Probamos el nuevo Nissan Micra: gasolina y 90 CV para comerte la ciudad

Probamos el nuevo Nissan Micra: gasolina y 90 CV para comerte la ciudad

El Nissan Micra se renueva con un aspecto mucho más jovial y con unas dimensiones que lo incrustan de lleno en el segmento B, sin medias tintas como en sus anteriores generaciones. La marca nipona, tras la retirada del Note, deja a este modelo como principal protagonista del mercado urbanita; inmediatamente por encima queda el compacto Pulsar.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 8

Notable

Equipamiento 8

Notable

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Renovación completa y positiva
  • Nivel de personalización
  • Completo equipamiento

Mejorable

  • Plazas traseras
  • Reducida gama de motores
  • Navegación mejorable

Nissan está a la orden del día en cuanto a actualizaciones se refiere, signo de que le van bien las cosas. Hace pocos días, le tocaba el turno al Qashqai, el modelo SUV más vendido en nuestro país (aquí puedes leer la prueba que hicimos en la presentación del nuevo Nissan Qashqai). Algunos meses antes, a finales de 2016, los de Yokohama presentaban en el Salón de París la nueva generación de su pequeño Micra -como ya te contamos aquí (nuevo Nissan Micra 2017)-, con el que pretenden también romper las previsiones económicas y situarlo como uno de los vehículos preferidos para la ciudad.

Pues bien, esta renovación la han llevado a cabo no dando puntada sin hilo. Me explico: con esta nueva generación (y ya van cinco) de su utilitario, la marca japonesa ha dejado entrever las intenciones y las esperanzas que tiene puestas en él.

En primer lugar, Nissan deja el absoluto protagonismo (y, por ende, las consecuencias de los resultados mercantiles) de su segmento B al nuevo miembro de la familia Micra tras la desaparición del Note. Este cubrirá los dos patrones (Micra anterior y Note); es un buen razonamiento que explica el aumento de sus dimensiones.

Revolución (¿franco?)nipona

Prueba del nuevo Nissan Micra 90 CV gasolina.
Prueba del nuevo Nissan Micra 90 CV gasolina.
Ampliar

Pero no sólo cambia el exterior -que cambia y mucho- y su tamaño. También lo hace el espacio interior, que se ve beneficiado por ese “estirón” que ha pegado la quinta generación del Nissan Micra y, sobre todo, la calidad de los materiales utilizados para su consecución. Además, a las previsiones del ámbito femenino como cliente objetivo se suman ahora, en un mayor grado, también los adeptos masculinos.

La alianza con la marca francesa del rombo es tangible en este Micra. Más allá de su verídico parecido en la silueta exterior con el nuevo Clio, el bloque motor tiene origen Renault y la pretensión de reducir los consumos con la filosofía downsizing acompañada de la sobrealimentación es una máxima en los modelos más pequeños de ambas compañías. Incluso en el interior se parecen, aunque he de decir que, en rasgos de personalización, gana, con creces, el asiático.

Si hablamos de precios, el nuevo Nissan Micra está disponible a partir de algo más de 10.000 euros en su versión de acceso (motor 1.0 gasolina de 70 CV con acabado Visia). Esta versión más equipada y potente, con un propulsor de 0,9 litros y 90 CV de gasolina con el nivel tope de gama Tekna, ronda los 20.000 euros, algo más de 13.000 euros si nos agarramos a una oferta específica que implica, entre otras cosas, entregar un vehículo en la compra. Se trata de una opción mucho más que recomendable por el completo equipamiento del que goza esta unidad de pruebas, si se tiene la oportunidad económica de escoger.

Diseño El nuevo Micra crece y se embellece

Las dimensiones del nuevo Micra han crecido considerablemente.
Las dimensiones del nuevo Micra han crecido considerablemente.
Ampliar

El diseño exterior del Nissan Micra ha cambiado radicalmente. Con esta renovación se acaban las formas redondeadas y, en resumen, la burbuja sobre ruedas que era el anterior modelo -o todas las anteriores, exceptuando únicamente la primera cuadrada que estuvo en el mercado una década, hasta 1992.

Han cambiado, como decimos, sus formas, mucho más lineales, deportivas y atractivas, y han crecido sus dimensiones. Este nuevo Micra es 17 cm más largo, llegando hasta los 4 metros (3.999 mm, exactamente), con lo que hace una inclusión total en el segmento B. Ya no hay dudas entre si es mini o utilitario urbano; ahora su espacio interior aumenta y, por tanto, también el confort que permite sacarlo fuera de la ciudad con más alegría.

De ancho mide 1.743 mm y de alto, 1.455 mm. La batalla crece hasta los 2.525 mm, algo que permite a Nissan decantarse por comercializar exclusivamente el Micra en versión de cinco puertas. Su peso, unos 1.070 kg, lo posiciona como uno de los más ligeros en contraposición con sus rivales. Con todo esto, ahora es un Micra menos “micra”.

El frontal cambia, sobre todo, en longitud. El capó es mucho más largo que el anterior “pelotilla”. Los faros han sido rediseñados con una forma mucho más afilada y deportiva, que acentúan las luces diurnas de led. La parrilla hexagonal del nuevo Micra también da un soplo de aire fresco al modelo, dotándolo de mayor dinamismo y europeización en contraste con su antecesora rejilla fina y horizontal, demasiado asiática. Este rasgo está presente en toda la renovación estética del nuevo Micra, ya que ha sido pensado para el público del Viejo Continente -de ahí también el parecido con el Clio-.

Los parachoques concluyen en una configuración deportiva de pico en sus extremos, sobre los que se sitúan unos antiniebla reestilizados y horizontales que sustituyen los cristales redondos de la anterior generación. La parrilla V-Motion, seña característica de los últimos modelos de Nissan, es lo único que comparten los dos últimos modelos del Micra, aunque en este que probamos gana en tamaño y en sofisticación (la insignia de Nissan, en cromado y sin relieve, la incorpora una superficie cuadrada en negro brillante que preside el frontal).

En la vista lateral, toma importancia la sensación de techo flotante que le da el pilar C pintado en color negro, así como el pomo de apertura de las puertas traseras integrado en el propio pilar. Esta novedad es exactamente la misma que hemos visto con el Suzuki Swift (presentación y prueba del Suzuki Swift 2017) y que no nos termina de convencer. No lo del techo flotante, que evidentemente le da un aire más deportivo y juvenil al coche, sino lo de la maneta. Es una solución incomodísima; de hecho, durante la semana que estuve probando el vehículo, se me resbaló la mano unas cuantas veces cuando iba a abrir alguna de las puertas traseras.

Para hacerlo de forma efectiva, tienes que empeñarte en meter bien todos los dedos de la mano hasta el fondo y, entonces, ejercer la fuerza para abrir la puerta; de lo contrario, tu mano saldrá despedida hacia la dirección en que haces fuerza, arriesgándote a soltar un manotazo a quien quiera que pase por tu lado. Además, teniendo en cuenta que en numerosas ocasiones los ocupantes traseros serán niños, muy probablemente no llegarán a realizar la maniobra por sí solos debido a la altura en la que reposa el pomo. Un tirador tan simple y práctico como el que se acciona para entrar a las plazas traseras hubiera sido la mejor idea.

Por lo demás, la silueta lateral resulta mucho más deportiva, más afilada, con una forma de auténtica cuña que se corta casi súbitamente en la zaga, de no ser por la curva de la luneta trasera. Gracias al techo flotante y a los nervios que recorren la cintura del Micra, queda una atractiva imagen cóncava marcada por los grupos ópticos -delanteros y traseros- que se alargan hasta el lateral. Los espejos retrovisores, situados en un lugar más bajo de lo habitual, y las llantas de aleación Sapphire bitono de 17 pulgadas -exclusivas del acabado Bose- (el acabado Tekna tendría unas ONYX 17”) que montan unos neumáticos Bridgestone 205/45 R17 culminan un perfil con bastante encanto.

La parte trasera, por último, tiene más salida al exterior y abarca los nuevos faros en forma de bumerán. El parachoques termina en su parte más baja con una línea en color distinto al de la carrocería (en las versiones Tekna y Bose Limited Edition) que comparte con el paragolpes delantero y con los retrovisores exteriores, y con un faro antiniebla centrado en lugar de un falso difusor.

Nissan asegura que se pueden realizar 120 opciones de personalización distintas de la imagen del nuevo Micra, entre molduras, vinilos con rayas que atraviesan su figura, embellecedores, llantas…

Todos estos detalles y sus molduras tienen unos perfectos remates que dan una sensación de calidad con solo ver su exterior. La pintura llega hasta las hendiduras de las puertas y capó, lo que se agradece bastante. Después de haber convivido con él durante una semana, los acabados de su exterior me corroboraron la primera idea que vino a mi cabeza con solo verlo: sin ser un vehículo premium -ni pretenderlo-, se antoja, a simple vista, como un gran rival para el Mini 5 puertas (o similar) por la condición de su aspecto.

Interior Sensación de calidad y opciones de personalización

El interior del Micra es altamente personalizable y cuidado.
El interior del Micra es altamente personalizable y está muy cuidado en las partes visibles.
Ampliar

El habitáculo del nuevo Nissan Micra gana en espacio, consecuencia directa de su ampliación exterior. Las plazas delanteras ofrecen una comodidad y una libre maniobrabilidad digna de un compacto. El acceso es muy bueno, sin riesgos, algo de lo que no todos los urbanitas pueden presumir.

Una vez dentro, la sensación de calidad por el uso de los materiales y el tacto son fantásticos. El salpicadero acolchado es un punto muy positivo, ya que ese acolchado luego se traslada al marco que protege la zona de la palanca de marchas; esto se agradece al posar la rodilla durante la conducción, puesto que las percepciones son de completo confort.

El salpicadero, en esta versión Tekna, viene del mismo color que la carrocería (un azul Power Blue, en el exterior es metalizado y tiene un sobrecoste de 420 euros) y su parte alta guarda unas líneas muy actuales y correctas que no alteran la visión de la carretera. El volante multifunción, que cuenta con una larga lista de botones, aunque todos ellos bastante intuitivos, tiene achatada su parte baja para darle un aspecto más deportivo y juvenil, como el público al que va dirigido. Su tacto es bastante suave, con una dirección directa y no sobreasistida, y el cuero empleado es de calidad y blando y da una impresión bastante agradable. No pasa lo mismo con el diseño achatado del volante, sobre todo en las maniobras de aparcamiento, cuya parte recta resulta bastante incómoda de girar.

La consola central está presidida por una pantalla táctil de siete pulgadas con navegador (algo lento al calcular la ruta y con una cartografía mejorable) y sinergias con distintas aplicaciones para el smartphone (de serie en el N-Connecta).

Los asientos son bastante cómodos -para tratarse de tela en una versión tope de gama- y el reposacabezas del asiento del conductor cuenta con dos altavoces Bose que amplifican al ratio individual el sonido que emite el equipo de música e infotainment. Este elemento es propio de la variante Tekna, que cuenta con un sistema de audio Bose con seis altavoces.

El campo de visión que ofrece el puesto del conductor es muy bueno y, como destacamos, el Micra continúa la línea de todos sus competidores con respecto al nivel de confort en marcha de un utilitario. La ergonomía, además, es realmente buena, con una palanca de cambios cerca del volante que permite una maniobra de transiciones rápida. Los botones de la consola y el climatizador, de la misma manera, gozan de una acertada colocación.

El cuadro de instrumentos se queda con un diseño muy tradicional, con dos relojes analógicos para el velocímetro y el cuentarrevoluciones. He de subrayar el acierto de Nissan al marcar en la instrumentación el CO2 ahorrado cada vez que el coche se para en ciudad por el sistema Start&Go. No es algo fundamental ni estratosférico, pero sí da cierta satisfacción al observar las cifras que se alcanzan / ahorran; en mi caso, durante una semana, pasé de los 2 kg ahorrados. Llamadme iluso, pero puedo decir que algo he contribuido a que en estas fechas no estemos todavía más asados.

La cosa cambia, y mucho, al pasar a las plazas traseras. La caída o pendiente del techo (y las propias características del coche -se trata de un utilitario, no un compacto-) denota una falta de espacio no demasiado insalvable para dos ocupantes, pero insufrible para tres. Además, el acceso ya está algo más restringido. No obstante, hemos sido capaces de movernos por el centro de Madrid durante la prueba cinco personas (uno de ellos, un bebé que viajó en su correspondiente sistema de retención infantil, anclado con Isofix). Evidentemente, no se pueden devorar kilómetros de esta manera, pero la posibilidad, sin demasiada comodidad, la tenéis.

Otro punto a destacar -negativo o positivo, según se mire- es que el cierre y la apertura de las ventanillas traseras es manual, con manetas tradicionales. He leído y oído bastantes críticas a esto por la era de tecnología y vagancia en la que vivimos, pero, si lo vemos desde la perspectiva en que bastantes niños se montarán detrás, sí puede ser un inconveniente, ya que no hay forma de desactivar este accionamiento. No obstante, el hecho de que no sean automáticas tampoco es algo destacable como negativo.

El maletero tiene una capacidad de 300 litros, con lo que se asegura estar dentro de la media de los rivales del segmento, que pueden crecer hasta los 1.004 litros con la segunda fila de asientos abatida. Sus formas son regulares y tiene un hueco bastante hondo y largo que puede albergar más de 300 litros. Permite meter, como podemos ver en la galería de fotos, un carrito de bebé con un cuco (por lo tanto, dos partes que componen un gran carrito de bebé) y todavía sobra un poco de espacio para guardar un bolso pequeño o cualquier otro objeto de unas dimensiones no muy grandes, eso sí, todo ello con las cinco plazas disponibles.

Los acabados, por último, están mucho mejor rematados en zonas visibles, como en la del conductor y el pasajero delantero. En el habitáculo principal las sensaciones son, como decíamos, de bastante clase y carácter, al igual que en el exterior. Pero sí es cierto que en algunas partes más escondidas, como la convergencia del cinturón de seguridad con el suelo, que está unida con un simple cable sin ningún tipo de embellecedor, o las banquetas de los asientos traseros, la calidad se empobrece, llegando estos últimos a ser casi desmontables (lo puedes ver en la galería de imágenes). El interior está muy logrado en materia de insonorización. Pese a ello, el ruido de la banda de rodadura logra penetrar en un bajo grado que ni mucho menos llega a ser molesto.

Motor Algo tardón pero eficiente

Este motor es el 0.9 gasolina de 90 CV sobrealimentado.
Este motor es el 0.9 gasolina de 90 CV sobrealimentado.
Ampliar

La unidad de pruebas montaba el pequeño gasolina 0,9 litros de cilindrada, tres cilindros y 12 válvulas (cuatro por cilindro) de origen Renault que rinde 90 CV a 5.500 rpm, 140 Nm de par a 2.250 rpm y que está sobrealimentado con un turbo.

Las otras dos alternativas son otro tricilíndrico 1.0 de gasolina atmosférico de 70 CV y un 1,5 litros DCI con cuatro cilindros de la misma potencia que el de la prueba (único diésel de la gama mecánica disponible). La lista no es muy amplia, y eso puede ser un hándicap si pensamos en movernos por la periferia y si nuestro uso va a ser algo más extendido y exigente para con el Micra.

Sin embargo, si a lo que nos vamos a limitar es sólo a moverlo por el entorno urbano, la paleta para escoger es más que suficiente. Y éste, en concreto, puede ser una gran opción, a falta de probar los otros dos. Eso sí, las reacciones algo tardonas de este gasolina más potente pueden desaparecer en la versión diésel. El de un litro de cubicaje no olvidemos que es atmosférico y, para obtener un buen rendimiento de su mecánica, lo tendremos que llevar a altas revoluciones, algo que podría incrementar de forma notable el consumo.

El motor del modelo que probamos (0.9 90 CV gasolina) está asociado, como toda la gama de motores, a una caja de cambios manual de cinco marchas que no se hace para nada corta. Tengo que reconocer que, antes de coger el coche, pensé en que igual una marcha más no le habría venido mal. En efecto, una vez a  sus mandos, probándolo, nada más lejos de la realidad. En ningún momento echas en falta la sexta velocidad, debido a que las relaciones son bastante largas para así contribuir a la reducción del consumo y a que el turbo actúe a bajas vueltas.

Su respuesta es algo lenta, al menos hasta sobrepasar las 2.700 vueltas, a las que actúa con fuerza el turbo. Entonces se convierte en otro Micra distinto y la sensibilidad con el acelerador aumenta considerablemente, así como su respuesta. Por el contrario, la ayuda a la salida en pendiente es muy brusca en el impulso; a pesar de soltar con calma el embrague, notarás un azote poco cómodo. A 120 km/h, velocidad de rodaje en vías rápidas, el motor trabaja a 3.000 rpm, lo que no llega a ser un inconveniente para el turbo.

En vías urbanas, la salida de los semáforos en primera es instantánea, igual a como debe ser el cambio a segunda para obtener una marcha eficaz y eficiente. Después, el recorrido natural se antoja bastante cómodo. En la transmisión, sin llegar a ser totalmente suave, no encuentras ninguna brusquedad ni dureza. Las transiciones es mejor hacerlas con calma, ya que, si no, sí que se prolongará más el cambio. Aun así, el tacto de la palanca es muy bueno. También el del embrague, aunque impulsa la marcha una vez pasado el 90% del recorrido, lo que indica que tiene bastante margen inútil.

Comportamiento Dócil y enamorado de la ciudad

Prueba del Nissan Micra gasolina 90 CV.
El hábitat natural para el Micra es el entorno urbano.
Ampliar

Ya sabemos que el Nissan Micra está ideado y fabricado para la ciudad.  No es menos cierto que el anterior Micra sería más manejable aún en el entorno urbano por sus casi 20 cm menos de longitud, pero los cuatro metros de la quinta generación no se hacen menos dóciles.

Como apuntamos, esa longitud lo acerca más al segmento C que al mini A, pero los asistentes para el estacionamiento (cámara trasera incluida) y su vuelta y media de volante que parecen, por practicidad, tres lo hacen fácilmente manejable para maniobrar en un aparcamiento o en cualquier otra acción en plena calle.

Pese a que apuntamos en la parte dedicada al motor que no tiene una respuesta directísima, las salidas de los semáforos y el rodaje en ciudad son bastantes cómodos. La primera pondrá en funcionamiento al Micra de una forma suave e, inmediatamente después, la segunda acelerará hasta el turbo para iniciar la marcha con ímpetu.

Las condiciones en carreteras secundarias no varían negativamente; el coche se muestra bastante rígido en tanto en cuanto a la estabilidad pero es ágil. No es menos cierto que, en zonas con curvas de desnivel, se subirá con nosotros de invitado especial el subviraje sin pausa. Pero el coche no es para eso, por lo que no deberíamos considerarlo un hándicap.

Es manifiesto que su hábitat natural es la ciudad, donde se maneja de fábula. Pese a ello, incluso en vías rápidas como las autovías, la comodidad no disminuye de no ser por las incómodas y estrechas plazas traseras y por la fatiga que se acumula más rápido que en otros vehículos equipados, por ejemplo, con acolchados asientos de cuero. No por ello el comportamiento es radicalmente peor. El sonido apenas penetra en el habitáculo y las suspensiones no llegan a ser duras, aunque algún bache no se lo traga como debería un “ciudadano”.

Tiene una buena retención de inercias, con tiempos de espera más bien largos y, aunque a simple vista no compensa el largo capó con la corta zaga, logra también un buen reparto de pesos.

Equipamiento Muy completo por 13.000 euros

El reposacabezas del conductor en la versión Tekna cuenta con un altavoz individual firmado por Bose.
El reposacabezas del conductor en la versión Tekna cuenta con un altavoz individual firmado por Bose.
Ampliar

El acabado Tekna de Nissan era el superior, hasta la llegada del Tekna+ en la actualización del nuevo Qashqai. Eso al Micra no le afecta para nada, por lo que el tope de gama sigue siendo el Tekna “a secas”, aunque cierto es que hay una edición limitada superior, el Micra Bose Limited Edition, con similares elementos a los que añade un equipo de sonido y una personalización específicos.

No obstante, como decíamos anteriormente, por alrededor de 20.000 euros (PVP) que pueden adelgazar a casi 14.000 euros con ofertas especiales de la casa, se puede tener un buen coche urbanita con una serie de elementos que lo dotan con un completo equipamiento para el mercado en el que compite. Absolutamente recomendable, por cierto.

De esta forma, tendremos (además de llantas de aleación bicolor de 17 pulgadas y sistema de audio Bose de seis altavoces con dos de ellos situados en el reposacabezas del conductor) un paquete de seguridad con sistema anticolisión frontal con detección de peatones, asistente de luces en carretera largas/cortas, alerta y prevención de cambio de carril involuntario y reconocimiento de señales de tráfico.

Puesto que el acabado anterior, el N-Connecta, no se diferencia en exceso del precio, el Acenta, disponible a partir de 12.250 euros, cuenta con pantalla Nissan Drive Assist, Apple Car Play, llantas de aleación de 16 pulgadas, control de crucero y antinieblas y sistema de audio con cuatro altavoces, que siempre será mejor que el Visia y el Visia+.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Escudo de Protección Inteligente
  • 5 reposacabezas
  • 6 airbags (frontales, laterales y de cortina)
  • Frenos ABS, BAS y EBD
  • Indicador de presión de neumáticos
  • Sistema anticolisión frontal
  • Fijaciones Isofix en plazas traseras
  • Luz de día LED
  • Tercera luz de freno
  • Asientos delanteros con detector de fatiga inspirados en la gravedad 0
  • 4 apoyacabezas
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Faros antiniebla con funcion luz de día
  • Pack Seguridad
  • Desactivación airbag acompañante
  • Sistema de Control de Estabilidad (ESP)
  • Faros de activación automática
  • Asistencia de arranque para pendiente en ascenso
  • Chassis Control: Control activo de la trazada
  • Faros antiniebla
  • Pack Seguridad Plus
  • Cámara visión 360

Confort

Equipamiento de Serie

  • Limitador velocidad
  • Volante ajustable en altura
  • Control de crucero
  • Sensor de lluvia
  • Llave inteligente I-KEY®
  • Retrovisores plegables eléctricamente
  • Volante en piel
  • Palanca de cambios y de freno en piel
  • Llantas de aleación 17´´ ONYX Bi-tono
  • Dirección asistida
  • Retrovisores regulables eléctricamente en color negro
  • Spoiler trasero
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Asiento conductor ajustable altura
  • Asientos traseros abatibles 60/40
  • Toma de corriente de 12 V
  • Palanca de cambios con acabado cromado
  • Retrovisores regulables eléctricamente en color carrocería, calefactados y con intermitentes LED in
  • Climatizador
  • Botón start/stop
  • Textil Negro/Gris Absolute
  • Manetas interiores cromadas

Equipamiento Opcional

  • 99.99 €Rueda de repuesto temporal
  • 400 €Personalización Interior ENERGY ORANGE
  • 350 €Personalización Exterior ENIGMA BLACK
  • 700 €Personalización Exterior Plus ENIGMA BLACK
  • 700 €Personalización Exterior Plus VIBRANT CHROME
  • 300 €Personalización Exterior Ultimate Vinilos centrales capó y techo
  • 350 €Personalización Exterior VIBRANT CHROME
  • 195 €Pintura SOLID WHITE
  • 520 €Pintura PASSION RED
  • 400 €Personalización Exterior Ultimate Vinilos de techo y capó en negro y plata
  • 1100 €Tapicería en Piel y Asientos delanteros calefactados
  • 350 €Personalización Exterior ENERGY ORANGE
  • 700 €Personalización Exterior Plus ENERGY ORANGE
  • 700 €Personalización Exterior Plus POWER BLUE
  • 350 €Personalización Exterior POWER BLUE
  • 400 €Personalización Exterior Ultimate Vinilos completos capó y techo
  • 420 €Pintura Metalizada
  • 400 €Personalización Interior INSPIRING RED
  • 520 €Pintura GLAZE WHITE

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Ordenador de viaje
  • Puerto USB y conector Aux-in (3,5 mm)
  • Pantalla Nissan Drive Assist (Ordenador de viaje con pantalla TFT en color de 5)
  • Volante multifuncional
  • Sistema de audio BOSE PERSONAL® con 2 altavoces en el reposacabezas del conductor
  • Pack Tech ACENTA (NC + Cámara Trasera + BOSE) NissanConnect: Sistema de navegación 3D, Apps a través del smartphone, Función Google Send-to-Car y Pantalla táctil de 7´´ antirreflectante de alta resolución Cristales traseros oscurecidos Cámara de visión trasera + Sensores de aparcamiento traseros Sistema audio BOSE PERSONAL®
  • Pack 360 (Cámara 360 + EPI + BOSE) Cámara de visión trasera + Sensores de aparcamiento traseros Sistema audio BOSE PERSONAL® Escudo de protección inteligente: Control de ángulo muerto Detector de movimiento
  • Radio con 6 altavoces
  • Bluetooth para teléfono y audio en streaming
  • Apple CarPlay® apps a través del iphone y pantalla táctil de 7'
  • Nissan Connect
  • Pack Navegación (NC + Cristales oscurecidos) NissanConnect: Sistema de navegación 3D, Apps a través del smartphone, Función Google Send-to-Car y Pantalla táctil de 7´´ antirreflectante de alta resolución Cristales traseros oscurecidos
  • Pack Tech N-CONNECTA (C

Consumo Recatado con los excesos

Instrumentación del nuevo Nissan Micra.
Instrumentación del nuevo Nissan Micra.
Ampliar

El Micra no es un coche “tragón”, pese a su pequeño 0,9 litros. Ahora ya los motores se fabrican pensando en la eficiencia y en las emisiones, si bien es cierto que, hace unos años, con un motor tan comprimido, las cifras hubieran sido otras…

Esta versión de 90 CV -15 CV más que el Polo de gasolina 75 CV que también hace buenos registros de consumo- ha homologado por la marca en torno a los 4 litros en uso interurbano y unos 6 litros en la ciudad.

Las cifras reales, como es de costumbre, difieren, pero he de decir que no demasiado. En el centro de Madrid clavó los 8 l/100 km de consumo medio. En carreteras convencionales, no sobrepasó en demasía los 5 l/100 km, obteniendo unos datos de uso combinado entre ambos entornos de unos 7 l/100 km (conduciendo en ciudad un 75% y en carretera, un 25%).

En vías rápidas, conseguí anotar unas cifras de alrededor de 4 l/100 km, remarcando que fue en tramos con pendiente a favor. Por el contrario, con contrapendiente, los datos aumentaron hasta unos 6,2 l/100 km, que tampoco está mal.

Con estos números y la capacidad que puede albergar en su depósito de combustible, que es de 41 litros, es fácil recorrer una distancia de 600 km sin parar a repostar ni ver el testigo de la reserva.

Rivales Rivales del nuevo Nissan Micra 2017 0.9 90 CV

Micra IG-T S&S Tekna 90

Desde
19.000 €

Gasolina

Manual
marchas

Clio 1.5dCi Energy Zen 66kW

Desde
18.989 €

Diesel

Manual
5 marchas

90

14,3

3,3

104

C3 1.2 PureTech Tonic 82

Desde
15.470 €

Gasolina

Manual
5 marchas

82

12,3

4,6

107

Corsa 1.4 Business 90

Desde
14.920 €

Gasolina

Manual
5 marchas

90

13,2

5,1

120

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Ale 10 marzo, 2018

He adquirido hace tres meses un micra n-conecta de gasolina 90 cv, lo he probado varias veces llenando el depósito a tope y volviéndolo a llenar anotando los kilómetros recorridos. He hecho la prueba en carretera sin pasar de 100/110 y en 5ª, he registrado un consumo de 5.8 a los 100 lo cual podría ser aceptable. En ciudad he hecho la misma prueba en tres ocasiones, llevando el coche lo menos revolucionado posible ya que tiene una 1ª y 2ª marcha muy cortas, no he conseguido bajar el consumo de 10.8 litros a los 100, lo que me parece una barbaridad para ser un utilitario fundamentalmente urbano. Creo que me he confundido al comprar este vehículo guiándome por los consumos que me dio el comercial. Si me podéis aconsejar os lo agradecería.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba