Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015

Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015

28 diciembre, 2015

El Mitsubishi L200 acaba de ponerse al día y lo sometemos a un profundo examen en esta prueba. La versión Kaiteki incorpora el sistema Super Select de tracción total que permite circular por carretera en modo 4x4. Para saberlo todo sobre él... sigue leyendo.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

7

7

6

7

7

7

Destacable

  • Prestaciones.
  • Confort interior.
  • Tracción super select.

Mejorable

  • Sistema multimedia.
  • Limitaciones de coche industrial.
  • Ruido de la mecánica.

Presentado en el pasado Salón de Ginebra, el nuevo Mitsubishi L200 2015 es uno de los pick up más modernos del mercado actual, algo que se nota en su cuidado interior, su diseño llamativo y su extenso equipamiento, especialmente en la versión de la prueba de hoy, el Mitsubishi L200 Kaiteki de 181 CV y cambio automático, el más alto de la gama.

En los últimos años ha evolucionado mucho el mercado de los pick up, que nacieron como un vehículo rudimentario para labores agrícolas y de transporte de mercancías por zonas accidentadas (reparación de tendidos eléctricos, equipos forestales…), de modo que temas como el diseño o el confort estaban en un plano secundario.

Poco a poco han ido surgiendo más rivales en este segmento y ya no basta con ofrecer todos lo mismo, hay que distinguirse del resto. Si además sumamos el hecho de que el control de estabilidad se ha hecho obligatorio (afortunadamente, pues este tipo de vehículos es bastante traicionero en carreteras mojadas), los fabricantes se han tenido que poner las pilas para hacer que sus modelos sean cada vez más atractivos.

Por otro lado, si tenemos en cuenta que apenas quedan 4×4 auténticos en el mercado– que poco a poco ha ido civilizando tanto sus modelos que ahora son SUV más pensados para usar en carretera- para aquellos que realmente quieran un vehículo para hacer todo terreno, son los pick up y apenas 3 modelos más las únicas alternativas reales.

En el caso de esta unidad, que equipa el sistema de tracción total Super Select de Mitsubishi, su capacidad para circular fuera del asfalto es sobresaliente. Sólo su ángulo de salida (penalizado por su largo voladizo trasero y la viga del soporte de la bola de remolque) y los neumáticos de asfalto lo limitan.

Respecto a sus rivales, el Mitsubisho L200 es una buena alternativa por su buena mecánica, su robustez y su precio Aunque en este segmento hay un rival a batir, el Toyota Hilux, que se ha ganado fama de indestructible, el L200 no se amilana.

En el caso de esta versión, con este acabado tan lujoso, neumáticos de asfalto y con la caja cerrada (se puede desmontar la tapa si lo necesitamos, pero es un engorro), más que para carga lo veo como el coche ideal para tirar de un remolque pesado, ya sea por temas de ocio (motos acuáticas, los que practiquen enduro, trial, una gran caravana…) o profesional.

Diseño Mitsubishi L200 Kaiteki: llama la atención

Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
El L200 Kaiteki es un pick up que llama la atención.
Ampliar

El L200 con el acabado Kaiteki resulta de lo más llamativo, aunque algunos elementos como los estribos son un verdadero incordio: no son útiles para subirse al coche, mancharemos la pernera del pantalón con ellos tanto al subir como al bajar y, además, reduce la altura libre y el ángulo ventral cuando circulemos fuera del asfalto.

Con su afilado y agresivo frontal (con la parrilla cromada), las bonitas y robustas llantas y los abultados pasos de rueda, el Mistubishi L200 tiene una imagen muy agresiva y moderna que no recuerda en nada a la imagen de pick up que todos tenemos en la cabeza.

Su doble cabina deja espacio a 5 cómodas plazas con 4 puertas de buenas dimensiones, algo de agradecer, pues otros rivales con doble cabina tienen unas plazas traseras muy angostas.

El carenado de la caja trasera es atractivo y reduce bastante el consumo al evitar los rebufos que se producen en los modelos de caja abierta, en los que el cajón trasero se convierte en un verdadero paracaídas- cuando va vacío- que nos frena el avance contra el aire. Lo malo de este elemento es que limita bastante la capacidad de carga. No podremos llevar cosas demasiado altas. Tampoco abre demasiado ángulo (puedes ver en las fotos que el límite de apertura lo impone el alerón sobre la luneta trasera), lo que hace incómodo cargarlo y se han olvidado de un tirador para cerrarlo. Si mides menos de 1,70 m de estatura tendrás que subirte a algo para poder cerrar la tapa.

Otro detalle mejorable desde del punto de vista práctico del diseño es que la luneta trasera queda absolutamente inalcanzable para su limpieza. Yo mido 1,85 m de estatura y me faltan 40 cm para llegar a ella para limpiarla, como puedes ver en la foto.

Gracias a sus amplios cristales y a los enormes retrovisores (que se pueden plegar automáticamente desde el interior para no romperlos contra las ramas cuando salimos al campo), la visibilidad es buena. Los faros delanteros tienen una luz excelente, incluidos los antinieblas, que, además de su buena iluminación, no están demasiado expuestos a golpes.

Gracias a su altura libre tenemos unas cotas bastante buenas de vadeo y el corto voladizo delantero proporciona un buen ángulo de ataque, pero la bola de remolque y la enorme distancia desde el eje trasero hasta el parachoques hacen que su ángulo de salida esté muy limitado (ver galería fotográfica).

Sus 5,2 m de longitud, 1,81 m de anchura y 1,78 m de altura imponen respeto y lo limitan mucho a la hora de movernos por la ciudad, donde encontrar un hueco para este “camión” es complicado. Afortunadamente su dirección gira mucho y facilita las maniobras, junto con su cámara de marcha atrás, que está bien ubicada para maniobrar y también para colocar el remolque en la bola, pero que queda expuesta a golpes cuando abrimos la portezuela trasera del L200.

Puedes ver todos los detalles del Mitsubishi L200 Kaiteki en la galería fotográfica.

Interior Mitsubishi L200 Kaiteki: detalles de turismo

Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015, interior, Rubén Fidalgo
El interior del Kaiteki está muy cuidado.
Ampliar

Una vez dentro del L200 volvemos a llevarnos una sorpresa y nos encontramos con un pick up que cuida a sus pasajeros. Buenos asientos, un salpicadero de formas atractivas, buenos acabados… realmente parece un SUV en lugar de un vehículo industrial.

Debido a su gran altura es complicado subirse a él, aunque tiene unas buenas asas en los pilares delanteros para ayudarnos y las puertas abren un buen ángulo y son amplias.  Personalmente creo que ya era hora de que los fabricantes mimasen a los pasajeros de este tipo de coches, vale que tienen que ser robustos y resistentes para trabajar, pero no hay por qué torturar al trabajador que va en ellos. En este sentido echo en falta algo más de aislamiento acústico, el motor suena demasiado dentro de un habitáculo que, por lo demás, está muy cuidado.

El espacio para los pasajeros es amplio y las 5 plazas son cómodas. La postura de conducción es muy buena, con un volante de buen tacto y unas levas para manejar el cambio automático que ya las quisieran para sí muchas berlinas y deportivos (son de metal y de buen tamaño y tacto… perfectas).

La disposición de los mandos es buena y se accionan fácilmente, lo que ayuda a viajar cómodo y sin fatiga. La instrumentación es muy completa y nos muestra en un display el modo de tracción que tengamos elegido (trasera, total, total con el diferencial central bloqueado o reductora con tracción total y central bloqueado).

El espacio de carga está bien protegido con un plástico de buena calidad que protege la caja de golpes y evita que le saltemos la pintura y se oxide al meter cosas dentro. No me gustan los herrajes que sirven de tope para que la portezuela trasera no abra más. Prefiero los que emplean cables de acero: no se rompen tanto como las bisagras ni quedan tan expuestos a golpearlos cuando metemos carga en el cajón trasero. Un detalle de agradecer es que la tapa trasera cuenta con luz de cortesía para ver lo que llevamos dentro y el cierre es estanco, no entra agua una vez cerrado, algo que no se puede decir de todos los cierres de las cajas de los pick up.

Con un peso máximo de 3.500 kg y un peso en orden de marcha de 1.800 kg, la capacidad de carga es sobresaliente en cuanto a masa, pero el volumen está muy limitado por las formas de la caja cerrada.

Puedes ver todos los detalles del Mitsubishi L200 Kaiteki en la galería fotográfica.

Motor Mitsubishi L200 Kaiteki: buenas prestaciones

Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015, Villabalter, Rubén Fidalgo
Las partes mecánicas están bien protegidas.
Ampliar

El motor de 2,4 litros de cilindrada y 4 cilindros de este modelo llega hasta los 181 CV gracias a una elaborada gestión electrónica y un turbo de generosas dimensiones con geometría variable. Su rendimiento es excelente y proporciona unas prestaciones inusuales a este pick up. Su capacidad de aceleración, incluso cargado, es sobresaliente y las velocidades que es capaz de alcanzar acabarían con nosotros en la cárcel, pues al estar homologado como vehículo mixto su velocidad máxima legal está limitada a 90 km/h, pudiendo duplicar esa cifra con facilidad gracias a su empuje y la aerodinámica de su caja cerrada.

La caja de cambios automática busca la robustez. Se conforma con 5 marchas y un gran convertidor de par. Tiene bastante resbalamiento al iniciar la marcha, pero su funcionamiento es muy bueno y es un cambio muy fiable.

Los órganos mecánicos están bien protegidos, salvo el diferencial trasero (ver fotos) cuyo dumper anti vibraciones queda bastante expuesto a golpes.

En cuanto al sistema de tracción, este Mitsubishi L200 equipa el sistema Super Select, una maravilla. Lo normal en los pick up es que empleen sistemas de tracción sin diferencial central, de modo que en jamás (salvo que haya nieve o hielo) se puede conectar la tracción total en carretera, ni siquiera con lluvia, lo que convierte a este tipo de vehículos en ideales para hacer drift en cada rotonda, lo que hace su conducción muy delicada cuando van vacías sobre asfalto mojado. En el caso de este modelo, gracias al sistema Super Select podemos conectar la tracción total en asfalto cuando necesitemos más tracción (para arrastrar un remolque o porque la carretera está húmeda), lo que mejora nuestra seguridad. También es ideal para circular por pistas con buen firme sin hacer sufrir las transmisiones.

Si la cosa se complica, giramos la ruleta entre los asientos a la posición siguiente y bloqueamos el diferencial central. En este modo si desconectamos el control de estabilidad seguiremos teniendo un control de tracción muy eficiente y podremos avanzar aunque sólo una rueda tenga adherencia. Si la cosa se complica más, todavía tendremos otra bala en la recámara. Apretando la ruleta hacia abajo (por seguridad) y girándola a la siguiente posición conectaremos las marchas cortas. Al hacerlo, el L200 desconecta automáticamente el control de estabilidad y el ABS es menos sensible, muy bien pensado, se nota que esta gente sabe lo que es circular por zonas de 4×4.

Para pasar de tracción trasera a 4×4 basta con girar la ruleta. Un servo eléctrico conectará el eje delantero en la caja transfer. Para hacerlo, podemos ir en marcha a menos de 80 km/h, por encima de esa velocidad no engrana, pero una vez conectada podremos ir a la velocidad que queramos con tracción integral. Para bloquear el diferencial central es recomendable estar parado y en línea recta, lo mismo que para desbloquearlo, aunque el sistema permite hacerlo a velocidades de hasta 40 km/h, pero mejor no forzar. Engranar la reductora sólo se puede hacer con el vehículo detenido y el selector del cambio en N (punto muerto o neutro). El display del cuadro nos indica cuando está activada cada posición al dejar de parpadear el indicador.

Gracias a este sistema, a su potente motor y a su robusta caja de cambios, el L200 está entre lo mejor del mercado en cuanto a su “armamento” para circular sobe cualquier terreno.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica el Mitsubishi L200 Kaiteki 2015.

Comportamiento Mitsubishi L200 Kaiteki: excepcional super select

Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
En carretera se notan las inercias de su peso y alto centro de gravedad.
Ampliar

El sistema Super Select marca la diferencia de este pick up dentro y fuera de la carretera. Poder contar con tracción total permanente en el asfalto mojado y disponer de toda clase de controles, bloqueos y reductora en el campo hacen que el L200 sobresalga respecto a sus rivales, que normalmente se reservan con una caja transfer sin diferencial central que no permite el uso de la tracción total sobre la carretera.

En ciudad, sólo las dimensiones del L200 son un problema. La visibilidad es muy buena y el cambio automático siempre es un buen aliado en los atascos. Las suspensiones y los neumáticos con tanto perfil también son una ventaja de cara superar los pasos de cebra elevados y bordillos de las aceras al aparcar.

En carretera, las limitaciones vienen impuestas por su alto centro de gravedad y una masa de más de 1.800 kg. El motor tiene una respuesta contundente al acelerador y rápidamente alcanzamos el máximo legal para este vehículo (90 km/h), que se puede superar sin darnos cuenta por su buen rodar, por lo que es recomendable el uso del limitador electrónico de velocidad o el control de crucero. Los frenos son buenos y aguantan bien el trabajo. En zonas viradas la enorme masa, el balanceo y la deriva de sus neumáticos evitarán que queramos subir el ritmo más allá de lo razonable. Con el asfalto mojado, mejor conectar la tracción total para evitar que el ESP esté constantemente trabajando para evitar “cruzadas” a la mínima brusquedad con el acelerador en curvas y rotondas.

En autovía, la buena aerodinámica de la caja carenada permite que viajemos sin ruidos ni turbulencias, y el desarrollo largo del cambio hace que los consumos se mantengan en cifras razonables y sin demasiado ruido mecánico en el interior, que se ve enmascarado por el sonido de la rodadura y no se cuela con tanto descaro como cuando estamos parados o a baja velocidad.

En la pista de pruebas, las situaciones de emergencia sacan a la luz los problemas típicos de estos coches con un centro de gravedad tan desfavorable. La maniobra de esquiva es posible gracias a la acción del ESP, sin él acabaríamos saliéndonos de la trazada o volcando.

El control de estabilidad funciona de manera impecable y mantiene las cosas en su sitio, dentro de los márgenes de la física.

Fuera del asfalto, el L200 Kaiteki es una maravilla gracias a su sistema de tracción Super Select, y eso que los neumáticos de asfalto no sirven de nada en una superficie arcillosa como la de la zona que puedes ver en la galería de fotos. Lógicamente, el L200 tiene sus límites, pero están muy muy altos.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica el Mitsubishi L200 Kaiteki 2015.

Equipamiento Mitsubishi L200 Kaiteki: tope de gama

Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
El acabado Kaiteki es muy completo.
Ampliar

El acabado Kaiteki es el más alto de la marca Mitsubishi. Con un precio de tarifa de 40.000 euros, este pick up está en las posiciones más altas de su categoría, pero si tenemos en cuenta su equipamiento, el precio es bastante razonable.

Llantas de aleación (con neumáticos 245/65-17), pintura metalizada, faros bi-xenón, luces LED de marcha diurna, 7 airbags, sistema de alerta de cambio de carril, volante multifunción, sistema multimedia con manos libres y cámara de marcha atrás, navegador, control de estabilidad, sistema Super Select, lavafaros, asientos de cuero (el del conductor con reglaje eléctrico) y calefactados, climatizador bi-zona… la dotación es generosa, sobre todo si tenemos en cuenta lo austeros que suelen ser los pick up, aunque esto está cambiando con las nuevas generaciones.

Mitsubishi ofrece un amplio catálogo de accesorios para completar el L200 a nuestro gusto, como la caja cerrada que puedes ver en la unidad de pruebas, los estribos o la bola de remolque, que hacen que este unidad concreta supere los 44.000 euros.

El equipo multimedia de la unidad probada no tenía un funcionamiento correcto, fallando la conexión manos libres con el teléfono móvil (android en este caso) constantemente.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica el Mitsubishi L200 Kaiteki 2015.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Anclajes ISO-FIX asientos traseros para sillas infantiles
  • ABS con EBD (distribuidor eléctrónico de la frenada)
  • Airbag laterales delanteros
  • Cierre segur
  • Airbag de rodilla para conductor
  • Regulación eléctrica de altura de faros
  • Doble airbag delantero, función desconexión pasajero
  • Faros antiniebla delanteros
  • Airbags de cortina
  • Control tracción y estabilidad activo (ASTC)
  • Sensor oscuridad y encendido automático de las luces
  • Faros delanteros Bi-Xenón con luces diurnas LED
  • Reposacabezas delanteros regulables en altura

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Estribos laterales
  • Llantas de aleación de 17´´
  • Cristales traseros con tratamiento de privacidad
  • Luneta trasera térmica
  • Apertura remota de puertas (dos transmisores)
  • Dirección asistida
  • Cruise Control (Cont
  • Paragolpes color carroc
  • Volante y pal
  • Sensor lluvia y funcionamiento automático del limpiaparabrisas
  • Tapicería tela
  • Volante regulable en profundidad y pomo de la palanca de cambios en cuero
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Asiento conductor de altura regulable
  • Retrovisores ext
  • Luna posterior de accionamiento eléctrico
  • Reposabrazos trasero con portabebidas
  • Volante regulable en altura
  • Cierre centralizado
  • Reposabr
  • Retrov
  • Tapicería de cuero
  • Sistema de asistencia de arranque en cuesta (HSA)
  • Climatizador automático bizona con filtro antipolen

Equipamiento Opcional

  • 395 €Pintura metalizada / perlada

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Equipo sonido con reproductor CDs y MP3 (6 altavoces)
    • Puerto USB ubicado en el panel central del salpicadero
    • Display informativo
    • Mandos audio integrados en volante
    • Ordenador de viaje (consumo medio, velocidad media, autonomía)

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Pasos de rueda ensanchados
    • Sistema de asistencia a la frenada (BAS)

      Consumo Mitsubishi L200 Kaiteki: bueno para su peso y potencia

      Prueba Mitsubishi L200 Kaiteki 181 CV 2015, Villabalter, Rubén Fidalgo
      El L200 de 181 CV tiene unos consumos ajustados para sus prestaciones y peso.
      Ampliar

      Mitsubishi homologa unos consumos para este modelo de 8,5 l/100 km en ciudad y 6,5 l/100 km en carretera, con una media ponderada de 7,2 l/100 km y se acercan bastante a las cifras reales obtenidas durante la prueba, aunque son algo optimistas.

      Los consumos reales del Mitsubishi L200 Kaiteki de 181 CV durante la prueba han sido de 10 l/100 km en ciudad y 6,8 l/100 km en carretera a cruceros entre 70 y 90 km/h. El gran resbalamiento del convertidor de par de su caja de cambios supone un lastre importante de cara a los consumos en uso urbano. En ciudad, es frecuente tener que iniciar la marcha varias veces, situaciones en las que el convertidor patina y dispara los consumos, por lo que es normal una cifra elevada en un coche de 181 CV y que roza las 2 toneladas de peso.

      Gracias al carenado de la caja de carga, la aerodinámica mejora bastante y permite que los consumos no se disparen a velocidades elevadas.

      Con estos valores de consumo y un depósito de 75 l de capacidad, el L200 es capaz de acercarse a los 1.000 km de autonomía.

      Puedes ver todos los datos en la ficha técnica el Mitsubishi L200 Kaiteki 2015.

      Rivales

      Mitsubishi L200 2.5DI-D Double Cab Kaiteki 5AT

      Desde
      40.350 €

      Diesel

      Automático
      5 marchas

      181

      14,0

      7,2

      189

      Ford Ranger 3.2TDCI DCb. Wildtrak 4x4 Aut. 200

      Desde
      39.750 €

      Diesel

      Automático
      6 marchas

      200

      10,6

      8,7

      231

      Toyota Hilux 3.0D-4D Cabina Doble VXL 4x4

      Desde
      37.180 €

      Diesel

      Manual
      5 marchas

      171

      12,1

      7,7

      203

      Volkswagen Amarok DCb. 2.0TDI BMT Canyon4M P.Aut.180

      Desde
      42.307 €

      Diesel

      Automático
      8 marchas

      180

      0,0

      8,2

      216

      Comparte este artículo

      Suscríbete a nuestra newsletter

      Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

      * He leído la Política de privacidad

      Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

      Te puede interesar...

      Comenta este artículo

      Pablo 28 diciembre, 2015

      Menudo aparato! Aunque me gustaba más el modelo que apareció en el 2006 (tanto por dimensiones como por diseño), siempre me ha parecido un modelo más racional que el aburguesado Montero, supongo que por un tema económico (entonces una l200 intense plus costaba menos de 30.000 euros). Es curioso que actualmente la l200 sea mucho más avanzada que el buque insignia de la marca, el Montero. En el apartado mecánico, he leído que este nuevo 2.4 monta el sistema Mivec de distribución variable, también sustituye la palanca de la transfer por un actuador eléctrico ¿todo esto no reduce la fiabilidad?. Por cierto ¿qué es el \”dumper\” del eje trasero?. Como siempre buena prueba, a la que solo le faltan unos minutos de vídeo (aunque entiendo que tener que probarlo en campo lleva bastante tiempo), un saludo y felices fiestas!

      Rubén Fidalgo 28 diciembre, 2015

      No tuve tiempo de hacer vídeo en este caso… hay semanas con presentaciones y compromisos que dejan menos tiempo para hacer las pruebas, ahora los días tienen muy pocas horas de luz, y tampoco ayuda. La distribución variable no afecta en nada a la fiabilidad, ya son sistemas muy probados. La transfer eléctrica personalmente no me seduce, porque los conectores eléctricos tienden a sulfatarse y dejan de hacer buen contacto, para hacer 4×4 de verdad lo mejor es una palanca… pero es más incómodo. El dumper del eje trasero es un contrapeso que en este L200 va montado en un soporte por delante del diferencial trasero y queda unos centímetros más bajo que el diferencial, expuesto a una pedrada. Si se dobla, puede llegar a rozar con el árbol de transmisión que viene de la transfer al grupo. Un saludo y felices fiestas a ti también!.

      * He leído la Política de privacidad

      Ir arriba