Prueba del Kia Ceed 2018: llega con ganas de guerra…

Prueba del Kia Ceed 2018: llega con ganas de guerra…

Nos desplazamos hasta el Algarve portugués para conocer de primera mano cómo va la nueva generación del Kia Ceed que estará a la venta en nuestro país el próximo mes de septiembre.

Nuestra valoración: 8,3 Sobresaliente

Diseño 8

Notable

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 8

Notable

Interior 9

Sobresaliente

Equipamiento 8

Notable

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Diseño más maduro y atractivo
  • Interior de calidad y más espacioso
  • Nuevas mecánicas
  • Comportamiento mejorado

Mejorable

  • Falta de levas para automático (i30 sí tiene)
  • Control de crucero sin adaptación

Pese al innegable protagonismo actual de los SUVs en el mercado global, el tradicional segmento C sigue siendo uno de los más disputados e importantes para aquellos que están buscando coche. A él se añade ahora el nuevo Kia Ceed 2018, correspondiente a la tercera generación del modelo que pisa suelo español y que, por primera vez, desecha el apóstrofo de su nombre. La sazón que le percibimos es propia del concepto “hecho por y para Europa” que representa su misma designación.

Los pros y los contras del Hyundai i30

Esta luz verde que Frankfurt ha recibido de los coreanos para poder llevar a cabo el desarrollo del Ceed según su criterio -y que tan buenos resultados les hizo obtener con el Stinger- les servirá, según prevén, para situar al compacto como el segundo modelo más vendido de la marca (por detrás del Sportage y superando al Stonic), para ayudar a que Kia alcance las 62.000 unidades vendidas en España este año y para posicionarlo como una de las opciones de compra más significativas en su nicho.

Novedades importantes en el nuevo Kia Ceed

Lo cierto es que el Ceed ha cambiado (y mejorado) más de lo que en un primer vistazo pueda parecer. La estética es ahora más madura y, a mi juicio, más atractiva; el interior, gracias a la nueva plataforma, ha ganado en espacio y la calidad percibida de sus materiales es sencillamente inmejorable; los nuevos motores son más refinados, potentes y siguen teniendo como posibilidad la opción diésel (algo que agradecer, para ser honestos); y el comportamiento dinámico, por tanto, se ha vuelto excelente. Además, el equipamiento que ofrece es bastante bueno desde los acabados más básicos y la tecnología pinta un papel esencial, tanto en materia de infoentretenimiento como en seguridad.

Lo que todavía no sabemos son los precios, pero podrían superar en unos 500 o 1.000 euros a los del modelo actual, por lo que el Ceed podría partir desde algo menos de los 20.000 euros. En cualquier caso, sí nos han dicho que este mismo año añadirán a la gama compuesta por el hatchback y el Sportswagon (familiar) una espectacular variante Shooting Brake y que en 2019 esperan otra versión más, que bien podría tratarse de un primo del Hyundai i30 Fastback. ¡Veamos más en detalle cómo es el Kia Ceed 2018!

Diseño Para el gusto europeo

Este mismo año se añadirá a la gama una versión Shooting Brake.
Este mismo año se añadirá a la gama una versión Shooting Brake.
Ampliar

Si bien no puede considerarse que el cambio estético del nuevo Ceed haya sido brutal en comparación a su antecesor, sí le ha servido para asentarse más sobre el gusto que demanda el mercado europeo. Su longitud y su batalla permanecen intactas, pero vemos que ha crecido en anchura (20 mm más) y su altura se ha reducido en 23 mm. Además, el voladizo delantero se ha acortado dos centímetros, exactamente la misma distancia que ha ganado el trasero.

El frontal evoca al Stinger con elementos como su rediseñada parrilla Tigernoise, las nuevas y más alargadas ópticas -con iluminación led en el tope de gama- y los extremos del paragolpes, que simulan entradas de refrigeración. Las luces diurnas de led, integradas en los propios faros, han sido bautizadas por Kia como “cubitos de hielo”. En mi opinión, le dan un toque mucho más deportivo y exclusivo al Ceed, ya que es casi imposible evitar acordarte de los modelos de Porsche.

En el perfil, lo que más llama la atención es una línea de cintura más horizontal, en lugar de la ascendente que tenía la anterior generación. Es algo que le da mayor aplomo visual, permite esa reducción de altura e impide la forma de cuña que veíamos en el pasado que, a decir verdad, no le sentaba demasiado bien. Además, se han añadido unos marcos cromados para las ventanillas que aumentan la sensación de calidad desde fuera. Las llantas disponibles van desde las 15 pulgadas (de acero para el acabado de acceso) hasta las 17 pulgadas que monta de serie el nivel más alto.

Por último, la distribución de la zaga es bastante parecida a la que podemos apreciar en un Hyundai i30: los pilotos con tecnología led en configuración horizontal para acentuar la sensación de anchura, un pequeño spoiler sobre la luneta trasera y un paragolpes rediseñado que guarda la cola de escape bajo una pieza de plástico negro que simula un difusor. Eso sí, en este caso, la matrícula va colocada sobre el portón del maletero.

Para la carrocería van a estar disponibles estos colores: Black Pearl, Infra Red, Track Red (en imágenes), Sparkling Silver, Deluxe White, Cassa White, Blue Flame (en imágenes), Cosmos Blue, Penta Metal, Copper Stone, y un Orange Fusion reservado para el futuro acabado GT Line.

Como últimamente viene siendo habitual en el grupo coreano, las terminaciones y los ajustes de cada pieza que compone la carrocería están francamente bien trabajadas.

Interior Ajustes y materiales muy buenos

Según el acabado, el tipo de tapicería cambia.
Según el acabado, el tipo de tapicería cambia.
Ampliar

En el habitáculo, es palpable la mejora de los materiales, de tacto blando, y la gran calidad del conjunto, así como el mayor espacio del que se beneficiarán sus ocupantes gracias al uso de la nueva plataforma K2. La posición del conductor cuenta con varios y amplios reglajes para adaptarla a cada preferencia. El volante ya toma la forma de los últimos lanzamientos de la marca y, aun así, la parte central del volante es ahora más suave. El cuadro de instrumentos es más limpio y cuenta con la presencia de dos relojes analógicos (cuentarrevoluciones y velocímetro) separados por una pantalla TFT de 3,5 o 4,2 pulgadas, en el caso del tope de gama. Para más inri, en 2019 se lanzará una instrumentación completamente digital. Los asientos son bastante cómodos, sujetan bien la espalda y pueden estar tapizados de cinco modos distintos (uno estándar de tela y otros cuatro opcionales mixtos compuestos por tela y piel sintética).

La organización de los mandos no cambia mucho, pero la ergonomía sigue siendo otro de los puntos fuertes del Ceed. La consola central está comandada por una gran pantalla táctil flotante de siete pulgadas con sistemas de conectividad, audio y cámara de visión trasera. Si se opta por alguno de los dos niveles superiores (Tech o Emotion), la pantalla crecerá una pulgada y añadirá navegación TomTom. Además, en el Emotion, el equipo de audio irá firmado por el especialista JBL con un total de siete altavoces.

Los pasajeros traseros también notarán el aumento de espacio. Eso sí, el confort será más alto para dos ocupantes que para tres, algo por otra parte habitual en el segmento. La capacidad del maletero hace situar al Ceed un pasito por encima de la media: ha crecido unos 15 litros llegando hasta los 395 l (625 l en el caso del SW.) Un maletero al que además no es difícil acceder para cargar objetos pesados.

Motor Nuevos motores TGDi y CRDi

El motor CRDI del Ceed 2018 es nuevo y está disponible en dos niveles de potencia.
El motor CRDi del Ceed 2018 es nuevo y está disponible en dos niveles de potencia.
Ampliar

Lo más destacable en este apartado es la incorporación de dos nuevos motores: el 1.4 TGDi de 140 CV y 242 Nm, disponible con cambio manual de seis velocidades o automático de doble embrague y siete marchas; y el 1,6 litros CRDi con dos niveles de potencia, 115 y 136 CV. Estos últimos también pueden elegirse con cambio manual o automático y, según cuál de ellos equipen, variarán su par motor (280 o 300 Nm, en el caso del 115 CV y 280 o 320 Nm, en el caso del 136 CV.)

Así pues, estos dos nuevos bloques se añaden a los conocidos 1.4 MPi atmosférico de 100 CV y 134 Nm y 1.0 TGDi de 120 CV y 172 Nm, ambos asociándose únicamente a una transmisión manual de seis velocidades.

Es preciso saber también que el año que viene los motores diésel equiparán microhibridación, debido al uso de un sistema eléctrico de 48 voltios, con lo que se ganarán la etiqueta ECO de la DGT (¿Qué es la microhibridación?); y que no tardando mucho llegará una versión denominada GT que se posicionará como la más potente de la gama con un 1.6 turbo bajo el motor.

En el apartado de comportamiento te decimos cómo va el 1.4 TGDi que pudimos probar durante la presentación.

Comportamiento Mejorado y orientado al confort

Imágenes dinámicas del nuevo Kia Ceed 2018.
Imágenes dinámicas del nuevo Kia Ceed 2018.
Ampliar

Durante la presentación pudimos probar la versión más equipada del 1.4 TGDi 140 CV automático, tanto en autovías y carreteras rápidas como en vías secundarias muy reviradas e, incluso, en un circuito de karting. La nueva plataforma proporciona un mayor aplomo en estas últimas condiciones más exigentes. Además, la dirección es ahora mucho más precisa y directa. Sin embargo, el objetivo principal de este nuevo Kia Ceed es ofrecer el mayor confort posible a sus ocupantes en el día a día y también en algún que otro viaje largo. Es ahí donde saca lo mejor de sí, siendo siempre y en todo caso un coche muy equilibrado.

La suspensión tiene un tarado armónico, sin llegar a ser extremadamente blanda (algo que podría producir algún balanceo en curvas), pero sí dando mayor importancia a ese confort. Los ocupantes notarán una respuesta agradable y cómoda. Filtra bien las irregularidades y los badenes que encontremos y, aun así, no notaremos ningún balanceo de la carrocería en curva, a no ser que entremos algo más pasados en alguna muy cerrada. Será entonces cuando, con toda probabilidad, el Ceed tienda a morrear con fuerza. En cualquier caso, eso es más que normal en un coche cuya puesta a punto no está enfocada a un uso deportivo.

La dirección, como apuntamos, es otro aspecto muy positivo del Ceed. Su funcionamiento es realmente bueno. Esta bondad está enfatizada con un eje delantero que es ágil a la hora de traccionar y realizar el guiado al mismo tiempo.

El motor turbo de 140 CV es bastante refinado y su respuesta se podría catalogar como gradual. Estira con contundencia hasta las 4.500 vueltas y ya desde las 2.000 rpm obtenemos una buena cifra de par, por lo que, si optamos por exigirle, vamos a tener un amplio régimen para sacarle las cosquillas.

La transmisión automática de doble embrague ya la conocemos de antes. Es una caja de cambios que está configurada para obtener eficiencia del bloque de gasolina, pero que no deja de ser muy rápida en las transiciones. Lo que no ayuda demasiado al reducir es la respuesta algo lenta del acelerador al primer pisotón, pero una vez que activamos el modo manual, los cambios se realizan al instante. Tiene muchos puntos buenos que comparte con la DSG; ese es uno de ellos. No obstante, la unidad que probé no equipaba levas, algo que sí eché en falta, sobre todo en el trayecto revirado… y más aún sabiendo lo bien que casan con esa transmisión, como ya pude comprobar en el i30.

Por primera vez, el Ceed equipa un selector de modos de conducción. El modo Standart es el que llevamos activado por defecto cada vez que ponemos el coche en marcha. A parte, se puede activar un modo Sport que hace más directa la respuesta del motor, de la caja de cambios y de la dirección, endureciendo también el volante. Con este modo, el coche nos llegó incluso a petardear en una reducción…

Buena parte de su vida la dedicará al entorno urbano. Ahí se mueve muy bien. Todo es fácil de manejar, el coche es realmente confortable y hará que su propietario no tenga ni el menor problema durante la circulación.

Equipamiento Más tecnología y más seguridad

El nuevo Kia Ceed viene muy bien equipado desde el acabado más básico.
El nuevo Kia Ceed viene muy bien equipado desde el acabado más básico.
Ampliar

El equipamiento del Kia Ceed 2018 se divide en cuatro niveles o acabados: Concept, Drive, Tech y Emotion. Cabe resaltar que la versión de 120 CV y los dos diésel están disponibles en todos estos acabados, mientras que el menos potente no será posible combinarlo con el Emotion y el nuevo gasolina partirá del Drive.

El Concept ya viene equipado con neumáticos 195/65 en llanta de acero de 15 pulgadas, rueda de repuesto temporal, seis airbags, sistema de control de presión de neumáticos, asistente de mantenimiento de carril, detección de fatiga para el conductor, advertencia de colisión frontal, sensor de luces, iluminación diurna de led, volante y pomo en piel, pantalla de cinco pulgadas, control de crucero, cierre centralizado con llave plegable, elevalunas eléctricos y aire acondicionado.

A todo ello, el Drive añade neumáticos 205/55 en llanta de aleación de 16 pulgadas, antinieblas delanteros con función corner, pilotos traseros de led, pantalla central táctil de siete pulgadas con conectividad, sensor de lluvia, climatizador bizona automático y puerto USB.

A su vez, el Tech añade neumáticos 225/45 en llanta de 17 pulgadas, retrovisores exteriores plegables con intermitencia, lunas traseras oscurecidas, manetas interiores cromadas, pantalla de ocho pulgadas con navegación TomTom, tapicería en color Package, asiento del pasajero regulable, sensores de aparcamiento traseros y cargador inalámbrico para smartphone.

Por último, el tope de gama, Emotion, ofrece sistema de detección de ángulo muerto, reconocimiento de señales, techo solar panorámico, freno de estacionamiento eléctrico, iluminación led, pedales deportivos, pantalla TFT en la instrumentación de 4,2 pulgadas, sistema de audio JBL, red de maletero, arranque y acceso sin llave (mando inteligente con la misma forma que el del Stinger), asientos calefactados y ventilados (delanteros), sensores de aparcamiento delanteros y asistencia al aparcamiento.

Hay que recordar, además, que tal y como hemos dicho anteriormente se esperan en el futuro nuevos acabados GT Line y GT. Por supuesto, todo ello con la garantía de siete años que ya es todo un icono en Kia.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba