Prueba Hyundai i30 CW 1.4 CRDi Black Line

Prueba Hyundai i30 CW 1.4 CRDi Black Line

18 marzo, 2016

Nos ponemos a los mandos de la carrocería familiar del compacto coreano. Se trata de un vehículo muy similar al compacto de cinco puertas, pero con un mayor maletero sin repercusión en las plazas traseras gracias a un voladizo trasero alargado.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

7

8

8

8

6

7

Destacable

  • Comportamiento
  • Maletero
  • Ergonomía

Mejorable

  • Equipamiento
  • Ruido del habitáculo
  • Prestaciones escasas cargado

La carrocería familiar del Hyundai i30 destaca por su gran maletero, repleto de recovecos donde guardar objetos y con red separadora para cargarlo hasta arriba. SIn embargo, las plazas traseras no salen beneficiadas en esta versión, ya que la batalla es igual que en la versión compacta y, por tanto, no veremos diferencias. El ruido del motor en el habitáculo, aunque no es excesivo, resulta molesto.

Por tanto, si buscas un coche más grande que un compacto, este i30 CW no es una opción, pero, si tu necesidad es un vehículo compacto que se mueva con agilidad en ciudad pero que al mismo tiempo tenga un maletero muy útil, es una buenísima opción.

Su sencillo manejo es un plus y lo bien pensado que está su volante nos permitirá utilizar muchas funciones del coche sin despegar las manos del volante. Sin duda, uno de los volantes multifunción que más me han gustado por lo intuitivo que es.

El equipamiento del vehículo es muy básico y tiene lo necesario, aunque se echan de menos algunos elementos como el sensor de lluvia para redondear el producto. Algunos vehículos de la competencia ofrecen algo más, pero, por otro lado, el precio también es superior, algo que echará para atrás a aquellos compradores con presupuesto limitado.

Sin duda el Hyundai i30CW es un buen coche, atractivo y muy versátil, ya que permitirá hacer un viaje con maletas y al mismo tiempo, moverte y aparcar en el centro de tu ciudad sin muchas más complicaciones que las que ofrece un compacto.

Diseño Continuista respecto a la versión anterior

Estamos ante la carrocería familiar del Hyundai i30 y, pese a ello, no pierde un ápice del aspecto juvenil que caracteriza a su versión compacta. Para diseñar este vehículo, la marca coreana ha optado por alargarlo por detrás manteniendo intacta la distancia entre ejes del compacto.

El modelo gana en altura respecto al compacto original: tiene 30 mm más, aportados por las barras de aluminio que se encuentran en el techo para colocar la baca. A niveles prácticos, es idéntico a la versión de cinco puertas.

Al ponerse frente al Hyundai i30 CW, se pueden apreciar algunos cambios estéticos tras el rediseño realizado hace pocos meses, aunque la línea es claramente continuista. Transmite calidad y entereza: Hyundai, cada vez más, parece una marca europea en sus diseños y acabados, algo que le hace -y hará- sumar puntos y ventas en nuestro mercado. El color de esta unidad, un blanco bastante bonito y pintón llamado Polar White, tiene un sobrecoste de 150 euros.

El faldón delantero se encuentra a una altura ideal, ya que no rozaremos el coche en bordillos altos al aparcar en batería, pero tampoco pierde el buen gusto estético. Por otro lado, debajo de los faros antiniebla hay un pequeño saliente que queda muy bien, pero que probablemente será la parte que se lleve muchos de esos pequeños golpes que realizan los malos conductores al aparcar y desaparcar.

En cuanto a los faros delanteros, mantienen la iluminación halógena y están acompañados por luces diurnas LED que rodean a las ópticas antiniebla. En la parte trasera, los pilotos cuentan también con tecnología LED y, gracias a su buena visibilidad, nos pueden evitar muchos sustos a la hora de conducir por la noche. Desde una vista lateral, los cromados también están presentes en los marcos de las ventanillas.

Como estamos ante la edición Black Line, cuenta con una pequeña insignia identificativa del ‘pack’ en el mismo marco, techo panorámico, llantas de aluminio de 17′, ventanillas traseras oscurecidas y los espejos retrovisores de color negro con intermitentes incorporados.

Interior Bonito, bien organizado y cómodo

El interior del coche tiene el negro como protagonista y está acompañado de plásticos que imitan al aluminio como adorno en el salpicadero y las puertas. Se trata de un interior propio de un compacto, ya que Hyundai no ha alargado la batalla y, por tanto, no existen diferencias a nivel de espacio.

Los acabados me han gustado. Tienen buen aspecto y un tacto agradable por norma general. Los remates son muy adecuados y la disposición de todos los elementos es armoniosa. Los plásticos están bien rematados y ofrecen sensación de robustez y durabilidad.

Los accesos al vehículo son cómodos y las puertas tienen un buen ángulo de apertura. El sonido de éstas al cerrar da la sensación de que estamos ante un producto de gran categoría, ya que transmiten robustez e insonoridad interior.

La parte trasera permite que dos personas vayan muy cómodas, mientras que tres caben con pocos motivos de queja, aunque sin todo el confort que brinda un coche de mayor tamaño.

El espacio para las rodillas es limitado para ser un vehículo de corte familiar: con una persona de 1,85 metros al volante, alguien de la misma altura sentado detrás tocará ligeramente el respaldo, algo propio de automóviles compactos pero no de carrocerías familiares, que suelen presentar una batalla mayor.

Una vez pasamos al asiento delantero, nos encontramos con una posición de conducción cómoda. Las butacas son muy ergonómicas y el volante es regulable en altura y profundidad, algo que nos facilitará encontrar la postura más adecuada a nuestra anatomía. Además, todos los elementos que se suelen utilizar a diario están muy a mano, lo que nos permite no perder de vista la carretera.

El volante ofrece una de cal y una de arena: su gran cantidad de botones, una vez nos habituamos al coche, es una gran virtud gracias a lo bien organizados que están. Se divide en cuatro partes: control de crucero y regulador de velocidad, telefonía, conducción y, por último, sistema de infoentretenimiento. Por otro lado, no me ha gustado la superficie del volante, porque es muy liso y, a veces, da la sensación de tener un agarre insuficiente.

El habitáculo tiene un aislamiento muy correcto y, a la hora de conducir, en el habitáculo no se reproducen las vibraciones propias del motor y la rodadura. La visibilidad también es buena tanto hacia delante como a través de los espejos retrovisores.

Su gran aliciente es el maletero, de un tamaño muy bueno gracias a que es más largo a partir de su eje trasero. Respecto a la versión compacta, gana 150 litros (528 litros frente a 378), algo que también se nota cuando plegamos la segunda fila de asientos. En este caso, la carrocería familiar, con sus 1.642 litros, se ‘merienda’ a la berlina (1.316 litros).

Además, nos encontramos con muchos recovecos adicionales entre el propio maletero y el hueco para la rueda de repuesto, que es de galleta.

Por otro lado, cuenta con una red separadora que viene con el propio vehículo. Esta se adhiere a dos enganches situados en el techo y, de este modo, podemos cargar el coche hasta arriba. Estos están situados tras la segunda fila de asientos y entre la primera y la segunda, por si queremos cargarlo plegando la fila trasera.

El umbral del maletero nos permite cargarlo con facilidad, aunque plegar la segunda fila de asientos es un poco engorroso: tendremos que bajar los reposacabezas, tirar de la palanca situada en los hombros de los asientos y recolocar la parte de la butaca donde apoyamos las posaderas.

Motor Potencia correcta, aunque a veces insuficiente

Se trata de un motor 1.6 CRDi de 110 CV, un propulsor que se comporta con soltura. Despliega sus 280 Nm de par máximo entre 1.500 y 3.000 vueltas, aunque se puede estirar hasta las 4.000 vueltas, porque el vehículo sigue empujando. Esto es algo que nos permitirá reaccionar con celeridad ante cualquier imprevisto con margen y en casi cualquier situación.

Eso sí, sabiendo la capacidad de carga que tiene este vehículo y que mucha gente optará por esta versión precisamente por este motivo, hay que resaltar que se queda algo justo en algunos momentos. En un viaje largo, con varias personas y muchos enseres, tendremos que jugar con el cambio más de lo habitual, ya que el coche sin masa adicional pesa 1.388 kg y a sus 110 CV les cuesta un sobreesfuerzo mover tanta carga.

La respuesta al acelerador es buena y el pedal tiene buen tacto. Este nace del suelo y resulta muy cómodo en viajes largos, ya que nos permite apoyar todo el pie sobre él. El embrague, por su parte, tiene un recorrido adecuado y su posición de reposo es buena, por lo que el pisado es preciso y nos permitirá alternar el reposapiés y el pedal con comodidad.

En cuanto al selector, es preciso y con un buen tacto. A la hora de cambiar de velocidad, las marchas entran con suavidad y los recorridos son cortos, de manera que los procesos se pueden ejecutar con celeridad.

La relación del cambio es cerrada, ya que, a la hora de subir una marcha, el coche cae de vueltas alrededor de 500 vueltas, algo bueno para ahorrar consumos, ya que el motor no subirá demasiado de vueltas al reducir, ni ahogará el motor si decidimos cambiar pronto.

Por otro lado, los desarrollos de este vehículo son largos, algo que una vez más ayuda a mejorar sus consumos finales y que no afecta en exceso a su rendimiento gracias a lo bien distribuido que tiene su par.

Por último, este vehículo no dispone de Start&Stop, lo que aumenta sus emisiones cuando está parado pero que simplifica su mecánica. No llevarlo es parte de la política de Hyundai, que, salvo que se vea obligada -algunas versiones del Tucson o del i20 sí lo llevan para alcanzar los requisitos de emisiones-, busca por encima de todo la fiabilidad: un Start&Stop arrancando y apagando el coche de manera constante puede resultar una fuente de problemas de cara al futuro.

Comportamiento Noble, aplomado y con sensación de seguridad

El comportamiento de este coche me ha gustado. Se trata de una unidad noble, con un buen paso por curva y de carácter obediente, por lo que la sensación de seguridad al ir montado en él es muy notable. Resulta muy sencillo de manejar y desde el más novato hasta el más experimentado conductor se encontrará cómodo a los mandos del Hyundai i30 CW.

En carretera, no se ve muy afectado por el viento lateral, algo muy positivo al pasar cerca de un camión o durante días con grandes rachas de viento. Su paso por curva es tranquilo, aplomado y seguro; sin duda alguna, es un coche que no dará grandes sobresaltos a los conductores que lo lleven y es perfecto para un padre de familia.

A la hora de hacer un cambio de dirección brusco, responde con obediencia a los mandatos del conductor; incluso si se va a una velocidad alta, es fácil colocar el i30 CW exactamente donde hemos apuntado.

Nos encontramos ante un coche de dirección directa que no nos obligará a hacer grandes proezas con las manos a la hora de afrontar una curva. De hecho, podremos hacer un giro de 90 grados, siempre que vayamos a la velocidad adecuada, sin cambiar la posición de las manos.

El volante tiene casi tres vueltas de tope a tope y podremos elegir entre tres modos diferentes para aumentar o disminuir el grado de asistencia que recibe gracias al sistema Flex Steer. De menos a más dureza, el modo ‘confort’ es recomendable para ciudad, el ‘normal’ se adapta a cualquier superficie y el ‘sport’ es para carreteras reviradas y conducción a alta velocidad. Otro punto positivo es que podremos modificarlo con un botón en el volante, por lo que resulta sencillo e intuitivo.

Otro elemento que me ha gustado ha sido que cuenta con sistema de arranque en pendiente, algo muy beneficioso a la hora de emprender la marcha en una cuesta o cuando toca maniobrar sin que se ‘nos caiga’ el coche.

La suspensión está pensada para disfrutar de confort en la conducción y absorbe de manera correcta las irregularidades del terreno. Esto hará que los ocupantes del habitáculo no sientan en exceso lo que están pisando.

Equipamiento Tiene lo básico, pero le faltan algunos detalles

El equipamiento de este Hyundai i30 CW cuenta con lo básico, lo fundamental. Dispone de sensor de luces, control de crucero y limitador de velocidad, pero carece de sensor de lluvia, algo que muchos coches traen de serie hoy en día.

El sistema de infoentretenimiento está muy bien. Las dos columnas de botones se complementan perfectamente con la pantalla táctil. Su funcionamiento es preciso, rápido y no se traba. Lo mismo sucede con el GPS, es intuitivo y fácil de utilizar. La única pega es que la ruleta situada sobre los botones de la derecha queda algo lejos y, para utilizarla, tendremos que estirarnos mucho.

La cámara trasera está muy bien ubicada, ya que está protegida de la lluvia y eso hará que en todo momento se vea con claridad a través de ella, pero hay cosas mejorables: los raíles de dirección son estáticos y, además, la imagen que vemos en pantalla crea una sensación falsa de profundidad: debido al objetivo ‘ojo de pez’, parece que los objetos están mucho más lejos de lo que están en realidad. A medida que retrocedemos, los obstáculos parecen lejanos pero de pronto se nos echan encima. Se complementa con los sensores de aparcamiento trasero.

Bajo la pantalla, encontramos el climatizador, que en este caso no es tan intuitivo. La ruleta que encontramos en el medio, que se puede presuponer que es para subir y bajar la temperatura del vehículo, sirve para aumentar o descender la fuerza del ventilador. Para alterar los grados del habitáculo, tendremos que utilizar botones.

Un poco más abajo, encontramos las entradas para USB, iPod y auxiliar. Están muy a mano y nos permitirán conectar y desconectar aparatos con comodidad. Como complemento a estas entradas, justo debajo de la consola central, encontramos dos zonas bastante adherentes para colocar el teléfono o los mismos utensilios que hayamos conectado.

En el volante, un detalle que me ha gustado es la retroiluminación de los botones: muchos coches no cuentan con ella, por lo que, al caer la noche, tenemos que valernos del tacto y la experiencia para dar al botón que queremos. Eso no sucede en este vehículo.

Un detalle mejorable es que las ventanillas bajan de un solo toque, pero no suben igual: si decidimos bajarlas durante un trayecto, tendremos que mantener la mano en el botón hasta que suban por completo.

Por último, el cinturón de seguridad ‘tira’ nada más ponérselo. Este es un elemento de seguridad importante, ya que, en caso de accidente, tirará de nosotros hacia atrás y nos pegará al asiento antes de la colisión, minimizando las posibles consecuencias de ésta. Pese a ello, se echan de menos algunos elementos más modernos que sí incluyen otros vehículos de un segmento menor, como el Opel Corsa, que lleva alerta de colisión frontal o de salida de carril.

Respecto a sus rivales, el punto de mira de Hyundai está sobre el Golf Variant y el Mégane Sports Tourer, los líderes absolutos de la categoría. Aunque el Mégane actual está a punto de morir, por los aproximadamente 24.000 euros que vale este coche, podríamos adquirir el GT Line, es decir, el más completo de la gama. Sin embargo, en relación precio-equipamiento, derrota al Golf Variant.

Además, a nivel visual, el i30 CW me parece que puede mantenerse actual durante más tiempo que el francés, que recibe ahora una nueva generación, y el Golf Variant, que como coche alemán tiene una estética muy conservadora.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Faros antiniebla delanteros
  • Asistente de arranque en cuesta (HAC)
  • Control presión neumáticos
  • Control de Estabilidad ESP con VSM
  • Sensor de luces
  • Inmovilizador electrónico
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Luces de LED traseras
  • Airbags de cortina delanteros y traseros
  • Luces diurnas delanteras con diodos de LED
  • ABS + EBD + BAS
  • Airbag conductor y acompañante
  • Luces de alcance lateral
  • Airbag de rodilla conductor

Confort

Equipamiento de Serie

  • Techo solar panorámico practicable
  • Ajuste lumbar asiento conductor
  • Asiento acompañante altura regulable
  • Sensor de lluvia
  • Retrovisores exteriores eléctricos y calefactables
  • Raíles de techo
  • Rueda de repuesto ´´Space Saver´´
  • Retrovisor interior electro cromático
  • Cristales ligeramente oscurecidos
  • Reposabrazos central delantero con caja porta objetos
  • Bandeja portaobjetos oculta en suelo de maletero
  • Dirección asistida regulable (Flex Steer)
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Llantas de aleación 17´´
  • Retrovisores plegables
  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Toma de corriente auxiliar en maletero
  • Toma de corriente
  • Climatizador bizona con sistema calidad del aire
  • Espejos exteriores y manetas de puertas en color de la carrocería
  • Retrovisores del color de la carrocería
  • Climatizador automático bizona con filtro de aire y ventilación en plazas traseras
  • Asiento conductor regulable en altura
  • Volante y palanca cambio revestido cuero
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Asientos tela
  • Reposabrazos central trasero
  • Red de separadora de carga y habitáculo
  • Control de crucero y limitador de velocidad
  • Llave plegable multifunción con mando a distancia
  • Cierre centralizado
  • Manetas y retrovisores ext
  • Climatizador automático bizona con filtro de aire
  • Sistema de parada y arranque automático del motor Stop & Go (BLUEDRIVE)
  • Bandeja maletero
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Retrovisor interior electrocromático

Equipamiento Opcional

  • 450 €Pintura mica
  • 450 €Pintura metalizada
  • 150 €Pintura sólida blanca

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Equipo audio CD y lector MP3
  • Equipo audio integrado mandos volante
  • Bluetooth integrado con reconocimiento de voz y mandos en el volante
  • Ordenador de viaje
  • Equipo de audio con conexión USB y Aux
  • Mandos de Bluetooth integrados en el volante

Equipamiento Opcional

  • 900 €Sistema de navegación integrado con pantalla táctil con cámara de marcha atrás

    Consumo Tan bueno como superior a lo homologado

    La mecánica de esta versión del i30 está pensada para el ahorro de combustible, sobre todo en viajes largos de carretera. Por eso, registra unos consumos muy buenos. Oficialmente, nos topamos con unas cifras de 4,7 l/100 km en zona urbana, 3,6 l/100 km en autopista y un consumo mixto de 4,0 l/100 km. Sin duda, unos números muy competitivos.

    En carretera, las cifras aumentan considerablemente respecto a las homologadas. En un recorrido por la M-40 y la A-1 de Madrid con el control de crucero activado en 100 km/h y 120 km/h respectivamente, el coche gasta una media de 5,0 l/100 km yendo sin más masa extra que la del propio conductor.

    Mientras tanto, el consumo en ciudad también refleja un aumento considerable respecto a las cifras oficiales, con una media de 6,2 l/100 km. Pese a ello, estas cifras no dejan de ser excelentes, ya que permitirán darle un constante uso al coche sin sentir dolor en el bolsillo.

    Por otro lado, el tamaño de su depósito está dentro de la media y nos permitirá realizar largos viajes sin repostar en exceso. Con 53 litros de capacidad, tendremos gasóleo de sobra para hacernos largas distancias de una tacada.

    Rivales

    Hyundai i30 CW 1.6CRDi BD Black Line 110

    Desde
    25.740 €

    Diesel


    6 marchas

    110

    11,8

    3,8

    99

    Renault Mégane S.T. 1.5dCi Energy Bose S&S 110

    Desde
    25.500 €

    Diesel


    6 marchas

    110

    12,4

    3,5

    93

    Ford Focus Sb. 1.6TDCi Trend+ 115

    Desde
    21.875 €

    Diesel


    6 marchas

    115

    11,0

    4,5

    117

    Volkswagen Golf Variant 1.6TDI CR BMT Business 110

    Desde
    24.469 €

    Diesel


    5 marchas

    110

    11,0

    4,0

    103

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba