sometemos a prueba al recientemente renovado Nissan Qashqai. ¿Por qué es el absoluto soberano en un mercado protagonizado por la moda de los SUVs compactos?

En un mercado actualmente protagonizado por las ventas de SUVs nos ponemos a los mandos del rey absolutista, el todocamino más vendido en nuestro país. En esta prueba del Nissan Qashqai vamos a detallarte qué elementos lo hacen tan especial para que gran parte de los españoles haya enloquecido y caído rendida a sus pies. Ya con la segunda generación estrenada en 2014 los japoneses incrementaron su nivel de calidad en este modelo. Su exterior polivalente, robusto (como ha de ser todo SUV) y compacto para desenvolverse mejor por ciudad, puede ser uno de los puntos a favor con los que parta.

Los 5 SUV más vendidos en España en 2017

También es un coche un poquito más asequible que alguno de sus rivales más directos (Kia Sportage, Hyundai Tucson o Seat Ateca); su buena relación precio/producto le posiciona como una de las mejores alternativas del segmento a la que otros buenos competidores, como el Ford Kuga o el Peugeot 3008, no alcanzan a plantar cara.

¿Es el Nissan Qashqai una buena opción?

Prueba del Nissan X-Trail 2.0 dCi 4×4 XTronic Tekna

Además, en esta versión que hemos conducido (el acabado más alto de la gama), ofrece también un alto grado de confort y un buen comportamiento dinámico. Si a todo ello le sumamos que con respecto a su hermano mayor, el Nissan X-Trail, no pierde demasiado, obtenemos un producto muy atractivo para todos aquellos que quieran un coche no muy grande pero práctico. Nuestra unidad corresponde, como decimos, al nivel de equipamiento Tekna+ y monta el motor más potente de la gama: el 1.6 de gasolina y 163 CV con cambio manual y tracción delantera.

Lo cierto es que nos ha parecido un coche más agradable durante la conducción de lo que a priori parece, más manejable y cómodo; también puede resultar versátil para una familia no numerosa. Eso sí, también tiene alguna tara, como que no es uno de los mejores coches que puedas sacar fuera del asfalto. Muchos de sus rivales sin tracción total trabajarán más cómodos en ese terreno.

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 8

Equipamiento 9

Consumos 7

Destacable

  • Relación precio/producto
  • Equipamiento de esta unidad
  • Confort y facilidad de conducción

Mejorable

  • Algunos plásticos menos visibles
  • Gasolina sin opción 4x4
  • Respuesta del motor hasta 2.000 rpm

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Urbano y algo deportivo

Prueba Nissan Qashqai Tekna+ 163 CV.

El Qashqai se distingue de su hermano mayor, el X-Trail, casi únicamente por tener unas cotas menores. Los demás elementos pueden llegar a ser incluso confusos entre uno y otro. Con su último restyling, el urbano ha incorporado un nuevo frontal que rediseñaba la característica parrilla V-Motion, seña de los actuales modelos de Nissan, y unas ópticas más rasgadas con tecnología full-led. El paragolpes delantero ha albergado el cambio de cara más notorio, ahora es más agresivo: en los extremos se han añadido entradas de aire simuladas con una moldura cromada bajo las que se ubican unos nuevos antiniebla en posición horizontal, en lugar de redondos. Aunque la anchura es la misma, la nueva configuración de la calandra, más alargada, da la sensación de que sea mayor.

En el perfil lo que resulta novedoso es el ligero aumento de longitud. Se ha pasado de los 4,37 m del anterior restyling hasta los casi 4,4 m. En efecto, no es un crecimiento salvaje, pero es que de lo contrario se acercaría peligrosamente a su hermano grande. También se ha retocado el diseño de las llantas, de 19 pulgadas en nuestra unidad.

La zaga sí se ha cuidado algo más de lo que estaba. Se le ha dado más carácter con luces de led en forma de bumerán y se ha añadido una decoración en cromo mate al paragolpes que simula un difusor aerodinámico y que contrasta con la oscuridad del plástico que recorre los bajos de toda la carrocería para dar ese énfasis aventurero.

Nuestro coche corresponde al nivel de acabado más alto y ese miramiento que se le pide a todo tope de gama en el exterior es patente a primera vista, pero realmente lo bueno es que esto es así en cada acabado de la gama. Se nota que Nissan ha trabajado con minuciosidad los ajustes, los rasantes y las terminaciones cromáticas en los plásticos. Eso sí, en niveles más básicos no tendremos detalles plateados ni las bonitas y prominentes llantas de 19 pulgadas.

Interior: Más calidad percibida

El acabado más alto viene de serie con tapicería de cuero Nappa.

En el habitáculo lo primero que notamos es que se ha dado un paso agigantado en la mejoría de percepción de calidad. Los materiales y los acabados están bastante por encima de la media, se podrían comparar, por ejemplo, con los de Mazda en ese grado de medio-alto. Todo el salpicadero tiene un mullido blandito, así como las zonas para apoyar las rodillas. Más aún en la versión de la que os hablamos.

Los asientos, en este acabado Tekna+, son de cuero Nappa en color ciruela con regulación electrónica y calefacción, pretenden evocar las formas que vemos en los DS y lo cierto es que ofrecen un confort extraordinario. También es nuevo el volante multifunción de tres radios que ya pudimos ver cuando probamos el Nissan Micra. Su tacto y su grosor son muy buenos, aunque a veces puede resultar incómoda la parte inferior achatada. Eso sí, en el acceso ayuda a no dar con las rodillas en el volante. La posición de conducción es alta y, aunque el espacio entre el conductor y el acompañante es más que bueno, no lo es tanto el que queda para los pedales.

En las plazas traseras sí está muy bien resulta la habitabilidad. En coches de este segmento es habitual encontrarse algo de dificultades, pero con los 2,65 m de batalla y una caída no pronunciada del techo, un adulto de casi 1,80 m no tendrá problemas de dar con la cabeza, incluso equipando -como es el caso- un techo panorámico que reduce algo de altura. Para las rodillas tampoco habrá trabas. Sí se encontrará algunas más, como no deja de ser común, quien ocupe la banqueta central, sobre todo por los hombros.

El maletero cubica 430 litros normalmente y, aunque tiene el umbral de carga algo elevado, lo compensa con un amplio marco y unas formas regulares. Si abatimos las plazas traseras, obtendremos unos 1.600 litros, que son solo 200 menos de lo que nos encontramos en un gigantesco SsangYong Rexton con una sola fila de asientos. También tiene un pequeño doble fondo y hueco para albergar una rueda de repuesto que, en esta ocasión, está ocupado por un subwoofer Bose.

Motor: El más potente de la gama

Motor 1.6 gasolina DIG-T de 163 CV.

Este tetracilíndrico 1.6 de gasolina y 163 CV declara 240 Nm de par que los entrega en todo el medio régimen (entre 2.000 y 4.000 rpm). Para desenvolverse por ciudad e, incluso, hacer viajes largos se desenvuelve con total soltura. Ofrece buena respuesta desde el momento en que apretamos el acelerador. Aunque se ha buscado que tenga mucho par a medio régimen, lo mejor de sí lo da entre las 4.000 y 5.000 rpm. En concreto, la potencia máxima la obtenemos en las 5.600 rpm, a un punto del corte. Es evidente que nunca vamos a acercarnos a ese punto, y menos en un coche como el Qashqai, pero el usuario agradecerá saber que va a tener agilidad y viveza en prácticamente todo el rango de vueltas.

Lo que no resulta demasiado cómoda es la salida en primera. Parece como si el asistente de salida que actúa ligeramente sobre el acelerador fuera un poco brusco y el embrague, demasiado directo. En el caso de la versión más potente (ésta), no está disponible la opción de equipar caja de cambios automática XTronic ni tracción integral. El cambio de variador continuo solo está disponible para los gasolina de 115 CV y los 1.6 dCi, estos últimos, los únicos que pueden ser 4×4.

En su puesto tenemos una transmisión manual de seis marchas que envía par al eje delantero. Exceptuando ese pequeño apunte de la salida en primera, todo lo demás se desarrolla con normalidad con unos desarrollos más bien cortos, para que sea más fácil beneficiarnos en todas las circunstancias de los 240 Nm que da este Qashqai.

En cuanto a la insonorización del bloque, el poco ruido que emana del motor no es para nada molesto en el habitáculo, ni siquiera circulando con él revolucionado.

Comportamiento: Orientado a la conducción en carretera

Imágenes dinámicas de la prueba del Nissan Qashqai.

El Qashqai 1.6 gasolina en acabado Tekna+ está orientado a sacarle el máximo partido en ciudad y en carretera. Es verdad que es un SUV y que su altura libre al suelo de 18 cm le permite salir del asfalto a pistas de tierra que no estén en demasiado mal estado, pero no es menos cierto que las llantas que equipa nuestro coche, pese a que cuenta con una suspensión equilibrada, le hacen ser demasiado duro y penalizar en el confort que lo caracteriza en carretera. con unas llantas de 16 o 17 pulgadas, seguramente, la cosa cambiaría a mejor.

En uso urbano se desenvuelve de cine. Con unas cotas de compacto podemos maniobrar en pleno centro de la ciudad o en un aparcamiento público sin demasiadas complicaciones. El Start&Stop nos ayudará a ser algo más eficientes y es posible que un cambio automático nos resultaría algo más placentero, pero la buena disposición de la palanca y su tacto correcto no nos harán sentirnos pesados. Además, al pasar por badenes y otras irregularidades, pese a que no tiene una suspensión muy blanda, no notaremos ningún azote fuerte o incómodo.

En autovía llega a ser muy confortable. Apenas existen ruidos del exterior, incluso ni provenientes de la aerodinámica como sería habitual en un SUV. La dirección es bastante asistida y no muy precisa. Además, con el control de crucero podremos hacer centenares de kilómetros sin mayor fatiga y sin casi hacer transiciones, ya que hasta en pendientes pronunciadas logra mantener la velocidad constante. Eso sí, en algunas recuperaciones, al hundir el pie en el acelerador, parecía costarle un poco reaccionar.

Podríamos definirlo, en resumen, como lo que es pero que parece no ser: un compacto como lo es el Pulsar, con algo más de altura y con unas líneas un poco más atractivas que sirve realmente para lo mismo.

Equipamiento: Una lista que lo hace 100% confortable

Detalles del exterior del Nissan Qashqai.

El acabado de esta versión, el más alto, el Tekna+, está orientado a hacer la vida del conductor mucho más fácil… y no sólo en ciudad. Nuestra unidad cuenta con asientos de cuero calefactables muy agradables y cómodos en viajes largos, todos los asientes a la conducción que nos podemos encontrar en un full equipe, equipo de sonido Bose con ocho altavoces (opcional por 600 euros adicionales), techo solar panorámico, faros led, llantas con diseño exclusivo… En fin, todo lo que le pedimos a un coche -incluso de un segmento superior- a tope de equipamiento. Eso sí, todo esto se paga, porque la diferencia de precio con el mismo motor en el nivel de equipamiento más básico ronda los 10.000 euros (23.750 frente a 32.000 euros.)

Sin duda, para alguien que pueda pagarlo, esta es la mejor opción. Sin embargo, es cierto que quizá lo más lógico sería estudiar la posibilidad intermedia que ofrece el acabado N-Connecta (27.550 euros), que ya incluye conectividad, pantalla de siete pulgadas con navegador integrado, freno de estacionamiento electrónico, llantas de 19 pulgadas, acceso y arranque sin llave, pantalla TFT de siete pulgadas en la instrumentación… De cualquier modo, el acceso a la gama Qashqai está disponible por 22.000 euros (1.2 gasolina 115 CV en acabado Visia), en concordancia con el Ford Kuga o el Seat Ateca y algo más asequible que el Peugeot 3008.

También, por ese dinero podríamos contemplar la idea de pasarnos a un segmento superior y optar por el X-Trail, de modo que por esos 32.000 euros tendríamos un coche algo más grande y con más maletero que te daría la opción de albergar un par de plazas más o de equipar tracción total con más o menos el mismo equipamiento.

Consumo: Económico y eficiente

Tiene una longitud de casi 4,4 metros.

44 fotos

Ampliar

Los consumos que hemos anotado durante la semana de pruebas son unos 6 litros a los cien, tanto en autovía como en carreteras secundarias -sin entrar en puertos o vías con mucha pendiente- y algo más de 8 litros en ciudad. Me parecen unas cifras positivas para los usuarios de un coche de casi una tonelada y media que tiene un motor de gasolina con más de 160 CV. Además, hay que tener en cuenta que la capacidad del depósito de combustible puede dar cabida hasta 55 litros, por lo que podríamos recorrer, de media, entre repostaje y repostaje alrededor de 750 km.

 

Rivales: Rivales del Nissan Qashqai Tekna+ 163 CV

Vehículo

Nissan Qashqai 1.6 DIG-T Tekna+ 4x2

Ford Kuga 1.5 EcoB. Auto S&S Trend+ 4x2 150

Renault Kadjar 1.6 TCe Energy S-Edition

Peugeot 3008 1.6 THP Crossway EAT6 165

Precio Desde
32.000 €
Desde
27.400 €
Desde
28.210 €
Desde
32.450 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 163 150 165 165
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,9 9,7 10,1 8,9
Consumo Medio (l/100 km) 5,8 6,2 6,0 5,8
Emisiones CO2 (g/km) 134 143 134 136

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche