Presentación y prueba Nissan Navara NP 300

Presentación y prueba Nissan Navara NP 300

Nos ponemos a los mandos del actualizado Nissan Navara. Se fabrica en la planta que la marca tiene en Barcelona y cuenta con un precio de partida de aproximadamente 25.000 euros. Este pick up japonés es auténtico todoterreno.

Nuestra valoración: 8,7 Sobresaliente

8

9

8

9

9

9

Destacable

  • Equipamiento y capacidad de carga y remolque
  • 5 años de garantía
  • Posibilidad de accesorios

Mejorable

  • Comportamiento en carretera
  • Dirección
  • Ruidos aerodinámicos

Nissan lanza una nueva generación de su pick-up Navara. Fabricado en España, como tantos otros Nissan desde 1983, y ahora denominado NP300 Navara –NP300 hace referencia a ser un vehículo comercial- es completamente nuevo y comparte elementos mecánicos con Renault, gracias a su alianza. Ya está disponible en nuestro mercado con tres tipos de cabina –Chasis cabina, King Cab y Doble Cabina-, dos motores turbodiésel -163 y 190 cv- y precios que parten de algo menos de 20.000 euros, antes de impuestos.

Si sumamos el IVA (21%), impuesto de matriculación (9,75% porque emite 169 gr de CO2), y transporte, el Navara con carrocería King Cab supera por poco los 25.000 € de PVP.

Diseño El diseño del nuevo Nissan Navara se ha cuidado mucho

Preuba NavAra
Los pick-up cuidan, cada día más, su estética.
Ampliar

Tradicionalmente, los pick-up han sido modelos espartanos, en los que primaba la funcionalidad y la robustez. Poco a poco, y tras muchos años, han ido evolucionando hasta cierto lujo y confort. Y es que, aunque estemos ante un vehículo eminentemente de trabajo, a nadie le gusta tener una oficina fea. Además, los tiempos cambian y cada vez apreciamos más un diseño elaborado y parecido al resto de modelos de la marca.

Por otra parte, tenemos los aspectos técnicos como la seguridad y la eficiencia. Hay que preocuparse de la seguridad activa y pasiva y de que los motores no sean voluminosos con grandes cilindradas y apurar el diseño general para hacerlo más aerodinámico. En este caso, monta un motor de 4 cilindros y la aerodinámica ha mejorado un 3,6% gracias, entre otros, al diseño del parabrisas y del spoiler bajo el faldón delantero.

Por estos, y otros, motivos, Nissan en este caso pero es aplicable a prácticamente todos los fabricantes, se ha cuidado mucho el diseño del nuevo Navara.

En un plano estético, tiene el diseño del capó en “V”, con una prominente parrilla frontal y faros con leds para luz diurna y posibilidad de Xenón.

Siguiendo por el lateral, encontramos unos marcados pasos de rueda bajo los que se montan llantas de 16, 17 y hasta 18” pulgadas.

El coche mide 5,3 metros de largo por lo que, de entrada, no es precisamente un Audi A4, sino que tenemos que pensar en un Audi A8, y de los largos.

Su esquema de diseño estructural es el tradicional chasis de largueros y travesaños, utilizado desde los albores del automovilismo y que, aún hoy en día, proporciona robustez máxima, acompañada de sencillez de fabricación y precio contenido. Tiene dos largueros de perfil rectangular hueco de acero que se unen por travesaños. En ellos se instalan los órganos mecánicos del coche y la carrocería.

En el tren delantero monta suspensiones independientes pero queremos fijarnos en el trasero porque cuenta con más novedades. Mantiene el eje rígido, nos sorprendería que no lo hiciera, pero ahora, en la versión de cabina doble, cuenta con muelles helicoidales en lugar de las tradicionales, sufridas, resistentes y sencillas ballestas. Esto aporta un plus en comodidad y, especialmente, en seguridad porque los muelles consiguen que las ruedas apoyen mejor en el suelo que las ballestas, lo que, entre otros aspectos, mejora la estabilidad.

En la versión denominada King Cab mantiene –aunque mejoradas en su elasticidad- las ballestas porque esta versión está, aún más, destinada a la carga. También hemos de tener en cuenta que la suspensión trasera afecta, principalmente, al confort de las plazas traseras y, en esta carrocería, las plazas traseras son unos sufridos “transportines” para dos personas, más enfocados a un uso de “emergencia”. Dicho sea de paso que, la carrocería King Cab, tiene apertura trasera de puertas “en calesa”, que sólo se pueden abrir si, previamente, hemos abierto las puertas delanteras.

Independientemente de la suspensión que monte, la capacidad de carga no queda en entredicho dados los avances y la calidad de fabricación de las suspensiones actuales. Como muestra, un botón: cualquier nuevo Navara puede cargar 1.000 kilos “sin despeinarse” y remolcar hasta 3.500 kilos.

Al tener motores de 4 cilindros, han podido hacer un capó más pequeño y darle más capacidad al habitáculo o a la bañera para la carga. De esta manera, el espacio de carga se ha alargado 67 milímetros en la versión de cabina doble, con lo que llega hasta los 1.578 milímetros.

En este caso de Cabina Doble, el habitáculo tiene 4 puertas y capacidad para 5 ocupantes y, según el acabado o de manera opcional en todas las cabinas, podemos tener “estriberas” que facilitan el acceso.

Detrás de él encontramos la zona de carga y gran motivo de compra de este tipo de coches. En la ciudad o en las autopistas, por citar dos ejemplos, no le vemos la gracia por ninguna parte pero basta que echemos un vistazo en cualquier pueblo para comprobar lo apreciados que son estos vehículos entre agricultores, granjeros y vaqueros. La caja de carga del nuevo Navara es de metal “descubierto” pero, en opción, puede ir recubierta de plástico o de contrachapado para protegerla. Además, cuenta con sujeciones y anillas desplazables para cuerdas o “pulpos”.

La portezuela que le da acceso, como es tradicional y lógico, baja como la tapa de una guantera. Tiene cierre centralizado con el resto del coche y soporta un peso elevado.

Interior El Nissan Navara cuenta con un interior moderno

Interior Nissan Navara
En los acabados más altos, la calidad del Navara es equiparable a la de los turismos de la marca.
Ampliar

En el interior se nota el esfuerzo de la marca por hacer del habitáculo del Navara un lugar de trabajo confortable y moderno. También ha sido objeto de un profundo estudio, tanto es así que el salpicadero se ha estructurado para dar la sensación de mayor amplitud. Sus materiales tienen buena calidad visual y son resistentes y, las versiones más altas de gama, cuentan con materiales tan buenos como el resto de los Nissan.

En general podemos decir que está muy bien rematado y se accede a los mandos con naturalidad. Un poco más escondidos quedan los botones que están a la izquierda del volante. Sí vemos que cuenta con detalles como portabotellas en el centro y en todas las puertas, salidas de aireación orientables y volante regulable, eso sí, sólo en altura.

La consola central está presidida por una pantalla multifunción –en opción- y, bajo ésta, se ubican los mandos para la climatización. Por cierto, el aire acondicionado es de serie. Más abajo tenemos la ruleta selectora del modo de tracción y, entre otros, el botón que conecta el control de descenso. Cuenta con asistente de arranque en cuesta de serie, que funciona automáticamente.

El asiento del conductor tiene mejor ergonomía y han estudiado especialmente el soporte lumbar buscando reducir la fatiga al conducir. En cualquier caso, hablamos de un mullido blando que ayuda a soportar mejor el bacheo por terrenos abruptos.

Si miramos a las plazas traseras de la versión con cabina doble, encontraremos tres plazas suficientemente anchas para 3 adultos no muy corpulentos y respaldos de los asientos con 23º más de inclinación de respaldo para asemejar la sensación de viajar en un X-Trail.

Motor Motor turbodiésel de 4 cilindros para el Nissan Navara

Motor Nissan Navra
El Nissan Navara monta un bloque de cuatro cilindros, 2,3 litros de cubicaje y 160 CV de potencia.
Ampliar

No se han complicado mucho las cosas en Nissan en lo referente a motores. Han elegido un bloque robusto, sencillo, fiable y probado. Se trata del motor turbodiésel  de 4 cilindros y 2,3 litros de cilindrada que proviene de Renault y que ya utilizan ambas marcas en algunos de sus vehículos comerciales.

La versión de acceso a la gama rinde 160 cv y se asocia, únicamente, con una caja de cambios manual de 6 marchas. Tras conducirlo podemos decir que es un motor contundente en cuanto nos acercamos a las 2.000 revoluciones por minuto y que le falta un pelín de “punch” hasta que no superamos las 1.500 rpm. No es menos justo indicar que, en un uso diario tiene fuerza de sobra para mover al Navara y la carga que le echemos. La marca homologa una aceleración de 0 a 100 km/h en 12 segundos, una velocidad máxima de 172 km/h y un consumo medio de 6,4 litros a los 100 km (con cambio manual).

Con respecto al cambio manual, si algún lector tiene, o ha conducido, un pick-up de Nissan, seguro que sabe lo que son los recorridos del cambio largos. En este caso casi tenemos que hablar de “sacar billete de ida y vuelta” cuando pasamos, por ejemplo, de cuarta a quinta. Exageramos, claro, pero seguro que sacáis una sonrisa al acordaros de esto cuando lo conduzcáis, si sois uno de los 1.000 clientes anuales que, según datos de Nissan, van a comprar el nuevo Navara. Y, al César lo que es del César: tiene los recorridos tan largos como preciso es su funcionamiento, raro, muy raro, será que nos equivoquemos de marcha.

Si pensamos en más potencia, la marca también pone a disposición de sus clientes el mismo motor, pero con un turbo diferente y cambios en la electrónica, que rinde 190 cv. Si en el otro la potencia es suficiente, en este os podéis imaginar que no le falta. Acelera y recupera con mayor contundencia, está más lleno de fuerza y viaja más desahogado. La marca homologa una aceleración de 0a 100 km/h en 10,8 segundos, una velocidad máxima de 180 km/h y un consumo medio de, también. 6,4 litros a los 100 km con cambio manual y de 7 litros con cambio automático. Sólo para este motor está disponible una caja de cambios automática, con variante secuencial, de 7 marchas. Con un convertidor de par muy resistente, aporta confort de marcha y cierto lujo.

Con ambas cajas de cambio, el Navara es tracción trasera. Con un mando eléctrico podemos engranar el 4×4 –incluso en marcha por debajo de 100 km/h-, la reductora –sólo con el coche parado- y el bloqueo de diferencial trasero.

Comportamiento El Nissan Navara es un todoterreno de verdad

Prueba nuevo Navara
El Nissan Navara incorpora reductora y bloqueo de diferencial.
Ampliar

Vaya por delante que el nuevo Nissan Navara es un pick-up, un coche alto, con chasis de largueros y travesaños y suspensiones y ruedas pensadas para el trato duro. Sabiendo que es lo opuesto a, por ejemplo, un Mercedes Clase S, hemos de decir que tiene en el confort de marcha una de sus grandes virtudes.

El interior está bastante bien aislado, las suspensiones absorben bien los baches, los asientos son cómodos y el motor no es muy ruidoso.

Pero distingamos varios escenarios de conducción y pongámonos aún más “en situación”, tenemos un coche grande: mide más de 5 metros de largo, alrededor de 1,8 de ancho y lo mismo de alto. Para hacernos una idea, sólo de distancia entre ejes tiene 3.150 centímetros, que son 40 más de lo que mide un Smart Fortwo… ¡¡en total!!

Con estos datos, nos podemos imaginar que callejear por la ciudad no es su especialidad. Pero hemos de ser honestos y decir que su radio de giro, alrededor de 12m, no es nada malo –lo apreciaremos también fuera del asfalto-.

En autopistas y autovías tenemos un buen rutero, a velocidades legales no hay muchos ruidos aerodinámicos ni de rodadura y mantiene cruceros legales con muy buena cara. Tiene una frenada estable y, como las curvas son amplias, la carrocería no inclina en exceso en las curvas.

Si hablamos de carreteras convencionales, conviene mantener la calma. Tiene neumáticos con mucho perfil (las medidas de serie para un Acenta de 160 cv son 255/70 R16), las suspensiones son blandas, vamos sentados bastante altos y, un nuevo dato a tener en cuenta: la dirección. Además de ser de cremallera y piñón, lo cual es contrario a la precisión, tiene mucha desmultiplicación. Con todo, podéis imaginar que la rapidez de reacciones no es su mayor virtud. Dicho esto, que nadie se asuste: lo hemos conducido también por carreteras y se sujeta bien en las curvas, frena con contundencia y, si hemos menospreciado alguna curva, cuenta con control de tracción y estabilidad de serie.

Salir del asfalto es otro cantar. Aquí sí que se mueve como pez en el agua. Estamos ante uno de los pocos todoterreno puros que quedan. Su construcción es sólida, tiene muy buenos recorridos de suspensiones y, como hemos comentado, cuenta hasta con reductora y bloqueo de diferencial. Sus cotas todoterreno son muy buenas, aunque dependen de los neumáticos que montemos –hay llantas de 16, 17 ó 18”-. Para hacernos una idea, decir que tiene un ángulo de ataque de unos 29º, ventral de 21º y de salida de 24º. (Un Jeep Wrangler los tiene de casi 38, casi 25 y casi 30, respectivamente). Además, la altura libre al suelo es de no menos de 208 milímetros y tiene una capacidad de vadeo de 60 centímetros. Nissan ha homologado una pendiente máxima superable de 30º y una inclinación lateral de 49,8º.

Pudimos circular por un circuito que la marca preparó para la presentación y podemos constatar que “lo hizo sin enterarse”. Superó pruebas y obstáculos mucho mayores de los que, normalmente, nos encontraremos en caminos entre vaquerías.

Equipamiento El Nissan Navara cuenta con cuatro líneas de equipamiento

Prueba Navra NP300
El nuevo Nissan Navara estrena un sistema anticolisión frontal.
Ampliar

Aquí es donde, de manera objetiva, podemos palpar que el Navara es un coche moderno y alejado de la mera idea de ser una herramienta de trabajo. Está disponible con 4 acabados que, ordenados de menos a más equipados, son: Visia, Acenta, N-Conecta y Tekna.

Desde el básico “Visia” ya encontramos elementos como el aire acondicionado con salida de aire para los asientos traseros, asiento del conductor con regulación en altura y profundidad, elevalunas eléctricos, 3 tomas de corriente de 12v, cierre centralizado –si queremos acceso y arranque sin llave tendremos que subir al acabado Acenta-, ordenador de viaje, espejos eléctricos, luces automáticas, radio con CD, mandos al volante (audio y manos libres), control de crucero (para el Doble Cabina) y elevalunas eléctricos, como elementos más destacados.

Queremos fijarnos en la dotación de seguridad disponible de serie, también, desde el acabado básico (Acenta). El nuevo Nissan Navara cuenta con airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla (para el conductor), tres reposacabezas traseros y 2 fijaciones Isofix (en el Doble Cabina), ABS y control de estabilidad, control de descenso en pendientes y de asistencia al arranque en cuesta, diferencial trasero de deslizamiento limitado con control electrónico.

Como novedad más destacada, aunque sólo para el Doble Cabina, estrena el “AEB” que es un sistema anticolisión frontal. Por una parte nos avisa de que nos acercamos a un obstáculo y, si no reaccionamos, llega a frenar automáticamente el coche.

Como ejemplos de mayor equipamiento, podemos encontrar la pantalla táctil de 7 pulgadas, navegador y conectividad con el smartphone, faros de leds, climatizador bizona, cámara de visión 360º -para ver el terreno alrededor del coche sin bajarnos- techo solar o tapicería de piel y asientos eléctricos.

Consumo La marca homologa un consumo medio de 6,4 litros a los 100

Consumos Nissan Navara
El Nissan Navara ronda las 2 toneladas de peso.
Ampliar

Otro aspecto destacado del nuevo Navara son sus consumos. Hasta ahora no hemos hablado del peso, que ronda las 2 toneladas. Esto, unido a lo voluminoso del coche y a que su aerodinámica, aunque mejorada, no es la mejor para cortar el viento, nos haría pensar que los consumos van a ser elevados. Nada más lejos de la realidad, al menos, los homologados. Tiene un as en la manga y es su motor: sólo tiene 4 cilindros y apenas 2,3 litros de cilindrada. Se alimenta por un eficiente raíl común y tiene inyección directa y turbo, de geometría variable el de 160 cv. Además, se apoya en una caja de cambios manual de 6 marchas o automática de 7 por lo que puede rodar desahogado. Así, la marca homologa un consumo medio de 6,4 litros a los 100 para la versión King Cab con 160 cv y, obligatoriamente y como hemos comentado antes, sólo cambio manual. Si hablamos de la versión con Doble Cabina y motor de 190 cv, el consumo homologado con cambio manual se mantiene en los mismos 6,4 litros, pero sube a 7 si lo asociamos con el cambio automático.

En ciclo urbano homologado se mueve entre 7 y 8,7 litros a los 100 kilómetros y son alrededor de 6 en ciclo extraurbano.

Ficha

Rivales

NISSAN

Desde
0 €


marchas

MITSUBISHI

Desde
0 €


marchas

TOYOTA

Desde
0 €


marchas

ISUZU

Desde
0 €


marchas

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba