Prueba

Primera prueba del nuevo Mazda CX-30 2019

98 fotos

Ampliar

04 de septiembre, 2019

Acudimos al debut del nuevo Mazda CX-30, el arma japonesa para plantar cara en el segmento más reñido del mercado. ¿Será mejor que sus rivales?, pues la verdad es que, en esta primera toma de contacto, el CX-30 convence.

El Mazda CX-30 llega al catálogo de Mazda en un momento muy oportuno, tanto como para que, pese a ser un recién llegado, se convierta desde el primer día en el modelo clave para la marca japonesa, que espera que sea su superventas. La verdad es que lo tiene todo a favor: está en el segmento de moda, sus motores apuestan claramente por la gasolina y la «hibridación» y su diseño no se puede negar que es de lo más atrayente, sobre todo el interior.

El nuevo Mazda CX-30 ya está disponible en nuestro mercado con una gama compuesta por tres niveles de acabado, una mecánica diésel y una de gasolina a la que se sumará una tercera a partir de octubre que promete ser revolucionaria. Se trata del Mazda Skyactiv X, un motor único que ha logrado hacer lo que nadie ha conseguido: combinar las ventajas de los motores diésel en cuanto a consumo y las de la gasolina en cuanto a emisiones y agrado de utilización.

En esta primera toma de contacto las primeras impresiones son muy positivas, aunque también hay algunas sombras. De lo que no cabe duda es de que el Mazda CX-30 puede medirse sin complejos con los modelos premium con los que aspira competir. En cuanto te sientas en él y disfrutas del precioso diseño de su interior y la excelente sensación que proporcionan los materiales y acabados que nos rodean, sientes que estás en un coche de clase superior.

Cuál es la gama y precios del Mazda CX-30 en España

El Mazda CX-30 llega para cubrir el hueco entre el pequeño Mazda CX-3 (que en realidad se basa en la plataforma del Mazda2) y el Mazda CX-5. La lógica haría suponer que se debería haber bautizado como Mazda CX-4, pero ese nombre ya se emplea en el mercado chino para un SUV de líneas deportivas basado en el CX-5 que conocemos aquí, así que se han visto obligados a denominarlo CX-30, aunque lo lógico habría sido rebautizar el CX-3 como CX-2 y, puesto que el CX-30 se podría decir que es la versión SUV del Mazda3, dejar para él lo de CX-3. En cualquier caso, el modelo con el que Mazda quiere competir en el segmento de los SUV compactos, frente a rivales como el Seat Ateca, el BMW X2, el Mini Countryman, etc. se llama Mazda CX-30.

Su gama se estratifica en 3 niveles de acabado: Origin, Evolution y Zenith. Ya desde el acabado básico el equipamiento es muy completo y se puede mejorar con packs opcionales que añaden todavía más extras. Los precios van desde los 27.575 euros del Mazda CX-30 Origin con cambio manual y motor de gasolina de 122 CV y tracción delantera, hasta los 40.675 euros del tope de gama, con el acabado Zenith, cambio automático, motor de gasolina de 180 CV, tracción total y pack white safety.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Diseño
  • Interior muy cuidado
  • Etiqueta Eco en los gasolina

Mejorable

  • Intermitentes delanteros poco visibles
  • Espacio en las plazas traseras
  • Falta de empuje en los motores de gasolina

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Entre los SUV más atractivos

El CX-30 tiene detalles de diseño muy atractivos y cuidado en sus formas, pero algunos detalles podrían resolverse mejor.

98 fotos

Ampliar

Uno de los grandes puntos fuertes de Mazda es, sin duda, su diseño. La línea Kodo ha sido todo un acierto y sus formas sutiles, elegantes y sofisticadas son un imán para los ojos.

El Mazda CX-30 es el último en llegar y da una vuelta de tuerca más a todos los detalles. La carrocería está curvada como esculpida en el barro en lugar de repleta de aristas. Sus faros son rasgados y con tecnología de última generación, la enorme calandra delantera tiene un entramado en color negro satinado muy llamativo, los 9 colores disponibles realzan las complejas superficies de la carrocería… en resumen, es un coche muy bonito.

En medio de este panorama tan idílico duele ver algunos detalles que se podrían mejorar. El primero que se me ocurre es que los intermitentes delanteros van ubicados demasiado bajos, en el borde del faldón. Además de que ahí no se ven muy bien, es un lugar donde no se suele mirar, así que resulta difícil que cumplan su misión.

Por cierto, ya que hablo de los indicadores de dirección, tienen una forma muy peculiar de diferenciarse del resto de los coches. Ahora se han puesto de moda los intermitentes conocidos como «secuenciales». En ellos la luz parece ir avanzando. Aquí lo que hacen es que en vez de apagarse de golpe, se van atenuando progresivamente.

Otro detalle mejorable en el diseño del Mazda CX-30 es esta exagerada arista del borde de la aleta delantera, que no queda alineada con la forma curvada de la puerta.

Esta arista de las aletas delanteras no queda bien.

98 fotos

Ampliar

Ese esquinazo puede ser incómodo cuando estemos secando el coche con una gamuza después de lavarlo a mano, y tampoco queda bien estéticamente ya que parece que no estuviese bien enrasada la aleta delantera, pero el ajuste es bueno, lo que sucede es que el panel de la puerta tiene una curvatura diferente por completo a la del paño del paso de rueda y el marco del parabrisas.

Por último, con los colores metalizados (especialmente el Soul Red Chrystal), hay una clara diferencia de tonalidad entre las piezas metálicas y las plásticas, además de que entre los paneles exteriores de la carrocería y los interiores, algo que se nota muchísimo en el montante del pilar B al abrir las puertas (puedes verlo en la galería de fotos).

Es una lástima que estos detalles empañen un diseño que es precioso y en el que hay muchos detalles muy cuidados, como la forma en la que se disimulan los surtidores de los lavafaros delanteros, las molduras cromadas que enmarcan la rejilla delantera, las elegantes manillas de las puertas o las complejas formas de los pilotos traseros.

Interior: Propio de un coche de lujo

El interior tiene un diseño muy atractivo y, sobre todo, transmite la sensación de calidad mejor que casi todos sus rivales.

98 fotos

Ampliar

Si por fuera enamora pero hay detalles mejorables, lo único criticable en el interior es el espacio en las plazas traseras, mejor que el de un CX-3, pero peor que el de rivales como el Ateca o el Mini Countryman. Si el conductor mide 1,85 m, detrás de él rozaremos con las rodillas en el respaldo delantero en cuanto superemos el metro ochenta.

Por lo demás, es uno de los mejores interiores que hay en el segmento, tanto por diseño como por calidad percibida y acabados. El salpicadero tiene unas formas envolventes y está forrado en un cuero sintético de tacto acolchado muy agradable. La instrumentación es muy clara y el conductor dispone de todos los mandos orientados hacia él y muy accesibles, la forma en la que se ha dado continuidad al salpicadero prologándose hacia las puertas es muy elegante, los asientos tienen una buena ergonomía… dentro del Mazda CX-30 uno tiene la sensación de ir en un coche de lujo, y eso que se suma a la moda de poner unos paneles de puerta en las plazas traseras de plástico rígido en lugar del acabado acolchado de más calidad de las plazas delanteras.

El maletero tiene unas formas muy aprovechables y un volumen correcto con algo más de 400 litros de capacidad que se pueden incrementar abatiendo los respaldos traseros. El Mazda CX-30 es uno de los modelos más compactos entre los SUV del segmento C, con menos de 4,4 m de longitud y esto penaliza algo el espacio.

Motor: Gasolina, diésel y... X

El Skyacriv X es un motor único en el mercado con unas expectativas muy elevadas.

98 fotos

Ampliar

Las mecánicas disponibles desde el primer momento para el Mazda CX-30 son las que ya conocemos del compacto del que deriva, el Mazda3, es decir: el diésel denominado Skyactiv D de 116 CV y el Skyactiv G de 122 de gasolina, a los que pronto se sumará el revolucionario Skyactiv X de 180 CV que usa la gasolina como combustible, pero quemándola de una forma completamente diferente a como lo hacen los motores convencionales para extraer la máxima energía de cada gota y reducir así las emisiones y los consumos.

En esta presentación he tenido la oportunidad de probar los 3 motores, aunque no muy en profundidad y me han gustado mucho algunas cosas de cada uno de ellos.

El Skyactiv G de 122 CV de gasolina es muy silencioso y suave y, aunque de potencia no va mal, le falta empuje debido a su cifra de par muy modesta que nos obligará a apurar mucho las marchas para poder tener una respuesta alegre al acelerador y poder acometer un adelantamiento o coronar un puerto con el coche cargado.

Aunque veamos que 122 CV del motor de gasolina son más que los 116 CV del diésel, el Skyactiv D tiene un par motor constante entre las 1.500 y las 3.000 rpm que es superior al máximo que da el de gasolina a 4.000 rpm. Es decir, que en el rango de revoluciones en el que nos solemos mover normalmente, el diésel empuja mucho más que el Skyactiv G.

En defensa del motor de gasolina conviene aclarar que el selector del cambio manual tiene un tacto tan delicioso que casi es una ventaja tener que usarlo.

Aunque el diésel empuja de forma más contundente que del de gasolina de 122 CV e incluso que el Skyactiv X de 180 CV, la verdad es que se siente claramente menos refinado que éstos y dentro se escucha y se sienten más vibraciones con él, restando algo de confort a los pasajeros.

En cuanto al Skyactiv X, la verdad es que estoy deseando probarlo a fondo. En esta toma de contacto no he podido examinarlo con el detenimiento que me hubiese gustado y, sobre todo, medir con precisión su verdadera razón de ser, que es su eficiencia y bajos consumos.

De nuevo, aunque su curva de par es más plana que la del Skyactiv G de 122 CV, su par máximo es claramente inferior al del diésel y, pese a que 180 CV parecen muchos más que 116, la sensación de empuje decepciona un poco y sólo notaremos más contundencia en las aceleraciones respecto al Skyactiv D si lo mantenemos por encima de las 4.000 rpm.

Su sonido tampoco es muy agradable. No es tan ruidoso como el diésel pero tampoco tan silencioso como el Skyactiv G. Se nota la presión de inyección tan elevada, por encima de 700 bar de presión, lo que provoca un repiqueteo de los inyectores que recuerda un poco al sonido de los diésel, y eso que el Skyactiv X lleva una cubierta insonorizadora sobre la culata del motor que casi lo encapsula por completo.

Como digo, estoy deseando poder examinarlo detenidamente en una conducción normal y comprobar sus consumos con precisión, pero en este contacto me ha dejado un poco frío por finura de funcionamiento y por empuje para tratarse de una mecánica de 180 CV.

Lo que sí que es una enorme ventaja para los motores de gasolina es que, gracias a que cuentan con sistemas de baja hibridación, son considerados híbridos administrativamente, de modo que se benefician de la etiqueta Eco de la DGT, con todas las ventajas que ello implica para su uso en ciudad (aparcamiento, restricciones por alertas de contaminación, uso del carril Bus/VAO, etc.).

Comportamiento: Para todos los públicos

El Mazda CX-30 tiene un rodar de calidad y un buen nivel de confort.

98 fotos

Ampliar

Un volante perfecto con una dirección de buen tacto, unas suspensiones equilibradas (aunque se agradecería un eje trasero algo más suave que absorbiese mejor los rebotes), un selector del cambio que no te cansas de manejar… la verdad es que da gusto desplazarse a bordo del nuevo Mazda CX-30.

En el tráfico urbano echaremos en falta una mejor visibilidad, muy limitada por la elevada línea de cintura y una luna trasera más bien pequeña. Por suerte contamos con cámaras en el perímetro del coche y sensores que nos avisarán de aquello que no hayamos visto, ya sea por estar en nuestro ángulo muerto o por despiste.

En carreteras secundarias echaremos de menos algo más de par motor para afrontar con más seguridad los adelantamientos y no tener que apurar tanto las marchas en las pendientes pronunciadas.

En autopista me ha parecido un coche muy cómodo gracias a lo bien aislado que está, con un rodar en el que no notaremos demasiado las imperfecciones del asfalto ni el ruido mecánico ni el de rodadura.

El Mazda CX-30 resulta muy agradable de conducir y con unas reacciones seguras y fáciles para la mayoría de los conductores.

 

Equipamiento: Bien dotado desde el básico

El CX-30 cuenta con un nivel de equipamiento muy completo desde la versión básica.

98 fotos

Ampliar

Tratándose de un coche de última generación, es lógico que el Mazda CX-30 esté entre los mejores en materia de equipamiento, ya que se beneficia de poder contar con las últimas evoluciones de sus diferentes sistemas de infoentretenimiento, confort y seguridad. El precio sin descuentos del Mazda CX-30 es elevado, aunque muy competitivo si lo comparamos con lo que cuesta, por ejemplo, un BMW X2 con similar potencia y nivel de acabado.

En materia de seguridad activa y ADAS (asistentes avanzados a la conducción) el Mazda CX-30 está en lo más alto al disponer de elementos como el control de crucero adaptativo, los faros full led matriciales (sólo disponibles en el acabado más alto), sensores de ángulo muerto, alerta de colisión con frenado de emergencia, etc.

Un detalle llamativo es el sistema de alerta de fatiga del conductor, ya presentado en el Mazda3. Este sistema, además de monitorizar cómo conducimos y usamos el volante, los pedales o el cambio, también analiza nuestro parpadeo y hacia donde miramos gracias a una cámara de infrarrojos que nos está mirando constantemente.

Gracias a ella, el Mazda CX-30 es capaz de adecuar la respuesta de los diferentes asistentes a nuestro nivel de atención y, por ejemplo, subir la sensibilidad de la alerta de pérdida de carril si detecta que hemos apartado la vista de la carretera para hablar con nuestros pasajeros o cambiar la música del equipo de sonido.

En el campo de la conectividad también va bien servido desde el nivel básico, como puedes ver en las fichas técnicas adjuntas de cada nivel de acabado, donde verás que ya se dispone de Android Auto, por ejemplo, desde el nivel básico.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche