Prueba

Presentación y prueba del Mini Countryman 2017

58 fotos

Ampliar

24 de febrero, 2017

Mini ha presentado la segunda generación del SUV Countryman que trae consigo cambios estéticos, mecánicos, un mayor tamaño exterior y un mayor espacio interior. Hemos probado la versión Cooper SD diésel de 190 CV; aquí te contamos nuestras sensaciones.

El modelo más grande de Mini estrena segunda generación con un mayor tamaño exterior y más espacio interior con el fin de satisfacer la demanda que solicitaban sus clientes. Aunque el nuevo Mini Countryman 2017 fue desvelado en noviembre, durante el Salón de Los Ángeles, hemos estado en la presentación nacional para valorar sus novedades y acercarnos así más al SUV de Mini en una toma de contacto con su variante diésel más potente. Aquí te contamos nuestras sensaciones.

Pero antes, este modelo de la filial de BMW merece un repaso a su historia cuando va camino de cumplir su séptimo aniversario de vida. Cuando Mini lanzaba la primera unidad de este modelo, en septiembre de 2010 y con el que homenajeaba al Austin Seven Countryman de los 60, lo hacía con algunos escepticismos enfocados a si sería un producto cotizado. Hasta la fecha, la compañía se caracterizaba por las pequeñas dimensiones de sus vehículos y, en el caso del Country, ese tamaño aumentaba considerablemente, con el plus añadido de ser el primer Mini de la historia con cinco puertas. Pues bien, esas incertidumbres pronto se desvanecieron: en tan sólo seis años, el Countryman ha alcanzado las 540.000 unidades vendidas en todo el mundo (de las cuales, 18.900 han sido comercializadas en España). Teniendo en cuenta que han logrado estas cifras con una sola generación -la primera-, la segunda, dotada de más espacio y mejoras contundentes, parece claro que hará dispararlas aún más. Pero esto sólo son suposiciones.

Lo que no es una conjetura es la sensación de robustez y fuerza que tiene el nuevo Countryman. Estas son las primeras impresiones que causa al conducirlo o, al menos, las segundas, después del confort que se siente al acceder al habitáculo. Desde luego, el Countryman ratifica con hechos esa garra propia que todo SUV debe tener: hace tan sólo unos días, alrededor de una quincena de unidades viajaron al Círculo Polar Ártico para recorrer 1.400 kilómetros en condiciones extremas. El resultado fue exitoso.

Además del mencionado aumento de tamaño, la segunda era del Country contará con otra gran primicia: la producción de una variante híbrida enchufable -Countryman Cooper SE ALL4- de 224 CV con tracción integral que será, junto con el próximo Countryman John Cooper Works, la más cara de la gama. La variante más radical le gana en precio (1.100 euros más caro) pero no en par motor.

Será en mayo cuando los clientes reciban las primeras unidades del nuevo Mini Countryman 2017. Hasta entonces, te dejamos la lista de versiones con sus respectivos precios y nos adentramos a exponer y detallar las mejoras e innovaciones que trae consigo el más grande de la familia.

Precios y versiones del nuevo Mini Countryman 2017

  • Mini Countryman Cooper gasolina de 136 CV, desde 27.800 euros.
  • Mini Countryman Cooper ALL4 gasolina de 136 CV, desde 30.000 euros.
  • Mini Countryman Cooper S gasolina de 192 CV, desde 31.500 euros.
  • Mini Countryman Cooper S ALL4 gasolina de 192 CV, desde 33.700 euros.
  • Mini Countryman John Cooper Works gasolina de 231 CV, desde 38.700 euros.
  • Mini Countryman Cooper D diésel de 150 CV, desde 30.000 euros.
  • Mini Countryman Cooper D ALL4 diésel de 150 CV, desde 32.200 euros.
  • Mini Countryman Cooper SD diésel de 190 CV, desde 35.400 euros.
  • Mini Countryman Cooper SD ALL4 diésel de 190 CV, desde 37.600 euros.
  • Mini Countryman Cooper SE ALL4 (híbrido enchufable) de 224 CV, desde 37.600 euros.

Vídeo del nuevo Mini Countryman 2017

 

Nuestra valoración: 8,0

Diseño 9

Motor 8

Comportamiento 9

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Aspecto exterior más robusto
  • Habitáculo sofisticado
  • Modo de conducción Sport

Mejorable

  • Botón de StartStop confuso
  • Mandos de la consola central poco ergonómicos
  • Restablecimiento al modo Green tras la parada del motor

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: El Mini más grande de la historia

Los faros delanteros han sido modificados, ahora traen luces con tecnología led adaptativa de serie.

58 fotos

Ampliar

El nuevo Countryman 2017 se sitúa como el Mini más grande de la historia. La segunda generación desembarca con 20 cm más de longitud, que lo llevan hasta los 4,3 metros de largo. Además, el SUV compacto de la marca británica gana en anchura y en volumen de carga del maletero: 3 cm más extenso y 100 litros más de capacidad -de 350 a 450 litros sin abatimiento de los asientos (1390 litros con abatimiento)-.

La plataforma en la que se monta el Country de 2017 es compartida con sus primos X1 y Active Tourer de BMW. Los cambios estéticos son fácilmente apreciables, tanto en la zona delantera como en la parte trasera. En la parrilla se nota esa mayor anchura. Unos nuevos faros delanteros son protagonistas en la vanguardia que, como importante novedad a resaltar, todos los modelos equiparán de serie tecnología led adaptativa -delante y detrás-. En el paragolpes, los faros antiniebla han sido reubicados en una zona más central, dejando lugar en los extremos a dos pequeñas tomas de aire.

La trasera del Countryman tiene unos nuevos grupos ópticos más grandes, iguales que los de los Minis de tres y cinco puertas. El parachoques zaguero cuenta con dos salidas -para el acabado Cooper S- que le dota de más deportividad y estilo offroad. El portón que da acceso al maletero, por primera vez en la marca, tiene un accionamiento eléctrico y abarca la posición de la matrícula -a diferencia de la primera generación, en la que la placa se situaba sobre la superficie del parachoques-. En el caso que necesites apoyarte sobre el mismo y no quieras rayar ni un ápice de la carrocería, el Countryman añade -de forma opcional- un elemento acolchado de dos plazas, llamado Picnic Bench, para instalarlo fácilmente sobre el umbral del maletero y sentarte cómodamente para atarte una zapatilla, comerte un bocadillo o lo que en un preciso momento necesites.

El lateral del SUV de Mini, estéticamente, cambia poco: los defensores de plástico han sido renovados y las barras del techo ligeramente transformadas, acorde a ese nuevo diseño más robusto de todocamino. La caída del techo es más pronunciada, en armonía con ese carácter sport. Sí es visible el crecimiento de longitud -casi 8 cm- entre la distancia de ejes en este nuevo modelo. Los tamaños de llanta van desde las 16 pulgadas que calza el Cooper Countryman, hasta las opcionales de 19 pulgadas -reservadas a las versiones más altas-.

Interior: Sofisticación de premium

EL habitáculo del nuevo Countryman también ha experimentado cambios; el más notorio, la consola central, que puede equipar una pantalla táctil con navegador.

58 fotos

Ampliar

El aumento del tamaño, cualidad que lidera el lanzamiento de la segunda generación del Countryman, también se traslada al interior. El habitáculo gana espacio por todos lados. Desde una mayor altura libre hasta un aumento en el desahogo para la movilidad de hombros (50 mm más). También, la longitud para las piernas de los ocupantes traseros es 100 mm superior.

La sofisticación y elegancia que encontramos en el interior del coche es muy buena y, siempre, haciendo referencia a lo que ha sido Mini -la actual Mini-, desde su nacimiento a principios del siglo XXI. Y con esto me refiero a la forma de los botones y la consola central, renovada con opción táctil. El salpicadero también ha experimentado un profundo cambio, con unas actuales líneas rectas que se contraponen con las curvas de su predecesor y con unos materiales de gran calidad. La iluminación ambiental que está tan de moda se puede elegir y personalizar mediante una amplia gama de colores.

Los asientos delanteros sujetan de forma muy contundente y en las plazas traseras, que cuentan con regulación vertical, pueden viajar de forma cómoda tres personas adultas de alrededor de 1,80 metros.

También, tenemos que destacar el aislamiento interior: durante la prueba, los ruidos producidos por la banda de rodadura eran casi inexistentes.

Motor: Dos gasolina y dos diésel, con respuestas muy directas

El motor de nuestra unidad de pruebas era el diésel de 190 CV, con una respuesta muy buena.

58 fotos

Ampliar

En la gama mecánica nos encontramos dos nuevas versiones para cada tipo de combustible, con tecnología TwinPower Turbo. Los dos propulsores diésel, de cuatro cilindros, rinden 150 y 190 CV; los gasolina están segmentados en un tricilíndrico de 136 CV y un cuatro cilindros de 192 CV.

Gasolina

  • Tres cilindros de 136 CV / 220 Nm que homologa 9,6 s en el 0-100 km/h, un consumo de 5,5 litros y unas emisiones de 126 g de CO2/km.
  • Cuatro cilindros de 192 CV /280 Nm que homologa 7,5 s en el 0-100 km/h, un consumo de 6,2 litros y unas emisiones de 141 g de CO2/km.

Diésel

  • Cuatro cilindros de 150 CV / 330 Nm que homologa 8,9 s en el 0-100 km/h, un consumo de 4,3 litros y unas emisiones de 113 g de CO2/km.
  • Cuatro cilindros de 190 CV /400 Nm que homologa 7,7 s en el 0-100 km/h, un consumo de 4,6 litros y unas emisiones de 121 g de CO2/km.

Todas estas versiones pueden ir acompañadas del sistema ALL4 de tracción total inteligente, que modifica las prestaciones citadas anteriormente. Esta herramienta reparte la tracción a cada eje según las condiciones en las que se lleve a cabo la conducción. Así pues, en un entorno urbano o en carretera, la tracción permanecerá íntegramente en eje delantero; en un contexto adverso o cuando activamos el modo Sport, la tracción se repartirá entre las cuatro ruedas, cuyo reparto de potencia dependerá de la falta de agarre que experimente el sistema en cada rueda.

La transmisión acoplada a estos motores puede ser manual de seis velocidades o automática Steptronic de ocho marchas.

Evidentemente, las dos próximas variantes del Countryman que presentábamos en la entradilla no están especificadas en esta lista por sus peculiaridades. El modelo más deportivo, radical o agresivo -llamadlo como queráis-, apellidado John Cooper Works, tendrá un motor gasolina de 231 CV con una suspensión optimizada y unas características específicas. Los de Mini nos notificaron que será capaz de lograr el 0-100 km/h en unos fugaces 6,5 segundos. Y sonreíd, porque el 1 de marzo comienza su producción.

Por su parte, la versión híbrida enchufable montará un motor eléctrico de 88 CV para el eje trasero y el motor de combustión de tres cilindros para impulsar las ruedas delanteras. En resumen, la marca lo anuncia con mayor par que el John Cooper Works y una potencia total de 224 CV.

Comportamiento: Modo Sport: conducción presta y divertida

La variante S es la más alta de la gama: cuenta con ligeros detalles estéticos que lo catalogan como una versión especial.

58 fotos

Ampliar

Tuvimos la oportunidad de probar únicamente la motorización de 190 CV (Mini Countryman Cooper SD), eso sí, nos ofreció una directísima respuesta -sobre todo, con el modo Sport activado-. Tanto la aceleración como la dirección son muy directas. Lo primero se ve traducido en una rápida progresividad al hundir el pedal. Todo ello, el coche nos lo da con un máximo nivel de confortabilidad y espaciosidad, lo que se agradece a la hora de conducir en zonas reviradas. Con respecto al alabado modo de conducción más radical, hay que mencionar la sensación que te produce la primera vez que lo activas: el tranquilo habitáculo -con una completa insonorización- se ve perturbado por un agradable ruido parecido al que puede emanar de un V6 -salvando las distancias, obviamente-. Lo primero que piensas es: “¿este ruido en un diésel? ¿Este ruido en un Countryman que no es el John Cooper Works?” En cuanto terminas de hacerte la pregunta sólo quieres curvas, bajar la ventanilla para escuchar el motor en altas revoluciones y apretar el acelerador. Confieso que, en parte de la prueba, es lo que hicimos. Mini te incita a ello.

La caja de cambios automática Steptronic de ocho velocidades (que la unidad de pruebas equipaba pero que Mini oferta como extra) responde en un instante cuando ponemos el pomo en el modo manual. Aunque su inmediata réplica contrasta un poco con la desobediencia que muestra a la hora de cambiar automáticamente cuando apuramos el motor al límite de vueltas. Tras experimentar todo esto, te das cuenta que el límite del motor queda lejos de la conducción que un usuario va a llevar a cabo, generalmente.

No obstante, también tenemos el límite extremo. Conducir en modo Green (lo que se vendría a llamar Eco) es completamente agradable. Ni un ruido y algo que cabe destacar, a la hora de necesitar respuesta para, por ejemplo, adelantar, la obtienes. Nada de límites. Eso sí, notas que la progresividad en la aceleración ha disminuido a algo mucho más lento, pero eficaz. El ordenador de a bordo te indica cómo de eficiente es la conducción instantánea -llegando a mostrar los kilómetros de recompensa que se van obteniendo-.

Un modo intermedio, el Mid, te ofrece una compensación de prestaciones sin agresividad. Cabe destacar que para arrancar el motor, la palanca de StartStop debe accionarse hacia la posición superior, reservando únicamente la posición inferior para el apagado.

La mayor altura que tiene este nuevo Countryman obsequia al conductor con una mejor visibilidad aunque, a la hora de mirar lo que llevamos detrás por el retrovisor interior, se hace un poco incómodo, quizá por el diseño de este.

Equipamiento: Faros led adaptativos, de serie

El nuevo Mini Countryman tiene una larga lista de opciones que van desde la seguridad hasta el confort.

58 fotos

Ampliar

Una muy buena elección por parte de Mini para sus usuarios ha sido ofrecer de serie en toda la gama faros adaptativos con tecnología led. Las luces de xenón y bixenón están pasando por las últimas, efectivamente siendo sustituidas por los ledes. Tan cierto es esto como que no todas las marcas, a sabiendas de ello, las equipan de serie. La mayor distancia que enfocan y su mayor esperanza de vida lo sitúan ahora como el referente. Del mismo modo, en un futuro volverán a ser derrocados por los faros láser.

Además, el acabado Cooper trae sin sobrecoste estos elementos:

  • Llantas de 16 pulgadas Revolite spoke
  • Volante deportivo de cuero y multifunción
  • Climatizador bi-zona
  • Sensor de lluvia y luces
  • Bluetooth
  • Radio Visual Boost
  • Sistema de aviso de colisión con asistencia a la frenada
  • Llamada de emergencia
  • Carriles longitudinales para la baca
  • Asiento del acompañante con ajuste en altura
  • Alfombrillas velours
  • Ordenador de a bordo
  • Paquete de iluminación interior
  • Indicador de presión de neumáticos
  • Intermitentes blancos
  • Aumento de garantía hasta los tres años o los 200.000 km

En cuanto al acabado Cooper S, a todos los elementos anteriores se suman los asientos deportivos para conductor y acompañante, Performance Control -reparte la fuerza entre las ruedas traseras derecha e izquierda para estabilizar el control-, control de crucero con función de frenado y las llantas pasan a ser de 17 pulgadas.

También, en relación al equipamiento del Country, Mini posibilita una larga lista de opciones. Las más novedosas son el Mini Find Mate, un dispositivo que al sincronizarlo con el smartphone te avisa de los objetos que dejas en el coche para no olvidarte nada.

La conectividad da un paso más en este SUV con el Mini Connected y los sistemas para recargar el teléfono móvil o el navegador y sus nuevas imágenes cartográficas. Además, el Mini Country Timer te indica el tiempo adecuado para circular en caminos aventureros. El equipo de sonido está firmado por la compañía Harman Kardon.

Por último, como asistentes a la conducción el nuevo Countryman equipa el Head Up display, una cámara de visión trasera, detector de señales de tráfico o el asistente de aproximación a otro vehículo, entre otras ayudas a la conducción. La gran mayoría de ellas son opcionales.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche